La Siega

“La siega es una conclusión de un sistema de cosas, y los segadores son los angeles”.  -Jesucristo-

PageLines-fields-ripe-fpr-harvest2.jpgCon o sin cronología, los testigos de Jehová están absolutamente convencidos que el tiempo del fin; y por lo tanto, la siega predicha comenzó en 1914. No obstante, la intención de este comentario es examinar cuidadosamente estas suposiciones, y lo que estas suposiciones implican para el futuro.

Jesucristo comparó al ministerio cristiano con la siega literal. En Mateo 9: 36 Jesús habló del gran potencial que esta siega podría representar, diciendo: “Sí; la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Por lo tanto, rueguen al Amo de la mies que envíe obreros a su siega”.

De acuerdo a la ilustración de Jesús, la siega ya había comenzado entonces. Sin embargo, en el capítulo 13 de Mateo Jesús habló de otra clase de siega que se llevaría a cabo durante la conclusión del sistema de cosas. De manera específica, Jesús dijo: “La siega es una conclusión de un sistema de cosas, y los segadores son los ángeles”.

Por lo tanto, es evidente que Jesús usó la ilustración de la siega en un sentido general y de esa manera ilustró el trabajo que los ministros cristianos efectuarían; al mismo tiempo que utilizó la expresión para ilustrar de una manera muy específica el juicio final que habría de ocurrir. Sin embargo, existe una gran diferencia entre estas dos siegas, pues en la siega final los ángeles son los segadores.

A pesar de esto, los testigos de Jehová persisten en su creencia que los angeles ya han sido enviados a efectuar su trabajo en el campo. Esto se debe a que esta creencia es una continuación de la enseñanza oficial que nos dice que la conclusión del sistema de cosas comenzó en 1914. Obviamente, no podemos dudar que en este momento los angeles ayudan en gran manera en el trabajo de la predicación; sin embargo, la pregunta que nos ocupa en este comentario es si la verdadera siega ha comenzado ya o todavía no.

¿Podría compararse el trabajo de evangelización de los testigos de Jehová con la siega que se llevó a cabo en el primer siglo en la cual participaron los seguidores originales de Jesús? ¿Podríamos encontrar una diferencia entre la primera siega y la siega final? Sí, sí podemos, pues si leemos cuidadosamente las palabras de Jesús, nos damos cuenta que hay detalles y particularidades de esta profecía que en la actualidad aún no están presentes.

Por ejemplo, Jesús dijo claramente que los angeles saldrían y que primeramente separarían la mala hierba del trigo. Jesús dijo: “Dejen que ambas crezcan juntas hasta el tiempo de la siega; y cuando llegue la temporada de siega, yo diré a los segadores: Primero junten la mala hierba y quémenla, después pongan el trigo en mi almacen”. En aquel tiempo los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oidos que escuche.”

La interpretación de la Sociedad Watchtower de esta parábola  viola la secuencia de los hechos que encontramos en la ilustración. Para justificar su injustificable idea que la siega comenzó en 1919, la Sociedad Watchtower recurre a la tergiversación de las palabras de Jesús, y dice que el trigo es recogido de entre la mala hierba. Por ejemplo, esto es lo que nos dice la revista La Atalaya en su edición del 1 de Agosto de 1981:

“¿En qué fecha, después de 1914, ‘envió’ “a sus angeles” el Hijo del hombre para que separaran a los “hijos del reino” de “los hijos del inicuo,” el “trigo” de imitación, o sea, “los que cometen desafuero,” entre los cuales está el “hombre de desafuero,” los líderes religiosos del cristianismo falso? La respuesta tiene que estar en armonía con los hechos, y éstos muestran que en 1919 a los “hijos del reino” engendrados por espíritu santo, ungidos, simbolizados por el “trigo,” se les comenzó a liberar de la “mala hierba,” o cristianos falsos, que habían contaminado el campo religioso de la humanidad. La “mies de la tierra” estaba madura y había llegado el tiempo para que el “Hijo del hombre” metiera la hoz y segara. La parábola muestra que él hizo esto mediante sus “segadores,” los angeles”.

Bundled wheat in HuzhuLas palabras de Jesús no dejan dudas que la siega se logra cuando los angeles completan la remoción de los inicuos de entre los justos. Sin embargo, la interpretación de la Sociedad Watchtower nos dice que los justos primeramente son separados de entre los inicuos.

En la parábola de la siega se nos dice que los angeles logran la limpieza completa del reino de Jesús al remover y destruir toda clase de influencia corruptora. Jesús dijo: De manera que, así como se junta la mala hierba y se quema con fuego, así será en la conclusión del sistema de cosas El Hijo del hombre enviará a sus angeles, y ellos juntarán de su reino todas las cosas que hacen tropezar, y a los que cometen desafuero, y los arrojarán en el horno de fuego. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes”.

En sus palabras Jesús nos habla de “su reino” y este reino solo puede significar la congregación ungida de Cristo. Por ejemplo, Pablo escribió en Colosenses 1:3 que los cristianos habían sido liberados por Dios de la oscuridad espiritual, y habían sido transferidos al reino del Hijo de su amor. Por eso nos preguntamos: si la mala hierba representa a los falsos cristianos que se encuentran dentro de la cristiandad, ¿Cómo es posible que tales individuos se encuentran también en el reino de Dios? Por favor, recuerde que Jesús nos dice que la mala hierba es recolectada de entre su reino; es decir, de entre el reino de Jesús.

También, ¿Cómo puede ser posible que los angeles ya “han removido todas las causas de tropiezo y a toda persona que causa desafuero dentro del reino de Jesús.”? ¿Cómo es posible que esto se haya logrado en 1919? Es obvio que Jesús no quiso decir que él enviaría a sus angeles para remover toda clase de tropiezo, y a hombres que practican desafuero dentro de la cristiandad, ¿Oh sí? Además, si los angeles comenzaron la remoción de todas estas cosas de entre los hijos verdaderos del reino en 1919, ¿Por qué aún existen hasta este momento innumerables causas de tropiezo y personas practicando desafuero entre los testigos de Jehová?

Por ejemplo, a finales de los años 60’s los voceros de la Sociedad Watchtower comenzaron a crear expectativas entre los testigos de Jehová que Armagedón comenzaría en 1975, o por esas fechas. En los años que siguieron a este fiasco miles de testigos desilusionados dejaron la organización. Para muchos la expectativa creada respecto al año 1975 fue una piedra de tropiezo. Más recientemente; en 1995, la Sociedad Watchtower se vio forzada a descartar la idea o enseñanza que individuos pertenecientes a la generación de 1914 estarían aún vivos para ver el fin del sistema de cosas. Nuevamente, una inumerable cantidad de testigos de Jehová; inclusive, algunos de ellos verdaderos hijos del reino, tropezaron y dejaron la organización debido a esto.

Aún más recientemente, el amorío entre la Sociedad Watchtower y la ONU por medio de la membresia de la Sociedad Watchtower como un ONG de la ONU ha causado un tropiezo aún mayor. También es una realidad innegable que cada año decenas de miles de testigos de Jehová son expulsados por actos de desafuero; estos sin contar los innumerables problemas que afligen a todas las congregaciones.

Por lo tanto, nos preguntamos: ¿Cómo puede ser verdad que los angeles ya hayan iniciado la siega que remueve a todas las cosas e individuos que causan tropiezo de entre el reino de Jesús? ¿Es que acaso los poderosos angeles de Jehová son tan ineficaces?

Además, si la siega comenzó verdaderamente en 1919, y si supuestamente todos los falsos cristianos fueron juntados y echados al fuego en aquella época, entonces nos preguntamos: ¿Por qué no ha acontecido el fin? En lugar de ello, lo que ha sucedido es que todos aquellos individuos que supuestamente representaron a la mala hierba y que fueron juzgados adversamente en el año 1919 ya han muerto de causas naturales.

Obviamente, también se nos dice que ellos fueron reemplazados por una “nueva cosecha” de mala hierba. No obstante, una reflexión seria y sobria nos dice que la siega final y definitiva no toma décadas para llevarse a cabo, sino que este objetivo se realiza en un tiempo relativamente corto, pues es obvio pensar que la “cosecha” ya está madura.

Para comprender verdaderamente lo que la ilustración de Jesús referente a la siega significa, nos es de mucha ayuda el considerar las palabras del apóstol Pablo en lo que se refiere a este asunto. Él escribió: “Porque somos colaboradores de Dios. Ustedes son campo de Dios bajo cultivo, edificio de Dios.” -1Corintios 3:9-.

Al comparar a la congregación de Cristo con un edificio en construcción y a un campo siendo cultivado, el apóstol Pablo nos da la clave para entender la ilustración de Jesús referente a la siega. ¿De qué manera? Pablo hace una ilustración y nos dice que el trabajo que se hace en el “edificio de Dios” se lleva a cabo usando materiales de diferente clase y calidad:

“Ahora bien, si alguien edifica sobre el fundamento oro, plata, piedras preciosas, maderas, heno, rastrojo, la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, por cuanto será revelada por medio de fuego; y el fuego mismo probará qué clase de obra es la de cada uno”.

El apóstol reconoció que dentro de la congregación cristiana ungida existían tanto cosas deseables como cosas indeseables, y que ambos materiales coexistirían en el mismo edificio u organización hasta el día en que el fuego los pusiera a prueba. Algunas cosas y personas pasarían esta prueba, mientras que otros serían consumidos por el fuego.

Los materiales combustibles como la madera, el heno, y el rastrojo pueden ser comparables a la mala hierba de la cual nos habló Jesús. La razón por la cual el apóstol Pablo usó esta ilustración fue porque algunos de los corintios solo eran seguidores de hombres y tenían la tendencia a formar sectas. Algunos decían que pertenecían a Pablo, otros, a Apolos y otros a Cefas.

La ilustración que el apóstol usó tenía como objeto mostrar que aunque tales individuos eran parte de la congregación; a menos que la fe de ellos estuviera fundamentada en Cristo Jesús, el edificio de ellos solo sería una construcción de madera y heno que no resistiría el calor de las ardientes pruebas que les esperaban.

En otra ilustración el apóstol Pablo también comparó a la congregación cristiana a una casa grande que contiene; tanto vasos honorables, como vasos indignos. Por lo tanto, en lo que respecta a la ilustración del trigo y de la mala hierba podemos decir que ambas coexisten juntas en la misma casa hasta el día en que ambas son probadas con fuego.

Esto significa que ni el trigo ni la mala hierba se encuentran esparcidas a lo largo y ancho de Babilonia la Grande; sino mas bien, ambas se encuentran juntas y coexisten dentro de la misma congregación cristiana.

El hecho que tanto el trigo y la mala hierba son cosechados de entre la misma congregación cristiana se hace evidente cuando leemos las siete cartas que encontramos en el libro de Revelación; cartas que son dirigidas a las siete congregaciones durante el día del Señor. En estas cartas el Señor Jesús nos habla de algunos individuos pertenecientes a la congregación cristiana, y nos dice que a pesar de que algunos son ungidos, no necesariamente reúnen las cualidades necesarias para contar con la aprobación de Dios; y que por lo tanto, no pasarán la prueba a menos que se arrepientan.

Por ejemplo, Jesús dice a la congregación de Sardis: “Hazte vigilante, y fortalece las cosas restantes que estaban a punto de morir, porque no he hallado tus hechos plenamente ejecutados delante de mi Dios. Por lo tanto, continúa teniendo presente cómo has recibido y cómo oíste, y sigue guardándo[lo], y arrepiéntete. Ciertamente, a menos que despiertes vendré como ladrón, y no sabrás de ningún modo a qué hora vendré sobre ti.”

No debe sorprendernos el porqué Jesús termina cada uno de sus mensajes diciendo: “El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones”. No es coincidencia que el Señor Jesús haya terminado su ilustración del trigo y de la mala hierba con las palabras: “El que tenga oídos escuche.”

“EL REINO DE LOS CIELOS; UNA RED BARREDERA”

Uno de los aspectos que debemos considerar es que Jesús dijo que la mala hierba experimentaría “un crujir de dientes.” Pero, ¿Qué significa eso?

La expresión “Es allí donde será el crujir de dientes” es una forma que Jesús utilizó para ilustrar la condición de desesperación y aflicción que experimentarían aquellos que serían rechazados por él y que serían expulsados del reino de Dios. Por ejemplo, en Mateo 8:12 Jesús dijo: “Entre tanto que los hijos del reino serán echados a la oscuridad de afuera. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes”.

De igual manera, en la ilustración de la boda del hijo del Rey; la cual es obviamente una referencia a las Bodas del Cordero, el hombre que logra entrar al banquete pero que es descubierto y hallado indigno de estar en él por no contar con la indumentaria apropiada es atado de las manos y echado fuera, en medio de la más absoluta oscuridad. Se nos dice que cuando esto sucede se escucha el llanto y el crujir de dientes de este hombre.

De manera similar, en la ilustración del esclavo fiel y discreto se nos dice que el esclavo inicuo llora y se escucha el crujir de sus dientes después de haber sido expulsado de la casa de Dios durante la última y definitiva inspección del Señor Jesús. Además, tanto el esclavo inicuo, así como el esclavo negligente que usó mal los talentos que le confió su Amo corren la misma suerte.

Esta misma expresión de llanto y crujir de dientes fue utilizada por Jesús en otra ocasión. En el contexto de la parábola del trigo y de la mala hierba que encontramos en el capítulo 13 del libro de Mateo, Jesús utilizó la misma ilustración, comparando al reino de los cielos con la red barredera de un pescador, diciendo:

“Otra vez: el reino de los cielos es semejante a una red barredera bajada al mar, y que recoge [peces] de todo género. Cuando se llenó, la sacaron sobre la playa y, sentándose, juntaron los excelentes en receptáculos, pero tiraron los que no eran apropiados. Así es como será en la conclusión del sistema de cosas: saldrán los ángeles y separarán a los inicuos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes”.

Pero, ¿Qué simboliza esta red barredera? Según la revista La Atalaya, en su edición del 15 de Junio de 1992, esta red barredera representa a la cristiandad, así como a la verdadera congregación cristiana. Ahí leemos:

“Por lo tanto, la red barredera representa a un instrumento terrenal que asegura ser la congregación de Dios y que recoge peces. Esta red barredera incluye tanto a la cristiandad, así como a la congregación ungida; la cual continúa recolectando buenos peces bajo la guía invisible de los ángeles”.

No obstante, si analizamos detenidamente la Escritura nos damos cuenta que en ningún momento Jesús dijo que la red barredera significara a una multitud de organizaciones que solo afirmaban ser la congregación de Dios. No; él no dijo eso. Él dijo que “El reino de los cielos es como una red barredera”. Por lo tanto, esto significa que la red barredera representa a la congregación terrenal de Dios, y no a un Babel de organizaciones e instituciones que falsamente afirman ser el pueblo de Dios. Esta interpretación de la Sociedad Watchtower también tiene otra deficiencia muy notable.

Si la simbólica red barredera fue llevada a la orilla del mar en 1919 después de haber recogido peces, y si la separación predicha comenzó en ese tiempo, entonces esto significa que el juicio ya ha comenzado. No obstante, casi todas las personas que estaban vivas en aquella época ya han muerto de causas naturales. Puesto que durante el Milenio habrá una resurrección de justos, así como de injustos, ¿Qué propósito o sentido podría haber al hacer que los ángeles hicieran una separación de justos e injustos si al final de cuentas ambos iban a morir y a terminar juntos en la sepultura, y ambos serían resucitados para vivir en la tierra- o en el cielo en el caso de los ungidos-?

La parábola de Jesús de la red barredera es una ilustración que nos habla de una separación definitiva, y esta separación determina el futuro y destino eterno de las personas que son juzgadas y que están vivas durante el periodo específico de tiempo en que se lleva a cabo tal juicio. Tal y como en el caso del trigo y de la mala hierba, la parábola nos dice que son los ángeles mismos los que hacen el trabajo de separación; no los hombres bajo guía y dirección angelical. Ahora bien, si los peces inservibles no han sido echados al fuego; lo cual es obvio, entonces podemos decir que los peces buenos aún no han sido recolectados.

Los redactores y maestros de Betel deberían respondernos esta pregunta: ¿De cuántas separaciones definitivas nos habla la Palabra de Dios? Esta es una pregunta muy apropiada en vista del hecho que aparentemente existen más de una separación definitiva según las interpretaciones actuales de la Sociedad Watchtower. Supuestamente existen dos separaciones: la primera que comenzó en el año 1919, y otra que ocurrirá en el futuro. Pero, ¿Son contradictorias las enseñanzas de la Sociedad Watchtower? Sí, sí lo son. Por favor, considere este otro ejemplo tomado de la revista La Atalaya del año 1992 que trata de la ilustración de la red barredera. La revista nos dice:

“Puede que usted sepa que después de 1919 el resto ungido se ocupó en la obra de predicar en cooperación con los ángeles, quienes siguieron usando la red barredera simbólica para sacar peces a la playa, con el fin de separar a los excelentes de los inapropiados. Las estadísticas de ese tiempo muestran que la pesca de peces excelentes para ser ungidos con el espíritu de Dios continuó a medida que se fue recogiendo en la red simbólica a los últimos de los 144.000″. A mediados de los años 30’s la recolección de los peces buenos ungidos con espíritu santo había practicamente concluido. ¿Debía la congregación del resto ungido desechar la red y esperar sin hacer nada hasta recibir su recompensa celestial? ¡Por supuesto que no!

De acuerdo al comentario previamente citado, el trabajo de separación se ha estado llevando a cabo desde el año 1919. Sin embargo, en el año 1995 la Sociedad Watchtower desechó la enseñanza que nos dice que las ovejas y las cabras estaban siendo separadas en este tiempo. En la edición del 15 de Octubre de la revista La Atalaya de ese año, leemos:

“Durante mucho tiempo hemos entendido que la parábola representa a Jesús sentándose en su trono como Rey en 1914 y desde entonces dictando juicios: vida eterna para las personas que demuestran ser como ovejas, y muerte permanente para las que son como cabras. Sin embargo, un nuevo examen de la parábola requiere una modificación en el modo de entender el tiempo de su cumplimiento y lo que ilustra. Este entendimiento más claro reafirma la importancia de la predicación y de la reacción de la gente”.

Pero, ¿Qué es lo que ilustra esta parábola? Esta parábola ilustra un juicio y una separación futura. No obstante, al darnos una nueva explicación de su “nuevo entendimiento,” la Sociedad Watchtower contradice y nulifica todo lo que ella ha establecido en lo que respecta al tiempo en que las parábolas del trigo y de la mala hierba, así como la parábola de la red barredera se cumplen. La Atalaya continúa diciendo:

“Si analizamos la actividad de Jesús en la parábola, nosotros lo observamos cuando finalmente él juzga a todas las naciones. La parábola no muestra que este juicio continúe por un periodo de muchos años, como si las personas muertas durante la última década fueran juzgadas como merecedoras de vida eterna o muerte eterna. Parece ser que la gente que ha muerto durante las últimas décadas ha terminado en la fosa común de la humanidad. No obstante, la parábola nos muestra un tiempo cuando Jesús juzga a toda la gente de todas las naciones; las cuales están vivas en ese momento, y quienes enfrentan la posibilidad de ejecución debido a la decisión judicial en contra de ellos”.

En otras palabras, la parábola apunta hacia un tiempo futuro cuando el Hijo del hombre vendrá en toda su gloria. Él se sentará en su trono y juzgará a la gente que en ese entonces esté viva. Su juicio se basará en aquello en lo que las personas han mostrado ser. Durante aquel tiempo, la distinción entre el justo y el injusto se habrá hecho evidente. La ejecución de este juicio se llevará a cabo por un tiempo limitado. Jesús decidirá el futuro de cada uno basándose en lo que los individuos han mostrado ser”.

Por lo tanto, en una edición la revista La Atalaya dice correctamente que el juicio no se efectúa por un largo periodo de muchos años. De manera brillante, la Sociedad Watchtower nos dice que esta ilustración enseña que el juicio de Jesús viene inmediatamente antes de la ejecución final de la decisión judicial. Desafortunadamente, la Sociedad Watchtower también insiste neciamente en que el juicio que lleva a la siega comenzó hace casi un siglo; y que de hecho, continúa hasta nuestros días.

La única explicación racional que encontramos a estas interpretaciones tan contradictorias es que ellas son un esfuerzo por parte de la Sociedad Watchtower para mantener con vida la fantasía que nos dice que Jesús comenzó a gobernar el mundo en 1914; sin importarle lo que estas interpretaciones tan absurdas pudieran costar a su credibilidad.

La razón obvia por la cual se aplican las parábolas de la red barredera y la parábola del trigo y la mala hierba al año 1919 es porque Jesús indicó que estas parábolas se cumplirían durante la conclusión del sistema de cosas. Si la Sociedad Watchtower se atreviera a aplicar el entendimiento correcto que ella misma da a la parábola de las ovejas y de las cabras, ella se vería forzada a reconocer que la conclusión del sistema de cosas aún no ha comenzado.

Eso obviamente es inaceptable al Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová. Aparentemente la Sociedad Watchtower confía en que la gran mayoría de los testigos no se den cuenta de sus trampas y trucos interpretativos, y así continuar con su farsa. Parece ser que ellos tienen razón; parece ser que son pocos los testigos de Jehová que han descubierto las muchas discrepancias interpretativas de la Sociedad Watchtower.

Lo irónico del caso es que la parábola de las ovejas y las cabras nos sitúa en un tiempo en el que Jesucristo llega a ser Rey. Mateo 25:31 nos dice: “Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con Él, entonces se sentará sobre su glorioso trono.Y todas las naciones serán reunidas delante de Él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda”.

Para justificar una de las muchas contradicciones de sus interpretaciones, la Sociedad Watchtower nos explica esta parábola diciendonos que Jesús se sienta en su trono para efectuar juicio; no en el trono celestial después de haberse convertido en Rey, como si ambas cosas fueran diferentes. No obstante, las Escrituras claramente dicen que solamente hay un juicio y una separación entre justos e inicuos.

Es evidente que el juicio comenzará repentinamente cuando por fin Jesús vuelva, y también es evidente que tal juicio se llevará a cabo en un corto periodo de tiempo: “Entonces dos hombres estarán en el campo: uno será llevado, y el otro será abandonado; dos mujeres estarán moliendo en el molino de mano: una será llevada, y la otra será abandonada. Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor”. -Mateo 24:40-42-

“LA MIES ESTÁ MADURA”

angel-harvesterPara revalidar la enseñanza correcta que nos da la Biblia sobre este tema, de modo que podamos “derribar cosas fuertemente atrincheradas”-como el dogma del año 1914- el capítulo 14 del libro de Revelación sitúa a esta siega durante un periodo de mucha tribulación. ¿De qué manera? Como ya hemos discutido previamente en otros comentarios, la apertura del sexto sello inicia los acontecimientos tumultuosos asociados con el regreso de Jesús. Este periodo es conocido como la gran tribulación. No obstante, la gran tribulación no nos lleva directamente a Armagedón.

En vez de ello, el capítulo siete del libro de Revelación nos dice que los ángeles intervienen para detener momentáneamente los cuatro vientos que representan el juicio final y destructivo de Dios en contra de este mundo; juicio que es retenido hasta que los 144000 elegidos han sido permanentemente sellados.

Jesucristo nos habló de este acontecimiento cuando dijo: “Porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados”.

Por lo tanto, la retención de los cuatro vientos corre paralela al hecho que la gran tribulación; debido a los elegidos, es acortada. Evidentemente, la gran tribulación es suspendida para que así pueda lograrse el sellamiento final de los elegidos. Siendo ese el caso, el capítulo 14 del libro de Revelación establece una secuencia en la que se dan ciertos hechos después del sellamiento final.

Nosotros decimos esto porque la visión que se nos da de los 144000 elegidos que se encuentran de pie sobre el Monte Sión solamente puede significar que el resto del remanente del Cuerpo de Cristo han sido sellados definitivamente para ese tiempo; y por lo tanto, el reino está completo. El hecho que ellos se encuentran de pie sobre el monte Sión junto al Cordero de Dios se cumple al tiempo en que el trigo es recogido y colocado en el almacen celestial. Contrariamente a las ideas de los testigos de Jehová, el propósito de Dios aún no ha llegado a esa etapa.

De cualquier forma, la visión del libro de Revelación nos muestra que después que los últimos hermanos de Jesús han sido recogidos y colocados en el almacen celestial, entonces llega la hora del juicio para las cabras y las ovejas. Revelación 14: 6 nos dice: “Y vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y tenía buenas nuevas eternas que declarar como noticias gozosas a los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo, y decía con voz fuerte: “Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora del juicio por Él, de modo que adoren al que hizo el cielo y la tierra y [el] mar y [las] fuentes de [las] aguas.”

Después que se ha efectuado la siega de las cosas celestiales, y después que el ángel anuncia la llegada del juicio divino, entonces comienza la siega de las cosas terrenales: “Y otro ángel salió del [santuario del] templo, clamando con voz fuerte al que estaba sentado sobre la nube: “Pon dentro tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar, porque la mies de la tierra está cabalmente madura”. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz sobre la tierra, y la tierra fue segada”.

La secuencia que encontramos en el libro de Revelación está en armonía con el orden en que Jesús dijo ocurrirían los acontecimientos durante la conclusión de este sistema de cosas. El juicio comienza primeramente con los aspirantes a la vida celestial y futuros herederos del reino de Dios. En las palabras de Jesús que encontramos en los capítulos 24 y 25 del libro de Mateo y que tienen que ver con la conclusión de este sistema de cosas, Jesús dio una serie de parábolas para ilustrar lo relacionado al esclavo fiel y al esclavo inicuo; lo relacionado a las vírgenes discretas y las vírgenes necias, y la parábola de los talentos.

Después de pronosticar cómo el esclavo inicuo y el esclavo negligente serían expulsados de la casa de Dios, Jesús dio la ilustración de las ovejas y de las cabras; la cual tiene que ver con el juicio de todas las naciones. Por lo tanto, es razonable concluir que las ovejas son aquellos que hacen el bien a los hermanos de Jesús durante el tumultuoso tiempo de persecución y sufrimiento que marca el juicio de Jehová sobre la casa de Dios.

calligraphy-50