PageLines-D-24-Daniel-copy.jpgDaniel

“Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos”. 

-Daniel 2:44-

Daniel es uno de los más intrigantes y profundos libros proféticos de la Biblia. Podemos decir que a Daniel se le otorgó una visión progresiva de los reinos que dominarían al mundo; empezando con  el reino babilónico hasta el reino celestial que está destinado a regir por siempre el destino de la tierra. Sin embargo, Daniel no fue un simple escritor de profecías y visiones, sino que también vivió en carne propia parte de algunas cosas que él pronosticó. Él y sus tres compañeros judiós participaron directamente en una serie de dramas proféticos; y al hacer eso, él nos provee de parametros y portentos que sucederán durante el tiempo del fin.

El primer acto de la primera escena nos muestra; no al poderoso rey Nabucodonosor, monarca de Mesopotamia, sino a tres humildes prisioneros que se encuentran cautivos en Babilonia. Sus nombres eran Hananías, Misael, y Azarías; los cuales fueron mejor conocidos por los nombres que les impusieron en Babilonia: Sadrac, Mesac, y Abednego. Estos tres hebreos, junto a Daniel, quien aparentemente era el mayor de ellos, pertenecían a la élite de Jerusalén, y fueron de los primeros en ser llevados cautivos a Babilonia antes que su ciudad fuera destruida.

Aparentemente era política oficial de Nabucodonosor el educar a individuos de noble nacimiento de los territorios que él conquistaba. Después ellos eran utilizados como agentes del imperio; tal vez sirviendo como traductores, sátrapas, o consejeros del rey.

Parte de la educación consitía en familiarizar a los cautivos en  Babilonia con la religión y la cultura de ese lugar. Los cautivos hebreos hasta sufrieron la humillación de tener que portar nombres babilonios y renunciar a los propios. Algunos nombres de los cautivos estaban íntimamente ligados a su Dios. Por ejemplo, el nombre Hananías significa “Jehová ha mostrado favor”, Misael es una variación del nombre Miguel y significa ¿Quién es como Dios?, mientras que Azarías significa “Jehová ha ayudado”.

El que se les hayan impuesto nombres babilonios fue un intento por hacerles perder su identidad como testigos de Jehová. En lo referente al profeta, Nabucodonosor cambió el nombre de Daniel “a uno de acuerdo a su dios” y lo llamó Beltsasar. -Daniel 4:8-

Sin embargo, y a pesar de estar prisioneros en una tierra lejana, a ellos se les trató como a miembros de la realeza. De hecho, se les sirvió de la mesa del rey. Eso significaba un problema para ellos. No hay duda que entre los manjares del rey se encontraban alimentos que la ley judía prohíbia consumir. Debido a ello, Daniel y sus hermanos decidieron no contaminarse con el vino y las delicias que se consumían en la mesa real. En vez de eso, ellos solicitaron que se les alimentara con agua y vegetales.

Aunque la persona a su cargo estaba preocupada por el efecto que eso tendría sobre la salud de ellos, después de una prueba de diez días, Daniel y sus amigos mostraban un semblante más sano que aquellos que bebían y comían de la mesa del rey. Como resultado de confiar en Jehová, Dios los bendijo, pues leemos: “Y en cuanto a estos niños, los cuatro, el Dios [verdadero] les dio conocimiento y perspicacia en toda escritura y sabiduría; y Daniel mismo tenía entendimiento en toda suerte de visiones y sueños”. -Daniel 1:17-

Pero, ¿Qué tienen en común las profecías de Daniel, Ezequiel y Revelación?

Bueno, Daniel, Ezequiel, y el apóstol Juan estuvieron cautivos dentro de los imperios que forman parte del cuerpo de la bestia salvaje en el momento en que esas revelaciones proféticas les fueron dadas. Siendo ese el caso, el que Daniel y algunos príncipes de Jerusalén hayan sido llevados al cautiverio en Babilonia ciertamente prefigura el hecho que los príncipes de la “Jerusalén” en los tiempos de la parousia de Jesús también serán llevados al cautiverio por el octavo rey, y estarán a merced y bajo la autoridad de la ramera babilónica que se sienta sobre la bestia salvaje durante el juicio de Jehová.

Después de su educación llegó la hora para que Daniel y sus compañeros comparecieran ante el rey: “ Y al fin de los días que había dicho el rey para que se los llevaran, el oficial principal de la corte también procedió a llevarlos delante de Nabucodonosor.  Y el rey empezó a hablar con ellos, y de todos ellos no se halló a nadie como Daniel, Hananías, Misael y Azarías; y ellos continuaron estando de pie delante del rey. Y en lo que respecta a todo asunto de sabiduría [y] entendimiento que el rey inquiría de ellos, hasta llegó a hallarlos diez veces mejores que todos los sacerdotes practicantes de magia [y] los sortílegos que había en toda su región real”. -Daniel 1:18-20-

Daniel, Hananías, Misael, y Abednego fueron fieles en cosas mínimas al adherirse a las prohibiciones alimentarias estipuladas por la ley de Moisés; y ciertamente Jehová los recompensó por ello, al darles más sabiduría que a los consejeros caldeos del rey. No obstante, pruebas mucho más fuertes les esperaban; pruebas que ponían en peligro su vida.

three-HebrewsLa fidelidad de los príncipes hebreos en pruebas extremas prefigura cómo muchos cristianos rehusarán contaminarse con el vino de Babilonia la Grande durante su cautiverio. Aunque es verdad que ellos no se encontraban presos en celdas literales, los judíos cautivos fueron sometidos a prueba por “diez días”. El paralelo de lo que le sucedió a ellos con los príncipes de la actualidad lo vemos en la carta que Jesús envió a la congregación de Esmirna: “¡Mira! El Diablo seguirá echando a algunos de ustedes en la prisión para que sean puestos a prueba plenamente, y para que tengan tribulación diez días. Pruébate fiel hasta la misma muerte, y yo te daré la corona de la vida”.

La Sociedad ha enseñado correctamente que el número 10 es un símbolo de plenitud en cuestiones terrenales. Por eso, el que ellos sean puestos a prueba por diez días significa que los miembros terrenales de la congregación de Cristo cumplirán a cabalidad con el propósito de Jehová antes de recibir su recompensa en los cielos, al superar todas las pruebas a las que serán sometidos.

El que ellos sean hallados “diez veces mejores que todos los sacerdotes practicantes de magia, y los sortílegos que hay en toda la región real” es un portento de cómo la sabiduría de este mundo será reducida a nada cuando los hijos de Dios sean revelados en toda su gloria, y posean toda la sabiduría y comprensión espiritual relacionadas con la manifestación de Jesús a través de ellos.

Como resultado de haber sido hallados mejores que sus contemporaneos no judíos, Daniel se convirtió en consejero permanente de la corte del rey, mientras que sus otros tres compañeros fueron nombrados administradores del distrito jurisdiccional de Babilonia. Este acontecimiento prefigura muy bien la forma como los elegidos tendrán  que comparecer ante reyes y gobernantes del mundo durante la conclusión de este sistema de cosas, a fin de dar testimonio acerca de Jesús y su reino. Al igual que en el caso de Daniel y Esteban, ninguno de sus opositores podrá refutar sus palabras.

Un Dios Revelador de Secretos

El drama continúa en el segundo acto, y vemos a Daniel consolando a un rey que se encuentra muy agitado debido a un sueño que acaba de tener. El sueño que el rey Nabucodonosor soñó no es un sueño común y corriente. El Dios de los cielos dejó implantada en la mente de Nabucodonosor una serie de imágenes que Nabucodonosor no pudo olvidar o ignorar aun estando despierto.

Para comprender mejor cuán perturbado estaba Nabucodonosor por ese sueño, debemos recordar el grado de superstición que privaba entre los monarcas de aquella época. Ellos prestaban mucha atención a los omens y agüeros, y tomaban decisiones muy importantes dependiendo de la interpretación que sus consejeros dieran de esas señales.

Un ejemplo de ello lo podemos ver en el relato de Ezequiel. En una ocasión, el ejército invasor de Nabucodonosor se encontró ante dos caminos; uno llevaba a Jerusalén, y el otro lo alejaba de la ciudad. Por increíble que parezca, el comandante del ejército más poderoso de la tierra tomó una importantísima decisión militar basándose en la adivinación: “Porque el rey de Babilonia se detuvo en la encrucijada, en la cabecera de los dos caminos, para recurrir a la adivinación. Ha sacudido las flechas. Ha inquirido por medio de los terafim; ha mirado en el hígado”. -Ezequiel 21:21-

En esta ocasión Jehová se aseguró que los omens que los sacerdotes del rey interpretaban apuntaran hacia Jerusalén. Sí, la magia y la adivinación ejercían mucho poder por medio de los supersticiosos sacerdotes y consejeros del rey. Debido a ello, Nabucodonosor citó a todos los sacerdotes y consejeros para que comparecieran ante él.

Debido a lo perturbador del sueño, él se aseguró que el consejo que él recibía no viniera de charlates, y por eso los puso en una situación muy difícil: ¡les exigió que le adivinaran el sueño que él había tenido! Si ellos no podían saber el sueño, el consejo que ellos le dieran no era digno de confianza. Por eso, no nos sorprende la respuesta de los sacerdotes babilónicos. Los caldeos respondieron delante del rey, y dijeron:

“No existe hombre en la tierra seca que pueda mostrar el asunto del rey, puesto que ningún gran rey o gobernador ha pedido tal cosa como esta de ningún sacerdote practicante de magia ni sortílego ni caldeo. Pero la cosa que el rey mismo está pidiendo es difícil, y no existe nadie más que pueda mostrarla delante del rey excepto los dioses, cuya propia morada no existe en absoluto con la carne”. -Daniel 2:10-

Lo que los consejeros dijeron era verdad. Lo que el rey de Babilonia pedía era humanamente imposible. Solo un dios – o el Dios verdadero- podían saber e interpretar el sueño que Nabucodonosor había tenido. A pesar de lo imposible de su petición, el enfurecido rey exigió que se le interpretara su sueño so pena de muerte. Si ellos fracasaban al interpretar el sueño, no solo sus cuerpos

sería desmembrados sino que sus casas serían convertidas en excusados publicos. Esta orden del rey abarcaba a todos los sacerdotes y consejeros del imperio; incluyendo a los príncipes hebreos  que se hallaban al servicio de la corte real.

Cuando los príncipes judíos se enteraron de la gravedad del caso, Daniel pidio al rey que retardara un poco las ejecuciones; no solo la de él, sino también la de los sacerdotes de Babilonia.  Por gracia de Dios esa petición fue aceptada. Posteriormente Daniel se postró ante Jehová, y le suplicó ayuda a su Dios. Poco tiempo después, mientras Daniel dormía, el Dios verdadero susurró a los oidos de Daniel el significado del sueño de Nabucodonosor. Al amanecer, Daniel dio gracias  a Jehová por la interpretación y se dirigió al palacio real a revelar; no solo lo que el rey había soñado, sino también el significado de ese sueño.

Como un humilde siervo de Dios, lo primero que Daniel hizo fue reconocer que esa revelación no era producto de su sabiduría, sino que provenía del Dios Altísimo. Debido a ello, el rey de Babilonia reconoció la superioridad del Dios de Daniel, y dijo:

“Verdaderamente el Dios de ustedes es un Dios de dioses y un Señor de reyes y un Revelador de secretos, porque pudiste revelar este secreto”.

Jehová utilizó ese momento en la historia para hacerse presente en los asuntos de la humanidad, y lo hizo por muy buena razón. El relato nos dice que Nabucodonosor tuvo ese sueño en el segundo año; pero obviamente, no era el segundo año del reinado de Nabucodonosor sino el segundo año después que Nabucodonosor había destruido a Jerusalén, junto con el templo de Jehová.

Al ser Jerusalén reducida a cenizas, el reino davídico parecía llegar a su fin, pues el ver los tesoros sagrados del templo siendo llevados a Babilonia como simples trofeos; y el estar los príncipes de Israel en cautiverio en la tierra de Marduk les hacía pensar eso. Sí, no había duda que la nación que había hecho un pacto eterno con Dios había dejado de existir, pues al sojuzgar a todas las naciones el rey de Babilonia se había convertido en el rey de reyes; reinando aun sobre los reyes que en una ocasión se sentaron sobre el trono de Jehová.

Es en verdad muy significativo el hecho que a Jehová se le llama “el Revelador de secretos” después de la destrucción de su trono, y de su templo terrenal, pues este hecho tiene un significado profético que tiene aplicación durante el tiempo del fin, cuando el Revelador de secretos “destapa” el significado completo de la profecía de Daniel y otras visiones. -Daniel 12:9-

stone-crushes-imageDaniel le dijo a Nabucodonosor que la cabeza de oro de la impresionante imagen simbolizaba al él mismo; es decir, al rey de Babilonia. No obstante, el propósito principal del sueño; Daniel explicó, era dar a conocer lo que sucedería en la parte final de los días. -Daniel 2:28-

Aunque la enorme cabeza de oro que simboliza a Nabucodonosor es la parte más imponente de la imagen, no es sino hasta la parte final de los días cuando el sueño el sueño total de Nabucodonosor se cumple a cabalidad, culminando con la destrucción de todos los sistemas políticos humanos, y siendo éstos reemplazados por el reino de los cielos.

El enorme coloso de metal con su cabeza de oro y sus pies de hierro y barro que sirven como su sostén representa a un solo reino que al final termina siendo destruido por una enorme piedra de procedencia celestial.

En la actualidad la Sociedad Watchtower enseña que tal imagen no representa más que la gobernación humana, pero no nos dice a quién o a quiénes esa imagen podría representar. Además, ella nos dice que el hierro y el barro del cual están hechos los pies de la imagen simbolizan a un inidentificable “mundo político dividido”.

No obstante, esa interpretación es inconsistente, y viola el orden natural de los metales previos de los que está hecha la imagen. Eso se debe a que cada metal representa un imperio distinto y separado de los demás que se suceden progresivamente, empezando con Babilonia, y siguiendo con los imperios persa, griego, y romano. Por eso, ¿Cómo es que los pies de hierro y barro representan a un inidentificable “mundo político dividido”?

Esto nos confunde, pues hace años y de manera brillante, la Sociedad Watchtower identificó a la bestia de dos cuernos de Revelación como el dúo angloamericano de la era moderna.

Para preservar la armonía de la visión bíblica, es vital concluir que los pies de hierro y barro son una representación de la alianza angloamericana. La imagen metálica también puede interpretarse de manera invertida, con los pies de hierro y barro que la sostienen representando al más reciente imperio. Si hacemos eso entonces nos preguntamos, ¿Qué significa la imagen en sí?

Como vimos en el capítulo anterior, el capítulo 17 del libro de Revelación nos dice que existe o existirá un octavo rey que procede de los siete. Debido a ello, podemos inferir que el rey angloamericano no es el último rey, sino que hay otro rey que lo sucede, y ese rey gobierna al mundo por una “hora”. Por lo tanto, la imagen en su totalidad, con su cabeza de oro; la cual Daniel nos dice que es la representación de Nabucodonosor, debe representar al octavo y último rey del historial bíblico.

El hecho que Nabucodonosor representa al último rey se hace evidente cuando leemos la profecía de Isaías; especialmente los capítulos 13 y 14 donde al rey de Babilonia se le describe como al último rey rebelde que gobierna la tierra. Isaías nos dice que este rey ni siquiera recibe una sepultura honorable, sino que su cadaver es dejado a la intemperie permitiendo que su cuerpo se pudra sobre la tierra. Esa es la misma descripción que nos da Revelación  del octavo rey después de la guerra de Armagedón.

En el Ardiente Horno

El tercer acto en el drama de Daniel comienza con una orden que el rey Nabucodonosor da a todos los representantes de todo el imperio, diciéndoles que deben congregarse en las llanuras de Dura. El relato bíblico nos dice lo siguiente: “Para aquel tiempo los sátrapas, los prefectos y los gobernadores, los consejeros, los tesoreros, los jueces, los magistrados policíacos y todos los administradores de los distritos jurisdiccionales se reunían para la inauguración de la imagen que Nabucodonosor el rey había erigido, y se plantaban enfrente de la imagen que Nabucodonosor había erigido”. -Daniel 3:3-

No hay duda que la imagen fue inagurada con bombos y platillos. El relato continúa diciendo: “Y el heraldo gritaba con fuerza: “A ustedes se les dice, oh pueblos, grupos nacionales y lenguajes, que al tiempo de oír el sonido del cuerno, el caramillo, la cítara, el arpa triangular, el instrumento de cuerdas, la gaita y toda suerte de instrumentos musicales, caigan y adoren la imagen de oro…”

Según el relato de Daniel, la altura de la imagen era casi de 30 metros. Seguramente el enorme ídolo de oro era todo un espectaculo; sobre todo cuando los rayos del sol reflejaban su esplendor. Ciertamente el ídolo causaba una gran impresión, al grado que la gente no tenía ningún problema al rendirse a sus pies.  Un detalle adicional es que la adoración a esta imagen no era opcional, sino que cualquiera que se rehusara a hacerlo sería echado al ardiente horno.

Es interesante mencionar que Revelación 13:18 nos dice que la marca de la bestia es un número de “hombre”; es decir, de un solo hombre. Pero, ¿Quién podría ser ese hombre? En la actualidad hay muchas opiniones, y se mencionan a numerosas personas del ámbito político y religioso como posibles candidatos al título del anticristo. Sin embargo, no es necesario recurrir a este tipo de locas especulaciones para tener una idea razonable de lo que nos quiere decir el texto. 

PRAYER-IN-THE-FURNACE-2El mismo versiculo que nos dice que la marca de la bestia es un número de hombre, también exhorta a los intérpretes de profecías  a usar sabiduría e inteligencia a fin de calcular o descubrir el significado de tal enigma. Al ser el último libro profético de la Biblia, el libro de Revelación utiliza el mismo lenguaje, historia y simbolismos usados en profecías anteriores. Siendo ese el caso,  a fin de descifrar correctamente el misterio de la marca de la bestia, es necesario recurrir a los profetas hebreos.

En la profecía se nos dice que cierta potencia babilónica causa la caída y ruina de todas las naciones, mientras que el capítulo 14 de Isaías nos dice que Babilonia tiraniza a toda la tierra habitada. Por ejemplo, Isaías 14:6 menciona el juicio final contra esa Babilonia, y nos dice: “el que golpeaba a los pueblos en furor con un golpe incesantemente, el que sojuzgaba a las naciones en consumada cólera con una persecución sin restricción. Toda la tierra ha entrado en descanso, ha quedado libre de disturbio”.

Los versiculos 12-17 describen a Babilonia como a un hombre; es decir, como un individuo que busca exhaltarse por encima de las estrellas de Dios. El versiculo 16 lee: “¿es este el hombre que estuvo agitando la tierra, que estuvo haciendo mecerse los reinos”? De manera interesante, la imagen de Nabucodonosor medía 60 X 6 cúbitos.

Debido a ello, parece ser que el número mencionado en Revelación es o está  íntimamente relacionado con el “hombre” llamado Nabucodonosor. En la imagen que menciona Daniel, Nabucodonosor es descrito como la cabeza de oro; y esa imagen es destruida por el reino de Dios.

El rey Nabucodonosor tipifica al gobierno tirano y absolutista en que se convertirá el octavo rey durante la última hora del reloj profético, cuando todas las personas se verán bajo la obligación de adorar al estado.

Debido al enorme tamaño que alcanzó el imperio babilónico; al grado de poder reunir representantes de todos sus distritos jurisdiccionales, así como numerosos lenguajes y grupos nacionales, la profecía nos hace ver al gobierno mundial que llegará a existir por medio del octavo rey. El octavo rey ciertamente subyugará al mundo entero; tal y como lo hizo Nabucodonosor. Debido a ello, la imagen que se erigió en las llanuras de Dura puede considerarse como el precursor de la bestia que encontramos en el libro de Revelación.

El asunto medular sigue siendo el mismo que en los días de Daniel; a saber, la soberanía de Jehová sobre su creación. Sí, en aquel entonces los pueblos del mundo; y especialmente los siervos de Jehová, se verán ante la disyuntiva de adorar al estado o morir.

Puesto que el amor  a Dios se expresa por medio de la obediencia, cualquier transgresión en nuestra obediencia constituye idolatría, al poner a algo o a alguien por encima de la adoración a Dios. El drama de las llanuras de Dura simboliza la forma como Satanás  coaccionará a todos los adoradores de Jehová a fin de desobedecer a Dios; haciéndolos incurrir en idolatría.

fiery-furnaceImagine por un momento lo que sucedió en ese lugar al ver a miles o quizás a decenas de miles postrándose ante la imagen al sonido de la música; tal y como lo hacen los musulmanes cuando escuchan a sus mulás exhortándoles a la oración. Sí, imagine a tres hebreos entre una enorme multitud y ver solo a Hananías, Misael, y Azarías representando a Jehová.

Ahora imagine a los hebreos enfrentandose cara a cara con el enfurecido rey, diciéndole de una manera clara e inequivoca que por ninguna razón ellos servirían a los dioses de Babilonia, y que tampoco se postrarían ante la imagen metálica. La ira de Nabucodonosor llegó a tal grado que ordenó que el horno fuera calentado siete veces más de lo habitual, y ordenó que los tres hebreos fueran echados en él.

Las llamas del horno eran tan intensas que los guardias que ataron a los hebreos murieron inmediatamente después de sentir el calor. Para sorpresa de Nabucodonosor, las llamas no parecían afectar a los hebreos, y ciertamente se impresionó muchísimo al ver a los muchachos conversar con un cuarto hombre que parecía ser un hijo de los dioses.

Obviamente, todos los testigos de Jehová, así como todo niño que asiste a la escuela dominical sabe acerca de este relato. Pero, ¿Es el relato solo una historia que nos enseña alguna lección, o es una prefiguración de cosas por venir?

Es indudable que Jehová realizó un milagro en esa ocasión, pero lo más sorprendente e intrigante del caso es el cuarto hombre que apareció en el horno. Jehová ciertamente pudo haberles salvado sin recurrir a la presencia del hijo de los dioses. Por eso nos preguntamos, ¿Qué significa esta misteriosa aparición?

El hombre descrito como “el hijo de los dioses” no es ni más ni menos que el mismísimo Hijo de Dios, Jesucristo. ¿Cómo podemos probar eso?

En Daniel 10:21 el ángel informó al profeta que Miguel es un Principe que pelea a favor del pueblo de Dios. Por lo tanto, es indudable que fue Miguel quien apareció en el ardiente horno junto a los tres hebreos.

Pero, ¿Qué tiene que ver este relato con Cristo Jesús?. Bueno, en Daniel 12:1 leeemos: “Y durante aquel tiempo se pondrá de pie Miguel, el gran príncipe que está plantado a favor de los hijos de tu pueblo. Y ciertamente ocurrirá un tiempo de angustia como el cual no se ha hecho que ocurra uno desde que hubo nación hasta aquel tiempo”.

No solo fue Miguel -también conocido como el arcángel- el principe protector de la nación israelita, sino que también él es el “gran principe” que actuará  a favor de los cristianos durante la gran tribulación; un tiempo que según Jesús, será un tiempo de angustia sin igual, en el que todos los elegidos del señor serán reunidos por los ángeles de Dios.

Si recordamos que la palabra “parousia” significa literalmente “venir junto a”, entonces nos damos cuenta que la aparición del arcángel Miguel; el gran principe, junto a los condenados judíos en el ardiente horno, encierra un drama profético que muestra cómo los elegidos serán asesinados durante la culmiunación de la parousia por no aceptar la marca de la bestia. Aunque morirán físicamente, su martirio resultará en su inmediata transformación a la vida celestial. convirtiéndose en seres similares al Hijo de Dios.

La aparición de los hebreos en el ardiente horno es una semblanza o prefiguración de las angustias de los elegidos. El hecho que Hananías y sus amigos ni siquiera fueron chamuscados por el fuego revela la inmortalidad que les será otorgada.  Por eso, no es casualidad que en 1 Tesalonicenses Pablo menciona la resurrección de los santos que se encuentran vivos durante la parousia de Jesús, y nos dice que Cristo descenderá desde los cielos, haciendo escuchar su voz de arcángel.

El relato no dice por qué Daniel no se encontraba con sus amigos en esa ocasión; tampoco dice por qué no estuvo presente en la inaguración de la imagen, o por qué no fue echado al horno posteriormente. Sin embargo, después de la caída de Babilonia Daniel permaneció al servicio del rey Dario, y fue nombrado  como uno de los tres funcionarios que gobernaban sobre 120 satrapías. Inducidos por la envidia, ciertos individuos tramaron una conspiración contra Daniel a fin de deshacerse de él.

Como resultado de esa conspiración Daniel fue echado al foso de los leones. En circusntancias normales eso hubiera significado la muerte para cualquiera; pero tal y como Daniel menciona, Dios envió a su ángel para cerrrar el hocico de los feroces animales. El relato nos dice que fueron los conspiradores; y no Daniel, quienes fueron devorados por los leones.

Esto también parece estar relacionado con la experiencia de los hebreos que fueron echados al horno, y señala el fin de los santos debido a su negativa de dar honra y gloria al último rey. Podemos decir que tanto los victimarios de Daniel, así como los victimarios de los santos eran y serán funcionarios de segundo nivel. Debido a ello, podemos esperar que Dios revierta las cosas y los cazadores terminen siendo cazados.

Derriba el Árbol y Corta Sus ramas

El cuarto acto del drama profético comienza cuando el rey Nabucodonosor vuelve a tener un sueño más. A diferencia de la primera vez, el rey no exige que sus ineptos consejeros adivinen su sueño. Después de escuchar lo que él considera una explicación muy pobre e insatisfactoria, Nabucodonosor acude a su principal consejero, Daniel. El rey Nabucodonosor sonó que por órdenes de Dios un enorme árbol era derribado, pero su tronco era sujetado y atado con correas de metal por un periodo de siete tiempos. Después de ese tiempo, las correas fueron removidas, y el árbol volvió a crecer.

A Daniel se le reveló que este sueño aplicaba al rey Nabucodonosor. Su reinado iba a ser cortado, y él sería obligado a vivir como una bestia del campo por un periodo de siete años literales. Después de eso, él sería restaurado a su trono.

cedar-treeEl propósito de todo esto era probar a Nabucodonosor y a todo el mundo que Jehová, y solo Jehová, es el único Rey sobre el reino de la humanidad, y que nadie puede oponersele ni frustrar sus propósitos. Dios es capaz de levantar al más pobre y humilde de la humanidad y exhaltarlo a la posición más alta. En el caso de Nabucodonosor, él se convirtió en un licántropo hervíboro. Al finalizar los siete años, el altivo y presuntuoso rey reconoció la superioridad del Dios de Daniel.

Han existido muchos despiadados y crueles dictadores desde los días de Nabucodonosor, y ninguno ha sido reprendido y humillado por el Dios del cielo. Como señalamos al principio, Dios intervino en los asuntos de Nabucodonosor, el rey de Babilonia, a fin de dar a conocer su supremacía a la humanidad.

Como todos sabemos, la ciudad sobre la cual Jehová había colocado su nombre -Jerusalén- había sido destruida por Nabucodonosor. Por lo tanto, fue necesario demostrar que Babilonia solo había sido el instrumento terrenal que Dios utilizó para lograr su propósito.

No hay duda que el inmenso árbol que fue derribado podría; al menos en principio, aplicar al reino judío que Nabucodonosor  subyugó. Sin embargo, el contexto no lo menciona. Es verdad que el árbol derribado volvió a florecer, y que Jesús es llamado el retoño de la ramita de Jesé; el padre del rey David. Tampoco hay duda que el trono de David será restaurado cuando Jesús tome el poder sobre la humanidad.

Pero, ¿Qué hay de los siete tiempos?

Muchas décadas antes que la Sociedad Watchtower llegara a existir, varios movimientos adventistas y milenaristas comenzaron a especular y a hacer cálculos referentes a los siete tiempos que menciona Daniel. Charles Russell aceptó los cálculos de los siete tiempos provistos por otros, y los combinó con la cronología bíblica y con la piramidología esotérica de esos tiempos, y así llegó a la conclusión que los llamados “tiempos de los gentiles” habían terminado en 1914. Sí, según Russell, en ese año Jesús recibiría el reino de las manos de su Padre.

Pero como ya hemos mencionado previamente, no hay razón para creer que el cumplimiento de los siete tiempos tiene relación alguna con la destrucción de Jerusalén a manos de Nabucodonosor. El contexto de la profecía pronunciada por Jesús menciona claramente que la desolación del lugar santo del cual Jesús hablaba en ese momento, sucedería antes que la generación de los discípulos originales de Jesús muriera o dejara de existir.

Las profecías de Daniel, Revelación, y la mayoría de los profetas hebreos, predicen que los santos de un nuevo reino establecido, – reino celestial- serán pisoteados y humillados por un tiempo, tiempos, y medio tiempo por el último rey del historial bíblico. También nos dicen que cierta bestia salvaje tratará de cambiar los tiempos y las sazones que Dios ha establecido en lo referente al fin de este sistema de cosas.

Aunque muchos testigos de Jehová encuentran los cálculos cronológicos de Betel bastante convincentes, no debemos olvidar que Dios permite que una operación de error se suscite entre su pueblo, y que este engaño tiene como propósito convencer a los cristianos que la parousia de Jesús ya ha comenzado; mucho antes del verdadero inicio de la verdadera parousia. No debemos suponer que los promotores de dicho engaño sean incapaces de diseñar razones bíblicas para sustentar tal postura.

Nebuchadnezzars-BabylonSi recordamos eso, podemos sospechar que tal vez esos siete tiempos son un periodo de tiempo no definido que Dios tiene para propósitos que no podemos comprender en estos momentos; pero que de alguna manera han sido utilizados por el Enemigo como base de la operación de error que mencionó Pablo.

Independientemente de su significado, los siete tiempos no serán comprendidos a cabalidad  hasta que el libro de Daniel sea revelado en su totalidad durante el tiempo del fin.

Sin embargo, lo que sí nos dicen las Escrituras es que el segundo sueño de Nabucodonosor aplicaba a Babilonia. Siendo ese el caso, la quinta escena de este drama nos muestra al hijo – o nieto- de Nabucodonosor organizando un banquete para mil invitados especiales. En ese banquete el rey Belsasar ordenó que las copas de oro y otros tesoros del templo de Jehová fueran mostrados ante sus socios. Fue entonces cuando el presuntuoso rey se aterrorizó al ver una mano humana – sin cuerpo- escribir algunas palabras sobre la pared.

A Daniel se le pidio que interpretara al palidecido rey el enigmático significado de las palabras Mene, Mene, Tekel, Parsin. Daniel comenzó su interpretación recordando el hecho que Dios había humillado al padre del monarca, pero que aparentemente la descendencia del rey no había aprendido la lección.

Cuando Daniel aun estaba hablando durante la noche del 5 de octubre del año 539 antes de Cristo, Ciro el Persa encabezaba la invasión en contra de Babilonia. Desde ese día, la expresión “la escritura sobre la pared” ha llegado a significar una condición de ruina inevitable. A finales de la gran tribulación, el octavo rey de la profecía bíblica también verá la proverbial “escritura sobre la pared” y los elegidos de Dios harán las veces de Daniel señalandole al babilónico rey su inminente fin.

WRITING-WALL-

Daniel, Un Hombre Muy Deseable a Mis Ojos

En el octavo capítulo de su libro, Daniel recibe una vívida visión de un choque entre un carnero y un macho cabrío; el cual tiene un cuerno similar al unicornio, y quien al final es derrotado y reemplazado por cuatro cuernos menores. Se nos dice que de uno de estos cuernos, salió un pequeño cuerno más que creció y creció al grado de poder retar al principe de cierto ejército.

Pero Daniel no era un simple espectador de profecías. El profeta encontró a dos seres divinos en su visión, y él interactuó con ellos. Uno de estos seres aparentemente permaneció invisible y no habló directamente a Daniel, pero el profeta sí escuchó su poderosa voz; una voz que procedía de en medio del río.  Posteriormente ese ángel ordenó a otro ángel de nombre Gabriel que le explicara al profeta el significado de la visión que Daniel había tenido.

Debido a lo impactante de la visión, Daniel se desmayó. Posteriormente el ángel levantó cuidadosamente a Daniel, y comenzó a explicarle el significado de la revelación, diciéndole que tal visión era para el tiempo del fin. A Daniel se le ordenó  que mantuviera secreta la visión que había tenido.

El encuentro de Daniel con dos angeles- uno de ellos invisible, quien aparentemente representa al gran principe, Jesucristo- es una representación de cómo los santos serán iluminados durante el tiempo del fin; tal y como Daniel fue iluminado en esa ocasión. Aunque Daniel no podía comprender cómo esa visión podría cumplirse, el ángel le explicó lo que representaban varios simbolismos.

En ese sentido Daniel representa a los santos, los cuales estarán listos durante el tiempo del fin cuando las profecías en su totalidad serán reveladas. El hecho que el ángel Gabriel estaba bajo las órdenes de un espíritu superior, es una representación de cuando Jesús envía a sus ángeles a ministrar y a recoger a sus elegidos. Pero independientemente de lo extraordinario de esta experiencia, Daniel tuvo otra experiencia con otro ángel que fue aun más dramática. Esa experiencia sucedió en año tercero después que Babilonia cayó ante Ciro.

Después de la caída de Babilonia Daniel comenzó a discernir; basándose el la profecía de Jeremías, que el tiempo para la liberación de los judíos arrepentidos había llegado, y que ahora tendrían la libertad para volver a su tierra y restaurar el lugar santo. El capítulo 9 de Daniel es un registro de las oraciones de Daniel a favor de los judíos. Sí, Daniel confesó los pecados de su pueblo y pidio a Jehová que restaurara a su pueblo a una buena relación con él. En el capítulo 10 Daniel se hallaba ayunando  y humillandose ante su Dios, y fue precisamente en esa ocasión cuando Daniel tuvo una experiencia supranatural. Daniel describe su experiencia de esta manera:

DANIEL-AND-GABRIEL“También procedí a levantar los ojos y ver, y aquí estaba cierto hombre vestido de lino, con sus caderas ceñidas con oro de Ufaz. Y su cuerpo era como crisólito, y su rostro como la apariencia del relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y el lugar de sus pies eran como la vista de cobre bruñido, y el sonido de sus palabras era como el sonido de una muchedumbre. Y yo vi, yo Daniel por mí mismo, el aparecimiento; pero en cuanto a los hombres que se hallaban conmigo, no vieron el aparecimiento. No obstante, hubo un gran temblor que cayó sobre ellos, de modo que se pusieron a correr y esconderse. Y a mí… a mí se me dejó solo, de modo que vi este gran aparecimiento.

Y no quedó en mí ningún poder, y mi propia dignidad llegó a cambiarse sobre mí hasta arruinamiento, y no retuve ningún poder. Y empecé a oír el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, sucedió que también me hallé profundamente dormido sobre mi rostro, rostro a tierra. Y, ¡mire!, hubo una mano que me tocó, y gradualmente me agitó para [que me pusiera] sobre las rodillas y las palmas de las manos. Y procedió a decirme: “Oh Daniel, hombre muy deseable, ten entendimiento en las palabras que te hablo, y ponte de pie donde estabas parado, porque ahora he sido enviado a ti”. Y cuando él habló conmigo esta palabra, sí me puse de pie, retemblando. -Daniel 10:4-11-

Algo muy significativo en este pasaje es el hecho que el espíritu que habló con Daniel se refirió a él como un hombre muy deseable. No hay duda que que lo que Daniel vio fue una visión del glorificado Jesucristo. Los rasgos distintivos de esta visión son muy similares a las que recibió el apóstol Juan:

“Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo, y, habiéndome vuelto, vi siete candelabros de oro, y en medio de los candelabros a alguien semejante a un hijo de hombre, vestido de una prenda de vestir que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con un cinturón de oro. Además, su cabeza y su cabello eran blancos como lana blanca, como nieve, y sus ojos como una llama de fuego; y sus pies eran semejantes al cobre fino cuando fulgura en el horno; y su voz era como el sonido de muchas aguas. Y en su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada larga de dos filos, y su semblante era como el sol cuando resplandece en su poder. Y cuando lo vi, caí como muerto a sus pies”. -Revelación 1:12-17-

Como ya hemos señalado antes, tanto Daniel como Juan recibieron sus visiones mientras estuvieron cautivos dentro del imperio que reinaba en sus días. Ambos profetas eran de edad avanzada cuando sucedió eso. Esto parece simbolizar al cuerpo ungido de cristianos que se encuentran vivos durante la parousia de Jesús; los cuales simbolizan apropiadamente a los ancianos, pues ellos también son de edad avanzada. -literalmente-. Los santos también se hallarán cautivos dentro de la misma monstruosidad política de siete cabezas que en su momento aprisionó a Juan  a Daniel.

Por ese medio Jesús castigará al fiel esclavo con el simbólico látigo de la humillación y dificultad. Al fin del periodo de tres años, el Ciro Mayor liberará al pueblo de Dios.

Jesus-touches-JohnLa experiencia de Daniel es un portento de la visible manifestación de Jesús a los santos durante el tiempo del fin. los elegidos son ciertamente muy deseables ante los ojos de Dios. De hecho, son tan deseables que Jesús dijo que ellos tienen un ángel a su lado, el cual tiene acceso directo a Jehová mismo. Ellos son deseables porque Jehová ha decidido derramar sobre ellos las riquezas de sus bendiciones; al grado de hacerlos tan gloriosos como el mismo Cristo. Esa es la razón por la cual el ángel se refirió a Daniel como a un hombre muy deseable, pues Daniel prefigura a los santos durante la parousia.

Aunque ni Daniel ni Juan vieron a Jesús en toda su gloria ya que  ellos solo tuvieron visiones de él; contrariamente a Saulo el fariseo, quien sí vio al glorificado Jesucristo en su forma actual; al grado de ser la única persona que lo ha visto de esa forma. Lo significativo del encuentro que tuvo Pablo en su camino a Damasco tiene que ver con el hecho que sus acompañantes no vieron nada. De manera similar, los compañeros de Daniel tampoco vieron nada; sin embargo, huyeron despavoridos al sentir la presencia invisible de algo fuera de este mundo.

Estas dos experiencias nos dicen que los acompañantes espirituales de los elegidos tampoco verán la manifestación de Jesús directamente. Otro detalle muy interesante es que ni Daniel ni Pablo esperaban tener una experiencia de esa naturaleza. Esa súbita experiencia llegó de la nada; fue algo muy inesperado. De igual manera, los cristianos ungidos tampoco esperan ver a Jesús mientras ellos se encuentran en la carne. Eso se debe a que ellos basan sus creencias en la enseñanza de Betel que nos hablan de una parousia invisible. Por lo tanto, la manifestación visible de Jesús para con ellos tendrá un efecto sacudidor.

Tal y como Daniel fue auxiliado por el glorioso Señor, y tal y como a Juan se le exhortó a no tener miedo cuando él vio a Jesús en una visión; los elegidos también serán fortalecidos y se les infundirá poder y dignidad después de recuperarse de su aterrador y maravilloso encuentro con el glorificado Jesucristo. Después ellos brillarán en la expansión del universo; igual que las estrellas, hasta tiempo indefinido. -Daniel 12:3-

“EL PRINCIPE DE LA REGIÓN REAL DE PERSA”

En las dos ocasiones en que Daniel interactuó con los angeles, ellos habían sido enviados a revelar al profeta las cosas que estaban destinadas a ocurrir durante la parte final de los días en relación con el rey del norte, y el rey del fiero semblante. En Daniel 10:1 se resume la profecía de estos dos reyes de la siguiente manera: “En el tercer año de Ciro el rey de Persia un asunto fue revelado a Daniel, a quien se llamó por nombre Beltsasar; y el asunto era verdadero, y había un gran servicio militar. Y él entendió el asunto, y tuvo entendimiento en la cosa vista”.

Pero, ¿Qué es este gran servicio militar? Ciertamente es el conflicto final entre los reyes terrenales conocidos como el el rey del norte y el rey del sur. Este conflicto preparará el escenario para el último acto; es decir, la Madre de las Batallas; la confrontación final entre los reyes de la tierra, y el Rey de reyes y Señor de señores, Cristo Jesús. La profecía paralela que nos habla de un rey de fiero semblante debe considerarse en el mismo contexto, para así complementar mejor nuestro entendimiento de las cosas que sucederán.

No obstante, debemos reconocer que “el gran servicio militar” no solo será un guerra en el ámbito terrenal, sino que también será una guerra celestial de proporciones universales que en gran parte será invisible al ojo humano. Algo muy revelador que encontramos en el capítulo 10 del libro de Daniel tiene que ver con cierto “principe de la región de Persa” que exitosamente se opone al mensajero angelical que había sido enviado a iluminar el entendimiento del profeta Daniel. Puesto que ningún hombre de carne y hueso puede oponersele a un ángel, es obvio que el principe de Persa que se menciona aquí es un opositor demoníaco.

Este opositor demoníaco fue subyugado solo después que Miguel acudió en auxilio del ángel que había sido enviado. Reflexione acerca de esto. Esto significa que Daniel permaneció en la oscuridad respecto a las cosas que habrían de suceder durante la parte final de los días debido a oposición demoníaca en las regiones celestiales.

Este drama ocurrido en las regiones celestiales ciertamente explica por qué la Sociedad Watchtower y los testigos de Jehová se encuentran en un estado tan pobre y patético en lo referente a la comprensión de asuntos proféticos. Al igual que en el caso de Daniel, el revelador angelical de nuestros tiempos no tendrá éxito en revelar su mensaje hasta que se levante Miguel y subyuge a Satanás y sus demoníacos angeles.

Este aspecto de la profecía de Daniel también se ve reflejada en el capítulo 12 de Revelación, donde se menciona una guerra en el ámbito celestial en la que Miguel y sus angeles hacen la guerra contra Satanás y sus demonios; con la semilla de la mujer – la clase Daniel,- en medio del fuego cruzado. Sí, eso sucederá cuando el Demonio enloquecido cause la ruina de esta tierra.

El mensaje medular de las profecías de Daniel nos revela que el reino de Dios en algún momento y de alguna forma tiene una confrontación directa con un gobierno específico que rige al mundo en un momento determinado de la historia. Este conflicto terrenal es causado por un conflicto celestial y culmina con una serie de acontecimientos políticos que resultan en el martirio y ejecución de los hijos de Dios. La profecía del capítulo ocho de Daniel referente a un cuerno pequeño que emerge de un macho cabrío, y que crece y crece hasta alcanzar enormes proporciones nos revela mucho respecto a la ascención y caída del último rey.

“EL REY DEL FIERO SEMBLANTE”

El ángel explica a Daniel que el rey del fiero semblante emerge de entre las diferentes facciones que tuvieron sus orígenes con el desquebrajamiento del imperio griego de Alejandro Magno. El capítulo 8 del libro de Daniel no nos da detalles especifícos sobre la muerte de Alejandro Magno, pero el capítulo 11 sí lo hace. En vez de ello, Daniel 8:23-25- nos remonta a los acontecimientos finales referentes a la lucha por la supremacía de este mundo:

“Y en la parte final del reino de ellos, a medida que los transgresores actúen hasta lo completo, se pondrá de pie un rey de fiero semblante y que entenderá dichos ambiguos. Y su poder tiene que hacerse potente, pero no por su propio poder. Y de manera maravillosa causará ruina, y ciertamente tendrá éxito y obrará con eficacia. Y realmente reducirá a la ruina a poderosos, también al pueblo hecho de [los] santos. Y según su perspicacia ciertamente también hará que el engaño tenga éxito en su mano. Y en su corazón se dará grandes ínfulas, y durante un [tiempo] libre de cuidados arruinará a muchos. Y contra el Príncipe de príncipes se pondrá de pie, pero será sin mano como será quebrado”.

11-horned-beastLa parte final de su reino- plural- es una obvia referencia al poder que ejerce el dúo angloamericano. Es un hecho comprobado que  la cultura y la filosofía del mundo europeo moderno tiene sus raíces en la antigua Grecia.

Paradojicamente, la alianza angloamericana contiene o está compuesta por los dos sistemas antagonistas que prevalecieron en la Grecia antigua. Aunque si bien es cierto que a Grecia se le conoce como “la cuna de la democracia”, y del republicanismo, el imperio de Alejandro Magno es el precursor del imperio romano y del imperio británico.

La lucha entre estos dos rivales está en armonía con lo que se le reveló a Daniel en lo referente a la lucha entre los reyes del norte y del sur; así como en la antinatural amalgama hierro-barro; la cual por razones obvias, no puede permanecer firme. Sí, la alianza angloamericana representa la lucha entre estos dos reyes; y como en cualquier lucha, uno tiene que ganar. Aparentemente el rey del fiero semblante es el representante; con otro nombre, del imperialismo vencedor. Sí, el cuerno pequeño que crece y crece debe representar al imperialismo británico; el cual según la profecía, se transformará en un imperio total y global durante la parte final de los días.

“COMPRENDIENDO DICHOS AMBIGUOS”

“Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas“. - Daniel 8:23- Versión Reina-Valera

La mencionada traducción bíblica nos habla de cierto rey que será muy entendido en enigmas. Pero, ¿Qué son esos enigmas o dichos ambiguos? La Sociedad Watchtower nunca ha ofrecido una explicación satisfactoria en ninguna de sus publicaciones respecto a cómo el rey del fiero semblante sería hábil y versado en dichos ambiguos.

Sin embargo, en vista que el principal fenómeno político en décadas recientes ha sido la sutil pero pertinaz campaña hacia la globalización, el aparato propagandístico detrás de este movimiento debe ser seriamente analizado.

Es innegable que la sociedad ha sido saturada con una peculiar campaña llena de clichés y dichos ambiguos que no son más que eufemísticas insinuaciones a favor de un gobierno único y mundial. Expresiones como “nuevo orden mundial,” “un mundo único,” “libre comercio,” “aldea global,” “internacionalismo” “liberalismo económico”, etc, son muy frecuentes en nuestros días. Pero, ¿ Qué significan realmente esas expresiones? Nuestro léxico cotidiano contiene muchos términos ambiguos relacionados con la globalización. Por eso nos preguntamos, ¿Qué es la globalización?

La globalización en sí no es nada nuevo. Este fenómeno comenzó a gestarse en el siglo XIX bajo la guía del imperio británico. La mayoría de la gente cree que el término globalización está relacionada únicamente con cuestiones financieras y la apertura de nuevos mercados. Sin embargo, muchas personas suspicaces creen  que existe un motivo ulterior detrás de la globalización, y están convencidos que eso no es nada más que un preacondicionamiento  de la sociedad, cuyo objetivo principal es convencer a las naciones a que renuncien a sus sobernías a favor de un gobierno único y mundial dirigido por la ONU.

Ciertamente, y tal y como lo discutimos en el capítulo dedicado al rey del norte, la oligarquía financiera londinense; en asociación con la corona británica, han tratado por muchos años de asegurar y reinventar el imperio británico a través de un gobierno mundial encabezado por la ONU. A fin de lograr eso, se han promovido un sinfín de organismos y tratados internacionales. Por ejemplo, la Organización Mundial del Comercio se estableció en 1995, y ese organismo tiene como propósito forzar a las naciones a abrir sus mercados, y eliminar sus políticas proteccionistas. Como es obvio, sus detractores afirman que la OMC viola las sobernanías de las naciones.

La Unión Europea parece ser la más exitosa trampa tendida hasta ahora en contra de las naciones europeas, al lograr que éstas hayan cedido gran parte de su soberanía a un organismo burocrático internacional; especialmente en cuestiones financieras. Sí, al adoptar el Euro como moneda oficial, las naciones tienen que sujetarse a estrictas políticas presupuestarias a fin de cumplir con los lineamientos del Banco Central Europeo. No es necesario decir que eso lineamientos casi siempre perjudican a las clases populares de las naciones. Y eso no es todo. Ahora a las naciones europeas se les está induciendo  a aceptar la versión más reciente del Tratado de Lisboa; tratado que según algunos, equivale a una dictadura total.

En cada caso en que los organismos internacionales, o los intereses de las compañías multinacionales vencen a los intereses de las naciones, la mano invisible de la oligarquía siemre está presente detrás de la cortina. La verdad es que desde que los Estados Unidos se separaron del imperio británico, la oligarquía se propuso debilitar, controlar, y destruir cualquier forma de gobierno republicano. Esa es la razón por la cual el rey del fiero semblante es tan diestro en comprender e inventar dichos ambiguos relacionados con el nuevo orden mundial, pues él es la fuente desde donde proviene la propaganda globalistíca que tiene como objeto poner a todo el mundo bajo su yugo.

El hecho que simples organismos internacionales se impongan sobre los intereses de las naciones, es prueba que el pequeño cuerno crecerá y crecerá hasta alcanzar proporciones enormes.

De manera impresionante, la Versión Internacional de la Biblia traduce Daniel 8:23 así: “Hacia el final de esos reinos, cuando los rebeldes lleguen al colmo de su maldad, surgirá un rey de rostro adusto, maestro de la intriga“.

La expresión “maestro de la intriga” describe a la perfección la forma magistral en que la oligarquía londinense ha persuadido a las naciones adoptar políticas que están en contra de sus propios intereses. Es un secreto a voces que en tiempos de guerra los banqueros financian a ambos lados del conflicto, y que la mano invisible de la oligarquía está detrás del comunismo. ¡En verdad un maestro de la intriga! -UTube, Rise of the Rothschilds-

“PERO NO POR SU PROPIA MANO”

Puesto que la Liga de Naciones es cosa del pasado, y la Unión Europea es solo un gobierno regional, en nuestra búsqueda por el rey del fiero semblante encontramos que la ONU es el único organismo internacional capaz de covertirse en un gobierno mundial. Pero a diferencia de los gobiernos nacionales, la ONU no tiene un pueblo o grupo étinico que pueda utilizar como su base. El poder de la ONU depende de la autoridad cedida a ella por las naciones que la componen.

Aunque la ONU es esencialmente una creación angloamericana, cada nación miembro ayuda a su crecimiento y fortalecimiento por medio de ceder a su soberanía, y a través de las contribuciones económicas y militares que cada nación hace a favor de ella. Sin embargo, y como siempre, el poder detrás del trono se encuentra en manos de la oligarquía británica.

Sin embargo, en la actualidad la ONU no tiene el poder ni la autoridad para destruir a la religión organizada; tal y como pronostican los testigos de Jehová. No obstante, la Palabra de Dios nos asegura que en algún momento del futuro el octavo rey ejercerá toda la autoridad sobre el planeta tierra. Sí, la Biblia nos dice que “diez reyes” otorgarán todo el poder a esa institución:

“Y los diez cuernos que viste significan diez reyes, que todavía no han recibido un reino, pero sí reciben autoridad como reyes por una hora con la bestia salvaje. Estos tienen un solo pensamiento, y por eso dan su poder y autoridad a la bestia salvaje”. -Revelación 17:10-

En otras palabras, el octavo rey se hará grande; no por su propio poder, sino por el poder y la autoridad que los reyes de la tierra otorgan a la bestia salvaje. Los diez reyes que no han recibido su reino puede ser una referencia a las naciones que voluntariamente cederán su poder a favor de la bestia. Si dejamos que la Biblia se interprete a sí misma, entonces llegamos a la conclusión que el rey del fiero semblante; el rey del norte, y el octavo rey, son uno y lo mismo.

Sin embargo, no debemos suponer que todas las naciones renunciarán a su soberanía de forma voluntaria. La profecía nos dice que cuando el octavo rey destruye a la religión organizada, hasta los reyes que voluntariamente le otorgaron su poder y autoridad se mantendrán a distancia de él: “Y los reyes de la tierra se quedan de pie lejos, por su temor del tormento de ella, y dicen: ‘¡Qué lástima, qué lástima, tú, la gran ciudad”. -Revelación 18:9-

Bajo un a catastrofe mundial, no necesitamos ser muy inteligentes para imaginar cómo la ONU adquiriría los arsenales nucleares y los ejércitos necesarios para dominar al mundo; al grado que ninguna nación de forma individual se atreva a desafiar su poder y autoridad. Es de esta manera como el rey del fiero semblante se hace poderoso.

Por ejemplo, el presidente Barack Obama ha expresado su deseo de afianzar la cooperación entre la potencia norteamericana y las Naciones Unidas. El presidente también ha expresado sus intenciones de reducir el arsenal nuclear de los Estados Unidos. Tal vez bajo circunstancias extremas los Estados Unidos y la Gran Bretaña decidan ceder el control de sus arsenales a las Naciones Unidas.

Como mencionamos anteriormente, existe un plan para permitir a la ONU emitir su propia moneda; una moneda de aceptación global, como alternativa al dólar estadounidense, de forma que éste sea reemplazado como la moneda mundial. El FMI es una agencia supranacional creada al mismo tiempo que la ONU, y ya ha emitido sus propios bonos, conocidos como Derechos Especiales de Giro. Bajo la guía de Londres, China se ha deshecho de casi dos billones de dólares estadounidenses de su portafolio de inversiones, y los ha sustituido por deuda emitida por el FMI.

Recordemos que según Daniel, el rey del norte “tendrá éxito hasta que [la] denunciación haya llegado a su fin”. Por eso podemos concluir que la última manifestación del rey del norte y del rey del fiero semblante se dará por medio del octavo rey; el rey que tendrá éxito en hundir y destruir el sistema nación-estado bajo el que vivimos.

Daniel parece confirmar una vez más nuestras sospechas, pues aparentemente el rey del fiero semblante también proviene del simbólico norte: “Ysiguió haciéndose mucho mayor hacia el sur y hacia el naciente y hacia la Decoración”. -Daniel 8:9- Debido a que el rey del fiero semblante expande su reino hacia el sur y hacia el naciente- este- y también hacia la tierra de decoración, -oeste- nos damos cuenta que su dominio se expande por todo el globo terráqueo. Esto ciertamete está en armonía con las numerosas profecías que pronostican que un tirano proveniente del norte subyugará y aterrorizará al mundo.

El capítulo 25 del libro de Isaías hace referencia al “pueblo de las naciones tiránicas” y nos dice que la persecución por parte de ellas es como “el calor, y el soplo de los tiránicos cuando una tempestad de lluvia se estrella contra una pared”.

Posteriormente, el contexto de Isaías 25:7 nos dice que Dios “Ciertamente se tragará la cara de la envoltura que está envuelta sobre todos los pueblos, y la obra tejida que está entretejida sobre todas las naciones”.

“La envoltura que está envuelta sobre todos los pueblos” y agobiando a todas las naciones tiene que ver con la imposición del asfixiante régimen tirano que dominará al mundo. El que Dios use ese contexto para anunciar el alivio que él traerá sobre la agobiada humanidad es una indicación dr los horrores y sufrimientos que causará el rey del fiero semblante cuando tenga éxito en su propósito de arruinar al mundo.

“ÉL CAUSARA LA RUINA DE LOS PODEROSOS”

El periodo posterior a la segunda guerra mundial ha sido un tiempo de relativa paz y prosperidad. En las naciones de Occidente las personas nacidas después de la segunda guerra mundial son conocidos como “baby boomers” -hijos del progreso-. Sí, los baby boomers no han conocido las carencias y dificultades de sus padres y abuelos, quienes vivieron a través de la primera guerra mundial, la gran depresión, y el tiempo posterior a la segunda guerra mundial. Debido a ello “los hijos del progreso” se han acostumbrado a la vida fácil y no creen que su situación algún día puede cambiar.

Aunado a este espejismo, la década de los 90’s vivio un periodo de dineromania a un nivel que no se había visto desde los años 20’s; periodo que como todos sabemos, terminó con le colapso de Wall Street y dio inicio a la gran depresión. Por increíble que parezca, existen analistas y “expertos” que afirman que los buenos tiempos volverán  y que las cosas mejorarán tarde o temprano. Sin embargo, Jehová tiene en mente un fin completamente diferente para este inicuo sistema de cosas. Los profetas de Jehová nos dicen que en algún momento del futuro los hombres se encontrarán en una situación tan desesperante que tirarán su dinero en las calles.

8494174La verdad es que una realidad así no es tan exagerada como muchos creen, si recordamos que eso fue exactamente lo que sucedió en Weimar Alemania en 1923. Como consecuencia de los despiadados términos contenidos en el Tratado de Versalles en lo relacionado a la reparación de daños de guerra por parte de Alemania, el gobierno de Weimar quiso salir de su deuda por medio de la emisión desmedida de circulante. Como resultado del exceso de circulante, la inflación y la hiperinflación hicieron su aparición al grado que el exceso de circulante destruyó por completo el valor del marco aleman. Aquellos que eran ricos y tenían su dinero en Reichsmarks de papel terminaron en la ruina.

Desde que comenzó la retracción crediticia en el año 2008, el Banco de la Reserva Federal ha comprado, o rescatados cientos de bancos y hedge funds inutiles y sin valor alguno. La cantidad es tan alta que se estima que el costo de esas operaciones ascience a 20 billones de dólares. – un billon no son mil sino un millon de millones-

En meses recientes se ha reportado que el banco central ha estado comprando bonos del tesoro de los Estados Unidos a fin de evitar el colapso del mercado crediticio de los Estados Unidos. Toda esta impresión de dinero es muy similar a lo que sucedió en Weimar, Alemania.

Para ilustrar la relación tan antagónica que existe entre los intereses financieros privados y la gente de las naciones, podemos decir que el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos; quien por cierto ha reconocido ser un banco privado controlado por accionistas anónimos, ha recibido la orden de un juez federal donde se le obliga a revelar el destino y los beneficiarios del dinero del rescate bancario; algo que el banco se ha rehusado a hacer.

Los imperios siempre se han mantenido por medio del robo, la explotación y el pillaje. Los financistas del imperio han tenido mucho éxito en el latrocinio perpetrado contra las naciones al convencer a los políticos permitirles controlar las economías de sus países. La desregulación aprobada por el presidente Clinton ha causado que lo que en una ocasión fue la nación más rica y próspera de la tierra se encuentre en la ruina. Hasta los contribuyentes han tenido que pagar los billones de dólares que los financistas perdieron en sus apuestas.

Sin embargo, parece ser que el sistema monetario ha llegado a su punto de ebullición. En este momento el destino de las naciones del mundo se encuentra en manos de políticos estadounidenses. Ellos deben de tomar decisiones que nos afectarán a todos. Este país, y el mundo entero se encuentran ante una disyuntiva: Pagar  al imperio London/Wall Street la impagable e ilícita deuda pública que consume gran parte de los recursos de las naciones y que lentamente las lleva a la inevitable ruina, o clausurarles el negocio para así poder asegurar la supervivencia de sus naciones. Este mundo es muy pequeño para dos sistemas; uno tiene que desaparecer. ¿Cuál de los dos ganará?

La profecía nos anuncia que los grandes de la tierra terminarán en la ruina cuando el rey del fiero semblante detone la bomba crediticia y se apodere del mundo.

“HARÁ QUE EL ENGAÑO TENGA ÉXITO”

No es necesario decir ni recordar que este mundo es manejado por medio del engaño; desde la parte más alta hasta la parte más baja. Para nadie es un secreto que los más aptos para el engaño y la traición son los mejores candidatos para alcanzar el “triunfo” y el “éxito”. Aunque mucha gente sabe y admite que los líderes del mundo, los empresarios, y los políticos mienten en público, muy poca gente está preparada mentalmente para aceptar la idea que exista una conspiración que tiene como fin destruir el sistema nación-estado, y reemplazarlo con una tiranía mundial.

Sin embargo, si reflexionamos en la forma tan magistral como las naciones del mundo han sido atrapadas por deudas muy cuestionables provistas por los financistas del mundo y de las cuales no pueden extirparse, es inevitable concluir que las naciones del mundo han sido engañadas por astutos manipuladores. Eso se hará horriblemente evidente cuando la trampa haya llegado a su fin.

Una de las más grandes mentiras afirma que la tierra está sobrepoblada. Un estadista británico de nombre Thomas Malthus; quien aparentemente fue comisionado por el imperio británico, comenzó a promover esa idea en el siglo XVIII; aun antes que la población del mundo alcanzara el millardo de personas. Desde entonces su nombre es sinónimo de reducción poblacional. Debido a ello, el malthusismo ha sido una política fundamental del imperio británico hasta nuestros días.

De hecho, desde 1974 ha sido política oficial del establecimiento angloamericano el reducir la población del tercer mundo de cualquier forma posible, a fin de asegurar que los recursos de los países en vías de desarrollo estén disponibles para las naciones ricas. Esta política fue registrada en un documento secreto llamado NSSM2000 que hace poco se hizo disponible.

No es de sorprendernos que las Naciones Unidas encabecen los esfuerzos por reducir la población del mundo. Contrariamente a la creencia popular, el mundo no está sobrepoblado sino solo subdesarrollado, mal esparcido, y terriblemente administrado. Por increíble que parezca, la elite se propone terminar con el progreso y regresar a la humanidad a la época feudal.

La farsa del movimiento ecologista es ideal para lograr ese objetivo.

Por lo que podemos ver hasta ahora, el poder que controla al futuro rey del fiero semblante, ha tenido mucha perspicacia e inteligencia en lo referente a la naturaleza humana, así como en asuntos políticos y financieros. El imperialista rey ha engañado totalmente a las naciones en lo que se refiere a la verdadera naturaleza de sus intenciones. Detrás de una fachada de benefactor y protector de los pobres que lucha por los derechos humanos y la paz mundial; a la vez que intenta salvar a la humanidad del hambre, la pobreza, y la ruina, se encuentra la diabólica y perversa agenda de la oligarquía, cuyo propósito es reducir la población de la tierra en un 80%.

Según Habacuc, el último rey es el agente que Jehová Dios utilizará para castigar a las naciones. Es evidente que el último imperio implementará una política de genocidio global cuando se encuentre en todo su apogeo la última hora del octavo rey. No hay duda que ese será un fin apropiado y merecido para el perverso e inicuo mundo que rechazará la amorosa mano de su Salvador.

El rey del rostro adusto no solo tendrá éxito en causar la ruina de los grandes, sino que también tendrá éxito al hacer añicos a los santos de Dios, pues eso es precisamente lo que pronostica la profecía: “Y hasta llegar al mismo Príncipe del ejército se dio grandes ínfulas, y de él el [rasgo] constante fue quitado, y el lugar establecido de su santuario fue echado abajo. Y un ejército mismo fue gradualmente entregado, junto con el [rasgo] constante, debido a transgresión; y siguió arrojando la verdad por tierra, y actuó y tuvo éxito”. -Daniel 8:12-13-

Es vital saber y comprender que Jesús tiene en estos momentos un lugar que sirve como templo para la adoración de su Padre. ¿Cuál es el lugar donde se encuentra el santuario que será desolado y pisoteado por la cosa repugnante? Según los escritos de los apóstoles, el santuario o templo de Dios, es el cuerpo compuesto por los cristianos ungidos. Ese lugar es la congregación de Cristo.

Pero, ¿Cómo podría tener éxito el rey del fiero semblante al tirar la verdad por los suelos? Eso está por verse; sin embargo, el escenario está listo para que inicie una impresionante operación de engaño.

Hace casi 200 años la élite de Londres inventó el sionismo como una trampa y un truco geopolítico-religioso. Desde entonces los sionistas han promovido la idea que el establecimiento del Israel terrenal es un requisito para el regreso de Cristo. Millones y millones de evangélicos creen que el Israel del Medio Oriente debe ser protegido a toda costa. Es muy posible que durante la conclusión de este sistema de cosas las naciones recurran al uso de  las armas nucleares; engañando más así a las grandes masas que creerán que Cristo pelea por Israel.

Sin embargo, el verdadero “Israel de Dios” y el lugar santo de Dios están íntimamente asociados con el Nombre de Jehová. Puesto que el último rey aparece en la escena al mismo tiempo que Jesús llega con su reino y comienza su parousia, el octavo rey tendrá la infame distinción de ser el único rey terrenal en oposición directa a Dios. Eso ciertamente lo hará una cosa repugnante ante los ojos de Jehová.

Puesto que los santos son los representantes terrenales del invisible reino de los cielos, Satanás maniobrará a sus agentes a fin de suprimir la voz de los embajadores de Cristo.

Debido a ello, la cosa repugnante se plantará en el lugar santo cuando él intente destruir a la Sociedad Watchtower y a sus feligreses. Al hacer eso, él le habrá declarado la guerra al Rey de reyes. Eventualmente él tendrá que encontrarse con el Señor y sus angeles en el campo de batalla de Armagedón; lugar donde resultará ser un rival de muy poca monta.

Es entonces cuando termina el drama profético revelado a Daniel. El rey del fiero semblante será la última tragedia en el tumultuoso historial humano, pues Daniel nos dice que el último rey ” Se pondrá de pie contra el Príncipe de príncipes, pero sin mano será quebrado”.

calli-23