20) AMÓS & ABDÍAS2018-12-04T20:16:21+00:00

AMÓS & ABDÍAS

‘’Solo a ustedes he conocido de todas las familias del suelo. Por eso les pediré cuentas a ustedes por todos sus errores.’’ Amós 3:2

Todos los libros proféticos de la Biblia están entrelazados. Si bien muchos de los Salmos y muchas profecías predicen de manera directa los eventos que tienen que ver con la venida del Reino de Dios y el fin del sistema de cosas actual, otras profecías nos ofrecen una vislumbre de las cosas por venir. El medio de comunicación preferido por Jehová es establecer tipos y patrones que luego se repiten en diferentes escenarios y circunstancias. Esencialmente, las profecías constituyen las decisiones judiciales registradas de antemano para el Día del Juicio Final del pueblo de Dios y del incrédulo mundo de Satanás.

Dando un ejemplo de ello, en Hechos 15: 15-18, Santiago y los apóstoles citaron directamente el libro de Amós y lo aplicaron a la congregación cristiana original. Esos versículos dicen: “Y con esto convienen las palabras de los Profetas, así como está escrito: ‘Después de estas cosas volveré y reedificaré la cabaña de David que está caída; y reedificaré sus ruinas y la erigiré de nuevo, para que los que queden de los hombres busquen solícitamente a Jehová, junto con gente de todas las naciones, personas que son llamadas por mi nombre, dice Jehová, que está haciendo estas cosas, conocidas desde la antigüedad’. ”

Jehová, por supuesto, era conocido desde la antigüedad en el primer siglo, mientras que Jesús era un ‘’recién llegado’’ a la escena mundial en ese momento. Por lo tanto, cualquier cumplimiento secundario involucraría de manera similar a un pueblo llamado por el nombre de Jehová. En cualquier caso, “la cabaña de David” es una referencia al Reino de Cristo. Esta cayó ante los babilonios aproximadamente 600 años antes de nuestra era común; pero Jesús, siendo hijo de David y heredero de su trono, la erigió nuevamente cuando cumplió las profecías mesiánicas y comenzó a gobernar como rey sobre el “Israel de Dios” cristiano en el año 33 E.C. Es claro, entonces, que la llamada profecía menor de Amós tuvo mucha importancia para los seguidores de Cristo en el primer siglo, mucho más allá de su cumplimiento original.

Sin embargo, la profecía también tiene un cumplimiento final durante la revelación de Jesús. ¿Cómo podemos estar seguros de eso? La profecía contenida en el capítulo 9 de Amós, de la cual los apóstoles citaron, continúa diciendo: ‘’a fin de que tomen posesión de lo que queda como residuo de Edom, y todas las naciones sobre las cuales ha sido llamado mi nombre, es la expresión de Jehová, quien hace esto.’’

No obstante, debemos tener en cuenta que, en el primer siglo, la nación de Edom ya no existía, ya no había ningún ‘’residuo de Edom”, este había sido cortado de la existencia, tal como otros profetas predijeron.

Sin embargo, los estudiantes de las profecías reconocen que Edom, junto a Ammón y Moab, tienen un significado profético. Eso es evidente por lo que vemos en el libro de Daniel. Este menciona a esas naciones en relación con las incursiones del rey del norte durante el tiempo del fin. Dado que la profecía en Daniel 11:41 no tuvo un cumplimiento menor en tiempos antiguos, sino que predice específicamente eventos que ocurrirán durante el tiempo del fin, mucho después de que el Edom, Ammón y Moab literales dejaran de existir, es incuestionable que esas naciones tienen un significado relacionado con el Israel cristiano: “la tierra de la Decoración”.

El primer capítulo de la profecía de Amós denuncia a Edom por asesinar a su hermano, diciendo: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Debido a tres sublevaciones de Edom, y debido a cuatro, no lo volveré atrás, debido a que persiguió a su propio hermano con la espada, y [porque] arruinó sus [propias] cualidades misericordiosas, y su cólera sigue desgarrando para siempre; y su furor… lo ha mantenido perpetuamente.’’

La revista la Atalaya del 15 de noviembre de 2004 señala correctamente que Edom, Ammón y Moab estaban estrechamente relacionados con los hebreos. Los edomitas eran los descendientes de Esaú, el hermano gemelo de Jacob. Ammón y Moab fueron los dos hijos que Lot tuvo con sus hijas cuando se vieron obligados a vivir en una cueva tras la destrucción de Sodoma y Gomorra. Las tres naciones que descendieron de Esaú, Moab y Ammón tenían costumbres y dialectos similares a los de los hebreos y eran vecinos geográficos de los hijos de Jacob después del Éxodo. ¿Qué nos quiere decir todo eso si deseamos conocer el significado profético de esas naciones? Debería ser evidente que esas tres naciones simbolizan a la cristiandad; teniendo en cuenta que casi todas las sectas actuales que afirman ser cristianas han evolucionado de las tres ramas principales del cristianismo falso, a saber, el catolicismo, la iglesia ortodoxa y el protestantismo. Y, así como Edom fue la nación más dominante de las tres y es mencionada con más frecuencia en las profecías en relación con Jacob, esta representa adecuadamente a la Iglesia Católica.

La cristiandad tiene costumbres similares a las del pueblo de Dios y habla un lenguaje parecido de las Escrituras. Por ejemplo, los cristianos nominales usan la Biblia y profesan a Jesús como su padre espiritual, tal como los antiguos edomitas, moabitas y ammonitas reconocían a Abrahán como su padre; o en el caso de los descendientes de Lot, Taré, el padre de Abrahán, era su ancestro común.

Debido a que los testigos de Jehová comparten una herencia común con los cristianos de todas las denominaciones, las historias y los principios bíblicos no son ajenos a los edomitas y moabitas espirituales modernos.

Es crucial tener conocimiento acerca de las relaciones entre el antiguo Israel y Edom, Moab y Ammón ya que estas nos revelan un patrón de los acontecimientos que sucederán en el futuro cercano.

Según el orden establecido en la Biblia, el juicio de Dios comienza primero con su pueblo. Ezequiel 9: 6 nos confirma esto cuando Dios ordena que su juicio comience primero por su santuario. Igualmente, el apóstol Pablo declaró en el segundo capítulo de Romanos que el juicio comienza primero con el judío (espiritual) y luego se lleva a cabo con el griego (los no ungidos). Al ver que las Escrituras afirman claramente que el juicio comienza primero con la casa de Dios, ¿cómo es que la Watchtower insiste tercamente en que la tribulación comienza cuando el Octavo Rey destruye a la cristiandad y al resto de Babilonia la Grande? El pensar en todo esto nos lleva a reflexionar acerca de la relación entre Israel y Edom y su conexión con el juicio de la religión falsa.

“MI PUEBLO EN EL DÍA DE SU DESASTRE”

La breve profecía de Abdías registra específicamente el juicio de Dios sobre Edom. El profeta nos muestra que la razón por la cual Jehová determinó destruirlo fue porque este se alegró por el desastre que les sobrevino a los israelitas. El versículo 10 de esa profecía nos dice: “Por la violencia a tu hermano Jacob, vergüenza te cubrirá, y tendrás que ser cortado hasta tiempo indefinido.” De igual manera, el versículo 13 dice: “No debiste entrar en la puerta de mi pueblo en el día de su desastre. Tú, aun tú, no debiste fijar la vista en su calamidad en el día de su desastre; y no debiste alargar una mano sobre su riqueza en el día de su desastre.”

Para bien o para mal, los israelitas eran el pueblo de Dios. Y aunque Jehová los castigó debido a sus muchos pecados y transgresiones, ellos seguían siendo Su pueblo. Por esa razón, a través de Abdías, Jehová los llama “mi pueblo”. En consecuencia, aunque Jehová Dios tomó esa decisión, también castigó a otras naciones que se regocijaron por el desastre que les sobrevino y/o participaron en él.

El versículo tres de Abdías describe el elevado nivel de altivez de Edom: “La presunción de tu corazón es lo que te ha engañado, a ti que resides en los retiros del peñasco, la altura donde mora él, que dice en su corazón: ‘¿Quién me hará bajar a [la] tierra?’.’’

La actitud presuntuosa de Edom es idéntica al espíritu altivo exhibido por la ramera de Babilonia, quien igualmente se jacta de que nunca será bajada de su alto pedestal.

Otra faceta interesante de la breve profecía de Abdías es la relación que tuvo Edom con su eventual destructor. Abdías 6-8 dice: ‘’Oh, ¡a qué grado han sido escudriñados los de Esaú! ¡[Cómo] han sido buscados sus tesoros ocultos! Hasta el límite te han enviado. Los hombres mismos [que están] en pacto contigo, todos te han engañado. Los hombres [que están] en paz contigo han prevalecido contra ti. Los [que comen] alimento contigo colocarán una red debajo de ti como uno en quien no hay discernimiento. ¿No será en aquel día?’, es la expresión de Jehová. ‘Y ciertamente destruiré de Edom a los sabios, y de la región montañosa de Esaú el discernimiento.’’

Los profetas describieron a Edom, también conocido como Esaú, como si este morara en una alta montaña, desde la cual los caldeos lo derribaron y su gran riqueza fue saqueada. Al parecer, Edom se sentía seguro debido a sus supuestas buenas relaciones con los babilonios. Pero Edom fue engañado. No discernieron que Jehová había determinado que los caldeos fueran el agente ejecutor de sus juicios divinos.

Siguiendo un patrón similar al de Edom, el Vaticano también posee una enorme riqueza, la cual incluye valiosas obras de arte y otros tesoros, siendo estos los “tesoros escondidos” mencionados en la profecía. La Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas formales con 174 naciones e innumerables organizaciones internacionales, incluyendo a las Naciones Unidas. De hecho, a diferencia de las otras religiones, el Vaticano es el único que tiene el privilegio de ser un Observador Permanente en las Naciones Unidas. Sin embargo, el Vaticano no es un simple observador pasivo. Ejerce una poderosa influencia sobre los responsables de la formulación de políticas en materia de reproducción y sobrepoblación. La Iglesia católica es tan poderosa e influyente que, sin duda alguna, debe sentirse segura debido a su relación especial con los gobernantes políticos.

Sorprendentemente, la contraparte moderna de Edom también ha forjado un pacto de paz poco aconsejable con la misma agencia que bien podría convertirse en el verdugo de Jehová en el futuro. La mejor conocida profecía de Apocalipsis dice que Dios pondrá en los corazones de los reyes de la tierra llevar a cabo sus propios pensamientos con el fin de borrar a la religión falsa de la faz de la tierra.

La Iglesia católica es, sin lugar a dudas, la parte más prominente de Babilonia la Grande: reside en una cúspide escarpada, por así decirlo, sintiéndose segura debido a su acogedora relación con los reyes de la tierra, ajena al hecho de que sus “aliados” se irán en contra de ella cuando llegue el momento de la ejecución de los juicios de Dios. Ciertamente, el antitípico Edom será engañado en cuanto a las verdaderas intenciones del último rey, tal como lo predice el profeta de Jehová, Abdías. Pero, nuevamente, ¿cuál es la justificación para aplicar todas estas profecías poco conocidas a entidades modernas?

Al igual que Amós, el profeta Abdías predijo acontecimientos que no encajaron con lo que sucedió en aquella época. Por ejemplo, la profecía de Abdías dice lo siguiente en su versículo 19: “Y la casa de Jacob tendrá que llegar a ser un fuego, y la casa de José una llama, y la casa de Esaú como rastrojo; y tendrán que encenderlos y devorarlos. Y no resultará haber sobreviviente de la casa de Esaú; porque Jehová mismo [lo] ha hablado.’’

Pero, ¿cómo podría ocurrir eso? En realidad, Edom fue destruido por Babilonia, no por la casa de Jacob. Los judíos no se vengaron directamente de los edomitas, como parece indicar la profecía. ¿Cómo podrían haberlo hecho si la casa de Jacob estaba cautiva en Babilonia cuando Edom fue destruido? La única explicación razonable es que la profecía tiene un cumplimiento mucho mayor al que tuvo en la antigüedad.

Además, la profecía de Abdías concluye diciendo: “Y salvadores ciertamente subirán al monte Sión, para juzgar a la región montañosa de Esaú; y la gobernación real tendrá que llegar a ser de Jehová.”

Pese al hecho de que pasaron varios siglos antes de que la cabaña caída de David fuera reconstruida como la congregación cristiana, ¿cómo podría ser cierto que “la gobernación real tendrá que llegar a ser de Jehová ” tras la destrucción del antiguo Edom? Además, los judíos permanecieron cautivos en Babilonia durante 70 años después de la destrucción de Jerusalén, tiempo durante el cual Nabucodonosor también aniquiló a las naciones de Edom, Moab y Amón. ¿Cómo llegó a ser la gobernación de real de Jehová si el Monte Sión era un lugar desolado?

El hecho de que la profecía mencione a salvadores subiendo al monte Sión y a Jehová recibiendo su poder real nos muestra que todo eso hace referencia a los 144,000 reyes y sacerdotes, ya que estos también son descritos en el libro de Revelación estando de pie sobre el monte Sión celestial. El que juzguen a Edom tiene que ver con la gran salvación que ellos llevarán a cabo a favor de la gran muchedumbre de adoradores de Jehová y su venganza en contra de Babilonia la Grande por haber derramado la sangre de los siervos de Dios a través de los siglos hasta el momento en el que el último de los santos es martirizado.

Apocalipsis 6:11 establece que el juicio de Dios sobre el sistema actual es retenido hasta que el último de los hermanos de Cristo sobre la tierra durante el tiempo del fin haya sido asesinado. Aparentemente, es en ese momento cuando los pecados de Babilonia la Grande se amontonan hasta los cielos y consecuentemente, Dios la juzga por sus muchas injusticias. Por lo tanto, es obvio que la profecía de Abdías se relaciona con algo mucho más grande que el Edom literal.

El hecho de que la gobernación real llega a ser de Jehová por motivo de la destrucción de Edom está relacionado con una profecía paralela en Revelación cuando, después de la destrucción de Babilonia la Grande, una gran muchedumbre de ángeles proclama lo siguiente: “Alaben a Jah, porque Jehová nuestro Dios, el Todopoderoso, ha empezado a reinar.’’

En algunas ocasiones la Sociedad ha dicho que Edom y Moab representan a la cristiandad actual. Sin embargo, ellos también afirmaban que el Israel apostata de la antigüedad representaba al cristianismo falso. Eso no tiene sentido, ya que, siendo lógicos, Edom y Moab no pueden representar lo mismo que Israel. Además, si las profecías son interpretadas correctamente, entonces, la cristiandad no será destruida al principio de la tribulación, sino que esta tomará parte en la desolación futura del pueblo de Dios. Aparentemente, esa es también la razón por la que la profecía de Daniel muestra que Edom, Moab y Ammón escapan de los embates iniciales del rey del norte durante el tiempo del fin, mientras que la tierra de la Decoración sucumbe ante el rey tiránico. Cristo solo destruirá a la cristiandad después de que esta haya aprobado las atrocidades que aún están por cometerse contra el pueblo de Dios.

¡Imagínese la conmoción y humillación cuando la Watchtower y los testigos de Jehová sean arruinados mientras que las iglesias de la cristiandad contemplan todo ese desastre con alegría y satisfacción! Pero ¿por qué permitiría Jehová que algo así sucediera? Consideremos ahora la profecía de Amós.

“UN HAMBRE, PERO NO DE PAN”

Amós 8:11 es uno de los versículos citados por Betel en su denuncia contra la cristiandad, ese texto nos dice lo siguiente: “¡Mira! Vienen días —es la expresión del Señor Soberano Jehová—, y ciertamente enviaré un hambre al país, un hambre, no de pan, y una sed, no de agua, sino de oír las palabras de Jehová.’’

La Watchtower siempre aplica Amós 8:11 a la supuesta condición espiritual de la cristiandad. Pero, en lugar de una hambruna espiritual, muchas de las denominaciones del cristianismo falso parecen estar experimentando una especie de reavivamiento. Considere algunos hechos relevantes.

A diferencia de la época del medioevo, cuando la Iglesia católica tenía un dominio absoluto sobre la Biblia y prohibía que esta se predicara o incluso se tradujera a los idiomas comunes de los europeos, los feligreses modernos tienen ahora un acceso mucho mayor a la Palabra de Dios. Y aunque la Iglesia Católica solía oponerse a su traducción, últimamente hay numerosas versiones y comentarios católicos de la Biblia.

Y aunque la cantidad de sus miembros haya disminuido, ¿cuáles son las pruebas de que haya una hambruna espiritual moderna en la Iglesia Católica?

Las denominaciones evangélicas y fundamentalistas también ofrecen estudios bíblicos profundos y, como resultado, su número está creciendo rápidamente. Los que desean escuchar un mensaje basado en la Biblia, aunque esté distorsionado, ni siquiera tienen que ir a la iglesia para escucharlo, ya que los predicadores dominan la radio. Las mega iglesias y sus evangelizadores famosos también son muy populares en televisión. La Internet tiene literalmente miles de sitios web de orientación ‘’cristiana’’ y programas de estudios bíblicos en línea. El rápido crecimiento del movimiento evangélico de la actualidad, particularmente en América Latina, ha sido aclamado como un fenómeno moderno. Ciertamente, no hay evidencia de hambre espiritual entre las muchas denominaciones evangélicas. Y, en cuanto a la rama ortodoxa de la cristiandad, la Iglesia ortodoxa rusa aparentemente ha regresado de la tumba después de haber sido suprimida durante décadas bajo el gobierno de la URSS. Tampoco hay evidencia de hambre espiritual en ella.

La Sociedad señala la disminución en el número de asistentes a las iglesias como el cumplimiento de la profecía que muestra que las llamadas “aguas” de Babilonia se secarían. Sin embargo, la verdad es que muchas denominaciones religiosas son mucho más influyentes hoy que en el pasado. Si bien nunca han enseñado las doctrinas correctas de la Biblia, simplemente es ingenuo y absurdo afirmar que la cristiandad se muere de hambre.

En cuanto a la hambruna espiritual anunciada en Amós, esta se refiere específicamente a “oír las palabras de Jehová”, y dado que Betel está inseparablemente vinculado al nombre distintivo de Jehová y es el único canal reconocido por los testigos de Jehová como aquel que ofrece verdadero alimento espiritual, la hambruna mencionada debe estar relacionada con el colapso venidero de la Sociedad Watchtower.

Prácticamente todas las profecías y muchos Salmos ofrecen una vislumbre del venidero juicio de la casa de Dios. Amós no es la excepción. Además, Betel parece pasar por alto el hecho de que la hambruna espiritual descrita en Amós no es el resultado de un proceso lento. El versículo anterior deja muy claro que la hambruna es causada por un desastre repentino que Jehová trae sobre su pueblo. Amós 9: 9-10 lo describe de esta manera: “Porque, ¡miren!, voy a mandar, y ciertamente zarandearé a la casa de Israel entre todas las naciones, tal como uno zarandea el harnero, de modo que ni una piedrecita cae a la tierra. A espada morirán… todos los pecadores de mi pueblo, los que dicen: La calamidad no se acercará ni llegará hasta nosotros.”

Sin embargo, nos preguntamos el por qué Jehová causaría una hambruna espiritual moderna que afligirá a su pueblo. La profecía de Amós arroja algo de luz sobre esa cuestión.

De acuerdo con Amós 3: 2, la razón por la cual Dios responsabilizó a los judíos rebeldes —más que a cualquier otro pueblo sobre la tierra — fue debido a la relación especial que Jehová tuvo con ellos. De todos los pueblos y grupos nacionales que existieron antes del tiempo de Cristo, Israel es la única nación con la cual Jehová trató directamente. Por esa razón, Jehová dijo a través de Amós lo siguiente: “Solo a ustedes he conocido de todas las familias del suelo. Por eso les pediré cuentas a ustedes por todos sus errores.” Los testigos de Jehová se jactan de ser la única religión verdadera. Si tal es el caso, entonces los testigos de Jehová son tan ineludiblemente responsables ante Dios como lo fueron los israelitas. No como buscadores de fallas o errores, sino como personas de Dios con verdadera humildad cristiana, dejemos que los testigos de Jehová consideren ahora cómo ve Dios a su organización moderna. Dios nos muestra su percepción de las cosas a través de las profecías. En Amós 3:13, Jehová le ordena a su profeta que advierta diciendo lo siguiente: “Oigan y den testimonio en la casa de Jacob —es la expresión del Señor Soberano Jehová, el Dios de los ejércitos.’’

Contrariamente a la mentalidad prevaleciente entre los testigos de Jehová de que todos los escándalos internos deben mantenerse en secreto para no traer reproche sobre Jehová, Dios ordenó a Amós que diera a conocer a las naciones la condición espiritual enferma de Israel. En Amós 3: 9, Jehová le dice a su profeta: “Publíquenlo en [las] torres de habitación de Asdod y en [las] torres de habitación de la tierra de Egipto, y digan: Reúnanse contra las montañas de Samaria, y vean los muchos desórdenes que hay en medio de ella, y casos de defraudación dentro de ella.’’

Es en el mismo espíritu de la profecía de Amós que los hechos inicuos de la Watchtower son expuestos actualmente al público por medio esta publicación.

‘’ESTÁN CONVIRTIENDO EL DERECHO EN SIMPLE AJENJO’’

Según el capítulo cinco de Amós, Jehová juzga a su pueblo debido a que se volvieron injustos y actuaron inmoral e infielmente. Amós 5: 7 dice: “oh ustedes que están convirtiendo el derecho en simple ajenjo, y quienes han echado a tierra la justicia misma.’’

La justicia verdadera es dulce. Las Escrituras revelan que Jehová Dios es un amante del derecho y la justicia. Él expresa una profunda preocupación por aquellos que están afligidos, en desventaja y en espera. Él exige que su pueblo y especialmente sus líderes sigan sus leyes y principios y siempre se esfuercen por honrar el nombre y la persona de Jehová haciendo lo que es correcto y justo. Debido a que el nombre y la reputación de Dios estaban relacionados con el antiguo Israel, cuando los judíos actuaron injustamente, eso trajo un enorme reproche al buen nombre de Dios, como si convirtieran la justicia en algo amargo como el ajenjo.

Hoy en día, los superintendentes y el Cuerpo Gobernante de la Sociedad son especialmente responsables ante Jehová de asegurarse de que el nombre de Dios que predican los testigos no sea desprestigiado de manera alguna. Pero, lamentablemente, los testigos de Jehová sin duda han traído un gran reproche sobre el nombre de Dios. Y los directivos de la organización son especialmente responsables de eso. ¿Cómo ha ocurrido algo tan horrible?

Un aspecto de la infidelidad a Dios se ha manifestado en los informes recientes, ampliamente publicitados, que atraen la atención pública a numerosos casos de seducción, violación y abuso infantil entre los testigos de Jehová. A lo largo de los años, miles de niños y adolescentes han sido abusados ​​sexualmente por testigos adultos y también por testigos de Jehová menores de edad. Pero por más impactantes que sean los informes de abuso sexual infantil, es aún más inquietante la forma escandalosa en la que Betel ha abordado el problema.

Sin embargo, según los portavoces de la Sociedad, no hay un problema real en la forma en la que se ha manejado el abuso infantil en las congregaciones. En la opinión expresada por el hermano J. R. Brown, el flagelo del abuso infantil no es peor entre los testigos de Jehová que en otras denominaciones religiosas. Irónicamente, las personas que critican a la organización han dicho todo el tiempo que los testigos de Jehová no son diferentes a las otras religiones. Pero, ¿debería realmente sentirse orgulloso el Cuerpo Gobernante por el hecho de que el “paraíso espiritual” de los testigos de Jehová no es peor que el mundo que la Sociedad suele señalar como la contraparte moderna de Sodoma y Gomorra?

La Sociedad insiste en que existe una política efectiva basada en la Biblia para tratar con justicia el abuso infantil y que las víctimas tienen toda la prioridad en esos casos. Sin embargo, dado que tanto la organización como los individuos que pertenecen a ella son responsables ante Dios por la manera en que se trata a los afligidos dentro de las congregaciones, ¿no deberían examinarse más detenidamente las afirmaciones de la Watchtower? Si Jehová va a juzgar a los líderes de su pueblo, ¿no es responsabilidad de cada individuo evaluar honestamente las políticas y prácticas de la organización que los ancianos están obligados a defender? Después de todo, no es la opinión humana la que determina cómo juzga Dios. Si tan solo un niño ha sufrido daños debido a la negligencia de los superintendentes designados o debido a que han implementado tácticas y políticas que emanan directamente del Departamento Legal de Betel, ¿no es eso suficiente razón para que confiesen humildemente su pecado y se arrepientan de tal maldad? Esa es la elección que Jehová puso ante la casa de Israel: o se arrepentían, o Jehová prendería fuego a sus ciudades y a la nación entera. De hecho, Jehová suplicó a su pueblo que se arrepintiera de su maldad para que siguiera viviendo. Amós 5: 6 dice lo siguiente: “Busquen a Jehová, y sigan viviendo, para que él no entre en operación justamente como un fuego, oh casa de José, y este realmente no devore, y Betel no quede sin quien [lo] extinga.”

Seguramente aquellos que temen a Jehová podrían descartar que tales advertencias divinas aplican exclusivamente a la cristiandad. Buscar a Jehová significa buscar conocer su punto de vista acerca de asuntos de importancia y adoptar sus valores y eso es algo que los cristianos verdaderos están obligados a hacer. Buscar a Jehová requiere que cada testigo utilice su capacidad de discernimiento dada por Dios para razonar honestamente acerca de cualquier asunto y llegar a la conclusión correcta. Teniendo eso en cuenta, analicemos lo que tiene que ver con la política de la Sociedad de los dos testigos: De acuerdo con la Ley de Moisés, en Deuteronomio 19:15 se nos dice que: “Ningún testigo solo debe levantarse contra un hombre respecto a cualquier error o cualquier pecado, en el caso de cualquier pecado que él cometa. Por boca de dos testigos o por boca de tres testigos debe quedar establecido el asunto.”

Aunque en otros asuntos, como observar el sábado semanalmente, la Watchtower se apresura a señalar que los cristianos no están obligados a guardar la ley que Dios dio exclusivamente a la antigua nación hebrea, cuando se trata de acusaciones de abuso sexual infantil, ellos ven el aspecto de “dos testigos” de la ley judía como algo más que un simple principio, lo ven como una ley que debe cumplirse.

Una de las razones por las cuales Dios dio a su nación una ley que exigía dos testigos era para que esta funcionara como una garantía para evitar que individuos malvados acusaran falsamente a una persona inocente. Es por eso que la ley continúa diciendo en Deuteronomio 19: 16-18 lo siguiente: “En caso de que un testigo que esté tramando violencia se levante contra un hombre para presentar contra él una acusación de sublevación, los dos hombres que tienen el litigio entonces tienen que estar de pie delante de Jehová, delante de los sacerdotes y los jueces que estén en funciones en aquellos días. Y los jueces tienen que escudriñar cabalmente, y si el testigo es testigo falso y ha presentado una acusación falsa contra su hermano.’’

Al analizar el pasaje anterior, nos damos cuenta de que incluso la ley judía estipulaba que en el caso de que no hubiera dos o tres testigos para justificar los cargos, los jueces y sacerdotes tenían la obligación de investigar y tomar una decisión. ¿Cómo podrían saber los jueces si el acusador estaba tramando algo contra su hermano? Tal como el texto nos indica, ellos debían ‘’escudriñar cabalmente”, es decir, hacer una investigación exhaustiva. El caso no se abandonaba simplemente porque no había testigos. Al acusador y al acusado no se les decía que “esperaran en Jehová”. Dependía de los hombres que actuaban como jueces establecer la culpabilidad o la inocencia del acusado; y consecuentemente, también, la culpabilidad o la inocencia del acusador. Por lo tanto, si los ancianos de Betel pretenden seguir la ley judía al manejar asuntos cristianos, ellos están obligados a seguir toda la ley, tal como Pablo lo indicó en Gálatas 5: 3.

Por supuesto, Jesucristo también habló del principio de los dos testigos contenido en la Ley de Moisés cuando instruyó a sus seguidores acerca de cómo resolver los problemas que surgieran entre la hermandad cristiana. En Mateo 18: 15-17, el Señor Jesús dijo: “Además, si tu hermano comete un pecado, ve y pon al descubierto su falta entre tú y él a solas. Si te escucha, has ganado a tu hermano. Pero si no escucha, toma contigo a uno o dos más, para que por boca de dos o tres testigos se establezca todo asunto. Si no les escucha a ellos, habla a la congregación. Si no escucha ni siquiera a la congregación, sea para ti exactamente como hombre de las naciones y como recaudador de impuestos.”

Jesús explicó un proceso de tres pasos, el cual pretende que dos hermanos cristianos hagan las paces. Sin embargo, es evidente que este proceso judicial no tiene como objetivo principal establecer la culpabilidad del acusado. Ya es un hecho que se ha cometido un pecado. Llegamos a esa conclusión por lo que Jesús dijo: “si tu hermano comete un pecado, ve y pon al descubierto su falta.’’ La intención de la investigación es convencer a la parte culpable de su culpabilidad; dejar al descubierto su falta con el propósito de conducirlo al arrepentimiento. Además, Jesús no dijo que las dos personas que eran traídas debían ser testigos del acto específico que causó la ofensa. El acusador trae consigo una o dos personas para que puedan ser testigos del hecho de que el acusador al menos trató de ganar a su hermano. También pueden ser testigos de la validez de los cargos y dar una reprensión adicional a la injusticia del acto cometido. El tercer paso en el proceso que Jesús describió tampoco establece la culpa. El acusado debe escuchar la amonestación de la congregación o, de lo contrario, enfrentar el ostracismo. De cualquier forma, si el acusado admite las imputaciones y sigue los pasos apropiados para demostrar arrepentimiento, el acusador recupera la relación perdida con su hermano. Si el acusado se niega a aceptar la culpa o la responsabilidad por sus acciones, la congregación puede expulsarlo.

La Sociedad afirma seguir este precepto legal de Cristo y, por lo tanto, insiste en que, cuando no hay una confesión, debe haber al menos dos testigos del delito de abuso sexual infantil para justificar la acusación de la víctima. Sin un segundo testigo y sin una confesión, no se puede emprender ninguna acción judicial contra el abusador acusado. El asunto se descarta y se le dice a la víctima que “espere en Jehová” para aclarar las cosas. Todo esto parece ser una grave malinterpretación y perversión de la ley proporcionada por Cristo a las congregaciones.

Según Jesús, incluso si el acusado se niega a reconocer la reprensión de la congregación, debe considerársele culpable si la evidencia justifica ese juicio. Jesús no instruyó a sus seguidores a simplemente dejar de lado el asunto si el ofensor se negaba a responsabilizarse por sus acciones.

La Watchtower ha anunciado al público que los testigos de Jehová aborrecen el abuso infantil, pero las acciones de Betel la hacen quedar como una vil hipócrita. En lugar de permitir que los ancianos de la congregación realicen una investigación exhaustiva de estos crímenes abominables, tal como lo exigía la Ley judía, tal vez incluso recurriendo a investigadores policiales profesionales y pruebas forenses, el departamento legal de la Sociedad ha utilizado la ley de Dios para atar las manos de los ancianos y, por lo tanto, no ha permitido que se haga justicia y se proteja a miles de víctimas de abuso sexual.

Como resultado de esta política perversa, los pedófilos han sido protegidos de ser expuestos y otros niños inocentes han caído víctima de los depravados actos de los pederastas dentro de las congregaciones de los testigos de Jehová.

En ciertos casos, informados por los defensores de las víctimas, los tribunales han encontrado que los crímenes cometidos por algunos testigos de Jehová (así llamados) son tan atroces que los abusadores fueron condenados y sentenciados a largas penas de prisión, pero las congregaciones no hicieron nada en contra de estos criminales. En un caso divulgado a nivel nacional en New Hampshire, para defender las arcas de la Sociedad de una sentencia civil, Betel incluso proporcionó representación legal gratuita a un pedófilo condenado que había recibido una sentencia de 56 años de prisión, una representación que se dice que costó 500 mil dólares. Mientras tanto, no se gastó ni un centavo atendiendo a las víctimas de sus crímenes. Piense en las implicaciones de los actos de la Sociedad: ellos gastan sumas de dinero donadas por los testigos de Jehová en defender y apoyar legalmente a pedófilos condenados, a fin de evitar admitir errores o compensar a las víctimas de sus políticas dañinas. ¿No es ese el caso de convertir la justicia en ajenjo y echar la justicia a tierra?

Otro caso ocurrió en el estado de Washington, EE. UU. Cuando una joven llamada Erica Rodríguez, la cual, cuando tenía entre 4 y 11 años, era violada semanalmente por Manuel Belice, un anciano de su congregación. Cuando ella recurrió a los ancianos para denunciar el crimen, sin duda imaginando que recibiría algún tipo de justicia, se le dijo que el asunto sería manejado por ellos, pero nunca se hizo nada. Los delitos ni siquiera fueron denunciados a la policía, violando la ley del estado de Washington. Aparentemente, no hubo un testimonio colaborador de un testigo independiente para verificar la acusación de Erica, por lo que el asunto fue dejado de lado. No solo no se le hizo nada al abusador, sino que Erica fue amenazada con la expulsión si hablaba del asunto con alguien en la congregación. Parecía como si la pobre Erica hubiera sido violada dos veces, la primera vez por el despreciable Manuel Belice y luego por todo el cuerpo de ancianos y el Departamento Legal de la Watchtower Inc. Sin embargo, yendo en contra de las órdenes de los negligentes ancianos de su congregación, Erica finalmente informó las violaciones a la policía. Manuel Belice está tras las rejas y cumple una condena de 11 años. ¡Al parecer, Jehová consideró necesario usar a sus funcionarios públicos para hacer justicia, algo que lo que los pastores de esa congregación se negaron a hacer! En 2002, Erica presentó una demanda contra la Watchtower.

Desafortunadamente, el caso de Erica Rodríguez no es un hecho aislado. Según Law.com, una revista de leyes bastante conocida, ¡un abogado llamado Kimberlee Norris ha sido contactado por más de 2,000 víctimas de abusos por parte de testigos de Jehová!

Otro caso involucró a Amy B. contra la Sociedad Watchtower. Aparentemente, Larry Kelly era un anciano en la congregación de Dumas, Texas, cuando abusó sexualmente de un niño. El abusador confesó su crimen a sus colegas ancianos y fue retirado de su puesto como superintendente. Sin embargo, algún tiempo después, el hermano Kelly se mudó a otra congregación en Amarillo, Texas. Siguiendo el procedimiento común, los ancianos de Dumas notificaron a los ancianos de Amarillo sobre la ofensa de Larry Kelly. Aunque Kelly no fue nombrado como anciano en la congregación de Amarillo, trágicamente se le permitió dirigir un grupo del servicio del campo. Al hacerlo, se ganó la confianza de los ingenuos hermanos y hermanas, siendo Amy, una joven de 8 años, una de ellas.

Pero el punto no es que Larry Kelly haya abusado de otra víctima. El problema real es que los hermanos de la congregación de Amarillo no fueron notificados por sus ancianos locales acerca del hecho de que un depredador sexual conocido se había mudado a su congregación desde Dumas. Quizás se podría argumentar que fue un descuido de su parte, un error que, por más grave que sea, ciertamente es perdonable. ¡Pero al argumentar el caso, el abogado contratado por Betel afirmó que los ancianos de la congregación no tienen la responsabilidad de proteger a los feligreses de los depredadores sexuales!

En el sitio web law.com se puede encontrar el siguiente extracto:

“Marvin W. Jones, accionista de Sprouse Shrader Smith de Amarillo, el cual representa a la organización de testigos de Jehová y a las congregaciones de Amarillo Southwest y Dumas, ha ofrecido una defensa enérgica contra el caso de Amy B. Representando colectivamente a todos los ‘acusados ​​de la Watchtower’, escribió en una moción de juicio sumario que sus clientes no tenían el deber de proteger a Amy B. de un delito cometido por un testigo de Jehová. Además, argumentó que la Primera Enmienda también prohíbe la demanda que fue puesta.’’

Lo que nadie sabe es cómo el proteger a los depredadores sexuales de la exposición podría estar cobijado bajo la ley de la Primera Enmienda que nos habla acerca de la libertad de religión. Pero si Betel y sus ancianos no tienen la obligación de al menos tratar de proteger a las ovejas de Jehová para que estas no lleguen a ser presa de pervertidos sexuales, ¿por qué insisten en ser llamados pastores en primer lugar? ¿Qué se supone que deben hacer los pastores si no proteger a las ovejas? Jesús es conocido como el Gran Pastor y dio su vida por las ovejas de Jehová. Los abogados de la Watchtower, por otro lado, han repudiado el cristianismo y han negado a Dios y a Cristo. Amós 6:12 aplica de manera muy apropiada a estos casos: “Porque en planta venenosa han convertido ustedes el derecho; y el fruto de la justicia, en ajenjo.’’

Los ancianos son mucho más responsables ante Dios en vista del hecho innegable de que se les inculca profundamente a los testigos de Jehová que confíen en ellos. Muchos testigos de Jehová recurren a los ancianos como guías que les pueden dar consejos para muchos aspectos de sus vidas. De hecho, sería inconcebible que alguien en la congregación denuncie un delito sexual a la policía sin el consentimiento de los ancianos. Y, como muestran numerosos registros judiciales documentados, los ancianos a menudo ordenaban a las familias de las víctimas que no se pusieran en contacto con la policía.

Si bien el Departamento Legal de la Watchtower apela hipócritamente a la Ley de Moisés para apoyar su inicua política de la necesidad de dos testigos en los casos de abuso infantil, bajo otras circunstancias, Betel argumenta que la Ley de Moisés no es obligatoria para los cristianos. Sin embargo, las políticas de la Sociedad violan principios legales clave incorporados en la Ley.

Por ejemplo, Éxodo 21: 28-29 dice: “Y en caso de que un toro acornee a un hombre o a una mujer y [la persona] en efecto muera, el toro ha de ser apedreado sin falta, pero su carne no ha de comerse; y el dueño del toro queda libre de castigo. Pero si un toro anteriormente hubiera tenido la costumbre de acornear, y ello se hubiera advertido al dueño, pero él no lo hubiera tenido bajo guardia, y este efectivamente hubiera dado muerte a un hombre o a una mujer, el toro ha de ser apedreado, y también ha de darse muerte a su dueño.”

De acuerdo con la ley de Dios, si alguien era asesinado por un toro cuyo dueño sabía que el animal bajo su cuidado representaba un peligro para los demás y, sin embargo, no tomaba las medidas apropiadas para proteger a los incautos de ser corneados, tanto el toro como el dueño debían morir.

Este principio ciertamente es aplicable a los casos en los que se permite que los depredadores de niños permanezcan en las congregaciones y los ancianos no le advierten a los padres e hijos del peligro que acecha cerca de ellos.

En el caso de Larry Kelly, él confesó su horrible crimen a los ancianos Dumas y los ancianos de Amarillo también sabían acerca de su delito, pero estos permitieron que el hermano Kelly sirviera junto a sus incautos hermanos y hermanas. Claramente, de acuerdo con el principio de la ley que nos habla acerca del propietario negligente de un toro salvaje, los ancianos que conocían las perversas tendencias de Kelly eran responsables de advertir acerca de esto a las familias bajo su cargo y de asegurarse que nunca se le permitiera al pedófilo en cuestión hacerse amigo de los niños de la congregación. En esto fallaron al proporcionar incluso una medida mínima de protección.

Pero, por desgracia, los ancianos locales no fueron los únicos culpables. La política de la Watchtower evitó que los ancianos hicieran lo que cualquier persona decente consideraría correcto y sensato. De hecho, si los ancianos hubieran ignorado el mandato del Departamento Legal, probablemente habrían sido removidos de sus puestos como superintendentes.

“NIEGAN LOS DERECHOS DE LOS POBRES’’

De acuerdo con la ley proporcionada por Jesús ya discutida, la parte ofendida debe primero poner al descubierto la culpa de su hermano en privado. Si eso no tiene éxito, entonces el hermano está obligado a llamar al menos a una o más personas para que sirvan como testigos contra el malhechor. Irónicamente, la Sociedad ha sido llamada a rendir cuentas en privado por muchas personas que han sufrido debido a su política malvada de abuso infantil. Y Betel también ha sido confrontado por aquellos que sirven en calidad de dos o tres testigos. Hasta ahora, los jueces que se sientan en la proverbial puerta de la ciudad de la organización de Jehová se han negado tercamente a escuchar.

Comprensiblemente, aquellos que han sido violados y maltratados a menudo son reacios a hablar con otros sobre su horrible experiencia. Se necesita valor para hablar, especialmente cuando el acusado es un anciano respetado. Y para su vergüenza, la Sociedad ha hecho todo lo posible para silenciar la voz de aquellos dentro y fuera de la organización que podrían hablar en contra de tales males. Pero gracias a la popularidad del Internet, las víctimas de abuso sexual han encontrado un medio poderoso y ya no están en silencio.

Uno de esos medios es el sitio web silentlambs.org. Habiendo encontrado una voz que los ayudara, en septiembre de 2002, más de cien víctimas de abuso y sus defensores se presentaron en las puertas literales de la sede de Betel en Brooklyn para dar testimonio acerca de la injusticia de la Organización en estos asuntos.

Pero en lugar de recibir con humildad a quienes tenían reclamos legítimos, entre los cuales se encontraban algunos que habían sido abusados por ancianos y siervos ministeriales nombrados por la Sociedad Watchtower, Betel no hizo nada. Como suele suceder con los criminales que se vuelven locos cuando llegan las cámaras, las puertas de Betel fueron cerradas y la directiva de los testigos de Jehová se negó a mostrar sus rostros o reunirse con alguno de sus acusadores. Obviamente, es mucho más fácil para la Watchtower publicar comunicados de prensa que hablen del supuesto odio que ellos sienten hacia el abuso infantil que ayudar a los abusados ​​o admitir su negligencia. A través de Amós, Jehová describió acertadamente la situación actual. Amós 5:10 dice: “En la puerta ellos han odiado a un censurador, y a uno que habla cosas perfectas detestan.”

¿Quién puede negar que cualquier persona que se atreva a corregir a la Sociedad es despreciada por su directiva y estará sujeta al castigo más severo, incluso acusándola de apostasía? Al igual que los altivos fariseos de la antigüedad, los que se sientan en el pináculo del poder dentro de la organización y promueven estas políticas presumen ser limpios, pero por dentro están llenos de toda clase de inmundicia.

La Sociedad habla con frecuencia del relato bíblico del rebelde Coré, que desafió la autoridad de Moisés y luego Jehová lo castigó causando que la tierra se lo tragara vivo. La implicación de eso es que cualquiera que se atreva a pedirle a Betel que rinda cuentas por su comportamiento se hundirá de manera similar en el Seol, o peor aún, ¡en los fuegos eternos del Gehena!

Pero, a pesar de todas las dificultades que los israelitas debieron haber soportado en su viaje por el Desierto, Coré no fue víctima de las políticas despiadadas y dañinas de Moisés, ¿verdad?

Jehová describió a Moisés como el hombre más manso de la tierra. ¿Demuestra la directiva de los testigos de Jehová lo que podría describirse como mansedumbre? Aunque individualmente algunos miembros del Cuerpo Gobernante y de la directiva de la Sociedad pueden poseer una humildad como la de Cristo, la Sociedad se ha convertido en una institución cruel e hipócrita.

Amós 5:12 nos muestra lo que Dios piensa acerca de todo esto: “Porque yo he sabido cuántas son sus sublevaciones y cuán poderosos son sus pecados, oh ustedes los que están mostrando hostilidad para con alguien [que es] justo, ustedes los que están tomando dinero con que se compra su silencio, y los que han desviado a la gente pobre hasta en la puerta.’’

No existe barrera que pueda obstaculizar la visión penetrante de Jehová. Dios puede ver detrás de cualquier fachada o simulación que pueda ser erigida por los hombres. ¡Dios incluso ve el futuro para dar amonestaciones por adelantado! Ciertamente, Jehová es plenamente consciente del hecho que la Sociedad no solo no ha escuchado las quejas y el lamento de los pobres maltratados y se ha burlado arrogantemente de cualquier crítica de su injusticia, sino que, como indica la profecía, ella acepta sobornos.

A medida que aumenta el clamor de la queja en contra de la fallida política de abuso infantil de la Sociedad, a medida que aumenta el número de demandas, la organización ha solicitado la ayuda de abogados testigos de Jehová, así como de abogados que no son testigos, para defender sus intereses financieros. Como todo aquel que está familiarizado con el funcionamiento del sistema legal sabe, lo primero que intentan los abogados defensores es evitar que una demanda llegue a los tribunales; donde las probabilidades de que un juez o jurado otorgue una suma considerable al demandante suelen ser mucho mayores. Normalmente, a los abogados no les preocupan cosas como la rectitud y la justicia. Ellos simplemente tratan de ganar los casos. Por supuesto, si parece que el demandante tiene un buen caso, entonces los abogados generalmente intentan reducir sus pérdidas y hacer algún tipo de acuerdo extrajudicial para su cliente. ¿Ha hecho eso Betel? Sí, sí lo ha hecho.

En el año 2008, la Sociedad Watchtower llegó a un acuerdo fuera de los tribunales con 16 víctimas de abuso, pagando más de 10 millones de dólares. Por cierto, tanto a Erica como a Amy B. se les otorgó una compensación por daños por parte de Betel. Una de las razones por las cuales Betel llegó a acuerdos por fuera de la corte consistió en que un juez dictaminó que la base secreta de datos de pedófilos de la Sociedad, así como los registros del comité judicial de la congregación, podrían abrirse ante el tribunal. Eso habría sido una pesadilla para las relaciones públicas de Betel y, sin duda, el fantasma de la exposición golpeó con terror en sus corazones. Por lo tanto, después de años de rechazar a las víctimas de abusos y recurrir a todas las tácticas legales conocidas para evitar asumir cualquier responsabilidad por los horribles males que se habían cometido contra los niños de sus congregaciones, la Sociedad pagó silenciosamente millones de dólares, no porque quisieran compensar a las víctimas, sino porque esa era la salida más conveniente para ellos.

Al parecer, también es una práctica común en tales casos colocar a quien recibe el dinero bajo la llamada “orden de mordaza”, la cual tiene la intención de impedir legalmente que el demandante divulgue los términos y detalles del acuerdo. Básicamente, eso significa que la Sociedad ha pagado secretamente a las víctimas de abuso para “amordazarlas’’, para que estas no hablen acerca de esos asuntos, ¡todo eso con fondos donados para la obra del Reino!

Sin embargo, en efecto, la Watchtower no solo paga dinero secretamente, sino que también lo recibe, ya que los acuerdos extrajudiciales salvan a la Sociedad de una pérdida mucho mayor y le dan un medio legal para mantener tales asuntos ocultos. Mientras tanto, el público y los testigos de Jehová permanecen en la oscuridad con respecto a los actos impropios de la Sociedad y se les hace creer que todas las acusaciones contra Betel no son más que una campaña de difamación de los medios de comunicación.

Por supuesto, lo correcto y honorable sería reconocer públicamente el inmenso dolor y sufrimiento que muchos hijos de testigos de Jehová han soportado a manos de sus abusadores sexuales en las congregaciones y darles algún tipo de compensación a todas las víctimas, como lo ha hecho recientemente la Iglesia Católica. Pero, en lugar de ministrar a las ovejas maltratadas de Jehová de manera significativa, la Watchtower parece estar dispuesta a aplastar su fe por completo, abusando de las víctimas nuevamente al desencadenar su bufete de abogados para poner en tela de juicio sus intenciones y desacreditar los reclamos de los demandantes que se atreven a buscar un recurso legal para su angustia.

El profeta de Jehová parece abordar con precisión esta situación diciendo en Amós 8: 4: “Oigan esto, ustedes los que tiran a morder a alguien que es pobre, aun para hacer que los mansos de la tierra cesen…” Apropiadamente, Jehová también dice a través de Amós que su juicio vendrá contra los líderes de su pueblo “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Debido a tres sublevaciones de Israel, y debido a cuatro, no lo volveré atrás, debido a que vendieron a alguien justo por simple plata, y a alguien pobre por [el precio de] un par de sandalias. Jadean por el polvo de [la] tierra sobre la cabeza de personas de condición humilde; y el camino de la gente mansa desvían; y un hombre y su propio padre han ido a la [misma] muchacha, con el propósito de profanar mi santo nombre.” (Amós 2: 6-7).

¿Cuántos humildes y mansos buscadores de Dios han tropezado por las malas acciones y la injusticia de la Watchtower? ¿Cuántos niños deben ser sacrificados para proteger la imagen pública de la Sociedad? Sin embargo, eso no es todo, la Organización ha profanado el santo nombre de Jehová de otra manera.

Es un hecho que incluso a los abusadores de niños conocidos se les anima a salir al ministerio público, yendo de puerta en puerta. Como bien saben todos los testigos de Jehová que han participado en el ministerio de casa en casa, muchas veces niños pequeños abren la puerta; a veces, únicamente vestidos con sus pijamas o incluso inocentemente semidesnudos. ¡Qué gran irresponsabilidad e imprudencia por parte de la Sociedad es exponer a niños inocentes al peligro potencial que representan los pedófilos! La Sociedad considera que exigir que los depredadores sexuales trabajen en compañía de otro ministro es una garantía adecuada; ¡como si eso hiciera que los padres se sientan más cómodos con la idea de que tal vez uno solo los de los ministros que aparecen en su puerta es un pedófilo!

Mientras que las comunidades locales e incluso el Departamento de Justicia de los Estados Unidos exigen que los depredadores sexuales condenados se identifiquen como tales, para vergüenza de todos los testigos de Jehová, ¡la Watchtower ciertamente aprueba el envío de depredadores sexuales conocidos sin previo aviso a vecindarios desprevenidos para predicar las buenas nuevas del reino de Dios!

Mientras que a los precursores se les ha ordenado que utilicen medios alternativos para comunicarse con los que no son amos de casa a través de cartas y testimonios telefónicos, el Departamento de Servicio insiste en que los ministros pedófilos tienen el derecho de ir de puerta en puerta y contactar personalmente a los padres de familia o a sus hijos. ¡Qué reproche ha traído Betel sobre el nombre de Dios!

En el versículo citado anteriormente, Jehová hace una conexión entre la inmoralidad de la prostitución y la venta de personas humildes por dinero. Hoy en día, entre los testigos de Jehová, en lugar de haber una prostitución en el templo entre adultos que supuestamente consienten tener relaciones sexuales entre sí, el nombre de Jehová ha sido profanado por el pecado aún más repugnante del abuso sexual de menores. La condena de Jehová a Israel en tiempos antiguos también aplica a los testigos de Jehová de la actualidad, por tolerar y proteger a los abusadores de niños mientras persiguen a sus víctimas y defensores, y pagan millones de dólares provenientes de fondos donados por los confiados feligreses para comprar su silencio.

‘’SE ACUESTAN EN LECHOS DE MARFIL’’

La preocupación principal del nivel superior de la jerarquía de la Sociedad no parece ser el bienestar espiritual de aquellos cuya fe ha sido destrozada, sino simplemente mantener el status quo y proteger su imagen pública. Por encima de todo, el bienestar financiero del vasto imperio editorial de la Watchtower parece ser lo que más les interesa.

Por esa razón, parece que estas palabras de Amós están dirigidas a los honorables de Betel, los príncipes de la organización terrenal de Jehová, los cuales viven a costa de otros: “[Ustedes, hombres,] que se acuestan en lechos de marfil y se echan sobre los divanes de estos, y comen los carneros de un rebaño y los toros jóvenes de entre los becerros engordados; que improvisan de acuerdo con el sonido del instrumento de cuerdas; que, como David, han inventado para sí instrumentos de canto;  que beben de tazones de vino, y que con los más selectos aceites hacen su ungir, y que no han enfermado ante la catástrofe de José.’’ (Amós 6:4 – 6)

Unas simples palabras de disculpa podrían apagar las llamas de tantas dudas, sin embargo, cumpliendo el patrón profético, a Betel no le preocupa que cientos de miles de testigos de Jehová y posiblemente millones de ellos hayan tropezado. Al igual que cualquier organización multinacional mundana, la Sociedad considera a los individuos como meros engranajes en su maquinaria corporativa, fácilmente reemplazables.

Como un ejemplo de ese hecho, miles de jóvenes han prestado atención a la exhortación de la Sociedad de servir en Betel. Renunciando a una educación superior o una familia o a muchos aspectos de sus vidas, algunos han servido en Betel por 20, 30 años o más. Pero al igual que muchas corporaciones que enfrentan dificultades económicas, la Sociedad está reduciendo el número de sucursales y cientos e incluso miles de betelitas de tiempo completo han sido despedidos sin darles nada como retribución por sus años de servicio. Esto se debe a que todos ellos deben ingresar a una orden religiosa especial e incluso hacer un voto de pobreza. Y la pobreza es lo que logran.

Pero los príncipes de Betel ciertamente no viven en la pobreza. Aunque no tienen fortunas personales como muchos clérigos, es como si estuvieran tendidos en lechos de marfil y disfrutando de los mejores alimentos, matando a terneros engordados, por así decirlo; improvisando sus melodías del reino, como el rey David; viviendo en un entorno palaciego, disfrutando de todos los reconocimientos de presidir en la sede central de la organización terrenal de Jehová; realizando su servicio usando los mejores aceites de unción; sin preocuparse por el hecho de que el pueblo de Jehová bajo su supervisión ha enfermado espiritualmente.

Como una muestra adicional de la mentalidad prevaleciente representada en Amós, hace poco tiempo la Sociedad vendió todas sus preciadas propiedades de Brooklyn Heights. Se rumorea que la venta pudo aportar hasta mil millones de dólares a la tesorería de Betel.

¿Por qué desocupó la Watchtower su ubicación histórica en la ciudad de Nueva York? Sin duda alguna, la razón principal es que los valores inmobiliarios se han disparado en los últimos años debido a que la Reserva Federal inyecta billones al sistema bancario de Wall Street, ubicado al otro lado del río Hudson, lo que le permite a Betel cobrar al máximo.

Y debido a que la organización tiene su propia empresa de construcción semi-calificada de voluntarios no remunerados, toda la sede pudo reconstruirse de manera relativamente económica en el campo, lejos de la mugre y el crimen de la gran ciudad, donde Betel estuvo ubicado por más de un siglo. Según un comunicado de prensa de diciembre de 2015, fueron 3.800 voluntarios los que trabajaron en la construcción de la nueva sede en Warwick, Nueva York.

Actualmente, el Cuerpo Gobernante y su familia betelita están instalados en ese lugar. Desafortunadamente, ellos no discernirán el momento de su inspección. O, como dice Jehová en el capítulo 6 de Amós: “¡Ay de los que están en desahogo en Sión y de los que confían en la montaña de Samaria! Son los distinguidos de la parte principal de las naciones, y a ellos la casa de Israel ha venido… ¿[Están ustedes] poniendo fuera de [su] mente el día calamitoso, y acercan la morada de la violencia?”

“El día calamitoso y la morada de la violencia” tienen que ver con el desplome del sistema actual y el comienzo del reinado del tirano de las naciones. “Los que confían en la montaña de Samaria” ni siquiera imaginan eso. No tienen ni la menor sospecha de que se enfrentarán a un día de inspección. Todo eso supuestamente ya es historia. Como los hombres prominentes de la organización similar a la montaña de Jehová, el Cuerpo Gobernante ‘’está en desahogo”.

Lo más probable es que todo el sistema financiero global se derrumbe en un futuro cercano y los miles de millones de dólares de Betel simplemente sean confiscados cuando los bancos de Wall Street pongan en funcionamiento su rescate (bail-in) de tenedores de bonos y depositantes.

También parece que las palabras de Amós 3: 14-15 predicen un día de cuentas para lo que hoy se conoce como “la organización de Jehová”. Esos versículos dicen lo siguiente: “Porque, en el día de pedir cuentas por las sublevaciones de Israel contra él, también ciertamente pediré cuentas a los altares de Betel; y los cuernos del altar ciertamente serán cortados y tendrán que caer a tierra. Y yo ciertamente derribaré la casa de invierno además de la casa de verano. Y las casas de marfil tendrán que perecer, y muchas casas tendrán que llegar a su fin, es la expresión de Jehová.”

Sin duda, este aspecto de la denuncia de Jehová se relaciona específicamente con la sede de Betel, incluidas las “casas de marfil” como el complejo de Patterson y el lujoso salón de asambleas de Nueva Jersey, así como docenas de otros salones de asambleas y sucursales en todo el mundo. Curiosamente, un salón de asambleas muy caro fue construido en las afueras de Houston, Texas, con gigantescos monitores de televisión de pantalla grande retráctiles en el escenario. Es tan extravagante que algunos hermanos lo llamaron “Taj Ma-hall”, ¡Ciertamente algo así es una casa de marfil!

El exilio de los que están en desahogo significará que no solo algunas, sino todas las sucursales serán cerradas. Tal como prácticamente todos los profetas predicen, la catástrofe venidera silenciará al esclavo fiel y discreto. Amós 5:13 expresa lo mismo de la siguiente manera: “Por lo tanto, el mismo que tiene perspicacia guardará silencio en aquel tiempo, porque será un tiempo calamitoso.”

Aquellos que actualmente hablan en el nombre de Jehová ya no lo harán cuando sus casas en Betel sean derribadas, tal como Amos 6: 10-11 lo predice: “Y el hermano del padre de él tendrá que llevarlos uno por uno, y los estará quemando uno por uno, para sacar [los] huesos de la casa. Y tendrá que decir a quien esté en las partes más recónditas de la casa: ‘¿Hay otros más contigo?’. Y él ciertamente dirá: ‘¡Nadie!’. Y él tendrá que decir: ‘¡Calla! Porque no es ocasión de hacer mención alguna del nombre de Jehová’. Porque, miren, Jehová manda, y ciertamente derribará la gran casa hasta hacerla ripio, y la casa pequeña hasta hacerla escombros.’’

‘’¡AY DE LOS DESEAN CON VEHEMENCIA EL DÍA DE JEHOVÁ!’’

Todos los profetas y apóstoles exhortan a los creyentes a tener en cuenta la presencia del día de Jehová. Pero, ¿cómo podrían las personas sentirse tristes al anhelar ese “día”, como se menciona en el siguiente versículo? ‘’¡Ay de los que desean con vehemencia el día de Jehová! ¿Qué, entonces, significará para ustedes el día de Jehová? Será oscuridad, y no luz.” (Amós 5:18)

No está claro cómo los israelitas a quienes se dirigió originalmente la profecía pudieron haber anhelado ese día; tampoco está claro cómo los feligreses de la cristiandad pueden estar deseando el día de Jehová sobre ellos mismos. De hecho, ¿cómo podría ser posible que el “ay” aplique a los cristianos verdaderos que están esperando fielmente el día de Jehová? ¿Cómo debería ser entendido ese versículo?

Para comprenderlo podría ser útil considerar lo que parafrasea otra versión de la Biblia conocida como la Nueva Traducción Viviente en ese mismo versículo: “Qué aflicción les espera a ustedes que dicen: ‘¡Si tan solo hoy fuera el día del Señor!’. No tienen la menor idea de lo que desean. Ese día no traerá luz sino oscuridad.’’

Al lector que ha llegado hasta este punto en esta publicación se le ha presentado lo que este autor considera una documentación irrefutable del gran error de la Watchtower con respecto a la naturaleza del día de Jehová. No solo eso, sino que algo mucho peor que su error doctrinal e interpretativo es que la Sociedad sea culpable de violar inicuamente los principios más básicos del cristianismo. No han podido permanecer sin mancha del mundo, habiendo hecho una alianza política con las Naciones Unidas, y se han negado a cuidar de los huérfanos y las viudas en su tribulación.

Esos tres errores son mencionados en el juicio de Dios contenido en Amós: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Debido a tres sublevaciones de Judá, y debido a cuatro, no lo volveré atrás, debido a que rechazaron la ley de Jehová, y [porque] no guardaron las propias disposiciones reglamentarias de él; antes bien, las mentiras de ellos, tras las cuales sus antepasados habían andado, siguieron haciéndolos andar errantes. Y ciertamente enviaré un fuego dentro de Judá, y tendrá que devorar las torres de habitación de Jerusalén.” (Amós 2: 4-5).

En vista del hecho irrefutable de que la “Jerusalén” de la profecía representa a la congregación corrompida de Cristo y no a la cristiandad, ¡son los mismos testigos de Jehová los que no tienen idea de lo que están deseando! De hecho, ¿quién más sino los testigos de Jehová anhelan que llegue el día del juicio?

Prácticamente todos los profetas predicen que el día de Jehová traerá tristeza y desolación al pueblo de Dios y dará como resultado una purga masiva de los hombres infieles que se encuentran en medio de la congregación de Cristo. Amós no es la excepción. En el capítulo 5, versículo 3 se nos dice lo siguiente: ‘’Porque esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘La ciudad misma que salía con mil quedará con cien; y la que salía con cien quedará con diez, para la casa de Israel.’’

Si la profecía aplica en un sentido más amplio al fin de la cristiandad, ¿se podría esperar que haya un remanente de sobrevivientes? Obviamente no.

Debido a que los testigos de Jehová no son conscientes de estos asuntos, está más allá de su comprensión que la ardiente destrucción de Israel y Jerusalén sea un patrón de las cosas por venir en lo que respecta a la Sociedad. Teniendo en cuenta el contexto del versículo en cuestión, es evidente que es la adoración formal de Jehová es la que será sometida a juicio. Por ejemplo, la misma versión mencionada de la Biblia continúa diciendo: “Odio todos sus grandes alardes y pretensiones, la hipocresía de sus festivales religiosos y asambleas solemnes. No aceptaré sus ofrendas quemadas ni sus ofrendas de grano. Ni siquiera prestaré atención a sus ofrendas selectas de paz. ¡Fuera de aquí con sus ruidosos himnos de alabanza! No escucharé la música de sus arpas. En cambio, quiero ver una tremenda inundación de justicia y un río inagotable de rectitud.’’ (Amós 5: 21-24)

Los testigos de Jehová son bien conocidos por reunirse en grandes asambleas solemnes, que bien podrían describirse como festivales religiosos. Pero, ¿no es hipócrita ofrecer alabanzas a Jehová, ofrendas quemadas y ofrendas de grano, por así decirlo, al alabarlo con himnos y melodías del Reino y, sin embargo, ignorar los asuntos más importantes de la justicia y la rectitud? A Jehová no le interesa una demostración externa de religiosidad. Él quiere que su pueblo lo adore con sinceridad y verdad. La verdadera religión consiste en practicar la justicia y llevar una vida recta. ¡Cualquier cosa menos que eso sería una muestra de repugnante hipocresía!

En vista de las interpretaciones egoístas de la Biblia por parte de la Watchtower y el complejo de auto-justicia de toda la organización, no es de extrañar que Amos 6: 8 diga lo siguiente: “El Señor Soberano Jehová ha jurado por su propia alma’, es la expresión de Jehová el Dios de los ejércitos: ‘Detesto el orgullo de Jacob, y sus torres de habitación he odiado, y ciertamente entregaré [la] ciudad y lo que la llena.”

Desde el punto de vista de Jehová, su pueblo se ha enamorado de un becerro de oro organizacional. Los testigos de Jehová han sido seducidos sutilmente para dar gloria al “esclavo fiel y discreto” y a la Watchtower, mientras relegan a Cristo a una función secundaria. Al igual que las ciudades israelitas de Betel y Guilgal se convirtieron en centros de adoración de becerros, las siguientes palabras de Dios deberían adquirir un verdadero significado para los testigos de Jehová en el futuro cercano: “Y no busquen a Betel, y a Guilgal no deben venir, y a Beer-seba no deben pasar; porque Guilgal misma sin falta irá al destierro; y en lo que respecta a Betel, llegará a ser algo mágico.”

“JEHOVÁ NO HARÁ UNA NI COSA A NO SER…”

La Sociedad con frecuencia se aplica a sí misma el texto de Amós 3: 7, el cual dice: “Porque el Señor Soberano Jehová no hará ni una cosa a no ser que haya revelado su asunto confidencial a sus siervos los profetas.” Pero debería ser evidente que el ‘’asunto confidencial’’ de Jehová tiene que ver con llevar a su pueblo descarriado a juicio. Y, como lo atestigua el registro de la Biblia, Jehová sí notificó a los profetas hebreos individualmente con respecto a sus intenciones. Sin embargo, la nación y sus instituciones no aceptaron los mensajes inspirados de los profetas de Jehová. Por eso Jehová dijo lo siguiente a través de Amós: “Y seguí levantando a algunos de los hijos de ustedes como profetas y a algunos de sus jóvenes como nazareos. ¿No debería ser realmente así, oh hijos de Israel?’, es la expresión de Jehová. Pero ustedes siguieron dando de beber vino a los nazareos, y sobre los profetas pusieron un mandato, diciendo: ‘No deben profetizar’. ¡Miren!, voy a hacer que lo que está debajo de ustedes tambalee, tal como tambalea el carro que está lleno con una hilera de grano recién cortado.’’ (Amos 2: 11-13)

Amós se enfrentó personalmente con un sacerdote enfurecido que le ordenó que dejara de profetizar sobre la caída de la ciudad de Betel. A Amós se le dijo lo siguiente: “Oh hombre de visiones, anda, vete corriendo a la tierra de Judá, y allí come pan, y allí puedes profetizar. Pero en Betel ya no debes volver a profetizar, porque es el santuario de un rey y es la casa de un reino.”

De manera similar, hoy en día, la Sociedad se enorgullece del hecho de que no permite ningún lugar en la organización para los individuos, que, desde el punto de vista de Jehová, pueden realmente cumplir una función similar a la de los profetas bíblicos de la antigüedad. La mentalidad de Betel fue expresada con elocuencia en una conversación telefónica que el autor de este libro tuvo una vez con un miembro del Cuerpo Gobernante. Este se burló de la sugerencia de que la interpretación de Joel por parte de la Sociedad fuera errónea y se negó rotundamente a razonar sobre los asuntos de los que se le habló, diciendo que, si Jehová quisiera revelarles algo, lo haría a través de uno de los miembros del Cuerpo Gobernante directamente y no de un editor externo.

En el primer siglo, sin embargo, había individuos ungidos que funcionaban como profetas y aparentemente no formaban parte del establecimiento cristiano. No consultaban con los apóstoles antes de emitir sus mensajes, y estaban directamente motivados por el espíritu de Dios.

Uno de esos profetas fue Ágabo, el cual fue impulsado por el espíritu santo a predecir una hambruna, que la Biblia nos informa que ocurrió en los días de Claudio. Ágabo también profetizó que Pablo sería detenido en Jerusalén y eso también se hizo realidad.

Sin embargo, hoy, aquellos a quienes Jehová puede ungir para servir como nazareos especiales y que buscan hablar de los asuntos confidenciales de Dios de manera más clara ante los hermanos, se enfrentan a ser reprendidos y marginados por los sacerdotes institucionales de Betel. Como en los días de Amós, el establecimiento moderno de Betel no permite profetizar, ya que se considera el santuario santificado de un rey y … la casa de un reino.

No se le permite a una persona externa de Betel hablar la palabra profética de Jehová dentro de la organización, a menos que lo que diga concuerde con el oráculo de la organización. Como resultado, el mensaje de la Watchtower ha omitido completamente cualquier juicio o reprimenda futuros contra la casa de Dios. Sin embargo, eso no impide que los asuntos confidenciales de Jehová se lleven a cabo. De hecho, debido a que la organización ha afirmado que ninguna calamidad vendrá sobre ella, ¡tal calamidad o calamidades son inevitables!

‘’LA CABAÑA DE DAVID QUE ESTÁ CAÍDA”

“A espada morirán… todos los pecadores de mi pueblo, los que dicen: ‘La calamidad no se acercará ni llegará hasta nosotros’. En aquel día levantaré la cabaña de David que está caída, y ciertamente repararé sus brechas. Y sus ruinas levantaré, y ciertamente la edificaré como en los días de mucho tiempo atrás, a fin de que tomen posesión de lo que queda como residuo de Edom, y todas las naciones sobre las cuales ha sido llamado mi nombre’, es la expresión de Jehová, quien hace esto.’’

Si bien el inspirado portavoz cristiano citó directamente esta profecía y la aplicó al establecimiento del Reino de Cristo sobre su congregación, es evidente que ciertos aspectos de la profecía tienen una aplicación mucho más amplia. Esto se debe a que en el momento en el que el reino de David fue restaurado en la persona de Cristo, la calamidad que Dios había traído originalmente sobre Judá y el reino davídico había ocurrido siglos atrás. Sin embargo, la profecía dice que la cabaña de David sería restaurada “en aquel día”, es decir, en el día en que Jehová traiga calamidad sobre los que están diciendo: “La calamidad no se acercará ni llegará hasta nosotros”. Además, los pecadores que se encuentran entre los que Dios llama “mi pueblo” no pueden ser los feligreses de la cristiandad.

La calamidad a la que se refiere Jehová sirve como un medio para zarandear a aquellos que son miembros de la casa de Dios. Amós 9: 9 dice: “Porque, ¡miren!, voy a mandar, y ciertamente zarandearé a la casa de Israel entre todas las naciones, tal como uno zarandea el harnero, de modo que ni una piedrecita cae a la tierra.’’

Seguramente, ninguna persona razonable insistiría en que las dificultades que se presentaron ante los Estudiantes Internacionales de la Biblia durante la Primera Guerra Mundial cumplieron la profecía que habla de un desastre final decisivo que sacudiría a la casa de Dios. La profecía contenida en Ageo 2: 6-7 también dice que Jehová va a sacudir los cielos, la tierra y todas las naciones, para que “las cosas deseables”, es decir, las personas piadosas, glorifiquen a Jehová en su casa restaurada.

Pablo citó a Ageo en Hebreos 12:27 y explicó que la profecía se refiere a las instituciones de este sistema de cosas que serán sacudidas hasta desaparecer por completo. No hace falta decir que la Primera Guerra Mundial no demostró ser el fin de este sistema. En realidad, la gran sacudida aún está en el futuro y ocurrirá pronto. Por lo tanto, la sacudida y el zarandeo del pueblo de Dios tampoco ha ocurrido todavía… pero también sucederá pronto.

La profecía de Amós que predice la inminente caída de la “cabaña de David” aparentemente es paralela a muchas otras profecías concernientes al establecimiento del reino de Dios; lo que nos lleva a concluir de manera más segura que la venida de Cristo para gobernar la tierra resulta primero en la devastación del lugar santo de Dios.

Entonces, la reconstrucción de la “cabaña de David” tiene que ver con la gran salvación, la curación espiritual y la recuperación que tendrá lugar durante la gran tribulación. Numerosos lugares en la Biblia nos muestran que Jehová glorifica su gran nombre y expresa su indignación por el hecho de que sus siervos no le dieron el respeto y la gloria que merecía con razón sino que estos trajeron reproche sobre su nombre. Amós no es la excepción.

En vista del reproche que la Sociedad y los testigos de Jehová han traído sobre el nombre de Dios, y el hecho de que el día de Jehová traerá desolación al santuario cristiano y al Israel de Dios, aquellos que temen a Jehová deben tomar en serio la declaración escalofriante de nuestro Dios en Amós 4: 12-13, la cual dice: “Por lo tanto, eso es lo que te haré, oh Israel. En consecuencia de que esto mismo te haré a ti, prepárate para encontrarte con tu Dios, oh Israel. Porque, ¡mira!, el Formador de [las] montañas y el Creador de[l] viento, y Aquel que informa al hombre terrestre lo que es el intenso interés de su mente, Aquel que torna el alba en lobreguez, y Aquel que pisa sobre los lugares altos de la tierra, Jehová el Dios de los ejércitos es su nombre.”