Habacuc

“Oh Jehová, para juicio lo has puesto; y, oh Roca, para un censurar lo has fundado”.

Habacuc 1:12-

D-17-Habakkuk-copyLa visión de Habacuc comienza con una serie de preguntas que el profeta dirige a Dios, diciendo: “¿Hasta cuándo oh Jehová tengo que gritar por ayuda sin que tú oigas?¿Hasta cuándo clamaré a ti por socorro contra la violencia sin que salves?¿Por qué me haces ver lo que es perjudicial, y sigues mirando simple penoso afán? y ¿Por qué hay expoliación y violencia enfrente de mí, y por qué ocurre la riña y por qué se lleva la contienda?”.

Desde el tiempo de la expulsión de Adán y Eva de un paraíso de paz y placer, toda suerte de problemas; angustias; luchas; violencia, y abuso han caído sobre la humanidad. Es como si las bellas flores del jardín se hubieran marchitado, y hubieran sido reemplazadas por cardos y mala hierba que afligen y asfixian a la humanidad con la fuerza de una hiedra.

En vista de la fuerte tendencia del hombre hacia la injusticia y la inhumanidad, hay muy pocas razones para ser optimistas y pensar que tanta maldad alguna vez pueda ser eliminada, y que la paz y la justicia prevalecerán hasta tiempo indefinido. Si no tomamos en consideración la intervención de Dios en los asuntos de la humanidad, no existe ninguna razón realista para considerar siquiera la conservación y superviviencia del género humano.

Aunque la mayoría de la gente prefiere no pensar acerca de tan desagradable fin para el mundo, los profetas de Jehová nos aseguran que la perversa civilización en que vivimos; tarde o temprano, tendrá que enfrentarse con lo inimaginable. De hecho, ¡Algunos hombres se proponen precisamente eso!

La mayor parte de la gente tiende a ignorar la posibilidad de un juicio por Dios. De manera similar, la mayoría de la gente ha sido condicionada para descartar y burlarse de la idea que en este momento exista, o pudiera existir, una conspiración para dominar al mundo. Pero cuando consideramos el hecho que este mundo está bajo el control de aquel a quien Jesús llamó “el padre de la mentira,” ¿Cómo podemos afirmar que no hay una conspiración contra el reino de Dios?

Por lo tanto, no es de maravillarnos el que califiquemos de locas y paranoicas las afirmaciones que algunos hacen respecto a que existe una conspiración para establecer en en el mundo; por parte de los hombres, un “nuevo orden”. Nosotros pensamos que las personas que hacen dichas afirmaciones son simples dementes que creen en seres extraterrestres y otros cuentos chinos. La idea que en este momento existe una conspiración para someter al mundo por medio de un gobierno supranacional y totalitario en oposición a Dios nos parece simplemente ridícula e infantil.

Hasta algunos testigos de Jehová se rehusan a considerar seriamente la idea de  un nuevo orden establecido por humanos. Ellos creen que si esto fuera así, las revistas La Atalaya o Despertad tratarían este tema.

Unknown__95090_stdDebido a que hay muchísima desinformación proveniente de todas partes; y esto, aunado a nuestra naturaleza escéptica y a nuestra renuencia natural a creer que algo tan siniestro pudiera existir, nos hace caer en la trampa de la incredulidad. Al hacer esto, nos cegamos a nosotros mismos ante este asunto e ignoramos esto en lo referente al futuro juicio de Jehová.

Reconociendo nuestra tendecia natural a burlarnos de tales cosas, Jehová inicia su respuesta a la pregunta de Habacuc, diciendo: “Vean entre las naciones, y miren, y fijen la mirada con asombro el uno con el otro. Asómbrense; porque hay una actividad que uno efectúa en los días de ustedes, la cual usteden no creerán aunque se les cuente detalladamente.”

Según la versión Septuagéntita, Habacuc 1:5 lee: “Miren ustedes burladores y observen, y quédense maravillados y desaparezcan, porque estoy efectuando un trabajo en sus días, el cual ustedes no creerán aunque alguien se los explique en detalle.”

Pero, ¿Cuál es el “trabajo” que Dios está efectuando, y al cual se refiere el profeta? Bueno, en su más reciente comentario acerca de Habacuc, la Sociedad Watchtower nos dice lo siguiente:

¿Va a efectuar Jehová “una obra” increíble en nuestros días? Podemos tener la seguridad de que sí lo hará, aunque a los escépticos les parezca increíble. Esta vez la obra increíble de Jehová será la destrucción de la cristiandad. Como la antigua Judá, afirma adorar a Dios, pero se ha corrompido por completo. Jehová se encargará de que pronto se erradique el último vestigio del sistema religioso de la cristiandad, así como de toda “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa. -La Atalaya 1 de febrero 2000-.

Aunque la Sociedad Watchtower afirma que la visión de Habacuc está relacionada con la destrucción de la cristiandad; lo cual significaría que el caldeo representa al octavo rey, ellos ni siquiera se molestan en explicar la profecía desde esa perspectiva. Es verdad que el trabajo original de Jehová tenía que ver con el permitir a los ejércitos babilonios conquistar a Judá y Jerusalén. Sin embargo, a Nabucodonosor también se le permitió subyugar  y tiranizar a gran parte del mundo antiguo.

Por lo tanto, si la destrucción de Judá es una prefiguración de la destrucción de la cristiandad, ¿Qué prefigura el hecho que el caldeo también conquista y subyuga a todas las naciones que existían en esa parte de la tierra?

“Oh Jehová, Para Juicio lo Has Puesto”

Después de describir la feroz naturaleza del ejército invasor, Habacuc fue inspirado para explicar que el caldeo era la maquinaria utilizada por Jehová para castigar a Judá. Habacuc 1:12 lee: “¿No eres tú desde mucho tiempo atrás, oh Jehová? Oh Dios mío, mi Santo, tú no mueres. Oh Jehová, para juicio lo has puesto; y, oh Roca, para un censurar lo has fundado”.

Por lo tanto, queda claro un principio: Aunque Jehová no fabrica a estas bestias; en ocasiones, para servir a sus propósitos, él permite que instituciones rapaces ya existentes sirvan como ejecutores de sus juicios, al no detenerlos ni impedirles efectuar sus perversos  propósitos.

Dios inspiró por medio de sueños y visiones la mayoría de las profecías bíblicas. Al igual que las revelaciones de Revelación, Daniel, Isaías, o Ezequiel; visiones cuyo cumplimiento mayor aun no se ha cumplido, el cumplimineto de la profecía está reservada para el tiempo del fin. Esa es la razón por la que leemos: “Porque [la] visión es todavía para el tiempo señalado, y sigue jadeando hasta el fin, y no dirá mentira. Aun si tardara, manténte en expectación de ella; porque sin falta se realizará. No llegará tarde”.

A pesar del hecho que la Escritura menciona claramente que la visión es para el tiempo señalado; un tiempo que Betel enseña que aun está en el futuro, el peculiar comentario de ellos nos dice lo siguiente respecto a Habacuc 2:5:

¿Quién es este hombre que “no puede satisfacerse”? Con una voracidad como la que tuvo la Babilonia de los días de Habacuc, este “hombre” compuesto formado por poderes políticos —sean fascistas, nazis, comunistas o hasta supuestamente democráticos— desencadena guerras con fines expansionistas. Además, llena el Seol, el sepulcro, de almas inocentes. Pero este traicionero “hombre” compuesto, que forma parte del mundo de Satanás y está borracho de las ínfulas que se da y la confianza en sí mismo, fracasa en su intento de ‘recoger para sí todas las naciones y juntar para sí todos los pueblos’. Solo Jehová Dios puede unir a toda la humanidad, y lo hará mediante el Reino mesiánico”.

El artículo nos dice que el caldeo de la era moderna es un conglomerado de diferentes naciones, y que las atrocidades mencionadas en la profecía supuestamente ocurrieron a lo largo del siglo XX:

“No obstante, tan solo en el siglo XX las naciones y grupos étnicos culpables de derramamiento de sangre han sido responsables del degüello de más de cien millones de seres humanos. ¡Ay de los perpetradores de estos baños de sangre”.

De manera por demás extraña, aunque ella afirma que la destrucción de Judá pronosticada por Habacuc representa la aniquilación de la cristiandad, Betel también le atribuye todos los genocidios del siglo pasado al ejecutor nombrado por Jehová.

Mostrando una increible falta de entendimiento, ella dice que la campaña del caldeo moderno “no tiene éxito”. ¡Qué barbaridad! Aunque es verdad que el ejecutor no tiene éxito total, es evidente que sí tiene mucho éxito, pues él es quien efectúa el trabajo de Dios, y solo fracasa cuando trata de erradicar a todos los adoradores de Jehová del planeta tierra.

Ahora bien, si la interpretación de ella es correcta, ¿Podría decirse que los nazis, los soviéticos, los líderes de la China comunista, así como el khomer rouge y otros grupos despiadados efectuaron el propósito de Jehová cuando cuando aniquilaron la vida de decenas de millones de personas?

Y la pregunta continúa: Si estos agentes ejecutores verdaderamente efectuaron el propósito de Jehová ¿Por qué aún existe la injusticia, las guerras y la opresión? Además, ¿Por qué Dios no ha intervenido milagrosamente como lo describe la profecía, para enderezar las cosas de una vez por todas?

Es obvio que esos perversos sistemas y movimientos no sirvieron al propósito de Jehová. Es evidente que la profecía de Habacuc tiene su cumplimiento en un futuro; en el llamado tiempo señalado, o Día del Juicio.

Tal y como en otras numerosas profecías, es evidente que Jehová ha ocultado el verdadero significado del libro de Habacuc hasta que tal visión se convierta en una realidad; y tal y como una fiera que duerme y se despierta súbitamente para devorar a su presa, así el caldeo moderno se despertará para devorar a un ingenuo e incauto mundo.

iraq-war-shock-and-aweEsto es lo que nos dice la visión. Es por eso por lo que Habacuc implora a Jehová con las siguientes palabras: “Oh Jehová, he oído el informe acerca de ti. He quedado con miedo, oh Jehová de tu actividad. En medio de los años, oh hazla entrar en vida. En medio de los años quieras darla a conocer. Durante la agitación de mostrar misercordia, quieras acordarte”.

En este momento, cuando el mundo parece haber iniciado una marcha inevitable hacia la muerte y hacia una conflagración mundial con el posible uso de armas de destrucción masiva, es oportuno considerar lo que la profecía de Habacuc nos dice respecto al futuro.

“Espantosa e Inspiradora de Temor”

Habacuc nos presenta al caldeo como a un ser amargo; como a una nación arrolladora e inspiradora de temor, pues el versiculo 8 nos dice: “Y sus caballos han resultado ser más veloces que leopardos, y ellos han resultado ser más fieros que lobos nocturnos. Y sus corceles han piafado sobre el terreno y de lejos sus propios corceles vienen. Vuelan como el águila que se apresura a comer algo”.

Hasta hace poco tiempo, un caballo de guerra era considerado como la mayor arma de caballería. Una caballería en acción podía cubrir rapidamente una porción considerable de terreno en el campo de batalla, y de esa manera, superar y derrotar a los soldados de tierra. Esto hace surgir la siguiente pregunta: Si el primitivo ejército babilonio es descrito como un formidable conquistador, ¿Qué puede decirse de la atemorizante e impresionante maquinaria de guerra de la actualidad?

Sin duda alguna, el moderno poderío militar angloamericano es la más impresionante y terrible maquinaria de guerra que ha existido en la historia de la humanidad; tal y como se demostró recientemente en la guerra contra Iraq. No existe nación alguna en la tierra que pueda retar y vencer a la supremacía militar del dúo angloamericano.

La más reciente guerra del Golfo Pérsico nos dio un simple y somero ejemplo de la fuerza militar que los Estados Unidos son capaces de desencadenar. Desde bases militares en diferentes partes del mundo, hasta sus impresionantes portaaviones, miles de aviones supersónicos pueden descender desde los cielos y desatar ataques de asombrosa y mortal precisión con armas dirigidas por medio de satélites y rayos laser.

Existen satélites que le permiten al soldado de tierra dirigir o lanzar ataques con mísiles y bombas contra cualquier parte de la tierra con una precisión de solo unos cuantos metros. Estas son sólo algunas de las armas convencionales con las que cuenta el ejército nortemmericano.

Obviamente, esto no incluye el arsenal atómico de los Estados Unidos y la docena de submarinos nucleares que se mueven por los mares del mundo y que pueden destruir a naciones enteras en un abrir y cerrar de ojos con solo oprimir un botón; esto sin contar las armas que aún están en proceso de desarrollo o que no han sido usadas en el campo de batalla.

Ciertamente, si el ejército babilónico era considerado como inspirador de temor ¡Cuánto mas el poderío militar angloamericano!

“Este Poder se lo Debe a su Dios”

Como dios del presente sistema de cosas, parece ser que Satanás  está más que de acuerdo en mantener las cosas como están, Por los últimos 6000 años, él y sus demonios han sido adorados de una forma u otra por las muchedumbres extraviadas y engañadas de la tierra. Pero el permiso que Jehová le ha dado a Satanás para ser rey y gobernante es solo temporal.

Jehová ya ha hecho la provisión legal para que Jesús y sus 144000 elegidos tomen el control del reino de Dios, y por medio de él, gobernar al mundo. De cualquier manera, no debemos pensar que los ejércitos satánicos renunciarán a su reino de manera voluntaria y se rindan sin primero pelear. No es coincidencia que el nombre de Satánas signifique; en Hebreo, opositor. Por lo tanto, podemos estar seguros que los demonios se opondrán tenazmente al reino de Cristo una vez que éste tome el poder.

El capítulo 12 de Revelación muestra a Satanás y a sus demonios librando una feroz guerra antes de ser expulsados de la tierra. Si consideramos que el sistema político terrenal está tan ligado a lo demoníaco; por causa del efecto acción- reacción, podemos inferir que la expulsión de Satanás de las regiones celestiales tendrá ramificaciones de alcance global que superarán con mucho cualquier calamidad que el mundo haya experimentado hasta ahora.

Tal y como un transtornado criminal atrapado y sin salida toma rehenes para escapar de su inevitable captura e infligir el mayor daño posible; de igual manera, los dioses de este sistema de cosas tendrán que enfrentarse a su propio encarcelamiento. Será como si ellos tomaran al mundo entero como su rehen y amenazaran al mundo entero con la aniquilación total en caso que Jesús intente capturarlos.

Por lo tanto, es durante este “corto periodo de tiempo” cuando podemos pensar que la visión de Habacuc tome vida y que sea durante este tiempo cuando el caldeo de la actualidad; motivado por un espíritu satánico, se lance a su aterradora conquista global y logre; al menos por un momento, el dominio total del mundo.

Habacuc 1:9-11 predice: “En su todo viene para para simple violencia. El reunirse de sus rostros es como el viento del este, y ella recoge cautivos justamente como la arena……..En aquel tiempo ciertamente se moverá adelante como viento y pasará a través y realmente se hará culpable. Este poder suyo se debe a su dios”.

La gran tormenta de Jehová está destinada a sacudir a toda la tierra, y será revelada por medio del enloquecido y endemoniado rey de Babilonia; cuyas fuerzas militares son comparadas a una avasalladora tormenta. Aunque es verdad que al caldeo se le presenta como una aterradora fuerza militar, también hay otras formas más sutiles y discretas para lograr el control del mundo.

“Para Tomar Posesión de Residencias que no le Pertenecen”

De acuerdo a la profecía de Habacuc, ¡El imperio representado por el rey caldeo saqueará y esclavizará al mundo entero! Pero, ¿Cómo podría suceder eso? En tiempos modernos, gobiernos comunistas han eliminado los derechos de propiedad de la gente de manera arbitraria y sus ciudadanos han perdido todas sus pertenencias. El capitalismo tiene las mismas capacidades para desposeer a sus ciudadanos; aunque de manera más discreta.

Justion BohanEsto puede lograrse por medio de promover la deuda excesiva; pues como lo dice la Biblia, el deudor se convierte en esclavo del prestamista. Los gobiernos también pueden esclavizar a sus ciudadanos por medio de gravámenes excesivos; devaluación repentina de su moneda, o hiperinflación -la cantidad circulante de dinero,- y de esta manera hacer que el dinero pierda cada vez más y más su valor hasta que resulta inservible.

En vista de la presente situación económica mundial, y mientras individuos, corporaciones y naciones se hunden más y más en la deuda; existe ahora; más que nunca, la posibilidad de no cumplir con sus responsabilidades financieras y de esta manera provocar un derrumbe repentino y catástrofico en el sistema económico mundial agobiado por la deuda.

Debido a la gran interconexión del sistema finaciero mundial, el colapso de alguna divisa o institución grande podría causar el derrumbe de muchas otras grandes instituciones y provocar el temido “efecto domino”. Evidentemente, el colapso de Lehman Brothers en septiembre del 2008 estuvo a horas de causar ese catastrófico colapso. Se dice que el rescate de la aseguradora AIG fue necesaria para evitar que el entero sistema bancario se derrumbara.

La realidad de las cosas es que la llamada era electrónica tiene el potencial de “clausurar” los negocios de la humanidad de la noche a la mañana en caso de un colapso sistemático. Tal y como hemos visto recientemente, las bolsas de valores del mundo pueden desplomarse en cuestión de minutos, y lo mismo sucede con la devaluación de las divisas. Compañias enormes que emplean a miles y miles de personas pueden irse a la bancarrota de la noche a la mañana.

Los bancos que aparentaban ser fuertes y sólidos resultaron ser un espejismo. El dinero en sí está destinado a convertirse en simple confeti que será tirado en las calles por su total carencia de valor. Ciertamente se repetirán escenas como las que se vivieron en Weimar Alemania en el año 1923, donde una carretilla de Reichsmarks no alcanzaba para comprar una barra de pan. ¿Cuán rápido cambiaría la civilización que hemos conocido si de la noche a la mañana las transacciones financieras cotidianas se hicieran imposibles?

Habacuc 1:6 menciona la labor del agente castigador de Jehová, diciendo: “la nación amarga e impetuosa, que va a los lugares amplios y abiertos de la tierra para tomar posesión de residencias que no le pertenecen”. Posteriormente, el profeta pronuncia una maldición en contra del imperio ladrón, cuando dice:”‘¡Ay de aquel que está multiplicando lo que no es suyo —¡oh hasta cuándo!— y que está haciendo pesada la deuda contra sí mismo!…..¡Ay del que obtiene ganancia mala para su casa, para poner su nido en la altura, para ser librado del agarro de lo que es calamitoso”.

¡Qué podría significar esto? La Sociedad Watchower nos dice lo siguiente sobre los versiculos supracitados:

“En este pasaje se recalca la ganancia injusta. En el mundo que nos rodea, los acaudalados siguen enriqueciéndose, y los menesterosos se empobrecen cada vez más. Los narcotraficantes y los estafadores acumulan grandes fortunas, mientras que muchas personas comunes pasan hambre. Se calcula que la cuarta parte de la población mundial vive sumida en la pobreza. Las condiciones de vida de muchos países son espantosas”.

Contrariamente a tan pobre y patética interpretación, la “ganancia mala” no tiene nada que ver con narcotraficantes o estafadores. En este caso, el rey caldeo simplemente impone su arbitraria ley, y se adueña de todo lo que ven sus ojos. Él se apodera de residencias que no le pertenecen, disponiendo de ellas como le parezca.

La profecía menciona que el desposeer a las naciones es una de las funciones asignadas a él. La interpretación de Betel no nos sirve para nada en lo referente a iluminación que nos ayude a vislumbrar el futuro. De hecho, es mucho peor que eso, debido a que los testigos de Jehová se les ha engañado en lo referente al correcto entendimiento de la profecía de Habacuc.

En realidad lo que la profecía anuncia es el total colapso y desaparición del presente sistema de cosas, así como la implantación de un autoritario superestado de naturaleza global. Aparentemente toda propiedad privada será nacionalizada, – internacionalizada- en este caso.

Por medio de Habacuc, Jehová nos dice que cuando por fin llegue el tiempo señalado, y la visión tome vida, el caldeo moderno manifiesta una hambre insaciable y “sigue recogiendo para sí todas las naciones y juntando para sí todos los pueblos”.

El juntar y recolectar pueblos y naciones para sí no debe interpretarse como una pacífica unificación. No, las naciones son juntadas y recolectadas de la misma forma que un pescador recoge peces en su red. La desposesión de las naciones hará que los pueblos dependan de la buena voluntad de un perverso y despiadado rey. El caldeo está destinado a causar la ruina de todas las naciones. Esa es la razón por la cual la Escritura describe al rey caldeo como “una montaña ruinosa” y como la arruinadora de toda la tierra.-Jeremías 51:25-

Ese es el día en que debido a la inmensa desesperación todos los hombres se verán obligados a elegir un tipo de adoración. Esa es la razón por la cual Jehová dice “mas el justo por su fidelidad seguirá vivendo”.

BOWL-1El juicio de Dios contra el caldeo lo condena por haber coaccionado a la humanidad a venerar a un simple ídolo: “¡Ay del que da a sus compañeros algo de beber, juntando [a ello] tu furia y cólera, para emborrachar[los], con el propósito de mirar sus partes vergonzosas”. -Habacuc 2:15-.

De manera similar, el apóstol Pablo condena a los cristianos que incurren en la indulgencia de hacer de sus estómagos su dios. Por su parte, Jesús también advirtió a sus seguidores respecto al peligro de prestarle demasiada importancia al comer y al beber; de tal manera que el día de Jehová resultara una trampa para ellos.

Habacuc nos dice que la negligencia espiritual, y la indulgencia física puede convertirse en una trampa al debilitarnos, de tal manera que no podamos resistir el tener que tomar de la copa de la ira que el octavo rey pasará sobre toda la humanidad. Durante el tiempo de hambre y escasez que nos aguarda, muchos se convertirán en adoradores del ídolo en un vano intento por conservarse vivos.

Mucha gente de hoy cree que la idolatría es una práctica limitada a las personas ignorantes de tiempos pasados. Según ellos, idolatría es solo la veneración grotesca de paganos que se inclinaban frente a horrorosas y aberrantes imágenes esculpidas de su propia invención. Sin embargo, Jehová tiene otro concepto de lo que es la idolatría. Desde su punto de vista, la gente de la actualidad practica una forma de idolatría que es tan salvaje y repugnante como aquella religión que practicaba la gente de la antigua Babilonia.

Tal y como las simples y degradantes imágenes esculpidas devaluan la Magnificiencia de Jehová Dios, el Creador del Universo; de igual manera, la institución política que pretende suplantar al reino de Dios solo puede considerarse como una blasfemia. Jehová considera absurda y presuntuosa la afirmación de los hombres de poder dirigirse a sí mismos, y que simples y pecaminosos mortales puedan tener la sabiduría y poder para satisfacer las innumerables necesidades de la humanidad al creer que los grandes problemas del mundo pueden ser resueltos por ellos.

Esa es la idea que la profecía nos transmite cuando dice: “¿De qué provecho ha sido una imagen tallada, cuando el formador de ella la ha tallado, una estatua fundida, y un instructor de falsedad?¿Cuándo el formador de su forma ha confiado en ella, hasta el grado de hacer dioses que nada valen [y] que no pueden hablar?

“Un “instructor de falsedad” es la descripción apropiada que puede darsele a la satánica propaganda que existe detrás de la promoción para un gobierno mundial. La previa generación de admiradores de esta bestia; de manera blasfema, afirmaron que la Liga de Naciones era la única esperanza para la paz del mundo.

Aquellos que están enterados acerca de este asunto saben muy bien que las Naciones Unidas han hasta robado y se han apropiado de la mesiánica profecía que nos dice que en el futuro los hombres batirán sus espadas en podaderas y sus lanzas en rejas de arado, y descaradamente han aplicado esta profecía a ellos mismos.

Pero tal y como nos dice la profecía: ¿De qué provecho puede ser una simple estatua fundida? Como hemos visto, la profecía es tan, pero tan precisa, que hasta predijo “una imagen fundida”. ¿Ha reflexionado alguna vez sobre esta imagen; es decir, sobre el ícono que es el emblema de la ONU?

No es de sorprendernos por qué Habacuc 2:4-5-describe al presuntuoso caldeo como un simple fanfarrón: “¡Mira! su alma se ha hinchado, no ha sido recta dentro de él…Y realmente porque el vino trata traidoramente, un hombre físicamente capacitado es soberbio y no alcanzará su meta, aquel que ha hecho espaciosa su alma justamente como el Seol y que es como la muerte y no puede satisfacerse”.

Pero, ¿De qué forma hará el octavo rey espaciosa su alma como el Seol, e insaciable como la muerte?

La civilización moderna, con toda su sofisticación y avances tecnológicos, no es mas que una página en la historia de este inicuo sistema de cosas; y por lo tanto, está plagado de los mismos problemas que han afligido a la humanidad a través de su historia. La sencilla razón de esto es porque la naturaleza caída del hombre no mejora con el paso del tiempo. La gente de la actualidad es tan proclive a actos de barbarismo, codicia e idolatría como la gente del pasado.

Debido a que el mundo ha ignorado el consejo de Jehová y ha cosechado su propia destrucción, la ley de la reciprocidad exige que pronto se lleve a cabo la siega de su aniquilamiento. Independientemente de lo desagradable que parezca, es un hecho innegable que los hombres han estado matándose unos a otros desde tiempos inmemoriables y aún están predispuestos a seguir haciéndolo.

Los imperios que han existido; junto con sus consortes religiosos, han sido los más grandes derramadores de sangre. Los imperios asirio y babilonio fueron especialmente crueles. El imperio romano y la cristiandad han sido igual. De manera tétrica, la visión de Habacuc nos dice que lo peor está por venir.

¿Tiene Que Destruir Naciones Constantemente?

Después que Jehová responde a Habacuc su pregunta inicial al mostrarle al profeta al ejecutor caldeo, Habacuc se conmocionó por lo que vio. Es por eso por lo que el profeta se dirige personalmente a Dios nuevamente y le pregunta a Jehová por qué le permite al tirano traicionero tragarse a alguien más justo que él. En Habacuc 1:14 el profeta prosigue con su interrogación, preguntando: “Por qué haces al hombre terrestre como peces del mar; como cosas que se arrastran sobre las cuales nadie gobierna?”

Desde la rebelion de Adán, Jehová ha dejado a la humanidad sin la supervisión directa de nuestro Rey. En su infinita sabiduría, Dios ha tenido a bien no proteger al hombre de la horrorosa experiencia que resulta de su rebelión e independencia. En el reino animal, los más fuertes y astutos son considerados como los más exitosos. Según la filosofía mundana; filosofía que según la Biblia es animal, terrenal y demoníaca, el hombre no es más que un animal altamente evolucionado.

Tal falta de espiritualidad ha hecho que los hombres; creados originalmente a imagen y semejanza de Dios, se consideren unos a otros como simples bestias. El resultado final de todo esto es que todas las naciones son atrapadas por el caldeo de la actualidad; tal y como si fueran peces en una red. El versículo 15 lee: “A todos estos él los ha hecho subir como un simple anzuelo; los arrastra en su red barredera, por eso está gozoso”.

La mentalidad racista de los imperialistas siempre se ha caracterizado por la actitud y creencia que otros grupos étnicos y otras clases sociales pertenecen a una subespecie humana; y que tal y como simples peces y ganado, estos seres humanos pueden ser usados por la clase gobernante de la forma en que a ellos les parezca.

No hay duda que al igual que los nazis, en la actualidad existen gentes y organizaciones elitistas que comparten los mismos puntos de vista. Ellos pretenden utilizar cualquier medida a su disposición a fin de imponer un gobierno mundial que implementará una política genocida similar a la Solución Definitiva usada por los nazis,  y así controlar los problemas reales o imaginarios de sobrepoblación, contaminación y la extinción de los recursos naturales.

britain-warEl genocidio es el fundamento de la política del imperio británico, y por medio de la influencia anglo-malthusiana, la política norteamericana ha adoptado esa política también. Piense en las implicaciones que esto puede tener: ¡El imperio más importante y poderoso en la historia de la humanidad tiene como política oficial la reducción poblacional del mundo en cantidades industriales!

Hay razones para pensar que ellos tendrán éxito en su agenda, al grado de reducir la población mundial en un grado muy significativo. Esa es la razón por que el profeta escribió: “Has aconsejado algo vergonzoso a tu casa, el cortar a muchos pueblos; y tu alma está pecando”.

Por medio de sus profetas, Jehová ha declarado la razón por la cual permite que un depredador superestado desate una campaña genocida como nunca se ha visto, en la ya de por sí sangrienta historia humana. “Por eso ofrece sacrificio a su red barredera y hace humo de sacrificio a su red de pescar; porque por ellas su porción tiene mucho aceite, y su alimento es saludable. ¿Vaciará por eso su red barredera, y tiene él que matar a naciones constantemente, a la vez que no muestra ninguna compasión?

De una manera verdaderamente depredadora, el último rey de la profecía bíblica está destinado a devorar literalmente a la humanidad por puro placer. De esa manera, él hace su alma espaciosa como el Seol. En otras palabras, su alma, -pensamiento y proceder-se convierten en la tumba de la humanidad.

El capítulo 14 del libro de Isaías contiene una profecía similar, la cual nos muestra al rey de Babilonia como el asesino de las naciones, y nos dice que él “golpeaba a los pueblos en furor con un golpe incesantemente, y que sojuzgaba a las naciones en consumada cólera con una persecución sin restricción”.

Los versiculos 18-20 mencionan la humillante e ignominiosa muerte del último rey genocida en la historia de la humanidad, y nos da una descripción de su grotesco fin: “Todos los otros reyes de las naciones, sí, todos ellos, han yacido en gloria, cada uno en su propia casa. Pero en cuanto a ti, tú has sido arrojado sin sepultura para ti, como un brote detestado, vestido de muertos atravesados por la espada que bajan a las piedras de un hoyo, como un cadáver pisoteado. No llegarás a unirte con ellos en un sepulcro, porque arruinaste tu propia tierra, mataste a tu propio pueblo. Hasta tiempo indefinido la prole de los malhechores no será nombrada”.

El caldeo es condenado por matar a su propio pueblo; sin embargo, ni la historia ni las Escrituras nos dicen que el imperio babilonio haya cometido genocidio en contra de su pueblo. En ese sentido la profecía parece anunciar algo diferente. ¿Qué?

En caso que la ONU se convirtiera en un gobierno mundial, todos los pueblos y naciones estarían sujetos a ella. Si ella implementara una política de exterminio global ciertamente ella se haría culpable de matar a su propio pueblo; tal y como lo pronostican las profecías de Isaías y Habacuc. El término moderno para este tipo de exterminio es democidio; es decir, genocidio perpetrado por un gobierno.

Desde el punto de vista moderno, todos los imperios del pasado han yacido en honra, pues existen lo que pudieran considerarse “tumbas conmemorativas” de ellos. Por ejemplo, el Museo Británico en Londres posee muchos artifactos y tesoros que nos hablan de la gloria de esos imperios; imperios que van desde Egipto, siguiendo con Asiria, Babilonia, Persia, Grecia, y Roma. Podemos decir que el rey angloamericano es el custodio de los tesoros que nos hablan de la gloria de sus antepasados.

Sin embargo, el último rey no deja ningún legado que pueda considerarse glorioso. Por el contrario, él no recibe ninguna sepultura digna, sino que es dejado al aire libre después de su ejecución por haber perpetrado tan inimaginable y perversa hecatombe. Al final, el octavo rey también se hace culpable de perseguir y atacar al pueblo de Dios. El capítulo tres del libro de Habacuc menciona la respuesta de Jehová ante tal ataque:

Y saliste para la salvación de tu pueblo, para salvar a tu ungido. Hiciste pedazos al cabeza de la casa del inicuo. Hubo un poner al descubierto el fundamento hasta el mismo cuello. Con sus propias varas traspasaste las cabezas de sus guerreros cuando se movieron tempestuosamente para esparcirme. Su júbilo exaltado era como el de los que están empeñados en devorar a un afligido en su escondrijo.”

El hecho que Jehová salga a fin de salvar  a sus ungidos no sifgnifica que ellos no mueran a manos del caldeo. Ellos son salvados de la misma forma que el Ungido Original -Jesús- fue salvado. A Jesús Dios no lo salvó de la muerte, sino que lo salvó por medio de la resurrección, y de la destrucción que le esperaba en el hoyo.

Una vez que estos reyes ungidos nombrados por Dios han sido finalmente sellados con la aprobación irreversible de Jehová, no hay nada que anticristo, diablo, o tirano imperial puedan hacer para romper su lealtad a Dios. La salvación de ellos está asegurada. A partir de ese momento ellos son seres inmortales e incorruptibles. El martirio de ellos solo sirve para transformarlos instantáneamente en invencibles y gloriosos reyes celestiales.

Posteriormente desde su puesto celestial, Jesucristo, junto con sus 144000 elegidos, desatan una ola de destrucción total y masiva en contra del octavo rey; el asesino de las naciones y usurpador del reino de Dios.

killer-of-nations espaniolDebido a que Cristo Jesús y sus reyes asociados tienen el derecho legal de proteger sus intereses y hacer sentir su autoridad sobre la tierra, es perfectamente justo que al rey caldeo se le encuentre responsable por las atrocidades en contra de la humanidad y de la santa ciudad de Dios. Habacuc 2:7-8 nos dice que estos reyes despojarán al despojador y matarán al asesino, pues nos dice:

“¿No se levantarán súbitamente los que demandarán interés por ti, y se despertarán los que te sacudirán violentamente y ciertamente llegarás a ser para ellos algo que saquear? Porque tu mismo despojaste con violencia a muchas naciones, todos los restantes de los pueblo te despojarán con violencia a ti, por el derramiento de la sangre de la humanidad y la violencia a la tierra, al pueblo, y a todos los que moran en él”.

Habacuc termina su profecía relatando el efecto que esta visión tuvo sobre él, al decir: “Y mi vientre empezó a agitarse; al sonido mis labios temblaron; podredumbre empezó a entrar en mis huesos; y en mi situación estuve agitado, para esperar calladamente el día de la angustia, para su subida al pueblo, para hacer él incursión contra ellos”.

En una ocasión Jesús dijo a sus discípulos que él tenía muchas cosas que decirles pero que ellos no podían comprender en ese momento. Sin duda alguna, la futura presencia de Jesús revelará a sus discípulos los sufrimientos que éstos han de padecer, incluyendo la comprensión correcta de las profecías de Habacuc y otros profetas.

De manera interesante, en muchas versiones de la Biblia la profecía de Habacuc es traducida como “la carga que Habacuc vio”.

A pesar que el profeta se conmocionó en gran manera por las espantosas visiones que él tuvo respecto al futuro del mundo, y la “solución definitiva” que Satanás piensa implantar, su gran fe en Jehová le permitió tener esperanza respecto al futuro. Él se dio cuenta que esta visión tendría como resultado la salvación del pueblo de Dios.

Debido a ello, de manera muy optimista él concluyó su profecía diciendo: “Sin embargo, en cuanto a mí, ciertamente me alborozaré en Jehová mismo; ciertamente estaré gozoso en el Dios de mi salvación. Jehová, el Señor Soberano, es mi energía vital; y Él hará mis pies como de ciervas, y sobre mis lugares altos me hará pisar”.

calligraphy-30