12) EL COLAPSO DE LA WATCHTOWER2018-11-02T11:38:56+00:00

‘’Por eso este error llegará a ser para ustedes como una sección rota que está a punto de caer, una comba en un muro muy elevado, el quebranto del cual puede venir de repente, en un instante’’ —Isaías 30:13

La segunda venida de Cristo es tal vez el acontecimiento más esperado de la historia, pero al mismo tiempo es el menos entendido correctamente. Aunque los testigos de Jehová no utilizan el término ‘’La segunda venida de Cristo’’, en su carta a los hebreos, el apóstol Pablo utilizó una expresión similar cuando dijo ‘’la segunda vez que aparece’’. Al hacer eso, el apóstol estaba comparando y contrastando ciertas características de la primera y segunda aparición de Cristo ante el mundo. Y tal y como se mostró en el capítulo 5, una segunda aparición de Jesús sugiere una parusía visible, no invisible. Debido a sus falsas expectativas, la tan anticipada aparición del Mesías en el siglo primero llegó a ser una piedra de tropiezo para la nación judía en conjunto. Ellos esperaban que el Mesías restaurara el reino de David en Jerusalén y expulsará al tan odiado Imperio Romano. El que esa fuera la esperanza general del pueblo judío en ese momento queda evidenciado por la pregunta que le hicieron los apóstoles a Jesús después de su resurrección, a saber: ‘’ Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este tiempo?”.

Era algo inconcebible para los hebreos de aquel tiempo el hecho de que el Mesías no llegara a ser parte del Establecimiento Judío. Ellos eran el pueblo de Dios y lo habían sido por casi 2000 años. Además, al parecer, nunca se les enseñó oficialmente que el Mesías aparecería una vez más. Por lo tanto, era inevitable que los orgullosos líderes judíos rechazaran a Jesús.

Pero cuando los romanos destruyeron Jerusalén y su templo en el año 70 E.C., el sistema de adoración judía tuvo un final abrupto y como consecuencia, las posibilidades de que un Mesías futuro viniera de la nación judía eran nulas. Desde el punto de vista de Jehová, el sistema judío había servido a su propósito. Este había producido al Mesías prometido tal como Jehová lo había planeado y, por lo tanto, dejó de existir.

Al parecer, el propósito de la carta a los hebreos era preparar a los cristianos originarios de esa zona para el fin del sistema de cosas judío. Por ejemplo, haciendo referencia a Jerusalén, Pablo escribió en Hebreos 13:12- 14: ‘’Por eso Jesús también, para santificar al pueblo con su propia sangre, sufrió fuera de la puerta.  Salgamos, pues, a él fuera del campamento, soportando el vituperio que él soportó, porque no tenemos aquí una ciudad que continúe, sino que buscamos solícitamente la que ha de venir.’’

Al decir que Jesús estaba ‘’fuera de la puerta’’, Pablo hacía referencia al hecho de que Jesús fue ejecutado literalmente fuera de los muros de Jerusalén; y al decir que él estaba ‘’fuera del campamento’’, el apóstol hacía referencia a los sacrificios hechos en el tabernáculo, los restos de los cuales eran echados fuera del campamento. Pero al hacer tal analogía, el apóstol estaba diciendo que Jesús ‘’estaba fuera’’ del establecimiento judío centrado en Jerusalén.

Y debido a que los cristianos del primer siglo estaban a la expectativa del inminente regreso de Cristo, parece probable que ellos también esperaban que Jesús volviera a la ciudad literal de Jerusalén. Sin duda, es por eso que Pablo les recordó a los cristianos hebreos que ellos no tenían ‘’ una ciudad que continúe’’.

Debido a que Jesús y Pablo utilizaron la expresión ‘’la conclusión del sistema de cosas’’ en conexión con el fin de Jerusalén como el centro de adoración a Jehová, es evidente que el patrón del siglo primero tiene una importancia especial para aquellos cristianos que vivieran en el tiempo en que Jesús aparecería por segunda vez durante la conclusión del entero sistema de cosas actual.

En el capítulo 12 de Hebreos, Pablo le recuerda a los cristianos el asombroso poder de Jehová que se reflejó cuando el pueblo israelita estaba frente al monte Sinaí. Cuando Jehová le habló a Moisés desde la cima, la montaña entera tembló y estuvo envuelta en fuego y humo de manera aterradora. Con la intención de dejar a un lado cualquier sospecha acerca de una posible erupción volcánica, se escucharon sonidos de trompeta ensordecedores desde la dimensión espiritual. El apóstol Pablo luego explica el significado de tal acontecimiento citando al profeta Ageo cuando dijo: ‘’ En aquel tiempo su voz sacudió la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: ‘Todavía una vez más pondré en conmoción no solo la tierra, sino también el cielo’. Ahora bien, la expresión ‘Todavía una vez más’ significa la remoción de las cosas que son sacudidas como cosas que han sido hechas, a fin de que permanezcan las cosas que no son sacudidas. Por eso, puesto que hemos de recibir un reino que no puede ser sacudido…’’

Originalmente, ‘’las cosas que son sacudidas’’ hacían referencia al entero sistema religioso judío, con su ciudad santa, templo y sacerdotes siendo sacudidos hasta dejar de existir. Sin embargo, la profecía de Ageo, de la cual citó directamente el apóstol Pablo, predice que Jehová mecería toda la tierra, no solo a Jerusalén.

Siendo así, todas las profecías nos muestran que este malvado sistema de cosas será mecido hasta ser completamente destruido cuando Jesús aparezca por segunda vez. Esa destrucción también incluirá lo que hasta ese momento habrá servido como el centro terrestre de la adoración a Jehová, así como Jerusalén igualmente llego a su fin. De hecho, lo único que quedará en pie después de ese cataclismo de proporciones apocalípticas será el Reino de Dios y aquellos con una fe inamovible en él.

LA SOLUCIÓN A LOS ASUNTOS PLANTEADOS EN EDÉN

Trágicamente, la raza humana ha estado alejada de Dios desde el tiempo en que Adán y Eva se rebelaron contra Jehová y fueron expulsados del paraíso del placer conocido como el Jardín del Edén. La entrañable y hermosa relación que Adán disfrutó brevemente con su Creador se arruinó, tanto para él como para su descendencia.

Como una muestra de la relación cercana que existía entre Dios y el hombre, el relato del Génesis revela que hubo un tiempo en que la presencia de Jehová se manifestaba de alguna manera durante la parte airosa del día, como si se paseara por el Jardín del Edén conversando casualmente con su hijo terrestre, Adán. A excepción de aquellos momentos de armonía perfecta entre Dios y el ser humano, la historia de la humanidad está plagada de terribles acontecimientos que nos demuestran cuan alejado ha estado el hombre de nuestro amoroso Padre Celestial.

Pero Jehová ha sido como un padre paciente que ayuda a su hijo problemático. Debido a su inmensa sabiduría, Jehová sabe que la única manera de que la humanidad deje a un lado su necedad y llegue a valorar verdaderamente los beneficios de obedecer y confiar completamente en Dios es que suframos las consecuencias de nuestra altivez y absurda falta de fe.

Tal como los testigos de Jehová saben, una parte esencial del propósito de Dios para redimir a la humanidad es el establecimiento del Reino de Cristo. En asociación con Cristo Jesús, hay 144 mil personas escogidas de entre la humanidad, las cuales eventualmente serán invitadas a acercarse a la presencia de Jehová en los cielos, la verdadera santa montaña y ciudad de Dios. Pero, ¿Con qué objetivo irán allá? Sin duda, Jehová y Jesús no necesitan ningún tipo de ayuda como reyes asociados. Por eso nos preguntamos: ¿Por qué invita Dios a seres muy inferiores a él provenientes del mundo material a hacer parte de su glorioso lugar de residencia celestial?

Encontramos la respuesta a esta pregunta volviendo atrás, al Jardín del Edén. En ese momento, Satanás dio a entender que Jehová estaba ocultando algo realmente bueno de Adán y Eva. ‘’¿Es realmente el caso?’’ Fue lo que dijo la astuta serpiente. Después, en los días de Job, el Diablo insinúo hipócritamente que los seres humanos amaban a Jehová porque el Dios Todopoderoso los sobornaba. Para su alabanza eterna, la respuesta de Jehová a las terribles acusaciones en su contra ha ido más allá de lo que cualquier ser humano o ángel haya alguna vez imaginado. Jehová no solo iba a proveer los medios para redimir legalmente a la humanidad y restaurar el paraíso para ellos, probando así que siempre ha tenido las mejores intenciones para con nosotros desde el principio, sino que en su gran Magnanimidad, Jehová también se propuso escoger a algunos seres humanos y exaltarlos al cielo mismo.

Pero la gran bondad de Jehová va más allá de simplemente convertir criaturas humanas en espíritus. Nos deja sin palabras el hecho de que Jehová se proponga que estos escogidos tengan vida en sí mismos. Eso es algo que ningún ser humano puede poseer, ya que como criaturas terrenales dependemos de comida, agua y otros factores para sobrevivir. Y, aunque los ángeles son una forma superior de vida, ninguno de ellos posee vida en sí mismo. El tener vida en sí mismo significa ser inmortal. Los seres inmortales no necesitan a Jehová para sostenerse. La inmortalidad significa poseer vida como un ser indestructible e incorruptible que no puede morir. La inmortalidad significa depender únicamente de uno mismo para su propia existencia. ¡Ser inmortal significa poseer una vida como la de Jehová Dios mismo!

Por lo tanto, Jehová Dios no solo exalta a simples criaturas humanas a su presencia misma (las cuales algunas provienen de los peores muladares de la humanidad) sino que Él se propone que ellos lleguen a ser iguales a Él en su naturaleza, a saber, seres inmortales, gloriosos y divinos. Y eso es exactamente lo que Satanás dio a entender que Jehová supuestamente no quería compartir con nadie cuando dijo: ‘’ Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo’’.


Según el diablo, Dios no confiaba en su propia creación. Y dado que los primeros humanos y el Acusador Mayor obviamente no eran confiables, ¿quién podría realmente argumentar lo contrario? Pero contrariamente a las presuntas acusaciones del Diablo, Jehová ha considerado oportuno otorgar amorosamente el incomprensible don de llegar a ser exactamente como Él a Cristo y a algunos de los hijos de Adán. Con toda probabilidad, el Acusador Mayor no tenía ni idea del alcance del amor de Dios hacia su creación. De manera magistral y maravillosa, Jehová Dios ha demostrado que Él es el Verdadero Dios de dioses. ¡No solo ha demostrado ser un Dios Todopoderoso, sino que también ha demostrado ser un Dios mucho más sabio, pues ha probado su Superioridad Moral sobre sus acusadores, tanto humanos, como demoníacos, de cualquier forma concebible!

Al ver la forma maravillosa e inesperada con que Jehová Dios respondió a las acusaciones del Diablo, Satanás ha tratado de minimizar su derrota al desvirtuar el Glorioso Propósito de Dios, fomentando mentiras e ideas que nos dicen que todos nacemos con un alma inmortal. De manera similar, él ha promovido la falsa creencia que todas las personas buenas van al cielo cuando mueren, como si tal privilegio fuera un derecho legal adquirido por el simple hecho de haber nacido, y no dependiera de la decisión y bondad amorosa de Dios hacia la humanidad.  

Es claro que el objetivo de Satanás es devaluar ante nuestros ojos el don y privilegio que Dios da a algunos de los hijos de la humanidad al otorgarles vida inmortal y hacer que esto sea visto como cosa cotidiana. La verdad de las cosas es que Dios no otorga vida eterna en los cielos con Él, y mucho menos inmortalidad, a cualquier hombre, a menos que esa persona pruebe primero tener una fe inquebrantable en su Hijo, Cristo Jesús.

Por lo tanto, para poder crear en sus elegidos una fe indómita, ellos deben soportar primero la ira y la disciplina de Jehová, pues aún el Señor de señores, Jesucristo, aprendió obediencia por las cosas que él sufrió.

Eso nos trae de regreso al libro de Hebreos, y por esa razón, el apóstol exhorta a los hijos de Dios a aguantar la disciplina. En Hebreos 12:8 – 10 Pablo escribió:  Pero si ustedes están sin la disciplina de la cual todos han llegado a ser participantes, son verdaderamente hijos ilegítimos, y no hijos. Además, solíamos tener padres que eran de nuestra carne para disciplinarnos, y les mostrábamos respeto. ¿No hemos de sujetarnos mucho más al Padre de nuestra vida espiritual, y vivir? Pues ellos por unos cuantos días nos disciplinaban según lo que les parecía bien, pero él lo hace para provecho nuestro de modo que participemos de su santidad.’’  Unos versículos después, en el mismo capítulo 12, de manera parcial, Pablo cita al libro de Isaías diciendo: “Por lo tanto, enderecen las manos que cuelgan y las rodillas debilitadas y sigan haciendo sendas rectas para sus pies, para que el cojo no se descoyunte, sino más bien, sea sanado.”

El capítulo 35 del libro de Isaías que Pablo citó es una exhortación para el pueblo de Israel después de haber sido censurados y castigados severamente como nación. En realidad, el verdadero significado de esta profecía aplica al Israel espiritual después de haber sido reprendidos y disciplinados. Es de esta manera como Pablo anima y consuela a los cristianos que estarían vivos durante la conclusión del presente sistema de cosas; cuando Jehová sacuda los cielos y la tierra una vez más y discipline severamente a aquellos que Él considera sus hijos. Esto sucederá cuando el Israel espiritual se encuentre finalmente frente al asombroso e impresionante Monte Sión.

Habiendo considerado más de cerca cómo Jehová se ha propuesto resolver de manera permanente el desafío a su soberanía universal, considere, ahora, la culminación de su trabajo.

TU MAGNÍFICO INSTRUCTOR NO SE ESCONDERÁ MÁS

Como el Creador y Gobernante del Universo, Jehová Dios está especialmente capacitado para instruir a su creación y revelarle sus propósitos. Sin embargo, es parte de su plan permanecer callado y escondido por un tiempo y permitir que los acontecimientos tomen su rumbo para así poder enseñarle a su creación una lección vital.  Es tal como Dios mismo dice en Isaías 57:11: ‘’ ¿No estaba yo guardando silencio y escondiendo los asuntos?’’ 

De acuerdo al contexto del capítulo 30 del libro de Isaías, es durante los acontecimientos que inmediatamente preceden al fin del mundo cuando Jehová Dios se convierte en el Gran Instructor y Salvador de aquellos que creen en Él. Es por eso que Isaías 30:20 nos dice: “Y Jehová ciertamente les dará a ustedes pan en la forma de angustia y agua en la forma de opresión; no obstante, tu Magnífico Instructor ya no se esconderá de ti, y tus ojos tienen que llegar a ser ojos que vean a tu Magnífico Instructor.”

El contexto también indica que Jehová se revela como nuestro Gran Instructor durante el Día del Juicio. Es por eso que Isaías 30:18 dice: “Y por lo tanto Jehová se mantendrá en expectación de ustedes, y por lo tanto se levantará para mostrarles misericordia. Porque Jehová es un Dios de juicio. Felices son todos los que se mantienen en expectativa de Él.”

Pero si Dios ya se ha revelado completamente como el Magnífico Instructor en 1919, tal y como la Watchtower insinúa, ¿qué objetivo tendría el que sus siervos estuvieran a la expectativa de que se les muestre favor y reciban más instrucciones dadoras de vida? La verdad del asunto es que el pueblo de Jehová aún debe ser alimentado con el pan de la angustia y beber las aguas amargas de la opresión, y es precisamente durante ese tiempo desfavorable que pronto llegará cuando Jehová se revelará a sí mismo como el Magnífico Instructor.

En vista de eso, el versículo posterior también debe tener un cumplimiento futuro: “Y tus propios oídos oirán una palabra detrás de ti que diga: “Este es el camino. Anden en él”, en caso de que ustedes se fueran a la derecha o en caso de que se fueran a la izquierda”.

Ahora bien, considere lo siguiente: Si Jehová dirige a su pueblo y supuestamente su pueblo lo sigue; y, aun así, escuchan una voz que les habla desde atrás, ¿No significa eso que su pueblo se ha extraviado en el momento en que aparentemente su Magnífico Instructor les habla desde atrás, como si les pidiera que enmendaran su camino?  Betel nos dice que no. Esto es lo que nos dice el comentario que ellos hicieron de esta porción del libro de Isaías:

‘’ El ‘Magnífico Instructor’ es Jehová. No hay maestro que lo iguale. Pero ¿cómo puede la gente ‘verlo’ y ‘oírlo’? Jehová se revela por medio de sus profetas, cuyas palabras están escritas en la Biblia. Cuando los adoradores fieles de la actualidad la leen, es como si la voz paternal de Dios les indicara el camino por el que deben ir y los exhortara a reajustar su proceder para andar en él. Todo cristiano debe escuchar atentamente lo que Jehová dice en las páginas de la Biblia y mediante las publicaciones basadas en esta que proporciona “el esclavo fiel y discreto”.

Pero ignorando las convenencieras interpretaciones de esa institución, es evidente que esta voz no proviene de las “publicaciones basadas en la Biblia” que ella provee. La gran ironía es que la terca negativa de ellos a reconocer su necesidad de ser corregidos parece ser una de las razones principales por la que el Gran Instructor entra en acción, animando a su pueblo a arrepentirse y a andar correctamente por un nuevo camino.

AY DE LOS HIJOS TERCOS

En Isaías 30:1 y 2 Jehová se dirige a los israelitas y los llama “hijos tercos”:“¡Ay de los hijos tercos —es la expresión de Jehová—, [aquellos dispuestos] a llevar a cabo consejo, pero no el que proviene de mí; y a derramar una ofrenda de bebida, pero no con mi espíritu, para añadir pecado a pecado; los que están poniéndose en camino para bajar a Egipto, y que no han inquirido de mi propia boca, para abrigarse en la plaza fuerte de Faraón y para refugiarse en la sombra de Egipto’’.

Es importante notar que Isaías 30:1 no es el único lugar de Isaías donde Dios anuncia ayes contra su pueblo. De hecho, los capítulos 28 al 31 de ese libro comienzan con ayes: ‘’ ¡Ay de la corona eminente de los borrachos de Efraín… ¡Ay de Ariel, de Ariel… ¡Ay de los que bajan a Egipto!… no han buscado a Jehová mismo.’’

Los hijos de Jehová tienen acceso al consejo de su Padre, pero para vergüenza de ellos, estos se niegan tercamente a apoyarse en su sabiduría y espíritu. En vez de eso, aparentan hacer las cosas de la forma en que Dios las ordena, pero confían en sus propias esfuerzos y planes. Todo esto que hemos visto hasta ahora tiene implicaciones que van mucho más allá del antiguo Israel. Pero, ¿Pueden considerarse los testigos de Jehová de la actualidad tan tercos como los israelitas de la antigüedad? ¿Puede decirse que al igual que los israelitas ellos sufrirán las mismas consecuencias de su terquedad?

Por desgracia, sí. La directiva de los testigos de Jehová está igualmente dispuesta a llevar a cabo sus propios planes, lo cual significa que los cristianos pueden aparentar obedecer a Dios, pero sus sacrificios no necesariamente están de acuerdo con Su voluntad.

Ciertamente, la alianza que la Watchtower hizo con las Naciones Unidas fue algo profano. Y el negarlo simplemente agrega pecado al pecado, como lo afirma Isaías. Aquello fue una ofrenda de sacrificio que sin duda no tuvo la bendición de Jehová.

Al igual que los israelitas buscaron seguridad en Egipto, aparentemente los abogados que representan a la Watchtower también han hecho tratos dudosos con varias agencias políticas además de las Naciones Unidas para promover los intereses de la Sociedad en ciertos países. Por ejemplo, a fines de la década de 1990, el gobierno búlgaro le negó a la Watchtower el reconocimiento legal porque, entre otras cosas, las autoridades consideraron que la organización obligaba a sus miembros a rechazar las transfusiones de sangre y si las aceptaban se enfrentaban a la congregación. La Watchtower apeló la decisión búlgara ante la Comisión Europea de Derechos Humanos. En 1998, los abogados llegaron a un acuerdo. El gobierno búlgaro otorgaría el reconocimiento legal a la Watchtower y los testigos de Jehová obtendrían el estatus de objetores de conciencia. Pero, a cambio, la Watchtower aceptaría no imponer sanciones contra los testigos búlgaros que recibieran transfusiones de sangre. Y como era de esperarse, la directiva de la Watchtower no hizo ninguna mención de este compromiso a los testigos de Jehová.

Más recientemente, Geoffrey Jackson, un miembro del Cuerpo Gobernante, afirmó en una declaración jurada ante una Comisión Real en Australia que la razón por la que los testigos de Jehová no habían denunciado ni un solo delito de los más de 1.000 actos delictivos conocidos cometidos en contra de niños pertenecientes a diferentes congregaciones, se debía a que no había ninguna ley que lo exigiera. Jackson afirmó que los ancianos cristianos estaban obligados por la Biblia a no sobrepasar sus límites en tales asuntos. Pero si una ley les exigía que dejaran de lado los mandatos de las Escrituras, entonces se “resolvería su dilema”, tal y como lo expresó.

Tal disposición a negociar con el Diablo en asuntos vitales de fe indica que los líderes espirituales y los portavoces de los testigos de Jehová ciertamente encajan en el perfil descrito en la profecía como aquellos que llevan a cabo sus propios planes sin consultar a Jehová. ¡Ay de los hijos obstinados que se niegan a rendir cuentas y no se arrepienten de su hipocresía y traición!

Aunque parezca un asunto insignificante, Jesús dijo que la persona (o institución) infiel en lo mínimo también es infiel en lo mucho. Siendo ese el caso, y en vista de la tendencia de esta institución a transgredir a fin de preservar y proteger sus intereses, podemos preguntarnos lo siguiente: ¿cómo reaccionaría la directiva de la Watchtower ante la desaparición de la organización en el futuro?

Los testigos de Jehová creen presuntuosamente que Dios protegerá a su llamada “organización visible” de todas las calamidades. Esto se debe a que muchas de las profecías se han aplicado incorrectamente, por lo que es simplemente inconcebible en la mente de los testigos de Jehová que la organización llegue a ser un objetivo de la ira de Dios. Contribuyendo a esa mentalidad, la Watchtower aplica el siguiente versículo a sí misma: “¡Mira! Yo mismo he creado al artífice, el que sopla sobre el fuego de brasas y produce un arma como su hechura. Yo mismo, también, he creado al hombre ruinoso para obra de destrozar. Sea cual sea el arma que se forme contra ti, no tendrá éxito, y sea cual sea la lengua que se levante contra ti en el juicio, la condenarás. Esta es la posesión hereditaria de los siervos de Jehová, y su justicia proviene de mí”, es la expresión de Jehová.’’ (Isaías 54:16 – 17)

Sin embargo, esta porción de Isaías, aunque escrita más de un siglo antes de que Jerusalén fuera destruida por los caldeos, es en realidad una proyección de la voz de Dios a su pueblo que vive en el exilio en Babilonia, asegurándoles su bendición y garantizándoles que Jerusalén será reconstruida y el propósito ligado a ella se cumplirá. No obstante, no debemos ser tan infantiles y negar el hecho que el arma que Dios uso contra los infieles judíos sí tuvo exito. No había qué pudiera evitar la destrucción de Jerusalén, pues Dios ya lo había decretado. En ese sentido Jerusalén tipifica lo que en la actualidad conocemos como la organización terrenal de Jehová.

El contexto del capítulo 54 de Isaías nos muestra que Dios consuela a su amada organización después de la destrucción de Jerusalén: “Oh mujer afligida, arrojada por la tormenta, no consolada, aquí voy a colocar tus piedras con argamasa dura, y ciertamente colocaré tu fundamento con zafiros. Y ciertamente haré tus almenajes de rubíes, y tus puertas de piedras relumbrantes como el fuego, y todos tus límites de piedras deleitables. Y todos tus hijos serán personas enseñadas por Jehová, y la paz de tus hijos será abundante.’’ (Isaías 54:11 – 13).

Aunque la Jerusalén terrenal fue reconstruida, la profecía claramente habla de realidades espirituales muy superiores relacionadas con la Nueva Jerusalén Celestial. Ciertamente, el capítulo 21 del libro de Revelación nos muestra una Nueva Jerusalén muy similar a la que mencionó Isaías. Es precisamente esa ciudad simbólica, es decir, el reino de Dios, lo que nunca será destruido.

No hay duda que la directiva de la Sociedad Watchtower ha resultado ser como hijos tercos, a tal grado que se apoyan a sí mismos con razonamientos e interpretaciones equivocadas. Tal y como el establecimiento judío trató de silenciar a los profetas de Jehová, de igual manera, ellos también se burlan ante cualquiera que sugiera que los juicios de Dios pudieran aplicar a los testigos de Jehová y no a la cristiandad.

Es por eso que el profeta enviado por Jehová les dice a los hijos obstinados: ‘’Porque es un pueblo rebelde, hijos mentirosos, hijos que no han querido oír la ley de Jehová; que han dicho a los que ven: ‘No deben ver’, y a los que tienen visiones: ‘No deben ver en visiones para nosotros cosas de derechura. Háblennos cosas melosas; vean en visiones cosas engañosas.’’

Si bien prácticamente todos los profetas hebreos predicen de manera directa cómo “Israel” será juzgado por Dios, la Watchtower desvía todos los aspectos negativos de esas visiones proféticas a la cristiandad o los aplica a los eventos relativamente insignificantes que tuvieron lugar durante la Primera Guerra Mundial. ¡Hasta han llegado a ignorar secciones de la Biblia! ¡Que traicioneros y mentirosos!

De manera obstinada, la Sociedad Watchtower se ha negado rotundamente a escuchar la voz de Jehová en este sentido. ‘’Los que ven’’ son aquellos que poseen la comprensión correcta de las visiones proféticas que Jehová originalmente dio a los profetas bíblicos. Pero, no hay lugar para estas personas entre los testigos de Jehová de hoy. Así como los judíos no fueron receptivos a los edictos del Cielo, la directiva de la organización tampoco está dispuesta a aceptar el consejo de Dios tal y como está contenido en las Escrituras. Prefieren escuchar “cosas melosas” que exaltan las virtudes del esclavo fiel y lo maravillosa que es su organización. Solo permiten que las llamadas “visiones engañosas” existan dentro del arreglo teocrático, a las cuales Pablo llamó una “operación de error”.

En este sentido, las interpretaciones proféticas preferidas de la Watchtower se han erigido como una pared impenetrable y protectora, presumiblemente sólida. ¡Qué equivocados están!

UNA COMBA EN UN MURO MUY ELEVADO

El capítulo 30 de Isaías expresa la intención de Jehová de derribar el ‘’muro muy elevado” de errores que la organización ha construido. Jehová dice: ‘’por eso este error llegará a ser para ustedes como una sección rota que está a punto de caer, una comba en un muro muy elevado, el quebranto del cual puede venir de repente, en un instante.  Y uno ciertamente lo quebrará como se quiebra un jarro grande de los alfareros, triturado sin tener[le] uno consideración, de manera que no se pueda hallar entre sus pedazos triturados un fragmento de vasija de barro con el cual sacar el fuego del hogar o espumar agua de un lugar pantanoso.’’

Pero, ¿aplica realmente la profecía de Isaías a la Watchtower?

Bueno, para contestar esta pregunta considere una profecía similar. En el capítulo 13 del libro de Ezequiel también se pronuncian ayes contra el pueblo de Dios y sus profetas, pues leemos: “¡Ay de los profetas estúpidos, que andan tras su propio espíritu, cuando no hay nada que hayan visto!’’

¿Quiénes son aquellos a quienes Ezequiel denuncia? Jehová nos dice de ellos: “Han visto en visión lo que no es cierto y [lo que es] una adivinación mentirosa, los que están diciendo: ‘La expresión de Jehová es’, cuando Jehová mismo no los ha enviado, y ellos han esperado para que se realice una palabra. ¿No es una visión falsa la que ustedes han visto en visión, y una adivinación mentirosa lo que han dicho, al decir: ‘La expresión de Jehová es’, cuando yo mismo no he hablado nada?’’

Considerando el paralelo cristiano de la profecía, ¿quién, aparte de la Organización Watchtower, habla con autoridad en nombre de Jehová? Como todos los testigos de Jehová saben, la Watchtower afirma ser el portavoz terrenal de Dios. Como tal, la organización afirma que sus interpretaciones proféticas son expresiones auténticas de Jehová, especialmente cuando se trata de las profecías que la Watchtower ha vinculado a 1914. Es como si durante el siglo pasado los profetas de Betel hubieran ‘’esperado para que se realice una palabra’’, pero todo fue en vano. En lugar de reivindicar su visión de 1914, el paso del tiempo solo revela más grietas en el muro.

En vista de que la gran mayoría de las interpretaciones proféticas de esa organización están equivocadas – tal y como hemos demostrado en este libro – desde el punto de vista de Dios esos dogmas son solo una visión mentirosa. Y debido a que los “profetas” usan la autoridad de la organización y afirman hablar en el nombre de Jehová, como si hubieran obtenido su conocimiento esotérico directamente de una fuente divina, es como si tales visionarios estuvieran promoviendo una adivinación mentirosa.

(Nota: por la razón que sea, la Traducción del Nuevo Mundo en inglés de 2015 eliminó la palabra “adivinación” y simplemente la traduce como “mentira”. Sin embargo, otras traducciones usan la palabra “adivinación”. La versión Reina Valera de 1960 utiliza la expresión ‘’adivinación mentirosa’’ también).

Sin embargo, la pregunta sigue siendo la misma: ¿Aplica todo esto realmente a aquellos que en realidad son el pueblo de Dios o simplemente a aquellos que falsamente afirman serlo? Ezequiel 13: 9-10 proporciona la respuesta: ‘’Y mi mano ha llegado a estar contra los profetas que están viendo en visión falsedad y que están adivinando una mentira. En el grupo íntimo de mi pueblo no continuarán, y en el registro de la casa de Israel no serán escritos, y al suelo de Israel no vendrán; y ustedes tendrán que saber que yo soy el Señor Soberano Jehová, por causa, sí, por causa de que ellos han descarriado a mi pueblo, diciendo: “¡Hay paz!”, cuando no hay paz, y hay uno que construye un tabique, pero en vano hay quienes lo enlucen con lechada.’’

La profecía dice claramente que los “profetas estúpidos” han llevado a las personas que pertenecen a Dios por el camino equivocado. Naturalmente, la Watchtower enseña que los falsos visionarios condenados tipifican al clero de la cristiandad. Pero si los testigos de Jehová son el verdadero pueblo de Dios, ¿cómo es posible que los supuestos “profetas estúpidos” de la cristiandad tengan el poder y la influencia para desviar al pueblo de Dios?

Los profetas en contra de quienes habla Jehová son los hombres más prominentes en la organización. Ellos son los responsables de engañar a los testigos de Jehová por medio de visiones falsas y mentirosas. Son las mismas enseñanzas de la Watchtower las que continuamente endulzan los oídos de los testigos de Jehová; asegurándoles que “hay paz’’ y que ‘’todo está bien en el paraíso espiritual”.

Sin lugar a dudas, la Watchtower se ha esforzado mucho por convencer a los testigos de que Jehová llegó a ser Rey en 1914, aplicando casi todas las profecías en la Biblia a esa fecha, y de esa manera los ciegan ante la realidad de una futura presencia de Cristo.

La analogía de un muro endeble es acertada. Betel ha construido una elaborada y extensa estructura de interpretaciones de profecías bíblicas similar a un muro que sirve principalmente para fortalecer el lugar de la Sociedad Watchtower como la organización de Jehová. El logotipo de la organización, una torre de vigilancia de piedra, es una manifestación irónica de lo metafórico. 

Demostrando su compromiso inquebrantable de mantener el muro, en el período previo a 2014, Betel publicó un artículo que celebraba los 100 años del supuesto establecimiento del Reino, así como un libro titulado: El Reino de Dios Ya Está Gobernando e incluso una recreación en video del “histórico” momento en que CT Russell anunció que los tiempos de los gentiles habían terminado. Ese bombardeo de publicaciones, se llevó a cabo indudablemente para reforzar la mentira de 1914 en las mentes de los testigos de Jehová.

Cuando se hacen tantos esfuerzos vanos por apoyar una mentira, es como si los promotores de la Watchtower cubrieran con lechada fresca y nueva los viejos fraudes y errores del pasado. Independientemente de sus esfuerzos, cuando Jehová realmente llegue a reinar y juzgue a su pueblo, el muro profético encalado de la Watchtower será derribado y pulverizado sin duda alguna. Tal y como predijo Isaías, todo ocurrirá “de repente, en un instante”, lo que significa que todas esas mentiras no serán desmanteladas poco a poco con el tiempo. No, una vez que comience el verdadero Apocalipsis, el muro teocrático de la Watchtower colapsará violentamente.

De hecho, Jehová le ordena a su verdadero profeta anunciar a los visionarios falsos de antemano que su muro va a caer. Ezequiel 13: 11-16 nos dice: ‘’Di, a quienes lo enlucen con lechada, que caerá. Un aguacero inundante ciertamente ocurrirá, y ustedes, oh piedras de granizo, caerán, y una ráfaga de tempestades de viento misma causará un partir.  Y, ¡mira!, el muro tendrá que caer. ¿No se les dirá a ustedes: ‘¿Dónde está el revestimiento con el cual hicieron el enlucido?’?” Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘También ciertamente haré que estalle una ráfaga de tempestades de viento en mi furia, y en mi cólera ocurrirá un aguacero inundante, y en furia habrá piedras de granizo para un exterminio.  Y ciertamente demoleré el muro que ustedes han enlucido con lechada y lo pondré en contacto con la tierra, y su fundamento tiene que quedar expuesto. Y ella ciertamente caerá, y ustedes tienen que acabarse en medio de ella; y tendrán que saber que yo soy Jehová’.” ‘Y ciertamente llevaré mi furia a su final sobre el muro y sobre los que lo enlucen con lechada, y les diré a ustedes: “El muro ya no es, y los que lo enlucieron ya no son, los profetas de Israel que están profetizando a Jerusalén y que están viendo en visión para ella una visión de paz, cuando no hay paz”’, es la expresión del Señor Soberano Jehová.’’

(Nota: Con el lanzamiento de la primera edición de esta publicación en 2005, a cada miembro del Cuerpo Gobernante se le envió una copia junto con una carta abierta titulada: ¡El muro debe caer!)

El que la profecía anterior de Ezequiel aplique a la congregación de Cristo durante el tiempo en que él aparece por segunda vez es evidente cuando leemos una profecía paralela en el capítulo 28 de Isaías. Lo significativo de esta profecía es que Dios usa la misma analogía, -tormentas e inundaciones- para mencionar el hecho que cierto muro de mentiras y fantasías debe caer, un muro construido y establecido por los fanfarrones gobernantes del pueblo de Dios.

Isaías 28: 14-16 nos dice: ‘’Por lo tanto, oigan la palabra de Jehová, fanfarrones, gobernantes de este pueblo que está en Jerusalén: Porque ustedes han dicho: “Hemos celebrado un pacto con la Muerte; y con el Seol hemos efectuado una visión; la avenida repentina, inundante, en caso de que pase, no vendrá a nosotros, porque hemos hecho de una mentira nuestro refugio, y en la falsedad nos hemos ocultado”;  por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Aquí voy a colocar como fundamento en Sión una piedra, una piedra probada, el precioso ángulo de un fundamento seguro. Nadie que ejerza fe será sobrecogido de pánico.’’

Como prueba de que esa profecía aún no se ha cumplido, Isaías 28:16 menciona que el establecimiento del reino de Cristo se da al mismo tiempo en que la inundante y avasalladora denunciación de Jehová ocurre. La profecía nos dice que Jehová coloca la piedra de fundamento de Sión – lo cual es una referencia al reino de Jesús – al mismo tiempo que ocurre una terrible inundación. Los que creen que han hecho un pacto con la muerte y el Seol son aquellos que basan su seguridad en el puesto que ocupan dentro de la organización. Para horror de ellos, su supuesto seguro y confiable refugio será arrastrado por un torrente de aflicciones y persecución.

Los verdaderos cristianos, es decir, aquellos que conocen y confían en Jehová y tienen su fe puesta en Cristo, no entrarán en pánico durante los terribles acontecimientos venideros. Su fe es más fuerte que la lealtad organizacional. No hace falta decir que el verdadero regreso de Cristo reducirá a nada la parusía invisible de la Watchtower y las esperanzas de aquellos que tontamente se aferran a la mentira cuando finalmente todas las falsedades sean arrastradas por el torrente de la ira de Jehová.

Volviendo al capítulo 30 de Isaías, la profecía continúa diciendo: “Por volver y descansar se salvarán ustedes. Su poderío resultará estar simplemente en mantenerse sosegados y en confianza plena. Pero ustedes no quisieron.’’ De acuerdo con la declaración de Jehová, su pueblo no va a confiar en Él cuando llegue la prueba. No cabe duda de que eso se debe a que los testigos de Jehová han sido inducidos a confiar en la Watchtower. El resultado trágico de no confiar completamente en Dios será que ‘’Mil temblarán a causa de la reprensión de uno solo; a causa de la reprensión de cinco ustedes huirán hasta que hayan quedado como un mástil en la cima de una montaña, y como una señal enhiesta en una colina.’’

Al tiempo que el orgulloso pueblo de Dios huye del tirano enemigo, Isaías 30:18 nos dice: ‘’Y por lo tanto Jehová se mantendrá en expectación de mostrarles favor a ustedes, y por lo tanto se levantará para mostrarles misericordia. Porque Jehová es un Dios de juicio. Felices son todos los que se mantienen en expectativa de él.’’

La dolorosa lección que toda la humanidad aprenderá muy pronto es que Jehová Dios es el legítimo Soberano de esta tierra. La pesadilla que se desatará sobre este incauto mundo probará, fuera de toda duda, que el ser humano no tiene la capacidad de gobernarse a sí mismo. En última instancia, los testigos de Jehová también deben saber que Jehová es Dios de una manera que hasta ahora no han conocido.

Tras el colapso del muro organizacional, los fieles que acepten la severa disciplina proveniente del Magnífico Instructor rechazarán lo que haya quedado de la Sociedad, como si fuera un ídolo abominable. El versículo 22 predice: ‘’Y ustedes tienen que contaminar el revestimiento de tus imágenes esculpidas de plata y la cubierta ajustada de tu estatua fundida de oro. Las esparcirás. Como una mujer que está menstruando, le dirás: “¡Nada más que mugre!”

Según el apóstol Pablo, aquello que es encumbrado entre los hombres es algo repugnante para Jehová. Durante el juicio, Jehová expresará su repugnancia de tal forma que el pueblo de Dios nunca más volverá a exaltar a ningún tipo de organización terrenal, ni la elevará a una posición similar a la que ostenta la Sociedad Watchtower.

Aquellos que acepten la disciplina de Jehová descartarán su ídolo organizativo y todo lo que se le ha atribuido como si fuera algo abominable.

En Isaías 30:26, Jehová indica la magnitud e intensidad de la verdad que aún no se ha revelado a su pueblo comparándola con la luz literal. El texto nos dice: ‘’Y la luz de la luna llena tiene que llegar a ser como la luz del [sol] relumbrante; y la mismísima luz del [sol] relumbrante se hará siete veces mayor, como la luz de siete días, el día en que Jehová vende el quebranto de su pueblo y sane hasta la grave herida que resulte del golpe por él.’’

¿Cuándo se intensificará siete veces la luz espiritual de Jehová? El versículo anterior de Isaías proporciona la respuesta: ‘’en el día de la gran matanza cuando caigan las torres.’’

Ese día de matanza, al que se hace referencia ‘’cuando caigan las torres’’, no puede ser un acontecimiento trivial y pasajero. No, este debe estar relacionado con la caída del sistema global; cuando las grandes torres de acero y vidrio de Wall Street y Londres y todas las estructuras relacionadas con ellas alrededor del mundo se derrumben, al menos metafóricamente. Y, sin duda alguna, entre las muchas torres destinadas a caer, ¡estará la propia Watchtower!