Paraíso Espiritual

Sin embargo, piense en el paraíso espiritual que disfrutamos. ¡No hay duda que comparado con la condición espiritual en la que una vez nos encontramos, nosotros hemos sido sanados! La Atalaya,

-15 de Octubre del 2004-

PageLines-spiritual-paradise-e1414846176984.jpgEn ningún lugar de las Escrituras la ceguera espiritual predicha por el profeta Isaías se hace más evidente que entre los testigos de Jehová, pues ellos están seguros que viven en un paraíso espiritual. Aunque la expresión “paraíso espiritual” no se encuentra en ninguna parte de las Escrituras, el concepto de un lugar edénico libre de problemas y sufrimiento sí existe en la Biblia. Este capítulo analizará esta cuestión, así como las afirmaciones que la Sociedad Watchtower hace al respecto, al decir que ellos viven actualmente en el paraíso espiritual mencionado en las Escrituras.

La edición del 15 de octubre del 2004 de la revista La Atalaya publicó un artículo titulado, ¿Estará Usted En El Paraíso? Ese artículo fortalece la idea que ellos tienen de vivir en un paraíso espiritual de manufactura divina. De manera correcta y acertada, el artículo nos dice que la experiencia del apóstol Pablo cuando fue llevado al tercer cielo fue de naturaleza espiritual.

No hay duda que el apóstol Pablo tuvo el privilegio de tener una maravillosa revelación del paraíso pronosticado por el profeta Isaías. Sin embargo, no debemos olvidar el hecho que una de las razones por las cuales el apóstol tuvo tal visión fue porque él y sus compañeros no se encontraban en ningún paraíso espiritual. El paraíso espiritual existía solo en una visión, y era obviamente una revelación de cosas por venir.

Debido a ello surge la pregunta, ¿Qué ha cambiado desde los días de Pablo? ¿Por qué los cristianos de la actualidad viven en un paraíso que los cristianos originales no tuvieron el privilegio de disfrutar? ¿Acaso es de alguna manera la Organización Watchtower superior a la organización que Cristo fundó personalmente? No hay duda que si eso fuera cierto sería algo extraordinario. En ese artículo, La Atalaya claramente insinúa que el paraíso espiritual es simplemente el resultado de conocer las verdades básicas de la Biblia. Por ejemplo, en el párrafo 13 leemos:

“Pero piense en el paraíso espiritual del que disfrutamos. En contraste con el estado de enfermedad en que una vez nos hallamos, se nos ha sanado espiritualmente. Y compare la inanición que sufríamos con la nutrición espiritual que ahora recibimos. En vez de subsistir penosamente como si nos encontráramos en una tierra espiritual árida, los siervos de Dios gozamos de Su aprobación y de una lluvia de bendiciones. En lugar de vivir a oscuras como en una mazmorra, vemos la luz espiritual de la libertad y el favor divino. Muchos que eran sordos a las profecías bíblicas han llegado a oír y entender lo que dicen las Escrituras. Por ejemplo, millones de testigos de Jehová de todo el mundo han estudiado versículo por versículo las profecías de Daniel. Luego han examinado a fondo cada capítulo del libro bíblico de Isaías. ¿No es este reconfortante alimento espiritual prueba palpable de que vivimos en un paraíso espiritual?

Con este tipo de razonamientos, la Sociedad Watchtower claramente insinúa que el estudiar las profecías bíblicas es suficiente para establecer un paraíso espiritual. Debido a que es nuestra responsabilidad “probar todo tipo de expresiones inspiradas” nos vemos en la necesidad de hacer algunas preguntas pertinentes.

Por ejemplo: Si el estudiar, -o comprender- algunas profecías bíblicas es suficiente para establecer un paraíso espiritual, ¿Por qué los cristianos originales no gozaron de tal bendición?
Como todos sabemos, Pedro, Pablo, Santiago, y Judás entre otros, no solo estudiaban las profecías sino que hasta escribieron algunas. De hecho, ¡ellos eran profetas! El registro bíblico nos muestra que ellos sirvieron a las congregaciones del primer siglo como pastores, y como dispensadores de “refrescante alimento espiritual”; tal y como describe el mencionado artículo.

No obstante, aún así, ellos no vivían en ningun paraíso espiritual. Aunque Jehová Dios derramó muchas bendiciones sobre ellos, en ningun momento los apóstoles hicieron referencia a algun tipo de “paraíso espiritual”. ¿Por qué?

El artículo insta a los testigos de Jehová a hacer un contraste entre la condición en que se encontraban antes de hacerse testigos, y la condición en la que se encuentran actualmente, como prueba de su supuesta bendición paradisiaca. Por su parte, y a diferencia de ellos, el apóstol Pablo mencionó a los creyentes no judíos que en el pasado ellos eran enemigos de Dios, e ignorantes del Pacto Divino. Pablo les dijo que debido únicamente a la bondad inmerecida de Dios fue como ellos llegaron a conocer la gloriosa luz de la verdad; no obstante, y a pesar de vivir bajo la luz de la verdad, ellos no llegaron a vivir en ningun tipo de paraíso espiritual. ¿Por qué?

El mismo apóstol contrastó su vida antes y después de su conversión. La extrema ceguera de Saulo el fariseo solo pudo ser curada por el encuentro personal que él tuvo con la manifestación del Señor Cristo Jesús. Esta experiencia fue tan extrema que pareció que a Pablo se le desprendieron escamas de sus ojos pocos dias después de esta experiencia. En la actualidad no existe una persona en el mundo que pueda relatar una vivencia similar; y sin embargo, a pesar de esta gloriosa transformación, Pablo solo pudo contemplar desde lejos el paraíso del cual- según La Atalaya- los testigos de Jehová gozan en la actualidad.

Otro argumento que la Sociedad Watchtower usa como prueba de que sus adeptos viven en un glorioso paraíso espiritual, es la proverbial transformación de personalidad que muchos cristianos afirman haber logrado. El artículo continúa diciendo:

“Piense, además, en los cambios de personalidad que han logrado efectuar individuos sinceros de todo origen a medida que se han esforzado por entender y obedecer la Palabra de Dios. En esencia, han luchado por dejar atrás las tendencias animales que los caracterizaban”.

Los testigos de Jehová están muy concientes del poder que tiene la verdad bíblica para transformar vidas. No hay duda que miles de cristianos a través del mundo han logrado impresionantes cambios de personalidad. Pero, ¿Acaso eso se traduce en algún tipo de paraíso espiritual? ¿Por qué debería ser así? ¿Acaso olvidamos que los cristianos originales también lograron cambios asombrosos?

En una de sus cartas Pablo le recordó a los corintios que en el pasado muchos de ellos eran fornicarios, homosexuales, borrachos, o codiciosos; no obstante, eso había quedado atrás, y ahora ellos habían sido limpiados por la sangre de Jesús. No necesitamos mencionar que ellos tampoco vivían en un paraíso espiritual.
El artículo continúa diciendo:

“Como resultado, formar parte de una congregación de testigos de Jehová significa hallarse entre personas que se han vuelto más pacíficas y agradables. Es verdad que aún no son perfectas, pero desde luego no se las podría calificar de leones feroces ni de bestias voraces. ¿Qué indica esta apacible hermandad espiritual? Pues que disfrutamos de una situación que con toda razón puede denominarse un paraíso espiritual,”.

Este tipo de razonamiento claramente nos dice- o insinúa- que todos los miembros de la congregación han logrado un cambio radical de personalidad. Pero, ¿Es cierto eso?
Considere por favor algunos de los problemas a los que se enfrentaron algunas de las congregaciones del primer siglo. Como mencionamos anteriormente, aunque muchos de los corintios habían logrado impresionantes cambios en su personalidad; aún así, ellos estaban plagados de problemas que empañaban la armonía dentro de las congregaciones.

Como prueba de ello podemos mencionar el caso de cierto hermano que se vio involucrado en un escándalo de índole sexual, al vivir en amasiato con la esposa de su padre; una deplorable situación inmoral que aparentemente los hermanos de Corinto toleraban sin ningún problema. En esa congregación también existía la idolatría y el culto a la personalidad, debido a la excesiva devoción que se le dispensaba a Apolos, a Pablo y a Cefas.

Aunado a esto, la congregación de Corinto también se enfrentaba a la influencia corruptora de los apóstoles superfinos; los cuales, según Pablo, no eran más que agentes infiltrados de Satanás, quienes habían logrado una impresionante transformación; no a la imagen de Cristo, sino en tramposos y fraudulentos, “ministros de justicia”.

Existen razones de peso por las cuales Pablo nunca mencionó que los cristianos de Corinto vivían en un paraíso espiritual. Es razonable pensar que la razón por la cual Pablo mencionó su visión del paraíso espiritual fue porque los corintios eran en sí una congregación enferma y disfuncional; una congregación muy alejada del sacrosanto paraíso espiritual de Dios. De hecho, la visión de Pablo fue tan especial que él consideró “ilícito” el dar detalles y pormenores de su experiencia.

La congregación de Galacia tampoco era un ejemplo a seguir. En su carta a esa congregación, Pablo claramente indica que no todos los miembros de esa congregación habían logrado la completa transformación espiritual que exigen las Escrituras. A pesar que ellos tenían conocimiento de Cristo,  y en su desesperación por la terquedad que ellos desplegaban, Pablo se refirió a ellos como “gálatas insensatos”. Sí, la congregación de Galacia desplegaba una mentalidad muy carnal, de tal manera que Pablo se vio en la necesidad de decirles: “Pero si ustedes siguen mordiéndose y devorándose unos a otros, cuidado que no sean aniquilados los unos por los otros”.

El hecho de morderse y devorarse los unos a los otros es algo que difícilmente sucedería en un auténtico paraíso espiritual, ¿O no? Por las palabras de Pablo es evidente que algunos de los gálatas aún eran esclavos de sus tendencias animales y anticristianas. No hay razón para creer que ellos pudieran presumir de vivir en un “paraíso espiritual”. Sin embargo, y por increíble que parezca, la Organización Watchtower presume que sus adeptos sí viven en un paraíso espiritual. Sin embargo, si ellos se atrevieran a dar una respuesta honrada, difícilmente negarían que ellos padecen de los mismos problemas; y que al igual que en la congregación de Galacia, entre ellos también existe la tendencia a la mutua destrucción fraternal que existía en las congregaciones del primer siglo.

PEDÓFILOS Y TRAMPOSOS EN EL PARAÍSO

El supracitado artículo nos dice que difícilmente algún testigo podría considerarse como un feroz león, o como una rapaz y salvaje bestia. Pero, ¿Es cierto eso? ¿Qué hay de los miles y miles de niños hijos de testigos de Jehová que han sido violados y ultrajados sexualmente por sus correligionarios? ¿Acaso no es verdad que muchos inocentes fueron seducidos por la astucia de degenerados que dieron rienda suelto a sus bestiales instintos?
¿No es verdad que la pureza y la inocencia de esos niños fue devorada por esos animales? ¿Existe la posibilidad que algún día la Organización Watchtower; en un ataque de honestidad, reconozca estos aberrantes abusos y nos explique cómo es posible que en el paraíso espiritual de Jehová hayan sucedido semejantes atrocidades?

Como un ejemplo de lo que podría considerarse infierno en el paraíso, podemos mencionar un hecho que sucedió el 9 de agosto del 2004 en la ciudad de Rock Hill, South Carolina. Ese día un testigo de Jehová llamado Joe Meza- quien por cierto enfrentaba un juicio por haber violado a su propia hija- apuñaló y mató a sus tres hijas; mató a su esposa; incendió su casa, y se suicidó. Según las autoridades, unos días antes de su muerte, el “hermano Meza” había violado a otra de sus hijas. Es evidente que el hermano Meza gozaba de muy buena reputación dentro de la congregación Rock Hill de South Carolina.

Los reportes dicen que el hermano Meza luchaba “hombro a hombro” junto con los demás hermanos de la congregación por los intereses del reino, y disfrutaba de una hermosa, y pacífica hermandad espiritual, mientras que en casa abusaba sexualmente de sus hijas. De hecho, ¡Los reportes dicen que el hermano Meza gozó del apoyo de la congregación hasta el último dia de su vida, cuando mató a su familia y cometió suicidio!

Otro caso de abuso sexual muy prominente y que fue noticia de primera plana sucedió en British Columbia en 1985, cuando un testigo de Jehová de nombre Jeffery Anderson asesinó a su esposa y a sus dos hijas. A lo largo de la investigación, y en una consulta para posiblemente liberar a ese asesino, se supo que ese hombre por muchos años había violado a sus dos hijas.

En este caso la culpabilidad de los ancianos y de la Organización Watchtower es muy clara y evidente, y hasta se les puede corresponsabilizar por esta tragedia. En la investigación se supo que la señora Anderson había abandonado previamente a su esposo debido a los abusos que ella sufría; no obstante, en vez de respetar su decisión de separarse, los ancianos ofrecieron asesoria matrimonial, y le aconsejaron reconciliación.

Siguiendo el consejo de ellos, la hermana Anderson readmitió una vez más a ese desequilibrado mental en su vida, lo cual terminó en su muerte, y en el asesinato de sus dos hijas.

Un ejemplo más reciente de bestias en el paraíso nos los da un pedófilo y violador en serie llamado Ricky McLean; sujeto que se desempeñó como siervo ministerial en el Sur de California. En enero del 2009 el hermano McLean apareció en los noticieros del área de San Diego, y posteriormente en un programa de alcance nacional llamado America’s Ten Most Wanted Fugitives. ¿Sus crímenes? Al hermano McLean se le acusaba de ser un pedófilo empedernido y de haber abusado sexualmente de cientos de niños; incluyendo hijos de testigos de Jehová.

Aunque es verdad que estos son ejemplos extremos de crasa negligencia por parte de la Organización Watchtower; aún así, esto nos hace reflexionar y cuestionarnos cómo es posible que Betel soslaye estos aberrantes hechos, y considere la degeneración y perversidad que contienen como nimiedades y simples imperfecciones humanas; tal y como lo sugiere la revista La Atalaya.

Aunque el hermano McLean y otros pedófilos fueron expulsados después que sus perversidades salieron a la luz pública, parece ser que “la limpieza del paraíso” se mantiene por medio de la remoción de los sujetos indeseables. Sí, el artículo nos insinúa eso. Sin embargo, este problema tiene raíces mucho más profundas. Es muy válido preguntarnos por qué sucedieron esas cosas. Si el paraíso espiritual en que ellos viven es una provisión de Jehová Dios, ¿Cómo pueden ellos presumir de vivir en un paraíso espiritual libre de bestias depredadoras?

¿No se supone que en el verdadero paraíso de Jehová solo pueden vivir personas de altísimo calibre moral? ¿Acaso Adán y Eva vivían bajo la amenaza de feroces bestias? Si eso no es así, entonces nos preguntamos, ¿Por qué los testigos de Jehová sí viven bajo el peligro y la amenaza de bestias depredadoras en el paraíso watchtoweriano?

Esta perversidad no se limita a los testigos de a pie. Han habido muchos casos en que ancianos nombrados se han visto envueltos en escándalos de primera plana. Por ejemplo, en el estado de Montana una hermana anciana de 100 años de edad sufrió un fraude por millones de dólares. ¡Los criminales resultaron ser ancianos de su congregación, los cuales fueron sentenciados a prisión por las autoridades! El periódico The Helena Independent Record publicó esta noticia bajo el título:

“Dos Ancianos Testigos de Jehová Que Defraudaron a Una Anciana de Cien Años de los Ahorros de su Vida Fueron Sentenciados a 25 Años de Prisión”

Otro caso similar en el que se vio envuelto un tramposo y criminal anciano sucedió en la Florida en el año 2003. El periódico The South Florida Sentinel informó:

“Juez ordena a anciano de congregación pagar más de 4.7 millones de dólares en restitución a más de 50 víctimas de fraude piramidal; muchos de los cuales eran miembros de su propia congregación. El consultor financiero y ex misionero Raymond L. Knowles, ex residente de Pembroke Pines y Opalocka, y más recientemente ex residente de San Antonio Texas, fue sentenciado a 57 meses de cárcel en una prisión federal por el Juez de Distrito Donald L. Graham por engañar a ancianos y a inversionistas ingenuos en un multimillonario fraude, el cual consistía en la compra de acciones fantasmas. Él fue hallado culpable de 16 cargos de fraude por correspondencia, cuatro fraudes de envío de dinero, y cuatro fraudes en la compra de acciones fantasmas. Muchas de las víctimas fueron testigos de Jehová de la congregación donde él servía como anciano”.

Aunque estos también pueden considerarse como ejemplos extremos, estos ejemplos también nos sirven para demostrar los muchos males que privan dentro de las congregaciones de los testigos de Jehová; males que Betel niega por medio de su silencio, o minimiza en un esfuerzo por mantener sus paradisiacos espejismos. Es bueno preguntarnos si las víctimas de estos traidores líderes comparten la opinión watchtoweriana de que no existen ni pueden encontrarse bestias rapaces entre los testigos de Jehová.

Obviamente, existen miles y miles de casos criminales en que testigos de Jehová se han visto involucrados; sin embargo, algunos casos irrefutables son suficientes para demostrar la mentira del paraíso espiritual; pues tal y como decía Pablo, las razones de ellos para presumir no son verdaderas ni tienen mérito alguno.

¿QUÉ ES UN PARAÍSO ESPIRITUAL?

Ha llegado el momento en que nos preguntemos seriamente qué es en realidad un verdadero paraíso espiritual. Debido a que los cristianos originales no gozaron de tal privilegio; y contrariamente a las fantasías y afirmaciones rídiculas de Betel, pues es obvio que los testigos de Jehová no viven en ningún tipo de paraíso espiritual, nos vemos en la penosa necesidad de investigar este tema. ¿Qué significa estar o vivir en un paraíso espiritual?

¿Existirá alguna vez un maravilloso y verdadero paraíso espiritual o es eso solo una quimera?

Es mejor permitir a la Palabra de Dios que nos hable sobre dicho tema. El capítulo 35 del libro de Isaías nos dice que el verdadero paraíso espiritual nace como consecuencia de la gloriosa revelación de Jehová Dios. Por ejemplo, el versiculo dos menciona que la árida y estéril tierra vuelve a la vida y florece con una belleza paradisiaca: “Habrá los que verán la gloria de Jehová, el esplendor de nuestro Dios”.

El versiculo 4 nos indica que la revelación de la gloria de Jehová está íntimamente ligada a un acto de venganza por parte de Dios contra sus enemigos, y este acto también está relacionado con la salvación de su pueblo, pues leemos: “Digan a los que están ansiosos de corazón: “Sean fuertes. No tengan miedo. ¡Miren! Su propio Dios vendrá con venganza misma, Dios aun con un pago. Él mismo vendrá y los salvará“.

La Sociedad Watchtower enseña que el pueblo de Jehová fue liberado de las garras de Babilonia la Grande en 1919. Pero si eso es verdad, ¿Dónde está la evidencia que comprueba que Jehová Dios ejecutó venganza en contra de sus enemigos? Es obvio que los testigos de Jehová han sido cegados y engañados en este sentido por sus propios maestros.

No hay duda que esa es la razón por la cual aquellos que son primeramente disciplinados por Jehová, y después bendecidos por él, experimentan la apertura de sus ojos y de sus oidos de una forma increíble y maravillosa, pues en el contexto de esta profecía leemos: “En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos mismos de los sordos serán destapados. En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo, y la lengua del mudo clamará con alegría”.

La expresión “en aquel tiempo” es usada en dos ocasiones en el versiculo anterior. Eso indica que Dios abre los ojos y los oidos de su pueblo de manera súbita y repentina- y en masa-. Sí, la profecía dice que esto sucede en un tiempo específico, y no gradualmente en un intervalo que toma décadas y más décadas. Pero, ¿Cuándo sucede este milagro tan maravilloso? Eso sucede cuando Dios ejecuta su juicio en contra de los tiranos y fanfarrones que agravian y esclavizan a su pueblo.

Por lo tanto, si volvemos al capítulo 29 del libro de Isaías leemos acerca del decreto judicial de Jehová:

“¿No es cosa ya de muy poco tiempo y el Líbano tiene que ser tornado en huerto y al huerto mismo se le considerará lo mismo que un bosque? Y en aquel día los sordos ciertamente oirán las palabras del libro, y desde las tinieblas y desde la oscuridad hasta los ojos de los ciegos verán. Y los mansos ciertamente aumentarán su regocijo en Jehová mismo, y aun los pobres de la humanidad estarán gozosos en el mismísimo Santo de Israel, porque el tirano tiene que acabarse, y el vanaglorioso tiene que terminarse, y todos los que se mantienen alerta para hacer daño tienen que ser cortados, los que meten al hombre en pecado por [su] palabra, y los que tienden lazos hasta para el que censura en la puerta, y los que empujan a un lado al justo con argumentos vacíos”.

Por favor, analice el hecho que la profecía describe condiciones paradisiacas cuando los ojos y los oidos de los mansos son abiertos, al tiempo que simultáneamente llega el ignominioso fin del fanfarrón y tirano de las naciones. Ahora considere lo siguiente: La Sociedad Watchtower afirma que los testigos de Jehová han vivido en un paraíso espiritual y libres de la tiranía religiosa desde 1919; y sin embargo, aún así, no ha llegado el fin del los fanfarrones y tiranos de las naciones.

Los tiranos de las naciones son aquellos que las Escrituras identifican como borrachos espirituales, los cuales son incapaces de leer coherentemente las cosas contenidas en la profecía; tal y como lo discutimos en el capítulo anterior. Estas palabras aplican claramente a la directiva de la Sociedad Watchtower. De manera increíble, en la edición del 15 de octubre de la revista La Atalaya, el mismo Cuerpo Gobernante presume de ser iluminado y menciona su supuesto entendimiento de la profecía de Isaías como una prueba más que los testigos de Jehová viven verdaderamente en un paraíso espiritual.

Es obvio que Betel no tiene ni idea de lo que está hablando, pues si eso fuera verdad ellos no serían tan presuntuosos, ni se enorgullecerían de reinar sobre un paraíso espiritual que ni siquiera existe. Debido a ello, seguimos preguntándonos, ¿Qué es un paraíso espiritual? El paraíso espiritual es un entorno espiritual bendecido por Jehová mismo; un entorno que nace después que Jehová recompra a su pueblo del estado cautivo en que se encuentra durante la gran tribulación. El capítulo 51 del libro de Isaías hace mención de este hecho, y nos muestra la restauración espiritual de Sión:

“Porque Jehová ciertamente consolará a Sión. De seguro consolará todos sus lugares devastados, y hará que su desierto sea como Edén, y su llanura desértica como el jardín de Jehová. Alborozo y regocijo mismos se hallarán en ella, acción de gracias y la voz de melodía”.

Sí, “el jardin espiritual de Jehová” se caracterizará por la ausencia total y completa de toda clase perversidad. Jesús pronosticó que esa condición espiritual se haría una realidad durante la conclusión del sistema de cosas, cuando los poderosos angeles de Dios removerían del reino de Cristo “toda clase de tropiezo y desafuero y los echarían al ardiente horno de la destrucción”. Como resultado de dicha acción, ni siquiera un solo inicuo hallará cabida dentro del pueblo de Dios. El profeta nos dice lo siguiente al respecto:

“Y ciertamente llegará a haber una calzada allí, aun un camino; y será llamada el Camino de la Santidad. El inmundo no pasará por ella. Y será para el que anda por el camino, y ningún tonto andará errante [por ella].Ningún león resultará estar allí, y las bestias salvajes de las rapaces no subirán a él. Ninguna será hallada allí; y los que hayan sido recomprados tendrán que andar [allí]. Y los mismísimos redimidos por Jehová volverán y ciertamente vendrán a Sión con clamor gozoso; y habrá regocijo hasta tiempo indefinido sobre la cabeza de ellos”. -Isaías 35:8-10-

De manera similar, el profeta Ezequiel también menciona que ninguna bestia o animal rapaz amenazará de manera alguna al recomprado pueblo de Dios: “Y ciertamente celebraré con ellas un pacto de paz, y de veras haré que la bestia salvaje dañina cese de la tierra, y realmente morarán en el desierto en seguridad, y dormirán en los bosques”. -Ezequiel 34:23-

Tal y como el término lo sugiere, el paraíso espiritual es un refugio seguro y pacífico donde reina la armonía. Este paraíso espiritual se caracterizará por la ausencia total y completa de gente mala y perversa; tal y como el paraíso terrenal que se establecerá en el futuro.

Sí, en el paraíso espiritual que Jehová Dios proveerá no habrá lugar para ni siquiera un pedófilo; sí, ¡ni siquiera uno! En el paraíso espiritual de Jehová no habrá infieles apóstatas; homosexuales, ladrones o fornicarios, ¡ni siquiera uno! Sí, en ese lugar no habrá fanfarrones, presumidos ni insensatos; y obviamente, tampoco habrá ancianos traicioneros que se aprovechen de las viudas y de los indefensos.

Tal y como Jehová Dios colocó querubines a la puerta del Jardin de Eden para impedir que Adan o sus descendientes se intrujeran nuevamente en el paraíso; de igual manera, en el futuro los poderosos angeles de Dios impedirán el paso a la Calzada de la Santidad a todo tipo de bestias humanas. Sí, los angeles de Jehová resguardarán la seguridad de los peregrinos que se hallen dentro de la Calzada de la Santidad, y los dirigirán en su entrada triunfal a la Nueva Tierra que Dios promete en su Palabra.

El verdadero paraíso espiritual estará compuesto únicamente por aquellos que aman y obedecen a Jehová Dios y a Cristo Jesús, y ellos experimentarán bendiciones espirituales que en este momento no podemos siquiera concebir.

call-collect3