15) ¡LONDRES HA CAÍDO!2018-11-10T19:08:05+00:00

¡LONDRES HA CAÍDO!

“Y te reduciré a cenizas sobre la tierra delante de los ojos de todos los que te ven” — Ezequiel 28:18

De acuerdo con el profeta Ezequiel, todas las naciones del mundo son semejantes a árboles plantados en el Jardín de Edén. Y tal como este jardín tenía a un querubín como su guardia y velador; las naciones que componen el jardín de Dios también tienen el suyo; ellas tienen un guardián que también hace las veces de supervisor.  El supervisor de las naciones en la profecía de Ezequiel es el rey de Tiro, de quien Ezequiel 28: 13-14 dice: “En Edén, el jardín de Dios, resultaste estar. Toda piedra preciosa fue tu cobertura: rubí, topacio y jaspe; crisólito, ónice y jade; zafiro, turquesa y esmeralda; y de oro era la hechura de tus engastes y tus encajaduras en ti. El día en que fuiste creado fueron alistadas.  Tú eres el querubín ungido que cubre, y yo te he colocado a ti. En la montaña santa de Dios resultaste estar. En medio de piedras de fuego te paseabas.’’

Aunque es evidente que en estos versículos Jehová se refiere a Satanás el Diablo antes de su rebelión ¿Por qué lo relaciona con el rey de Tiro? La respuesta tiene que ver con el hecho de que los verdaderos gobernantes de este mundo no son humanos en lo absoluto. Jesús y sus apóstoles revelaron que los espíritus malignos son las verdaderas autoridades y principados que han dominado este malvado sistema de cosas desde que Adán y Eva escucharon al querubín mentiroso del Edén.

Es lógico, entonces, que cualquier juicio contra los gobernantes espirituales en el reino invisible también se manifieste sobre los poderes terrenales bajo su control. Es por eso que la decisión judicial de Jehová expresada contra el rey de Tiro se entrelaza con el juicio que se lleva a cabo en contra del espíritu maligno que actualmente conocemos como Satanás.

Pero, ¿qué relevancia podría tener esta antigua profecía para nosotros hoy en día? Aunque los juicios de Dios contra el imperio marítimo de Tiro se cumplieron hace mucho tiempo, esta profecía aplica con asombroso detalle al Imperio Británico y a la moderna ciudad de Londres en particular. Dado que el diablo y sus demonios no fueron juzgados en el momento en que Babilonia o Alejandro Magno destruyeron Tiro, es evidente que las profecías contra esta ciudad tienen un cumplimiento futuro mucho mayor relacionado con los juicios venideros de Jehová en contra de todo este malvado sistema de cosas, tanto celestial como terrenal.

En el capítulo 27 del libro de Ezequiel al profeta se le ordena componer una canción fúnebre por la caída de Tiro. Las palabras de apertura de esta oda dicen acerca de Tiro: “Oh tú que estás morando a las entradas del mar, la comerciante de los pueblos para muchas islas.” El registro histórico nos muestra que la costera ciudad fenicia de Tiro dominaba el Mar Mediterráneo con su flota de barcos mercantes, manejando incluso las aguas del Atlántico Norte y Sur.

Sin embargo, la descripción que se nos da acerca de Tiro como una ciudad “que mora a las entradas del mar” aplica, de manera más significativa, a la Gran Bretaña.

Durante los días del antiguo Imperio Británico, Inglaterra controlaba prácticamente todas las grandes rutas marítimas que se encuentran alrededor del mundo. Una de las más importantes entradas al mar es la puerta natural del Estrecho de Gibraltar. Este es, por supuesto, la conexión vital entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. De manera interesante, esta entrada estuvo alguna vez bajo el control de los fenicios o tirianos, y por los últimos siglos, ha sido considerada como una fortaleza británica. El Estrecho de Gibraltar fue una posesión muy estratégica y valiosa durante las pasadas dos guerras mundiales.

El Canal de Suez es otra arteria vital que hace posible viajar desde el Océano Índico y el Mar Rojo hacia el Mar Mediterráneo, sin tener que rodear África. Era de interés particular para el Imperio Británico mantener el control del Estrecho de Gibraltar, así como del Canal de Suez, pues estas puertas le permitían a la Gran Bretaña un acceso más rápido a su más importante colonia de aquel tiempo: La India.

Para el año 1900, las bases navales británicas mantenían un control estratégico de las principales rutas marítimas alrededor del mundo, lo que daba a Londres una presencia virtual en todas partes. Por ejemplo: Desde 1860, la flota Real Británica ha estado estacionada en Esquimalt, British Columbia. Por el lado del Atlántico y del hemisferio occidental, una presencia naval británica fue establecida en Halifax, Nueva Escocia, así como en Bermuda, Jamaica y Santa Lucía. En el lado opuesto del Atlántico, la Real Marina Británica tenía sus bases en Gibraltar y Freetown, en la colonia africana de Sierra Leona. A partir de 1814, después de una lucha contra los daneses, los británicos establecieron su presencia naval en Cape Town, Sudáfrica, y esto les permitió el control de la navegación por el llamado Cuerno de África. En el Este de África, a principios del Siglo XX, la Marina Real Británica tenía una base en Mombaza, Kenya. Otros puntos críticos incluían la ciudad de Adén en Yemen, la cual era la entrada al sur del Mar Rojo, donde este se une al Océano Índico. Desde sus bases en Bombay, Ceylon, Singapur, Hong Kong y Sidney, la Gran Bretaña controló las más importantes rutas marítimas del subcontinente Índico y de todo el Oriente; así como las rutas a las innumerables islas del Pacífico Sur. Y, por supuesto, el Canal de la Mancha en sí mismo ha sido la principal vía marítima que ha separado al Reino Unido del tumultuoso continente europeo. Sin duda alguna, la Gran Bretaña se sentaba “a la entrada de los mares”, y a un grado considerable, aún se sienta allí.

Pero aparte de controlar las más importantes líneas comerciales marítimas y su infraestructura, la nación isleña del Reino Unido aún mantiene el control sobre docenas de islas dispersas en los siete mares del mundo, como, por ejemplo: Anguila y Barbuda, las Islas Bermudas, las Islas Malvinas, las Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, las Islas Salomón, Santa Elena y las Islas Caimán, por nombrar algunas. De estas, las Islas Caimán parecen ser las más importantes, debido a que sirven como un refugio moderno para el lavado de dinero proveniente de las drogas, la evasión fiscal y otras operaciones ilegales, que se llevan a cabo a través de los miles de fondos de cobertura registrados allí.

Desde el año 2007, de los casi 10 mil fondos de cobertura que existen alrededor del mundo, más de 8000 están registrados en las Islas Caimán de la Reina. Para un grupo de islas con una población total de menos de 60 mil habitantes, eso significa que hay un fondo de cobertura por cada 7.5 personas.

Pero quizás la isla de mayor importancia estratégica para el Imperio es la que Londres ya no controla: Hong Kong. La que una vez que fue un área de almacenamiento en alta mar para la importación de opio en el continente, se convirtió en una colonia británica muy rica. Y los chinos que gobernaron Hong Kong hasta que expiró el contrato de arrendamiento de 100 años a Londres en 1997 fueron amos coloniales al servicio del Imperio. Cuando la China comunista adoptó el capitalismo occidental a principios de la década de 1980, esta buscó dirección de los magnates chinos que habían sido entrenados por los británicos. La conexión de los banqueros británicos con China aún puede tener implicaciones de gran alcance, como ya se ha considerado en relación con el rey del norte.

En cualquier caso, aunque Tiro pudo haber colonizado la región mediterránea, podemos estar seguros de que las palabras del profeta aplican aún más al Imperio Británico, al decir: “En el corazón de [los] mares están tus territorios. Tus propios edificadores han perfeccionado tu belleza (Ezequiel 27: 4)

Además, Ezequiel 27:15 describe con precisión al sistema marítimo británico, diciendo:

“…muchas islas fueron mercaderes empleados por ti…

Ezequiel compara apropiadamente a la ciudad de Tiro con un barco. Un barco de vela es un símbolo apropiado para el poder marítimo de las Islas Británicas. No solo porque mantuvieron su extenso imperio a través de una extensa flota marina mercante y militar, sino también, porque la Gran Bretaña fue alguna vez la principal constructora de barcos del mundo, y no solo de buques de guerra. Para cuando ocurrió la Primera Guerra Mundial, los barcos mercantes construidos por los británicos representaban el asombroso 60% del tonelaje de todos los barcos del mundo. Y debido a que la Real Marina Británica dominaba, pues era mayor que el tamaño combinado de sus dos rivales, Londres estuvo en condiciones de controlar las actividades marítimas del mundo entero.

Al igual que su precursor tirio, a Londres se le compara con un barco de vela, tripulado por marineros y artesanos expertos de muchas tierras. Esto se debe a que Canadá, Australia, Nueva Zelanda, la India y muchos otros territorios bajo su control, han hecho contribuciones significativas al mantenimiento del Imperio Británico, especialmente en tiempos de guerra. Debido a eso, Ezequiel 27: 8 – 11 es especialmente relevante para la moderna encarnación de Tiro: Los habitantes de Sidón y de Arvad mismos llegaron a ser remeros para ti. Tus diestros, oh Tiro, estuvieron en ti; eran tus navegantes. Hasta viejos de Guebal y los diestros de ella estuvieron en ti como calafateadores de tus junturas. Todas las naves del mar y sus marineros mismos resultaron estar en ti, para hacer intercambio de artículos de mercancía.  Persas y [los] ludim y hombres de Put… estaban en tu fuerza militar, tus hombres de guerra. Escudo y yelmo colgaron en ti. Ellos fueron los que causaron tu esplendor.  Los hijos de Arvad, aun tu fuerza militar, estuvieron sobre tus muros todo en derredor, y hombres valerosos eran los que se hallaban en tus propias torres. Sus escudos circulares colgaron en tus muros todo en derredor. Ellos mismos perfeccionaron tu belleza.

Una dificultad a la que puede enfrentarse el estudiante de la Biblia con respecto a la conexión entre la antigua Tiro y el Imperio Británico es el hecho de que la Gran Bretaña ya no tiene una presencia naval tan extensa. Sin embargo, una de las razones detrás de eso, es que los modernos submarinos nucleares han reducido la necesidad de tener bases navales para el control de puntos específicos y vitales. El Reino Unido mantiene una flota de submarinos de clase Tridente con su base en Faslane, Escocia.

Tal como es el caso de su socio militar estadounidense, al menos uno de los submarinos de Su Majestad está merodeando bajo los océanos de la tierra, provisto de las armas más letales jamás inventadas.

Y aunque es verdad que en estos momentos la Gran Bretaña no controla el comercio mundial como lo controló alguna vez en sus años de gloria, Londres todavía domina el mundo de manera muy significativa. Contrariamente a los mitos populares, el poder que el Imperio británico adquirió durante los últimos 300 años no ha disminuido significativamente. Londres simplemente se ha transformado en un imperio financiero, mientras que el Reino Unido sigue siendo parte de la alianza más poderosa en la tierra: el dúo angloamericano.

LA COMERCIANTE PARA MUCHOS PUEBLOS

El Imperio Británico ciertamente llena la descripción de ser una comerciante para muchas tierras. En el pasado, la compañía Británica East India Company, junto con otras empresas británicas, eran las principales compradoras de los botines que conseguían los piratas en los lugares más lejanos del imperio.  Y aunque la compañía East India Company ya no existe, muchas de las corporaciones más grandes del mundo de la actualidad comenzaron como parte del monopolio comercial de Londres.

Por ejemplo, el Banco de Inglaterra, fundado en 1694, es una de las instituciones comerciales más antiguas que existen y se encuentra en el centro del sistema mercantil y financiero de Londres. Nombres como Barclays y HSBC, también conocidos como The Hong Kong & Shanghai Banking Corporation, fueron fundados en 1865 para procesar el dinero recibido de la venta de opio al campesinado chino. Con su sede en Londres, HSBC es ahora una de las instituciones financieras más grandes del planeta, promocionándose como “el banco local del mundo”. Hasta que se vendió a Anglo-American, la compañía De Beers fue prácticamente la dueña del monopolio en el comercio de diamantes de África y fue pieza clave del antiguo imperio. Lloyd’s of London es la aseguradora más grande y antigua del mundo. La compañía de Wall Street, J.P. Morgan, tuvo sus orígenes en Inglaterra y estos se remontan al año 1838. La gigantesca compañía farmacéutica GlaxoSmithKline tuvo sus inicios como una simple farmacia en la ciudad de Londres hace 300 años. Estas son solo algunas de las compañías más reconocidas que tienen sus raíces en los días de gloria del Imperio Británico de la Reina Victoria, y aún controlan gran parte de la riqueza mundial.

En la era moderna, compañías asociadas con el Imperio Británico dominan el comercio de materiales en bruto y metales preciosos. Compañías como Anglo-Gold-Ashanti, Lonmin (anteriormente Lonrho, abreviatura de London / Rhodesia), Anglo-American PLC y las compañías británico-australianas Rio Tinto y BHP Billiton, son reconocidas como componentes claves del dominio mundial de Londres en la producción de materia prima y metales preciosos.

El poder financiero que la ciudad de Londres posee aumenta con la negociación de contratos para tales materiales. Dando un ejemplo del alcance global del distrito financiero de la Ciudad de Londres, hasta hace unos años el precio internacional del oro se fijaba dos veces al día, exactamente a las 10:30 a.m. y las 3:00 p.m. por la oficina londinense de N.M Rothschild. Además, hasta hace poco, los contratos de futuros que controlaban más de dos tercios de la producción y el comercio de petróleo a nivel mundial eran negociados en la oficina de la Bolsa Internacional del Petróleo en Londres.

Se ha estimado que una vez que un barco petrolero abandona el Golfo Pérsico, su carga puede comprarse y venderse cientos de veces en los mercados virtuales de petróleo antes de que este llegue a su destino final. Además, la Bolsa de Metales de Londres es la principal comerciante mundial de metales no ferrosos. En un día ocupado, la LME puede facilitar contratos por más de $ 10 mil millones.

Aunque el único material en bruto que Inglaterra produce es el carbón, para el año 1997, la Gran Bretaña, así como las compañías asociadas con el bloque de la Mancomunidad, controlaban el 60% de la producción anual de oro, con un valor estimado de 15 mil millones de dólares. Además de eso, algunos grupos con sede en Londres controlan la mitad de la producción de diamantes, el 25% de la producción de cobre, el 29% de la producción de plata, y el 78% de la producción de platino. Actualmente, el control del mercado de metales preciosos por parte de Londres es aún mayor. Al igual que Tiro, Londres también ha acumulado plata y oro en gran cantidad. Las Escrituras nos dicen: “Y Tiro procedió a construir un antemural para sí, y a amontonar plata como polvo, y oro como el fango de [las] calles.’’ (Zacarías 9: 3)

Además de la minería, British Petroleum y Dutch Royal Shell son las principales compañías petroleras de la Corona que comercializan ese precioso producto. Y dado que todos los contratos internacionales petroleros están denominados en lo que se conoce como petrodólares, los corredores de divisas y los fondos de cobertura controlan el valor del dólar estadounidense. Y, sin duda, desde que la era industrial trajo consigo una sed insaciable por este precioso recurso natural, los intereses angloamericanos han ejercido una fuerte influencia y control sobre los asuntos del Medio Oriente, el cual es rico en petróleo.

Además de controlar gran parte del comercio y la producción de materias primas alrededor del mundo, unas cuantas compañías controlan el producto más importante de todos: los alimentos. Unilever, por ejemplo, con sede en Londres y Rotterdam, es una de las compañías de producción de alimentos más antiguas y más grandes del mundo. La alianza Londo-Danesa-Suiza combina a los mercaderes más grandes de la industria alimenticia y estos constituyen un imperio en sí mismos, al controlar muchas compañías gigantescas productoras de alimentos. Y al igual que con los metales y el petróleo, los contratos de productos alimenticios son una parte sustancial de las estrategias comerciales de los gestores y corredores de fondos de cobertura de Londres.

Según la profecía de Isaías contra Sidón, los mercaderes de Tiro y de esta ciudad se enriquecieron con la cosecha de las naciones. Isaías 23: 3 dice: ” Y sobre muchas aguas ha estado la semilla de Sihor, la cosecha del Nilo, su renta; y llegó a ser la ganancia de las naciones.’’

¡Qué cierto ha sido eso también para los comerciantes ubicados en el moderno Tiro! El sistema británico se ha convertido en el modelo para el sistema financiero global actual y está diseñado para extraer la riqueza de las naciones.

Tiro ni siquiera era una nación en sí misma, sino que era una simple ciudad isleña en la costa fenicia, tal como lo reconoce Isaías 23: 7, al decir: “¿Es esta su [ciudad] que estuvo alborozada desde días de mucho tiempo atrás, [desde] sus tiempos primitivos? Sus pies la llevaban lejos para residir como forastera.’’

Londres ciertamente califica como aquella que existe desde hace mucho tiempo, “desde días de mucho tiempo atrás“. Los romanos originalmente establecieron un puesto de avanzada llamado Londinium en el Támesis. Sin embargo, el área metropolitana de Londres no es el Londres verdadero. El distrito financiero de Londres, en el corazón de esta ciudad, es lo que se le conoce como la ciudad de Londres. En algunas ocasiones la gente simplemente llama a este distrito La Ciudad. “La Ciudad” es el verdadero nexo del sistema financiero global del que dependemos a diario. La Ciudad incluso tiene su propio alcalde que lleva el título de The Right Honorable Lord Mayor of the City of London. (Debido al rápido crecimiento de la industria financiera en los últimos años, la ciudad de Londres se ha extendido a Canary Wharf). La ciudad de Londres, la monarquía británica y sus numerosas satrapías en todo el mundo constituyen un imperio secreto sobre las naciones.

“POR TUS ARTÍCULOS DE VENTA, HAS HECHO ABUNDAR TU RIQUEZA’’

Mientras que en el pasado el comercio entre pueblos y naciones dependía de las rutas comerciales terrestres o de la navegación por mares y vías fluviales, hoy en día lo que sucede en el campo económico tiene muy poco que ver con el intercambio real de bienes. Debido a los cambios estructurales que se han dado en el sistema financiero global, el dinero en sí mismo se ha convertido en el producto más comprado y vendido y se intercambia electrónicamente en todo el mundo, las 24 horas del día. En tiempos pasados, algunos activos tangibles respaldaban la moneda de una nación y, generalmente, estos eran oro y plata. Sin embargo, más recientemente, particularmente desde 1971, se eliminó el patrón del oro y se adoptó el llamado tipo de cambio flotante, el cual permite a las distintas monedas del mundo “flotar”, es decir, tener un valor relativo con respecto a otras.

El sistema financiero actual ha permitido a los cambistas modernos obtener enormes ganancias vendiendo una moneda y comprando otra a medida que el tipo de cambio flotante de cada moneda sube y baja diariamente, como las mareas impulsadas por la Luna. La importancia de esto con respecto al Tiro sobre el Támesis, es que Londres domina el sistema financiero global de hoy, el cual ha inventado para reemplazar al sistema mercantil que Britania solía monopolizar.

Según lo informado por la Reuters de Londres, a partir de enero de 2015, el volumen de negocios global diario de aproximadamente $ 2.6 billones de dólares fluye a través de las casas bancarias de Londres, que controla la mayor parte de los lucrativos mercados FOREX (Divisas), así como otros esquemas altamente especulativos, como los derivados. Algunas estimaciones dicen que Londres controla entre el 35% y el 50% de la actividad financiera global.

Además de ser el centro del comercio de divisas y todo tipo de derivados, la Asociación de Banqueros Británicos fija el LIBOR diario (la tasa de oferta interbancaria de Londres). El LIBOR determina el costo mayorista del préstamo de dinero para los bancos y los principales prestatarios de todo el mundo. Sin lugar a dudas, el sistema financiero dominado por Londres ejerce más poder que los gobiernos nacionales mismos.

Aunque anteriormente Londres era “una comerciante para muchos pueblos” por medio de su dominio de los mares, en la actualidad, ella posee un control aún mayor sobre los negocios del mundo y sobre los asuntos financieros de la humanidad, por medio del monopolio que tiene sobre el sistema electrónico de tasa de cambio flotante, el sistema bancario y los mercados de valores.

Cuán verdaderas son las palabras de Ezequiel 27:33: “Cuando tus géneros de comercio salían del alta mar, satisfacías a muchos pueblos. Con la abundancia de tus cosas valiosas y tus artículos de intercambio hiciste ricos a los reyes de la tierra.’’

‘’LA QUE OTORGA CORONAS’’

Isaías 23: 8 plantea la siguiente pregunta: “¿Quién es el que ha dado este consejo contra Tiro, la que otorga coronas, cuyos mercaderes eran príncipes, cuyos comerciantes eran los honorables de la tierra?’’ El siguiente versículo responde: ” Jehová de los ejércitos mismo ha dado este consejo, para profanar el orgullo de toda hermosura, para tratar con desprecio a todos los honorables de la tierra.’’

Para Jehová Dios, Un Ser Eterno que está más allá de los ires y venires de este insignificante planeta; y que, de hecho, está más allá de este universo, no existe tal cosa como el ayer y el mañana. Lo que desde nuestro punto de vista es el futuro, para nuestro Dios es como el ayer. Es por eso que Jehová Dios sabe que ocurrirá en el futuro. Él conoce el futuro, porque, por decirlo de alguna manera, Él ya ha estado allí. Por lo tanto, aunque La Palabra de Jehová fue escrita hace miles de años y aplicó originalmente a las naciones y pueblos de la antigüedad, los patrones establecidos en Las Escrituras, debido a la impresionante e inigualable sabiduría de Dios, son testimonio y advertencia del juicio que está por venir.

No es de extrañar que el apóstol Pablo una vez exclamó: “¡Oh la profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables [son] sus juicios e ininvestigables sus caminos!’’

En cuanto a lo que Jehová ha decidido contra Tiro, este aspecto de la profecía parece aplicar a Londres en mayor medida. Una simple mirada a la historia y el origen de muchas naciones contemporáneas revela que Londres es, de hecho, ‘’la que otorga coronas”.

La siguiente es una lista parcial de algunas naciones que originalmente fueron establecidas en su forma moderna por la Corona Británica: Zimbabue, Botsuana, Malawi, Malasia, India, Egipto, Sudán y Adén. Naciones como Afganistán, Irak, Pakistán, Kuwait, Qatar, Cachemira, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita e Irán, existen en su forma moderna como un legado del imperialismo británico.

Después de la Primera Guerra Mundial, la Gran Bretaña victoriosa recibió de la recién formada Liga de Naciones – cuya creación dependió en gran parte de la voluntad de Londres – lo que se conoce como el mandato británico. El mandato británico consistía en que Gran Bretaña administrara la región del Medio Oriente, la cual había sido parte del Imperio Otomano. Esto llevó al establecimiento eventual del moderno estado de Israel en 1948. Pero mucho antes de su “mandato”, Londres había rediseñado literalmente el mapa de una gran parte del mundo.

El éxito del Imperio británico en dominar una zona tan vasta del mundo se debió en parte al hecho de que los británicos eran excelentes administradores y colocaron a reyes y gobernadores nacionales (sátrapas) para gobernar bajo el control la Corona británica. Al establecer gobiernos subordinados, el Imperio alivió la necesidad de subyugar a las personas continuamente por el filo de la espada.

E incluso después de la disolución del Imperio formal, numerosas naciones han permanecido bajo la Corona como miembros de la llamada Mancomunidad Británica y otros territorios dependientes. Hasta este momento, 54 naciones son parte de la Mancomunidad Británica. Y aún existen 16 naciones que tienen a la Reina de Inglaterra como su soberana, aunque cada una de ellas tiene una gran medida de autonomía.

Además de las naciones del propio Reino Unido, los miembros más destacados de la Mancomunidad son Canadá, Australia y Nueva Zelanda. A través del Consejo Privado de la Reina, el poder político de Londres se extiende sobre todas las naciones que se encuentran dentro del dominio real.

Además de ser ‘’la que otorga coronas”, la escritura dice ‘’ cuyos mercaderes eran príncipes, cuyos comerciantes eran los honorables de la tierra’’. Fiel al patrón de su precursor tirio, muchos de los hombres y mujeres más honrados del mundo de hoy son duques y duquesas, lords y ladies, barones y baronesas del sistema británico de honor y reconocimiento. La propia monarquía británica es incluso conocida como “la Fuente del Honor y la Fuente de Todas las Dignidades”.

Aunque sea una reliquia del sistema feudal, el título de caballero británico es muy codiciado actualmente. Muchos miembros de la Cámara de los Lores de Gran Bretaña forman parte de las juntas directivas de algunas de las corporaciones más poderosas del mundo. Sin embargo, otros que no han nacido en la nobleza británica y, por lo tanto, no son considerados compañeros de la aristocracia, también pueden recibir el título de caballero honorario de parte de la Reina.

No es en absoluto raro encontrar nombres precedidos por “Sir” en presidentes de grandes empresas y otros ejecutivos corporativos de alto rango. Aunque tal vez no sean príncipes en el sentido tradicional, tales hombres son mercaderes y comerciantes adinerados que pueden llegar a ser conocidos como los honorables de la tierra bajo el actual sistema aristocrático anglosajón.

Algunos empresarios y líderes políticos estadounidenses conocidos han alcanzado el título de caballero británico. Por ejemplo, George Bush padre, Henry Kissinger, Colin Powell, Ronald Reagan, Brent Scowcroft y el difunto Ken Lay (director de la infame compañía Enron), llevan el título honorífico de Sir. Más recientemente, Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal, el nombre más asociado con el sistema británico de libre comercio y usura, y de quien algunas personas incluso afirman que fue responsable del colapso financiero que sacudió a Estados Unidos, fue nombrado caballero por la Reina, probablemente por los servicios prestados a La corona.

“DEBIDO A LA INJUSTICIA DE TUS ARTÍCULOS DE VENTA’’

Como el querubín ungido que cubre, obviamente Satanás el Diablo no está directamente involucrado en el comercio. Sin embargo, Ezequiel profetizó contra el rey de Tiro, diciendo: “Por la abundancia de tus artículos de venta llenaron el centro tuyo de violencia, y empezaste a pecar. Y yo te pondré como profano fuera de la montaña de Dios, y te destruiré, oh querubín que cubre, de en medio de las piedras de fuego. Tu corazón se hizo altivo debido a tu hermosura. Arruinaste tu sabiduría por causa de tu radiante esplendor. A la tierra ciertamente te lanzaré. Delante de reyes ciertamente te colocaré, [para que] te miren. Por la abundancia de tus errores, debido a la injusticia de tus artículos de venta, has profanado tus santuarios. Y sacaré un fuego de en medio de ti. Es lo que tendrá que devorarte. Y te reduciré a cenizas sobre la tierra delante de los ojos de todos los que te ven.’’ (Ezequiel 28: 16-18)

Sin lugar a dudas, Londres es uno de los centros comerciales más importantes del mundo, si no el más importante, pero ¿de qué manera se ha hecho culpable?

Además del control que Londres ha ejercido sobre el sistema financiero y las muchas guerras que se han librado en los últimos 200 años debido a las maquinaciones geopolíticas británicas, la historia muestra que el insaciable deseo de dominación global por parte de Londres lo ha llevado a explotar descaradamente los muchos vicios y debilidades de la humanidad para controlarla y hacerla más manipulable y sumisa. Tal y como un astuto depredador analiza y aprovecha las debilidades de su presa, de igual manera, el Imperio Británico se ha propuesto explotar las más bajas y degeneradas tendencias humanas, así como su ignorancia para su propio beneficio. Tal como su predecesor, el imperio Romano, usaba el “pan y circo” para aplacar a sus desmoralizadas muchedumbres, Londres también ha promovido la venta de “artículos” injustos y destructivos. Pero, ¿Cómo lo ha hecho?

Desde los primeros tiempos de la colonización, Londres ha traficado con tabaco y drogas. De hecho, el tabaco sirvió alguna vez como moneda para los colonos ingleses en el Nuevo Mundo. La Gran Bretaña, en su mayor parte, inventó la industria del tabaco y hasta el día de hoy las compañías tabacaleras británicas se encuentran entre las productoras más grandes del mundo de esa hierba nociva. Por ejemplo, la British American Tobacco Company se formó hace más de 100 años con el propósito de promover y obtener beneficios del tabaco en todo el mundo y, de hecho, es la mayor compañía internacional de tabaco. Y aunque ahora tiene su sede en la ciudad de Nueva York, la gigantesca compañía de cigarrillos, Phillip Morris, comenzó como una tienda de tabaco en la Oxford Street de Londres.

También es un hecho bien documentado que Londres fue quien estableció el tráfico de drogas ilícitas, y los bancos mercantes de Londres han cosechado enormes ganancias del consumo de estas sustancias por parte de los habitantes de naciones en vías de desarrollo.

Durante los años 1800’s, las plantaciones británicas en la India se dedicaron a la producción de la planta que produce la pasta o materia prima para la elaboración del opio; el cual era exportado por comerciantes británicos a China. Cuando el gobierno chino se resistió y prohibió la venta y distribución de tales drogas tan destructivas, los británicos respondieron con cañones en lo que llegó a conocerse como la Guerra del Opio.

El sistema financiero global de hoy centrado en Londres puede ser descrito mejor como una gran empresa criminal con tentáculos que abarcan todo el mundo. Para ilustrar la naturaleza criminal del Imperio, en tiempos modernos se ha documentado que la fuerza impulsora detrás de la industria de las drogas ilegales no se origina en las selvas de Colombia o en las laderas de Turquía o Afganistán, o en otros lugares donde los campesinos cultivan las plantas que producen narcóticos. Los verdaderos beneficiarios y promotores primarios del lucrativo tráfico de drogas no son los vendedores ambulantes o incluso los notorios narcotraficantes. Lo que rara vez se menciona es que, sin los servicios de lavado de dinero del sistema bancario, el tráfico de drogas pronto se ahogaría con su propio flujo de efectivo. Por lo tanto, el lavado del dinero de las drogas es una necesidad vital y es ahí es donde entra en juego el sistema financiero global. El tráfico de drogas de un billón de dólares al año beneficia a los bancos y fondos de cobertura que involucran cientos de miles de millones de dólares. En 2012, el banco HSBC de Nueva York se vio implicado en el lavado de un billón de dólares de dinero proveniente de la droga de los cárteles mexicanos. Sin lugar a dudas, la droga sigue siendo uno de los artículos injustos más importantes para el Imperio Británico.

Londres también ha estado implicado en todo tipo fraudes, como el fraude de LIBOR. Más recientemente, los mismos sospechosos de siempre han sido acusados ​​de manipular los mercados actuales. Es bien sabido que los bancos han manipulado el mercado para suprimir el precio del oro. Sin embargo, aunque el acto más indignante de deshonestidad no se ha producido todavía, a partir del 1 de enero de 2016, el sistema bancario británico ha impuesto legalmente el llamado mecanismo de rescate a las naciones que usan el euro como moneda. Esta ley hace que sea legal para los bancos violar la confianza de sus clientes y confiscar el dinero que estos depositan.

‘’LE DIERON SU TERROR A LOS HABITANTES DE LA TIERRA’’

Londres no es solo culpable de actividades financieras deshonestas, Ezequiel nos menciona algo más: ““Oh la ciudad alabada, la que se hizo fuerte en el mar, ella y los que la habitan, aquellos que le dieron su terror a los habitantes de la tierra.”

Si se le preguntara a cualquier persona en la calle qué nación podría ser la más responsable de promover el terrorismo internacional, lo más probable es que el encuestado mencione a Siria, Irán o quizás a alguna nación asiática. Sin embargo, Londres en sí es conocido como el refugio más acogedor para los terroristas de todas las tendencias. El nombre que se le da de “Londonistán” no surgió de la nada.

En noviembre de 2001, el periódico USA Today informó que Londres era una meca para los radicales y terroristas islámicos, incluyendo a Al Qaeda.

Ese mismo año, el entonces presidente de Egipto protestó oficialmente debido a que Londres ofrece refugio a los terroristas islámicos internacionales. Las organizaciones terroristas que están prohibidas en los Estados Unidos tienen su sede en Londres. Estas incluyen algunos de los grupos terroristas más notorios conocidos, como los Tigres Tamiles de Sri Lanka y Sendero Luminoso del Perú. En los últimos años, los denunciantes del MI5 y el MI6 han detallado cómo la inteligencia británica recluta radicales islámicos, quienes luego son insertados en grupos terroristas más grandes, que después pueden ser controlados desde Londres y utilizados por el Imperio.

Dando un ejemplo, hace tiempo que se sabe que Osama Bin Laden y el Mujahedeen islámico fueron creados y controlados originalmente por la inteligencia británica y estadounidense durante la guerra soviético-afgana. Realmente no hay razón para suponer que esa conexión haya terminado en algún momento. Bin Laden incluso solicitó asilo en Gran Bretaña en 1995.

Por supuesto, se consideraba que Osama Bin Laden era el único cerebro intelectual del ataque terrorista más devastador de la historia. Pero el informe del Congreso denominado “el Informe del 9-11” indica lo contrario. Hasta la fecha, se han clasificado 28 páginas del informe, lo que hace que sea ilegal que alguien con conocimiento de su contenido hable de él. Pero, con toda seguridad, esas páginas incluyen los nombres de los príncipes sauditas que, en sumisión a la Corona británica, financiaron y dirigieron la operación.

Si bien estos asuntos han recibido relativamente poca atención, más recientemente se ha hecho evidente que todos los radicales islámicos están siendo utilizados por Occidente como un arma para derrocar y destruir naciones como Siria. Y mientras los Estados Unidos son acusados de ser los responsables de muchas de las atrocidades cometidas en ese país, ellos simplemente siguen las instrucciones dadas por los británicos, quienes tienen una larga historia de intrigas en el Medio Oriente, volviendo hasta Lawrence de Arabia. Pero incluso antes de eso, el Imperio británico alimentó el wahabismo en Arabia a mediados del siglo XIX. El hecho es que Londres ha estado patrocinando y entrenando a ISIS a través de sus aliados, como Turquía, Arabia Saudita y Qatar.

Otra forma de terror y robo que también proviene de Londres es la piratería. 

El London Guardian del 11 de mayo de 2009 informó que algunos piratas somalíes involucrados en una serie de secuestros de barcos fueron guiados a sus objetivos a través de un teléfono satelital por un ‘’equipo de consultores’’ dentro de la inteligencia británica en la ‘’ciudad elogiada’’ de Londres. Los capitanes de los barcos secuestrados informaron que los piratas tenían un conocimiento detallado de la carga del barco, la bandera debajo de la cual navegaban y sus destinos, así como todo el diseño de la nave, antes de que estos abordaran la embarcación. Es difícil de creer que un equipo de somalíes novatos empobrecidos pueda obtener dicha información sin ayuda de personas en posiciones privilegiadas. Y como era de esperarse, tan pronto como el artículo de The Guardian se hizo público, la respuesta oficial de Londres fue que la operación pirata fue obra de un único agente renegado. Sin embargo, ciertamente, la realidad confirma lo que las Escrituras predijeron hace mucho tiempo: el moderno rey de Tiro es la mente maestra detrás de las múltiples manifestaciones del terrorismo que amenaza a las naciones de hoy.

La Gran Bretaña adquirió hace mucho tiempo el nada honroso título de Perfidious Albion; lo cual significa “Inglaterra la Traicionera”, por su capacidad y talento en el arte de la traición, pues esta es la única manera con la que ella puede ganar en el Gran Juego de la Geopolítica Internacional. Para mantenerse en la cima, siempre ha sido política del Imperio Británico enfrentar pueblos y naciones unos contra otros para adelantar sus intereses.

¿Debería realmente sorprendernos que el lugar terrenal del trono de Satanás utilice el terrorismo, la piratería y el fraude para alcanzar sus macabros objetivos, incluso si estas horribles acciones son llevadas a cabo contra sus aliados más cercanos si así lo ve necesario?

Mientras que Los Estados Unidos proveen la fuerza, Londres provee el cerebro en esta relación angloamericana tan peculiar. Para debilitar naciones independientes, el imperialismo británico ha enviado operativos y fuerzas especiales, así como a grupos terroristas para crear tensiones e inestabilidad a través del mundo y como pretexto para la guerra.

Aún está por verse hasta qué punto el Tiro sobre el Támesis puede aterrorizar al mundo. De cualquier forma, el juicio de Jehová contra el Diablo aplica también a sus agentes terrenales: “Tu corazón se hizo altivo debido a tu hermosura. Arruinaste tu sabiduría por causa de tu radiante esplendor.’’ (Ezequiel 28:17)

‘’TERRORES SÚBITOS ES LO QUE HARÉ DE TI’’

Ezequiel 26:21 dice: “Terrores súbitos es lo que haré de ti, y no serás; y serás buscada, pero ya no serás hallada hasta tiempo indefinido’, es la expresión del Señor Soberano Jehová.’’ Pero, ¿de qué manera pudo la antigua Tiro haber experimentado “terrores súbitos’’? No hubo nada ‘’súbito’’ en la caída de Tiro. Los Estudiantes de la Biblia saben que Nabucodonosor tuvo a Tiro bajo estado de sitio por trece años.

En Ezequiel 29:18-20 Jehová reconoce que Nabucodonosor prestó un servicio a Dios debido a la caída de Tiro, y sin embargo obtuvo muy poco a cambio. Por esta razón, Jehová le dice a Nabucodonosor que Él dejara a Egipto en manos rey de Babilonia como recompensa por su trabajo en Tiro. Es un hecho comprobado que Tiro cayó mucho antes que Egipto, sin embargo, Isaías 23:5 dice: “Justamente como ante el informe relativo a Egipto, así mismo estará la gente con dolores fuertes ante el informe sobre Tiro.” Isaías no hace distinción alguna entre las dos caídas, de hecho, parece sugerir que Egipto cae primero; lo que históricamente no fue así. La discrepancia aparente puede explicarse si entendemos que el cumplimiento verdadero de esta profecía tiene que ver con la repentina caída simultánea del dúo angloamericano.

Jesucristo predijo que el día de Jehová estallará repentinamente y que “vendrá sobre todos los que moran sobre la haz de toda la tierra”, de tal manera que los hombres se desmayarían ‘’por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos.’’

Los “poderes de los cielos” preeminentes en la actualidad son los reyes angloamericanos. La sacudida de estos es algo completamente imprevisto y único. Es por eso que Ezequiel 26: 15-16 continúa profetizando contra Tiro lo siguiente: ‘’Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová a Tiro: ‘Al sonido de tu caída, cuando el que haya sido fatalmente herido gima, cuando haya un matar con degüello en medio de ti, ¿no se mecerán las islas? Y abajo ciertamente vendrán desde sus tronos todos los principales del mar, y se quitarán sus vestiduras sin mangas, y se despojarán de sus propias prendas de vestir bordadas. Se vestirán de ataques de temblor. Sobre la tierra se sentarán, y ciertamente temblarán cada momento, y con asombro fijarán la mirada en ti.’’

El capítulo 12 de Apocalipsis indica el orden de los acontecimientos cuando Cristo llega a ser rey. Primero, Satanás y todos sus demonios son expulsados ​​del cielo y confinados a las regiones de esta esfera terrenal en preparación para la batalla decisiva final. Pero como Satanás es el dios de esta civilización perversa actual, el juicio contra él tendrá repercusiones profundas y de gran alcance sobre el mundo bajo su influencia.

El golpe de muerte contra la séptima cabeza angloamericana de la bestia salvaje es en realidad el resultado indirecto del juicio contra el simbólico dragón de siete cabezas, que representa a Satanás, el Diablo. En realidad, la bestia salvaje terrenal de siete cabezas es un mero reflejo del dragón simbólico de siete cabezas en el cielo. Esto es evidente por el hecho de que se dice que tanto el derrocamiento de Satanás como el golpe de muerte de la bestia inician el período de tres años y medio de intensa persecución contra los santos.

Cuando Cristo finalmente arroje al Diablo a la tierra, todo el sistema convulsionará hasta su muerte. La repentina caída del rey angloamericano marcará el principio del fin para todo el malvado sistema de cosas de Satanás, lo cual dará inicio a la peor tribulación que jamás haya ocurrido en la historia.

Los reyes de la tierra bajarán de sus tronos durante la catastrófica caída de “Egipto” y “Tiro”, la cual marcará el fin del sistema de estado-nación y dará lugar a la implantación de un gobierno mundial totalitario que resultará en un genocidio global y llevará a las naciones al lugar simbólico de Armagedón.

Los capítulos 17 y 18 de Apocalipsis confirman que los reyes de la tierra perderán su propio poder y autoridad ante el octavo rey, a quien temerán mucho. En armonía con ese juicio, Ezequiel 28: 8-9 le dice al rey de Tiro: “Abajo al hoyo te harán bajar, y tendrás que morir la muerte de alguien a quien se dio muerte en el corazón del alta mar. ¿Dirás, sin falta: ‘Soy dios’, delante del que te mate, cuando eres un simple hombre terrestre, y no un dios, en la mano de los que te profanan?”

Durante más de dos siglos, la Corona británica ha dominado el mundo, primero a través de un sistema mercantil marítimo explotador y en la actualidad, a través del sofisticado sistema financiero global. El Imperio se ha propuesto debilitar y empobrecer a las naciones, de manera poco abierta pero eficaz, a través de una variedad de medios, como el terrorismo, las drogas, los asesinatos, las amenazas de asesinato de figuras políticas, así como los diferentes fraudes y actos ilegales llevados a cabo por los bancos.

Con su monarquía gobernante y un círculo de oligarcas europeos ultra ricos que conforman el llamado Club de las Islas, servido por niveles secundarios de lacayos anglófilos y un ejército de seguidores embaucados en todo el mundo, Londres es el nexo operativo de una vasta empresa criminal, el centro de poder más influyente sobre la tierra. Londres es la ubicación del trono terrenal de Satanás. Pero cuando Jehová mismo llegue a ser Rey y sus juicios se ejecuten contra los dioses de este mundo, tanto humanos como demoníacos, ¡entonces el rey de Tiro, semejante a un dios, descenderá de su trono!

Ezequiel 28: 16-17 emite el juicio de Dios contra el diablo y su contraparte humana al decir: “Y yo te pondré como profano fuera de la montaña de Dios, y te destruiré, oh querubín que cubre, de en medio de las piedras de fuego. Tu corazón se hizo altivo debido a tu hermosura. Arruinaste tu sabiduría por causa de tu radiante esplendor. A la tierra ciertamente te lanzaré. Delante de reyes ciertamente te colocaré, [para que] te miren.’’

En vista de las obvias similitudes entre el rey de Tiro y el moderno Imperio Británico centrado en Londres, es evidente que el juicio de Jehová contra el querubín protector de Tiro en realidad describe la eventual expulsión de Satanás del cielo.

Los profetas indican que la manifestación visible de la súbita expulsión de este querubín hacia la “Tierra” será la aterradora y repentina caída del dúo angloamericano.

Una correcta interpretación de las profecías apocalípticas relacionadas desmiente completamente la idea de que Satanás fue expulsado del cielo en 1914 y que el reino angloamericano sufrió su apocalíptico golpe de espada durante la Primera Guerra Mundial. Esto es evidente por el hecho de que la caída del querubín protector provoca la destrucción repentina y completa de las potencias políticas existentes actualmente.

Los últimos versículos de la denuncia de Ezequiel contra el rey de Tiro nos dicen lo siguiente: “Y sacaré un fuego de en medio de ti. Es lo que tendrá que devorarte. Y te reduciré a cenizas sobre la tierra delante de los ojos de todos los que te ven. En cuanto a todos los que te conocen entre los pueblos, ciertamente fijarán su vista asombrados en ti. Terrores súbitos es lo que tendrás que llegar a ser, y ya no serás más hasta tiempo indefinido.’’ (Ezequiel 28: 18b-19)