3) LA SIEGA2018-10-29T15:00:48+00:00

LA SIEGA

“La siega es una conclusión de un sistema de cosas, y los segadores son los ángeles”. – Jesucristo

Con o sin la cronología de los siete tiempos, los testigos de Jehová están absolutamente convencidos de que el tiempo del fin y la anunciada siega final comenzaron en 1914. Sin embargo, este capítulo examina más detenidamente algunas suposiciones erróneas y las implicaciones de un período de siega futuro.

¿Qué es la siega? Jesús comparó el ministerio cristiano a una siega. En Mateo 9: 36-38, Jesús habló del potencial de reunir un gran número de personas y la necesidad de trabajadores del campo, diciendo: “Sí, la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Por lo tanto, rueguen al Amo de la mies que envíe obreros a su siega “. Según la ilustración de Jesús, la siega comenzó en aquel entonces.

Sin embargo, en el capítulo 13 de Mateo, Jesús habló de otra siega, una que tendría lugar durante la conclusión del sistema de cosas. Específicamente, Jesús declaró: “La siega es una conclusión de un sistema de cosas, y los segadores son los ángeles”. Entonces, es evidente que Jesús empleó la ilustración de la siega de manera general, para ilustrar el trabajo que los ministros cristianos harían, pero también usó una analogía de una manera muy específica para ilustrar lo que ocurriría durante el juicio final. Las dos parábolas difieren de una manera muy significativa: en la siega final, los segadores son ángeles, no ministros cristianos. 

Los testigos de Jehová, sin embargo, persisten en creer que los recolectores angélicos ya han sido enviados al campo. De acuerdo con las enseñanzas de la Watchtower, el período conocido escrituralmente como la conclusión del sistema de cosas comenzó en 1914. Eso no quiere decir que no haya abundante evidencia de que los ángeles supervisan y dirigen a los ministros cristianos; sin embargo, la pregunta es si la verdadera siega final ya está en marcha o no. Dicho de otra manera, ¿No sería más adecuado comparar el trabajo de evangelización de los testigos de Jehová con la siega que efectuaron los discípulos cristianos del primer siglo, en lugar de la siega final? Hay razones convincentes para creer que ese es el caso, ya que muchos aspectos de la parábola de Jesús simplemente no se han manifestado hasta el momento.

Por ejemplo, Jesús declaró claramente que los ángeles salen y primero juntan la mala hierba que se encuentra en medio del trigo. Jesús dijo: “Dejen que ambos crezcan juntos hasta la siega; y en la época de la siega diré a los segadores: Junten primero la mala hierba y átenla en haces para quemarla; entonces pónganse a recoger el trigo en mi granero.’’

La interpretación de la Watchtower de la parábola viola el orden de los acontecimientos que Jesús predijo. Para apoyar la noción insostenible de que la siega comenzó en 1919, la Watchtower tuerce las palabras de Jesús al decir que primero se recoge el trigo de entre la mala hierba. Observe con atención el comentario de la Atalaya del 15 de diciembre de 1981:

“¿En qué fecha, después de 1914, ‘envió’ “a sus ángeles” el Hijo del hombre para que separaran a los “hijos del reino” de “los hijos del inicuo,” el “trigo” de imitación, o sea, “los que cometen desafuero,” entre los cuales está el “hombre de desafuero,” los líderes religiosos del cristianismo falso? La respuesta tiene que estar en armonía con los hechos, y éstos muestran que en 1919 a los “hijos del reino” engendrados por espíritu santo, ungidos, simbolizados por el “trigo,” se les comenzó a liberar de la “mala hierba,” o cristianos falsos, que habían contaminado el campo religioso de la humanidad. “

Jesús estaba seguro al afirmar que la siega se lleva a cabo cuando los ángeles remueven a los malvados de entre los justos. Sin embargo, la interpretación actual de la Watchtower de la parábola afirma que el “trigo” justo se separa de entre las malas hierbas primero. Claramente, sin embargo, en la parábola se dice que los ángeles recolectores llevan a cabo una limpieza profunda mediante la eliminación y destrucción de todas las influencias corruptoras que se encuentran dentro del reino de Cristo.

Jesús pasó a explicar el significado de la parábola al decir: “De manera que, así como se junta la mala hierba y se quema con fuego, así será en la conclusión del sistema de cosas. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y ellos juntarán de su reino todas las cosas que hacen tropezar, y a los que cometen desafuero, y los arrojarán en el horno de fuego. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes. En aquel tiempo los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos, escuche.’’

En la parábola “su reino” solo puede representar a la congregación de Cristo. Por ejemplo, Colosenses 1:13 habla del hecho que los cristianos fueron liberados del mundo de la oscuridad espiritual y transferidos por Jehová “al reino del hijo de su amor”. La pregunta es: si la mala hierba de la ilustración representa a los cristianos falsos que hacen parte de la cristiandad, ¿cómo se podría decir que esos individuos también hacen parte del reino de Dios? Tenga en cuenta que Jesús dijo que la mala hierba sería removida de su reino.

Además, ¿cómo podría ser cierto que los ángeles ya han eliminado del reino de Cristo ” todas las cosas que hacen tropezar, y a los que cometen desafuero”? ¿Cómo se pudo haber logrado tal cosa en 1919? Seguramente, Cristo no estaba diciendo que enviaría a sus ángeles a limpiar la cristiandad de tropiezos y personas que cometen desafuero, ¿verdad? Además, si los ángeles comenzaron la eliminación de tales cosas de entre los verdaderos hijos del reino en 1919, ¿por qué hay todavía innumerables tropiezos y personas que practican el desafuero entre los testigos de Jehová en este momento?

Como un ejemplo de los innumerables tropiezos, es bien sabido que, a partir de finales de los años 60, los portavoces de la Watchtower comenzaron a cultivar la idea entre los testigos de Jehová de que el Armagedón tendría lugar alrededor de 1975. En los años posteriores a ese fiasco miles de testigos desilusionados abandonaron la organización. Para ellos, la histeria de 1975 fue una piedra de tropiezo que los afectó profundamente. Más recientemente, la realidad obligó a la organización a abandonar la enseñanza que los individuos de la generación de 1914 estarían aún vivos para presenciar personalmente el fin del sistema. Una vez más, un número incalculable de testigos de Jehová tropezaron, tal vez incluso algunos de los hijos ungidos del reino.

Aún más recientemente, el actuar hipócrita de la Watchtower como ONG de la ONU también ha demostrado ser causa de tropiezo para algunos testigos de Jehová. También es el caso que hay innumerables individuos espiritualmente desaforados entre los testigos de Jehová, tantos que decenas de miles de testigos son expulsados ​​cada año por inmoralidad sexual. Y, por supuesto, hay muchos otros problemas que afligen a las congregaciones. Entonces, ¿cómo puede ser posible que los ángeles hayan iniciado la siega que elimina todos los males del reino de Cristo? ¿Son los poderosos ángeles segadores de Jehová realmente tan ineficaces?

Además, si la siega realmente comenzó en 1919 y supuestamente todos los falsos cristianos fueron arrojados al fuego en aquel entonces, ¿por qué aún no se ha llevado a cabo tal destrucción? En vez de eso, toda la generación de aquellos supuestos individuos similares a mala hierba simplemente pasó al olvido, evidentemente siendo reemplazados por una nueva y abundante cosecha de mala hierba. Además, siendo razonables debemos insistir en que la siega final no se efectúa durante décadas, sino que se lleva a cabo en un período relativamente corto dentro de un cultivo ya maduro.

Para verdaderamente entender el significado de parábola de la siega, es útil considerar lo que el apóstol Pablo dijo acerca de estos asuntos. En 1 Corintios 3: 9, el apóstol escribió: ” Porque somos colaboradores de Dios. Ustedes son campo de Dios bajo cultivo, edificio de Dios.’’Al comparar la congregación de Cristo con un edificio en construcción y un campo cultivado, Pablo proporcionó los medios para comprender la parábola de Cristo de la siega. ¿Cómo? 

Pablo pasó a ilustrar la construcción en curso del “edificio de Dios” al comparar las contribuciones de cada uno de varios tipos de materiales de construcción, diciendo: ” Ahora bien, si alguien edifica sobre el fundamento oro, plata, piedras preciosas, maderas, heno, rastrojo, la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, por cuanto será revelada por medio de fuego; y el fuego mismo probará qué clase de obra es la de cada uno.’’ 

El apóstol reconoció que había cosas deseables e indeseables dentro de la congregación ungida, o el reino de Cristo; y tanto los materiales inferiores y las piedras y metales preciosos coexistirían en el mismo edificio u organización, hasta que el día de fuego pusiera a prueba el trabajo de cada uno. Algunas personas y cosas permanecerían y otras se consumirían. Los materiales combustibles (madera, heno y rastrojo) son comparables a la mala hierba de la ilustración de Jesús. La razón por la que Pablo usó la ilustración en primer lugar fue porque algunos de los corintios estaban siguiendo a los hombres y tenían tendencia a formar sectas. Algunos decían que pertenecían a Pablo, otros a Apolos y Cefas, y así sucesivamente. La ilustración que Pablo usó tenía la intención de mostrar que, a pesar de que tales personas eran parte de la congregación, si su fe no se construía sólidamente sobre la base de Cristo, entonces estaban construyendo solo con madera, heno y rastrojo y su trabajo no sobreviviría a las pruebas de fuego que se avecinaban.

En otra ilustración, Pablo se refirió a la congregación como una gran casa que contiene tanto vasos honrosos como deshonrosos. Entonces, el punto es, en lo que se refiere a la ilustración de Cristo, que tanto el trigo como la mala hierba existen dentro de la congregación cristiana hasta el día del fuego. Eso significa que el trigo y la mala hierba no se encuentran dispersos en las diversas denominaciones de Babilonia la Grande; sino que, los dos elementos ya coexisten dentro de la congregación cristiana de los testigos de Jehová.

El hecho de que el trigo y la mala hierba sean segados de la misma organización cristiana también tiene apoyo en el libro de Apocalipsis, cuando Jesús habló a las siete congregaciones en el día del Señor. El consejo de Jesús a las congregaciones muestra claramente que algunos de los miembros individuales dentro de esas congregaciones, aunque sean ungidos, no necesariamente cumplen con su aprobación y no pasarán la prueba, a menos que se arrepientan. Por ejemplo, Cristo le dijo a la congregación de Sardis: ‘’Hazte vigilante, y fortalece las cosas restantes que estaban a punto de morir, porque no he hallado tus hechos plenamente ejecutados delante de mi Dios.  Por lo tanto, continúa teniendo presente cómo has recibido y cómo oíste, y sigue guardándo[lo], y arrepiéntete. Ciertamente, a menos que despiertes vendré como ladrón, y no sabrás de ningún modo a qué hora vendré sobre ti.’’


Es particularmente notable que Jesús concluyó diciéndole a las congregaciones: “El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones”. Jesús también concluyó su ilustración del trigo y la mala hierba de manera muy similar al decir: ‘’El que tiene oídos, escuche.’’

“EL REINO DE LOS CIELOS ES SEMEJANTE A UNA RED BARREDERA’’

Otro aspecto a considerar es que Jesús dijo que la mala hierba experimentaría ” el llanto y el crujir de sus dientes”. ¿Qué significado tiene eso? La expresión “allí es donde será su llanto y el crujir de sus dientes” fue utilizada siempre por Jesús para ilustrar la condición de desesperación que los rechazados experimentarían cuando fueran expulsados ​​del reino. Esa frase específica nunca se usa en referencia al juicio sobre el mundo en general. Por ejemplo, en Mateo 8:12 Jesús dijo: “entre tanto que los hijos del reino serán echados a la oscuridad de afuera. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes.’’

Del mismo modo, en la ilustración de la boda del hijo del rey, que claramente hace referencia a las bodas del Cordero, el hombre al que se le permitió la entrada al banquete de bodas, pero que luego se descubrió que estaba vestido inadecuadamente, fue en consecuencia atado y arrojado a la oscuridad de afuera donde su llanto y crujir de dientes le sobrevino.

De manera similar, en la parábola del esclavo fiel y discreto, se dice que el esclavo malo llora y cruje los dientes cuando es expulsado de la casa de Dios durante la última inspección de Cristo. Además, el esclavo malo e indolente que hace mal uso de los bienes de su amo está destinado a enfrentar el mismo destino.

Jesús usó la expresión llanto y crujir de dientes en otra ilustración. En el contexto de la parábola del trigo y la mala hierba en el capítulo 13 de Mateo, Jesús narró una parábola similar, comparando el reino de los cielos con la red de un pescador, diciendo: ” Otra vez: el reino de los cielos es semejante a una red barredera bajada al mar, y que recoge [peces] de todo género. Cuando se llenó, la sacaron sobre la playa y, sentándose, juntaron los excelentes en receptáculos, pero tiraron los que no eran apropiados. Así es como será en la conclusión del sistema de cosas: saldrán los ángeles y separarán a los inicuos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes.’’

¿Qué simboliza la red barredera? Según la Atalaya del 15 de junio de 1992, la red barredera simboliza a la cristiandad, así como a la verdadera congregación de Cristo. Allí leemos:

” Así que la red barredera representa un instrumento terrestre que profesa ser la congregación de Dios y recoge peces. Ha incluido a la cristiandad y a la congregación de cristianos ungidos, y esta última ha continuado recogiendo peces excelentes, bajo la guía invisible de los ángeles…”

Sin embargo, la Atalaya de diciembre de 2014 descartó la noción de que la cristiandad era parte de la simbólica red barredera. En la actualidad, la Watchtower enseña lo que se presentó en la primera edición de este libro, pero con un giro. En lugar de representar una separación final de personas fieles e infieles, la Watchtower insiste cruelmente en que los ángeles han estado eliminando a las personas inadecuadas de la organización todo el tiempo. Incluso las personas que simplemente asistieron a algunas reuniones podrían ser consideradas como inapropiadas, por cualquier razón, la cual solo conocen los ángeles.

Pero la parábola de la red barredera de Jesús ilustra una separación final decisiva que determina el destino eterno de aquellos que viven en un punto definido en el tiempo. Al igual que con la parábola del trigo y la mala hierba, Jesús especificó que los ángeles realizan la tarea de separación durante un período corto de tiempo. Además, si los peces inapropiados no han sido arrojados al horno de fuego, lo cual es obvio, entonces tampoco se ha juntado a los excelentes en receptáculos.

El personal del comité de enseñanza de Bethel debería plantearse la siguiente pregunta: ¿Cuántas separaciones decisivas hay? Esa es la pregunta adecuada en vista del hecho de que según la Watchtower hay dos separaciones similares a una siega. Una supuestamente ha estado en curso desde 1919 y la otra tendrá lugar en el futuro. Pero, ¿son las enseñanzas de la Watchtower realmente tan contradictorias? Sí, desafortunadamente lo son.

Eso se debe a que, en 1995, la Watchtower descartó la enseñanza de que la separación de las ovejas y las cabras se ha estado llevando a cabo desde 1914. En el número del 15 de octubre, leemos:

“Durante mucho tiempo hemos entendido que la parábola representa a Jesús sentándose en su trono como Rey en 1914 y desde entonces dictando sentencias: vida eterna para las personas que demuestran ser como ovejas y muerte permanente para las que son como cabras. Sin embargo, un nuevo examen de la parábola requiere una modificación en el modo de entender el tiempo de su cumplimiento y lo que ilustra. Este entendimiento más claro reafirma la importancia de la predicación y de la reacción de la gente.’’

¿Qué ilustra la parábola? Ilustra una separación y juicio futuros. Y al probar su nueva posición y su “entendimiento más claro”, la Watchtower inadvertidamente contradice y anula todo lo que han enseñado previamente en cuanto a cuando se cumplen las parábolas relacionadas del trigo y la mala hierba y la red barredera.

Por un lado, la Watchtower razona correctamente al afirmar que el juicio de las naciones no se efectúa “durante muchos años”. Al llegar a esa conclusión, la Watchtower reconoce que la parábola enseña que el juicio de Jesús ocurre inmediatamente antes de su ejecución. Pero, contradictoriamente, la Watchtower también insiste en que el juicio de la siega comenzó en 1919 y ¡continúa!

¿Qué puede explicar este enloquecedor método de interpretación, mediante el cual se logran múltiples significados a partir de ilustraciones obviamente relacionadas? La única explicación racional para las enseñanzas abiertamente contradictorias de la Watchtower es que están decididos a adherirse a la falacia de que Cristo comenzó a gobernar el mundo en 1914, sin importar el costo de su credibilidad. La única razón por la que la parábola del trigo y la mala hierba y la red barredera se atribuyen a 1919 se debe a que Jesús indicó que esas parábolas ilustran lo que ocurriría durante la conclusión del sistema de cosas. Si la Watchtower siguiera el mismo patrón de razonamiento que utilizó para la interpretación de la parábola de las ovejas y las cabras, se verían obligados a admitir que la conclusión del sistema no ha comenzado aún. Pero eso es evidentemente inaceptable para la directiva de los testigos de Jehová. Aparentemente, Betel confía en que la mayoría de los testigos no detectarán sus contradicciones interpretativas; y tristemente, muy pocos las han notado.

En cuanto a la interpretación de la Watchtower, la ironía es que la parábola de las ovejas y las cabras afirma que la separación se lleva a cabo cuando Cristo llega a ser rey. Mateo 25:31 dice: ” cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras.’’

Para darle sentido a su interpretación, la Watchtower afirma que la parábola de las ovejas y las cabras se cumple cuando Jesús se sienta sobre su trono para juzgar, no cuando es coronado como rey, como si hubiera dos ocasiones diferentes en que Jesús se sienta sobre su trono. Pero claramente solo hay un juicio y separación final de los justos y los malvados y solo hay un trono sobre el cual el rey es entronizado.

En cuanto a la separación final, Jesús predijo que ocurriría inesperadamente, cuando el Señor llegue, y se realizará durante un período relativamente corto de tiempo. En Mateo 24: 40-42 Jesús dijo: “Entonces dos hombres estarán en el campo: uno será llevado, y el otro será abandonado; dos mujeres estarán moliendo en el molino de mano: una será llevada, y la otra será abandonada. Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.’’

LA MIES DE LA TIERRA ESTÁ CABALMENTE MADURA

Para demostrar aún más lo que enseña la Biblia a este respecto y desacreditar el “firmemente arraigado” dogma que sustenta a 1914, el capítulo 14 de Apocalipsis muestra a la siega general como algo que ocurre durante el periodo de tribulación.

¿Cómo? Tal como se habla más adelante en esta publicación, la apertura del sexto sello inicia eventos que sacuden la tierra asociados con lo que Cristo llamó una gran tribulación. Sin embargo, la tribulación no conduce inmediatamente a Armagedón. Esto es evidente por el hecho de que el capítulo siete de Apocalipsis indica que los ángeles interceden para contener los cuatro vientos del juicio destructivo de Dios hasta que se haya sellado al resto de los 144,000. Jesús habló directamente del mismo evento cuando dijo: “porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados. ‘’

La retención de los cuatro vientos es paralela a la interrupción la tribulación a causa de los elegidos, es decir los 144000. Evidentemente, la tribulación se suspenderá para que se pueda lograr el sellamiento final. Siendo ese el caso, el capítulo 14 de Apocalipsis establece el orden de los eventos después de ese sellamiento final. Esto es evidente debido a que la visión de los 144000 de pie sobre el Monte Sión solo puede significar que el remanente de Cristo finalmente ha sido sellado en ese momento, de modo que el reino está por fin completo. Su posición en el Monte Sión con el Cordero de Dios es paralela al recogimiento del trigo en el granero celestial. Contrario a la creencia de la mayoría de los testigos de Jehová, el propósito de Dios aún no ha llegado a esa etapa.

La visión de Apocalipsis revela que después de que los últimos 144000 hijos del reino hayan sido reunidos en el granero, entonces la hora del juicio para las ovejas y las cabras llega. Por lo tanto, Apocalipsis 14: 6 dice: “Y vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y tenía buenas nuevas eternas que declarar como noticias gozosas a los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo,  y decía con voz fuerte: “Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora del juicio por él, de modo que adoren al que hizo el cielo y la tierra y [el] mar y [las] fuentes de [las] aguas.’’

Inmediatamente después de la siega de las “cosas en los cielos” y el anuncio angelical del juicio divino, comienza la “siega de la tierra”: “Y otro ángel salió del [santuario del] templo, clamando con voz fuerte al que estaba sentado sobre la nube: “Pon dentro tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de segar, porque la mies de la tierra está cabalmente madura”. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz sobre la tierra, y la tierra fue segada.’’

El orden de los eventos en Apocalipsis coincide con la secuencia de acontecimientos que Cristo predijo que ocurrirían durante la conclusión. El juicio comienza primero sobre los posibles herederos del reino.

Durante su discurso acerca de la señal de su presencia y la conclusión del sistema de cosas en los capítulos 24 y 25 de Mateo, Jesús dio una serie de tres parábolas para ilustrar lo mismo; a saber, la ilustración del esclavo fiel e infiel; la parábola de las vírgenes sabias y necias y la parábola de los talentos. Después de predecir cómo los esclavos malvados y perezosos serán expulsados de la casa de Dios, Cristo relató entonces la parábola de las ovejas y las cabras, la cual tiene que ver con el juicio de todas las naciones. Es razonable concluir que las ovejas son aquellas personas que tratan bien a los hermanos de Cristo durante el tiempo de tumulto y persecución que marca el juicio sobre la casa de Dios.