El Juicio

“La humanidad ha entrado en un periodo de juicio….un juicio de  organizaciones supuestamente cristianas, y este juicio ha sido evidente desde que comenzaron “los últimos días” con el genocidio que sucedió durante la primera guerra mundial”.

-La Atalaya, 1 de abril de 1996-

PageLines-THE-MAN-OF-FIRE3.jpgPocos meses después de haber sido bautizado en el en el río Jordán, Jesús hizo su primer viaje a Jerusalén en su papel de Mesías. Después de su llegada a Jerusalén con el objeto de celebrar la Pascua, Jesús fue al templo y expulsó a los cambistas de dinero, dicendo: “¡Quiten estas cosas de aquí! ¡Dejen de hacer de la casa de mi Padre una casa de mercancías!”.

Durante su último viaje a Jerusalén – también durante la celebración de la Pascua, la cual terminó en su ejecución- Cristo Jesús expulsó nuevamente a los cambistas de dinero del templo de Dios. Para sorpresa de sus discípulos, antes que Jesús limpiara por segunda vez el templo, él había pronosticado la destrucción de Jerusalén y de su templo. Cristo mencionó claramente la razón de tal destrucción, “Por que no discerniste el tiempo en que se te inspeccionaba”. Como el Mesías nombrado, Jesús era el Inspector de la casa de su Padre, y debido al deplorable estado de los judíos, y a su gran falta de fe, ellos no fueron aprobados a la hora de su inspección.

Sin embargo, un nuevo templo estaba por ser edificado. No, no era un templo hecho de piedra y madera. En esta ocasión se trataba de un templo espiritual. Jesús había hecho mención de este templo cuando por primera vez expulsó de la casa de su Padre a los comerciantes que hacían negocio ahí. Cuando los judíos le exigieron una prueba para ver si su autoridad emanaba de Dios, Jesús les dijo, “Derriben este templo y en tres días lo levantaré nuevamente”.

Obviamente, los judíos pensaron que Jesús hablaba del templo de Herodes, y por eso respondieron: “Este templo fue edificado en cuarenta y seis años, ¿Y tú en tres días lo levantarás?”. Sin embargo, el apóstol Juan, quien seguramente escuchó esta discusión, nos aclara lo que Jesús realmente quiso decir: “Pero él hablaba acerca del templo de su cuerpo. Sin embargo, cuando fue levantado de entre los muertos, sus discípulos recordaron que él solía decir esto; y creyeron la Escritura y el dicho que Jesús dijo”. -Juan 2:21-22-

Como todos los testigos de Jehová saben, Jesús no hablaba en términos literales cuando mencionó “el templo de su cuerpo”. Lo que Jesús quiso decir en aquella ocasión fue que dentro de poco, la adoración tradicionalista que giraba alrededor del templo de Jerusalén se haría obsoleta y llegaría a su fin. Después de su resurrección Jesús mismo se convertiría en la figura central de una nueva forma de adoración. En esencia, él dijo que él mismo se convertiría en un templo de adoración- o al menos en la piedra fundamental de un templo espiritual-.

El apóstol Pedro comparó la congregación espiritual de Cristo a un templo literal de piedra, cuando dijo: “Llegando a él como a una piedra viva, rechazada, es verdad, por los hombres, pero escogida, preciosa, para con Dios, ustedes mismos también como piedras vivas están siendo edificados en casa espiritual para el propósito de un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo. Porque está contenido en la Escritura: “¡Miren!, voy a colocar en Sión una piedra, escogida, una piedra angular de fundamento, preciosa; y nadie que ejerza fe en ella sufrirá desilusión de manera alguna”. -1Pedro2:4-6-

Por su parte, el apóstol Pablo usó la misma analogía cuando en una de sus cartas dijo: “Y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento. En unión con él, el edificio entero, unido armoniosamente, va creciendo para [ser] un templo santo para Jehová. En unión con él, ustedes, también, están siendo edificados juntamente para [ser] lugar donde habite Dios por espíritu”. -Efesios 2:20-22-

Tal y como el templo de Jerusalén fue sujeto a inspección celestial; de igual manera, Dios también inspeccionará el templo espiritual durante la conclusión de este sistema de cosas. Esa es la razón por la cual el apóstol Pedro escribió: “Porque es el tiempo señalado para que el juicio comience con la casa de Dios. Ahora bien, si comienza primero con nosotros, ¿Cuál será el fin de los que no son obedientes a las buenas nuevas de Dios”?

imgfullsizeEl contexto de las palabras de Pedro nos dicen que los sufrimientos y persecuciones que los cristianos experimentan son parte de un proceso de purificación autorizado por Dios, a fin de poner a prueba a los aspirantes a la vida celestial. Jehová mismo describe su forma de tratar con aquellos que considera sus hijos: “Por eso tendré que talar[los] por los profetas; tendré que matarlos por los dichos de mi boca. Y los juicios sobre ti serán como la luz que sale”. -Oseas 6:5-

Aunque en cierto sentido parece ser que el juicio sobre la casa de Dios comenzó en el primer siglo y continúa hasta nuestros días, las Escrituras también mencionan un juicio final que se cumple al mismo tiempo en que este sistema de cosas llega a su fin. Por lo tanto, en el segundo capítulo de su misma carta, el apóstol Pedro hace mención de esta futura inspección, cuando dice: “Mantengan excelente su conducta entre las naciones, para que, en la cosa de que hablan contra ustedes como [de] malhechores, ellos, como resultado de las obras excelentes de ustedes, de las cuales son testigos oculares, glorifiquen a Dios en el día para la inspección [por él]”.

Logicamente, “la futura inspección por parte de él” es una alusión a la inspección previa que sucede antes del día en que Jehová Dios llega a ser rey en el sentido completo y literal de la palabra.

Sin embargo, de acuerdo al subtítulo de La Atalaya utilizado al principio de este comentario, Jehová Dios llegó a ser rey en 1914; y poco tiempo después de este hecho, dio inicio la supuesta inspección; no solo de la casa de Dios, sino también de aquellas organizaciones supuestamente cristianas. Pero eso no es todo. La Sociedad Watchtower también afirma que en el periodo 1918-1919 Dios dictaminó su sentencia en contra de Babilonia la Grande, y en contra de todas las religiones paganas.

De hecho, en fecha más reciente -1989- la revista La Atalaya comentó: “Aparentemente para 1919 Jehová Dios ya había juzgado a la cristiandad; y de hecho, a toda religión falsa”.

Negando sus propias enseñanzas, la Sociedad Watchtower no hace distinción alguna entre el inicio del juicio contra la casa de Dios, y el juicio que se efectúa en contra de las religiones del mundo. La razón que ella aduce para concluir que el juicio de Dios contra las religiones del mundo se efectuó en ese tiempo se debe a que en esa época unos cuantos ministros de la cristiandad otorgaron su apoyo a la Liga de Naciones, reconociéndola como “la expresión política del reino de Dios sobre la tierra”.

Sin embargo, nos preguntamos, ¿Es razonable pensar eso? Tal vez una pregunta aún más importante sería, ¿Es verdad eso? Para llegar a una conclusión más realista es bueno establecer qué es lo que supuestamente acontece cuando Jesús vuelve para inspeccionar la casa de su Padre. Una vez que establezcamos eso, podemos estar en mejores condiciones para determinar si esa inspección ya ha sucedido, o si esa inspección aún se encuentra en el futuro. La profecía de Malaquías describe la llegada del mensajero de Jehová al templo en términos simbólicos que pueden comprenderse fácilmente:

“¡Miren!, envío mi mensajero, y él tiene que despejar un camino delante de mí. Y súbitamente vendrá a Su templo el Señor [verdadero], a quien ustedes buscan, y el mensajero del pacto en quien se deleitan. ¡Miren! Ciertamente vendrá”, ha dicho Jehová de los ejércitos. Pero ¿quién estará soportando el día de su venida, y quién será el que se mantendrá en pie cuando él aparezca? Porque él será como el fuego de un refinador y como la lejía de los lavanderos. Y tendrá que sentarse como refinador y limpiador de plata y tendrá que limpiar a los hijos de Leví; y tendrá que clarificarlos como oro y como plata, y ellos ciertamente llegarán a ser para Jehová personas que presenten una ofrenda de dádiva en justicia. Y la ofrenda de dádiva de Judá y de Jerusalén realmente será agradable a Jehová, como en los días de mucho tiempo atrás y como en los años de la antigüedad.Y ciertamente me acercaré a ustedes para el juicio, y ciertamente llegaré a ser testigo veloz contra los hechiceros, y contra los adúlteros, y contra los que juran falsamente, y contra los que actúan fraudulentamente con el salario del trabajador asalariado, con [la] viuda y con [el] huérfano de padre, y los que apartan al residente forastero, mientras que no me han temido, ha dicho Jehová de los ejércitos”. -Malaquías 3:1-4-

La llegada del “Mensajero del Pacto” es sin duda alguna un acontecimiento muy significativo en los propósitos de Dios. Este “Mensajero del Pacto” no puede ser otro sino el Señor Jesucristo, pues él es el Mensajero y Mediador, de un Nuevo Pacto con los cristianos ungidos. Su misión como lavador y purificador del templo de Dios no es una alusión a su nacimiento hace 2000 años.

Como lo indica el versiculo supracitado, la llegada del mensajero del pacto es para juicio, pero la fase inicial de ese juicio no representa el juicio contra la humanidad en general; tal y como lo afirma la revista La Atalaya en su edición del 1 de Abril de 1996. Por extraño e increíble que parezca, la Sociedad Watchtower enseña que esta profecía ya se cumplió. De hecho, en el año 2000 la Sociedad Watchtower publicó lo siguiente respecto al tercer capítulo del libro de Malaquías:

“Eso señaló el tiempo en que Jehová Dios vendría a su templo acompañado por su  “mensajero del pacto,” Jesucristo. Evidentemente esto sucedió al final de la primera guerra mundial. En ese entonces Jehová inspeccionó a todos aquellos que afirmaban ser cristianos, separando a los falsos de los verdaderos”.

Sin embargo, nos preguntamos, ¿Cuán “evidente” es el hecho que Jesús vino a la Tierra durante la primera guerra mundial a fin de limpiar a su pueblo? ¿Qué evidencia tienen ellos para apoyar semejante afirmación? El mismo comentario continúa diciendo:

“En 1919 el moderno pueblo de Jehová salió de un periodo de prueba. Ellos fueron liberados de la esclavitud espiritual a manos de Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa. A partir de entonces, la diferencia entre el fiel resto ungido y el clero apóstata de la cristiandad se hizo evidente”.

Es verdad que la llegada del mensajero del pacto tiene como propósito limpiar y refinar al pueblo de Dios de sus errores e impurezas espirituales. Pero si Cristo volvió en ese tiempo y efectuó su trabajo de refinador, lo menos que esperaríamos sería ver una organización libre de todo tipo de corrupción moral y espiritual, ¿O no?

Otra pregunta: La Sociedad Watchtower afirma que a partir de entonces se hizo una clara distinción entre “el fiel resto ungido” y “el clero apóstata de la cristiandad”. Pero, ¿Es verdad eso?

Por ejemplo, por décadas la Sociedad Watchtower ha denunciado y denigrado a ministros de la cristiandad por el apoyo político que ellos han dado a las Naciones Unidas. Sin embargo, como hemos probado en el capítulo titulado “Dos Amantes Muy Extraños,” la Sociedad Watchtower también se involucró secretamente con las Naciones Unidas por medio de su membresia como un ONG de la ONU por un periodo de diez años.

Debido a que la Sociedad Watchtower afirma ser el vocero oficial del resto ungido, podemos afirmar que la única “diferencia evidente” entre ella y numerosas iglesias de la cristiadad es que ellas han apoyado a la ONU abiertamente, mientras que la Sociedad Watchtower la ha apoyado en secreto, ¡Qué hipócritas!

Ahora por favor considere el asunto del adulterio: La profecía de Malaquías nos dice que el mensajero del pacto sería un testigo veloz contra los adúlteros. Esto armoniza con Hebreos 13:4, donde leemos que Dios juzgará a los adúlteros y a los fornicarios. Pero si Cristo llegó a ser testigo veloz contra los adúlteros desde 1918, nosotros no podemos evitar preguntarnos por qué la organización Watchtower está plagada de adúlteros y fornicarios.

La susodicha organización reconoce que decenas de miles de testigos de Jehová son expulsados cada año por delitos sexuales; esto sin contar los innumeranles casos de individuos que llevan doble vida y nunca son descubiertos. Por eso nos preguntamos nuevamente, ¿En qué sentido Jesús ha actuado como “testigo veloz” en contra de ellos?

La inmoralidad sexual entre adultos es de por sí un problema muy grave. Desafortunadamente, y para empeorar las cosas, en años recientes se ha dado a conocer que miles de niños han sido abusados sexualmente dentro de las congregaciones de los testigos de Jehová; víctimas de pedófilos y depravados sexuales. De hecho, muchos adultos que en su niñez fueron víctimas de tal abuso afirman que las políticas oficiales de la Sociedad Watchtower contribuyeron en parte a que ese tipo de abuso sucediera, debido a la prohibición existente de no denunciar tales abusos ante las autoridades.

De manera increíble, el Departamento de Relaciones Públicas de dicha organizacion minimiza el problema de pedofilia que priva en ella, aduciendo que su problema de pedofilia no es mayor ni menor que en otras iglesias de la cristiandad. Aún así, la Sociedad Watchtower no pierde oportunidad alguna para identificarse a sí misma como la organización pura e inmaculada de Jehová; una organización- según ella- muy apartada de las inmundicias de la cristiandad.

Sin embargo, como personas con raciocinio debemos preguntarnos cómo es posible que el Señor Jesucristo sea tan ineficaz a la hora de limpiar y purificar la casa de su Padre. Obviamente, una opción más bíblica y más real es llegar a la conclusión que todas esas afirmaciones no son más que fantasías y blasfemias que la Sociedad Watchtower ha propagado a través de los años, y que el Señor Jesús aún no ha llegado ni iniciado su trabajo purificador. Debemos reconocer que cuando por fin llegue tendrá mucho trabajo, pues en verdad hay mucha ropa sucia que lavar.

Por ejemplo, el profeta Isaías nos dice lo siguiente: “Y de veras volveré mi mano sobre ti, y eliminaré por fundición tu escoria espumajosa como con lejía, y ciertamente quitaré todos tus desperdicios. Y ciertamente traeré de vuelta otra vez jueces para ti como al principio, y consejeros para ti como al comienzo. Después de esto se te llamará Ciudad de Justicia, Población Fiel. Con equidad Sión misma será redimida, y los de ella que vuelven, con justicia. Y el ruidoso estrellarse de los sublevadores y el de los pecadores será al mismo tiempo, y los que dejan a Jehová se desharán”. -Isaías 1:25-28- 

“FUNDIRÉ TU ESCORIA ESPUMOSA”

La Sociedad Watchtower nos informa que la lejía de los tiempos bíblicos también era usada para purificar metales. Cuando se refinaba la plata, el refinador echaba la lejía dentro del caldero a fin de separar la plata de metales inferiores como el cobre y el plomo. Como resultado del efecto de la lejía, los materiales inferiores subían a la superficie, flotando como espuma. Posteriormente esa escoria era quitada del caldero y tirada a la basura, quedando únicamente la plata pura.

Desafortunadamente, y siguiendo su tradición, la Sociedad Watchtower aplica esta porción de la profecía de Isaías al periodo 1918-1919. No obstante, tal comparación no pasa un análisis riguroso de tal profecía. La deficiencia más obvia y notable de esta interpretación estriba en el hecho que Jehová Dios utilizó al ejército babilonio para purificar a su pueblo.

Sí, al ejército babilonio se le permitió que causara caos y estragos al extraviado reino de Judá. Aquellos que se revelaron contra Jehová simplemente fueron destruidos. Ellos fueron quitados del caldero como si fueran escoria espumajosa. Solo un pequeño resto de humillados y purificados adoradores de Dios lograron regresar de su exilio en Babilonia, a fin de reconstruir y rehabitar Jerusalén.

Por eso nos preguntamos, ¿Es en verdad posible comparar tales acontecimientos con lo que sucedió en 1918? ¡Por supuesto que no! Aunque es verdad que los Estudiantes Internacionales de la Biblia vivieron un periodo de angustia en aquel entonces, el encarcelamiento por unos cuantos meses de ocho de sus líderes de  ninguna manera puede compararse con los desastres y tragedias que le sobrevinieron a los judíos quinientos años antes de Cristo, o en el año 70 de la era común.

La verdad de las cosas es que ningún Estudiante de la Biblia perdió la vida durante el periodo en que supuestamente se llevó a cabo el ardiente juicio de Jehová. Además, si el impresionante juicio de Dios se efectuó en aquel tiempo, ¿Cómo es posible que aún no haya llegado el fin de los rebeldes y apóstatas; tal y como la profecía lo estipula?

Jehová utilizó esta misma fraseología en la profecía de Ezequiel, donde leemos: “Y la palabra de Jehová siguió viniéndome, y dijo: “Hijo del hombre, para mí los de la casa de Israel han llegado a ser como escoria espumajosa. Todos ellos son cobre y estaño y hierro y plomo en medio de un horno. Mucha escoria espumajosa —[la de] plata— han llegado a ser.

Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Porque todos ustedes han llegado a ser como mucha escoria espumajosa, por lo tanto aquí voy a juntarlos en medio de Jerusalén. Como al juntar plata y cobre y hierro y plomo y estaño en medio de un horno, para soplar sobre ellos con fuego para que haya una licuación, así [los] juntaré en mi cólera y en mi furia, y ciertamente soplaré y haré que ustedes se licuen. Y ciertamente los reuniré y soplaré sobre ustedes con el fuego de mi furor, y tendrán que licuarse en medio de ella. Como en la licuación de plata en medio de un horno, así ustedes serán licuados en medio de ella; y tendrán que saber que yo mismo, Jehová, he derramado mi furia sobre ustedes’”. -Ezequiel 22:17-22-

El pasaje supracitado nos sirve para dar un ejemplo más de las inconsistencias interpretativas de la Sociedad Watchtower. Ellos aplican la profecía de la “escoria espumajosa” que encontramos en Isaías a los sucesos que le acontecieron a los Estudiantes de la Biblia en 1918; al tiempo que aplican la profecía de Ezequiel a la destrucción de la cristiandad durante la futura gran tribulación. No es necesario señalar que ninguna de estas interpretaciones está en armonía con lo que dice la Biblia.

El apóstol Pablo habló acerca de un día en el que la congregación de Cristo sería sujeta a un ardiente juicio por parte de Dios, y nos dice que tal juicio destruiría todo aquello construido con materiales de inferior calidad: “Ahora bien, si alguien edifica sobre el fundamento oro, plata, piedras preciosas, maderas, heno, rastrojo, la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, por cuanto será revelada por medio de fuego; y el fuego mismo probará qué clase de obra es la de cada uno. Si la obra de alguien, obra que él ha edificado encima, permanece, él recibirá galardón; si la obra de alguien es quemada por completo, él sufrirá pérdida, pero él mismo será salvado; sin embargo, si así es, [será] como a través de fuego.-1Corintios 3:12-15-

Las palabras inspiradas del apóstol armonizan claramente con la profecía de Ezequiel. Por lo tanto, es evidente que todos los cristianos que estuvieran vivos durante la inspección de la casa de Dios por parte de Cristo Jesús, serían hechos añicos debido al ardiente juicio de Dios contra ellos. Como nos dicen ambas ilustraciones, solo los cristianos con fe similar a metales preciosos sobrevivirán. No hay duda que el sacrosanto dogma del año 1914 será consumido como simple estopa durante el dia de fuego.

Ciertamente, ninguna persona razonable se atevería a afirmar que el ardiente juicio ya ha sucedido. En realidad, no existe en los anales del cristianismo registro alguno que nos haga sospechar que estas profecías ya se han cumplido. Por lo tanto, es razonable inferir que la desolación y la subsecuente restauración de la antitípica Jerusalén aún no ha acontecido. No hay duda que la aparición de la cosa repugnate que causa desolación es vital para el cumplimiento de este patrón profético.

Pero volviendo a la profecía de Malaquías, nosotros también nos preguntamos. ¿Quién estará soportando el día de su venida, y quién será el que se mantendrá en pie cuando él aparezca? Es bueno recordar que Jesús pronunció esas palabras en dos ocasiones cuando habló del juicio relacionado con su segunda venida. Por ejemplo, al advertir a sus discipulos acerca de la severidad de la futura tribulación, Jesús dijo lo siguiente: “Porque vendrá sobre todos los que moran sobre la haz de toda la tierra. Manténganse despiertos, pues, en todo tiempo haciendo ruego para que logren escapar de todas estas cosas que están destinadas a suceder, y estar en pie delante del Hijo del hombre”. -Lucas 21:34-

Ni siquiera la Sociedad Watchtower es tan irrazonable como para enseñar que la gran tribulación ya ha acontecido sobre toda la Tierra habitada; tal y como enseñó Jesús. Siendo ese el caso, está por verse quiénes serán aquellos que exitosamente estarán  de pie delante del Hijo del hombre cuando finalmente él llegue. Por eso nos preguntamos, ¿Cómo puede la Sociedad Watchtower afirmar que la profecía de Malaquías se cumplió en 1918, cuando unos cuantos miles de sus feligreses “estuvieron de pie delante de Cristo”?

Además, en Lucas 18:8 Jesús hace la misma pregunta de Malaquías: Cuando llegue el Hijo del hombre, ¿Verdaderamente hallará la fe sobre la tierra?”.

No olvidemos que la Sociedad Watchtower afirma que Cristo volvió para juicio en 1914, y que el esclavo fiel y discreto- conformado por ellos- recibió la aprobación incondicional de Jesús; aparte del nombramiento sobre todos los bienes del Amo. Al hacer estas afirmaciones, la Sociedad Watchtower torna las palabras y los juicios de Jesús en simples nimiedades, pues si seguimos ese razonamiento, llegamos a la inevitable conclusión que la novia de Cristo no tiene por qué seguir en guardia esperando el regreso del Amo, ya que el  Amo volvió hace casi un siglo. 

Obviamente, ningún testigo de Jehová creería semejante disparate; sin embargo, eso es precisamente lo que ellos hacen al atribuir el cumplimiento de acontecimientos apocalípticos a hechos triviales del pasado. Al afirmar que tales profecías ya se cumplieron, los testigos de Jehová no dan cabida a la posibilidad de un futuro juicio de Dios en contra de ellos.

¿QUIEN ES EL ESCLAVO FIEL Y DISCRETO?

Vez tras vez Jesús recalcó la importancia de sus discipulos de mantenerse alerta a la llegada del Amo, pues él vendría como ladrón en la noche:

“Estén ceñidos sus lomos y encendidas sus lámparas, y sean ustedes mismos como hombres que esperan a su amo cuando vuelve de las bodas, para que, al llegar él y tocar, le abran al instante. Felices son aquellos esclavos a quienes el amo al llegar halle vigilando! Verdaderamente les digo: Él se ceñirá y hará que se reclinen a la mesa, y vendrá a su lado y les servirá. Y si llega en la segunda vigilia, sí, o en la tercera, y los halla así, ¡felices son ellos! Mas sepan esto: que si el amo de casa hubiera sabido a qué hora vendría el ladrón, hubiera seguido vigilando y no hubiera dejado que forzaran su casa. Ustedes también, manténganse listos, porque a una hora que menos piensen viene el Hijo del hombre”. -Lucas 13:35-40-

Aún una lectura superficial de esta ilustración deja en el lector la impresión que el día de la llegada de Jesús es una incognita, y que Jesús estaba dando un énfasis desmediado al día en que él ajustaría cuentas con los siervos de su casa que estuvieran vivos durante el inesperado regreso del Amo. Sin embargo, como hemos mencionado en otras ocasiones, las interpretaciones actuales de Betel dejan sin efecto estas palabras, pues se nos ha hecho creer que Jesús ya está aquí debido a que la llegada de Jesús como ladrón en la noche sucedió en 1914.

Aunque es verdad que algunos artículos publicados por esa organización nos hablan de un futuro regreso de Jesús, la enseñanza fundamental no ha sufrido cambios, y se nos sigue enseñando que el esclavo fiel y discreto ya fue nombrado sobre los bienes del Amo; algo que evidentemente contradice el mensaje de la parábola.

Por ejemplo, en su edición del 1 de septiembre de 1954, la revista La Atalaya publicó lo siguiente:

“Los acontecimientos mundiales sucedidos desde 1914, y particularmente los hechos ocurridos dentro del pueblo de Jehová a partir de 1918, son evidencia visible que el señor Cristo Jesús ha vuelto en su reino, y ha venido al templo espiritual de Dios a fin de dictar juicio sobre “la casa de Dios,” y como resultado de su juicio, él halló al esclavo fiel y discreto y lo nombró sobre todos sus bienes y sobre todos los intereses del reino en la Tierra. Por lo tanto, a fin de reconocer cabalmente a la organización teocrática de nuestros días, nosotros debemos de reconocer al “esclavo fiel y discreto” que el Señor y Juez nombró sobre todos sus bienes”.

La enseñanza de la Sociedad Watchtower en este respecto no ha cambiado. Más recientemente-el 15 de enero del 2001- la revista La Atalaya volvió a tocar el mismo tema, y publicó lo siguiente:

“El esclavo fiel ha sido nombrado sobre todos los bienes del Amo. Esto incluye las instalaciones en el estado de Nueva York, así como las 110 sucursales que operan alrededor del mundo. Los miembros de la clase del esclavo saben que ellos tendrán que rendir cuenta por el uso que ellos dieron a los bienes que se les confiaron”.

Tristemente, ni siquiera esta afirmación es 100% correcta. Primeramente ellos nos dicen que la clase del esclavo ya ha sido nombrado sobre todos los bienes pertenecientes a la Sociedad Watchtower. No obstante, aún si consideramos que el Cuerpo Gobernante representa a la congregación ungida de todo el mundo; aún así, el Cuerpo Gobernante no controla a todo el cúmulo de sociedades y entidades legales en que se ha comparmentalizado la Sociedad Watchtower.

En el año 2000, el entero Cuerpo Gobernante renunció a su membresia dentro de la Junta Directiva de dicha organización. Al hacer eso, ellos renunciaron a sus derechos de propiedad sobre los activos de la organización, y otorgaron todos los derechos de propiedad a una Junta Directiva compuesta exclusivamente de personas no ungidas.

Por ejemplo, Don Adams, un individuo de la clase no ungida, funge actualmente como presidente de la Sociedad Watchtower. No es necesario decir que actualmente el Cuerpo Gobernante no tiene autoridad alguna sobre los bienes de la organización, ni tiene autoridad para decidir cómo debe operar dicha institución.

Como resultado de tales acciones, el Cuerpo Gobernante ha hecho que la clase ungida -la cual supuestamente ya fue nombrada sobre todos los bienes del Amo- esté supeditada a las decisiones de la Junta Administrativa de la Sociedad Watchtower. Por eso nos preguntamos, ¿Cuán feliz estaría Jesús de saber que su fiel esclavo  ha renunciado a los derechos que el esclavo tiene sobre los bienes del Amo? ¿Estaría Jesús de acuerdo al ver que su esclavo renuncia a sus derechos, y los cede a individuos que ni siquiera profesan la esperanza de vida celestial? Es inconcevible que Cristo apoyara eso.

Aunque los directivos de la Sociedad Watchtower afirman que el esclavo ya ha sido nombrado sobre los bienes del Amo, un análisis de las Escrituras nos dice otra cosa. Según la ilustración de Jesús, existen dos nombramientos del esclavo, pero solo se menciona una venida o llegada del Amo. ¿Qué significa eso? Después que Jesús exhortó a sus discipulos y les ordenó estar listos y preparados para su retorno, Pedro quiso saber a quién aplicaban esas palabras. Cristo respondió: “¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su Amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? ¡Feliz es aquel esclavo si su Amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes”.

El versiculo supracitado utiliza la expresión “nombrará” en dos ocasiones. El primer nombramiento le da autoridad al esclavo sobre los domésticos que se encuentran dentro de la casa del Amo, y es responsabilidad del esclavo proveer alimentación a los domésticos bajo su cuidado. El segundo nombramiento sucede después de la llegada del Amo, y la decisión para este nombramiento se basa en el fiel – o infiel- desempeño de las labores del esclavo. La primera vez se nombra al esclavo sobre los domésticos del Amo, mientras que la segunda vez se nombra al esclavo sobre todos los bienes del Amo.

El texto claramente indica que el esclavo es nombrado sobre todos los bienes del Amo después que el Amo vuelve como ladrón en la noche. Además nos preguntamos, ¿Cuántas veces vuelve el Amo? Es lógico y razonable pensar que el Amo solo vuelve una vez.

En la ilustración sobre el Novio que vuelve para su boda, Jesús usó las palabras “Llegando,” “Llegada,” y “Venida”. Con estas palabras Cristo hizo hincapié en la necesidad de estar despiertos y alertas a la hora de la llegada del Amo. Solo los esclavos a los que se les halle despiertos y diligentes serán nombrados sobre todos los bienes del Amo. Debido a ello podemos afirmar que los maestros de Betel están equivocados.

Si la llegada de Jesús como ladrón en la noche aún no ha acontecido -lo cual es obvio- entonces tampoco ha sucedido el nombramiento del esclavo sobre todos los bienes del Amo. A esto hay que añadir algo que ellos ignoran: Cuando sucede el segundo nombramiento, ese nombramiento es irrevocable. En otras ilustraciones -como en la parábola de los talentos- Jesús nos dice que a sus discípulos se les confía el dinero del Amo, y que los esclavos son juzgados de acuerdo al uso que le dieron a tal dinero durante la ausencia del Amo.

Al igual que en la parábola del esclavo fiel y discreto, estos esclavos son juzgados dependiendo de la fidelidad con que manejaron los dineros del Amo; también se nos dice que los esclavos aprobados reciben una recompensa adicional. Es bueno señalar que en esta ocasión Jesús también exhortó a sus discipulos, diciendo: “Manténganse alerta, pues no saben el día ni la hora”.

Una similitud más entre la parábola del esclavo fiel y discreto y la parábola de los talentos estriba en el hecho que en ambas parábolas se menciona a un esclavo inicuo, el cual es reprobado y condenado. La ilustración nos dice que todos sus privilegios son revocados y es expulsado afuera; en la oscuridad, donde se escucha su gemir y crujir de dientes; tal y como en el caso del infiel Judas antes de suicidarse.

A pesar de la gran similitud entre ambas profecías, la Sociedad Watchtower le da a la parábola de los talentos una aplicación futura- o al menos esa es la impresión que nos da- al tiempo que tercamente insiste que la parábola del esclavo fiel y del esclavo inicuo se cumplió en 1918. Algo por demás contradictorio es lo que publicó la revista La Atalaya en el año 2001:

“Los miembros de la clase del esclavo saben que ellos tendrán que rendir cuenta por el uso que ellos han dado a lo que se les ha confiado”.

No hay duda que algún día todos tendremos que rendir cuentas ante Jehová; sin embargo, si los miembros de la “clase del esclavo” ya han sido nombrados sobre todos los bienes del Amo; tal y como enseña la Sociedad Watchtower, eso obviamente significa que tanto el esclavo fiel, así como el esclavo inicuo, ya han comparecido ante Jesús.

Ante tales disparates solo podemos preguntarnos, ¿Qué explica o justifica tanta contradicción en la interpretación de las parábolas de Jesús? Existen muchas razones de peso, pero sin duda alguna, una de ellas es que los directivos de tal organización han ido más allá de lo que está escrito, en un esfuerzo por consolidar el monopolio que ellos tienen sobre las creencias y doctrinas de los testigos de Jehová.

Al presumir y afirmar que ellos ya han sido nombrados sobre todos los bienes del Amo- en vez de considerarse simples y humildes esclavos que hacen su mejor esfuerzo por alimentar a los domésticos en la casa del Señor- los directivos de la mencionada institución hacen clara su intención de establecerse a sí mismos como el único e indisputable canal de comunicación entre Jehová Dios y los hombres.

Es creencia generalizada entre los testigos de Jehová que todo aquel que se rehusa a aceptar todas y cada una de las enseñanzas de dicha organización está rechazando la autoridad del esclavo; algo que no es necesariamente así.

Otra razón que podemos inferir es que si estas profecías se entendieran y se enseñaran correctamente nosotros llegaríamos a la conclusión que tanto el esclavo fiel, así como el esclavo inicuo, viven y coexisten en la misma casa hasta la llegada de Jesús como ladrón en la noche. Si la Sociedad Watchtower se atreviera a reconocer que el esclavo fiel aún no ha sido nombrado sobre los bienes del Señor, ellos tendrían que reconocer que no todos los que habitan la casa del Señor son fieles.

La verdad de las cosas es que en este momento la congregación de Cristo es presidida tanto por esclavos fieles, así como por esclavos incuos; y eso continuará así, hasta el día en que regrese el Amo a inspeccionar su casa. Por eso no debería sorprendernos la respuesta que Jesús dio a Pedro. En verdad, es vital reflexionar sobre tal respuesta, y preguntarnos a nosotros mismos, ¿Quién es verdaderamente el esclavo fiel y discreto?

Esta pregunta no será contestada sino hasta el día en que Jesús mismo reconozca a su esclavo fiel, y expulse al esclavo inicuo de su casa al inicio de su presencia. La presencia o venida de Jesús dará inicio al juicio en contra de la casa de Dios.

calligraphy-60