11) LA ALIANZA2018-10-29T16:19:33+00:00

LA ALIANZA

‘’Debido a las alegaciones publicadas por nuestros opositores de que tenemos conexiones secretas con las Naciones Unidas, algunas sucursales nos han preguntado al respecto y hemos respondido’’ —Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová, 2001 

El 8 de octubre de 2001, Stephen Bates, corresponsal para asuntos religiosos del periódico The Guardian, publicó la noticia que revelaba que la Sociedad Watchtower de Nueva York se había registrado con el Departamento de Información Pública de la ONU como una Organización No Gubernamental oficialmente reconocida. Por un periodo de diez años, los testigos de Jehová no supieron que su organización había estado afiliada de manera secreta con la ONU. Anticipando un tsunami de preguntas y criticismo, y tal vez hasta una investigación formal por parte de la ONU, la Sociedad Watchtower pidió que su registro como una ONG fuera cancelado.

Poco tiempo después, Paul Gillies, vocero de la Sociedad Watchtower en Londres, envió un comunicado al periódico The Guardian en el que decía que había sido necesario registrar a la organización como una ONG para que el personal de Betel pudiera tener acceso a la biblioteca Dag Hammarskjöd que se encuentra en las oficinas centrales de la ONU en la ciudad de Nueva York, y que eso ese era el fin del asunto. Posteriormente, anticipando una inundación de preguntas por parte de muchos testigos de Jehová; muchos de los cuales leyeron la noticia en internet, el Cuerpo Gobernante se vio en la necesidad de dar una ‘’explicación’’ más amplia a las preguntas que provenían de las diferentes sucursales del mundo. La respuesta oficial que se dio a las sucursales decía o insinuaba que no había absolutamente nada secreto en lo relacionado con la membresía de la Sociedad Watchtower como una ONG de la ONU. El inicio de la carta decía lo siguiente:

‘’Debido a las alegaciones publicadas por nuestros opositores de que tenemos conexiones secretas con las Naciones Unidas, algunas sucursales nos han preguntado al respecto y hemos respondido’’

Puesto que la Sociedad Watchtower nunca publicó nada con respecto a su membresía como una ONG de la ONU en ninguna de sus publicaciones antes de que el periódico The Guardian la hiciera pública, ningún testigo de Jehová estaba enterado. De hecho, ni siquiera muchos siervos de sucursal sabían nada al respecto. Por eso, es muy infantil y deshonesto por parte del Cuerpo Gobernante el considerar estas alegaciones como simples “alegaciones publicadas por opositores”. Incluso, en la actualidad, muchos hermanos desconocen por completo la afiliación que la Sociedad Watchtower tuvo con la ONU. Y, contrariamente a las cuidadosas declaraciones que hicieron a la prensa, la conexión de la Sociedad con la ONU era, y aún sigue siendo en muchos aspectos, secreta.

SE HIZO NECESARIO REGISTRARNOS COMO UNA ONG

En su respuesta a las sucursales, la Sociedad Watchtower afirma que la única razón por la cual se afiliaron como una ONG de la ONU fue para poder tener acceso a la biblioteca de dicha organización.

Esto fue lo que expresó el Cuerpo Gobernante:

“Nuestro propósito para registrarnos con el Departamento de Información Pública de la ONU como una ONG en 1991 fue con el objeto de poder tener acceso al material que se encuentra en la biblioteca de las Naciones Unidas, el cual contiene información relacionada con temas de salud, ecología, y problemas sociales. Nosotros habíamos usado esa biblioteca por mucho tiempo, pero en el año 1991 fue necesario registrarnos como una ONG de la ONU a fin de seguir teniendo acceso a esas instalaciones”.

No hay duda que Betel ha usado extensamente la biblioteca de la ONU. Revistas como La Atalaya y Despertad están repletas de información relacionada con esa institución. Esas revistas están saturadas de estadísticas y noticias extraídas de las docenas de agencias y funcionarios que sirven a esa institución. También contienen fotografías tomadas de los archivos de la UN/DPI. Por lo tanto, no dudamos de que ellos en verdad han utilizado dichas instalaciones. Sin embargo, una investigación más detallada reveló que la admisión a la biblioteca de la ONU no se limitaba únicamente a las ONG’s, tal como lo afirma la Sociedad Watchtower. De hecho, hasta antes del 11 de septiembre del 2001 no era necesario registrarse como una ONG.

La respuesta directa que obtuvimos por parte de la encargada de dicha biblioteca nos dice que los pases para tener acceso a ese recinto se otorgaban a investigadores y académicos calificados, y que estos no necesitaban registrarse como ONG’s. No fue sino hasta después del 11 de septiembre que, como resultado de los ataques terroristas en la ciudad de Nueva York, la ONU prohibió el acceso a sus instalaciones, exceptuando obviamente a los representantes de las ONG. Ahora sabemos que la Sociedad Watchower estuvo asociada con la ONU mucho antes del 9-11, y que canceló su membresía solo un mes después.

El acceso a la biblioteca Dag Hammarskjöl no estaba limitado a las ONG’s. Aparte de eso, existen otras formas en las cuales individuos y organizaciones pueden obtener información de la ONU. Una forma de hacerlo es por medio de utilizar las más de 400 bibliotecas depositarias que la ONU ha provisto a través del mundo.

Una biblioteca depositaria es típicamente una biblioteca universitaria que contiene una sección dedicada a los archivos de la ONU. Aparte de eso, la ONU posee un sistema integrado de información -UNICS- los cuales son como sucursales del DPI. El propósito de este sistema es proveer información a periodistas e investigadores que no tienen acceso a la biblioteca Dag Hammarsköld. Y eso no es todo. En años recientes, la ONU ha hecho disponibles muchos documentos importantes, los cuales pueden encontrarse en internet. También existen numerosas publicaciones de la ONU que pueden comprarse. Por lo tanto, la excusa que “se hizo necesario registrarnos como una ONG” es evidentemente una mentira. La carta del Cuerpo Gobernante continúa diciendo:

“Los documentos que llenamos cuando nos registramos con la ONU y que tenemos en nuestro archivo no contienen lenguaje que esté en conflicto con nuestras creencias cristianas”.

A los siervos de sucursal se les ha hecho creer que el convertirse en una ONG es solamente cuestión de llenar unos cuantos formularios, y que no hay nada que pueda considerarse como objetable. Sin embargo, el convertirse en una ONG de la ONU implica muchísimo más que eso. El autor de este libro contactó personalmente a personal del DPI de la ONU y le informaron que, en el año 1992 – año en que la Sociedad fue aceptada – era política oficial el enviar un folleto de bienvenida a las nuevas ONG’s, así como una carta en donde se mostraba de manera clara que se esperaba de ellos. Entre otras cosas, la mencionada carta decía lo siguiente:

“El propósito principal para asociarse como un organismo no gubernamental de la ONU es la diseminación de información, a fin de que el público entienda mejor los principios, actividades, y logros de las Naciones Unidas y sus respectivas agencias. Por lo tanto, es importante que usted nos mantenga informados respecto al programa informativo de su organización relacionado con las Naciones Unidas. Usted debe enviarnos publicaciones que de alguna manera sean relevantes para nuestra organización. Le enviamos el folleto titulado “Las Naciones Unidas, y las Organizaciones No Gubernamentales”. En él usted encontrará información referente a su relación con nosotros como una ONG”.

Contrariamente a las tramposas afirmaciones de Betel, la información provista por el DPI de la ONU sí contiene cláusulas y elementos que están claramente en conflicto con nuestras creencias.

¿Acaso debemos suponer que el Departamento Legal de la Sociedad Watchtower fue negligente y no analizó tal documento? ¿Será que tal vez no se dieron cuenta de que la firma de tal documento comprometía a toda la organización en una alianza política con las Naciones Unidas? ¿De verdad no eran conscientes de las implicaciones y consecuencias que tendría el firmar tal acuerdo?

De manera tramposa y perturbadora, la Sociedad Watchtower insinúa que la ONU cambió los términos y requisitos para tal asociación sin su conocimiento, tiempo después de su afiliación y que los documentos que tenían en sus archivos no estaban actualizados. La carta a las sucursales dice:

“Aun así, los requisitos para la asociación como un ONG de la ONU, -al menos en su última versión- sí contiene un lenguaje al que no podemos suscribirnos. Cuando nos dimos cuenta de eso, nosotros cancelamos inmediatamente nuestro registro. Agradecemos mucho que nos hayan mencionado esto”.

Esta declaración también parece ser mentira. Si no lo es, exhortamos a la organización a que muestre los documentos originales que tienen en sus archivos, los cuales supuestamente no contienen nada que comprometa la fe de los testigos de Jehová. Según el Departamento de Información Pública de la ONU, los requisitos para registrarse como un ONG se establecieron en 1968. Bajo el subtítulo ¿Cuándo empezó la relación del DPI con los ONG’s? el DPI responde:

“En 1968 el Consejo Económico y Social, en su resolución 1297 del 27 de mayo exhortó al DPI a asociarse con los ONG’s manteniendo vivo el espíritu de la resolución 1296 del 23 de mayo de 1968, el cual declaraba que una ONG “… se comprometerá a apoyar el trabajo de la ONU y promover el conocimiento de sus principios y actividades, de acuerdo con sus propios fines y propósitos y la naturaleza y alcance de su competencia y actividades.’’

Por medio de insinuación, la Watchtower busca dar la impresión de que solo la “última versión” de los “Criterios de Asociación de ONG” de la ONU es objetable. Pero los hechos demuestran lo contrario. Para una organización que aparentemente está muy interesada en cada una de las declaraciones de la ONU en los últimos años, decir que ignora la relación básica entre las ONG y el DPI es simplemente algo increíble.

La Sociedad Watchtower también oculta el hecho que cada ONG debe elegir la categoría a la que desea pertenecer, y que ellos deben actualizar su membresía regularmente en el campo que les interesa. Debido a ello, en 1997 la Sociedad Watchtower amplió los campos de su interés, e incluyó temas relacionados con los derechos humanos. ¿Qué significa tiene para nosotros ese hecho? Eso significa que la Watchtower sabía que la asociación con el DPI resultaría en que la ONU y otras ONG’s la reconocerían como una institución interesada en promover asuntos que están específicamente relacionados con las Naciones Unidas. Las pruebas nos muestran que eso fue exactamente lo que sucedió.

Es simplemente ridículo creer que algunos oficiales de Betel inocentemente y por error registraron a esa organización como un ONG de la ONU sin darse cuenta de que eso violaba su neutralidad política.

Por ejemplo, la Sociedad Watchtower considera como apostasía el simple hecho de registrarse como miembro de la YMCA (una asociación de jóvenes cristianos), aun si esto se hace únicamente para usar sus gimnasios. La Atalaya del 1ero de marzo de 1979 nos dice lo siguiente al respecto:

‘’El que se une a la YMCA como miembro acepta o respalda los fines y principios generales de esa organización. Esa persona no está simplemente pagando por algo que recibe, como cuando compra cosas que se venden al público en una tienda. La calidad de miembro no es tampoco simplemente un pase de entrada, como cuando alguien compra un boleto de teatro. El ser miembro significa que uno ha llegado a ser parte integrante de esta organización que se fundó con fines religiosos claramente definidos, entre ellos la promoción de la unión de fes. Por eso, el que un testigo de Jehová se hiciera miembro de tal asociación llamada “cristiana” equivaldría a apostasía.’’

Según la Sociedad, el unirse a la YMCA significa que uno “acepta o respalda los fines y principios generales de esa organización’’, y que tal membresía equivale a ser parte integral de ese movimiento, lo cual lo lleva a uno a cometer apostasía. Por eso nos preguntamos, ¿Por qué ellos no se sujetan a las mismas normas que imponen sobre otros? ¿Será que usar un gimnasio y usar una biblioteca son cosas completamente distintas? Por una parte, Betel dice que la membresía en la YMCA es mucho más que un simple pase y equivale a aceptar o respaldar los principios de esa organización, pero cuando se trata de ella misma entonces sucede que la membresía como una ONG de la ONU equivale únicamente a tener un pase para el uso de una biblioteca.

Sin embargo, nos preguntamos ¿De verdad se alió políticamente la Sociedad Watchtower con las Naciones Unidas? Para contestar eso es necesario primero definir lo que es una ONG. ¿Qué es una ONG?

LAS ONG HAN SIDO NUESTRAS ASOCIADAS DESDE 1947

Hay literalmente decenas de miles de organizaciones no gubernamentales en el mundo. Sin embargo, la mayoría de ellas no tienen el estatus de ONG con las Naciones Unidas. Algunas ONG gozan de gran influencia en lo que se denomina “estatus consultivo” en el escalón superior de las Naciones Unidas. Otra categoría de ONG es menos influyente: reciben lo que se denomina “estado asociado” con el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas. En 2001, solo había unas 1.400 ONG asociadas con el DPI. Según la definición de la ONU, una ONG asociada con el DPI es una organización no gubernamental que trabaja en asociación con las Naciones Unidas. Por ejemplo, en el sitio de internet de la ONU, el ex Secretario General Kofí Annan habla del propósito de las ONG, y nos dice: “Si la agenda global de la ONU ha ser conocida, la alianza con la sociedad civil no es una opción sino una necesidad”. Sí, las ONG son un puente que facilita la alianza entre la ONU y la sociedad civil. El sitio de internet del DPI nos explica con más detalle el papel vital que juegan las ONG:

‘’Las ONG han sido socios del DPI desde su creación en 1947. La Sección de ONG’s del DPI es parte de la División de Divulgación del DPI y actúa como enlace con la ONU. Ofrece una gama de servicios de información a la sociedad civil y otros socios, incluida la comunidad académica, las instituciones educativas y el público en general”

Sí, el DPI es la agencia responsable de diseminar información a favor de la ONU. Para lograr eso, el DPI se ha aliado con un sinnúmero de organismos no gubernamentales que tienen interés en apoyar la agenda global de la ONU. Según el DPI, las ONG aceptadas sirven en una alianza política con la ONU. ¿De qué manera trabajan juntos las ONG y el DPI?

El DPI nos contesta esa pregunta así:

‘’La sección ONG/DPI supervisa la alianza con las ONG a fin de apoyar el trabajo de la ONU. Las ONG que tienen el compromiso y los medios para conducir programas y campañas de información con sus miembros y con el público en general acerca de las actividades de la ONU pueden solicitar una membresía con el DPI. Las ONG pueden diseminar información por medio de boletines, panfletos, folletos, radio, televisión, o por medio de actividades públicas como conferencias y seminarios”.

Según declaraciones tomadas del propio sitio de internet de la ONU, se espera que todas las ONG aprobadas cooperen con el DPI por medio de usar sus propios recursos a fin de llevar a cabo programas efectivos de información con los miembros del ONG, así como con el público en general. Para ser claros y directos podemos decir que se exige que las ONG efectúen propaganda a favor de la ONU. De hecho, la carta de la Sociedad Watchtower a las sucursales menciona partes de esta declaración solo que de forma muy selectiva, pues en esa declaración también se lee:

“Sin embargo, la ONU aclara a las ONG que la asociación de las ONG con el DPI no significa ser incorporado al sistema de la ONU”.

Es verdad que las ONG no son parte incorporada de la ONU, pues el nombre “organización no gubernamental” implica precisamente eso. Si ellos fueran parte de la ONU entonces se llamarían organismos gubernamentales. Sin embargo, la organización le busca tres pies al gato. El meollo del asunto no es si las ONG tienen autoridad alguna otorgada por la ONU. Lo medular del caso es que las ONG asociadas con el DPI son consideradas aliadas políticas de la ONU. Al citar Betel parte del documento que estamos analizando, donde se revelan los requisitos y expectativas de las ONG nos damos cuenta de que ellos sí eran conscientes de lo que estaban haciendo.

Ahora bien, ¿Hubiera obtenido la Sociedad Watchtower el status de ONG si su único propósito hubiera sido el utilizar la biblioteca de la ONU, sin cumplir con lo que se le exigía? No, por supuesto que no. Como hemos mencionado anteriormente, el acceso a la biblioteca de esa institución no estaba limitado únicamente a las ONG’s. Según el DPI, la razón por la que se sugiere a las ONG el uso de la biblioteca es para que esas organizaciones den a conocer al público las actividades de la ONU de manera más efectiva. Esa es también la razón por la cual el DPI analiza rigurosamente las solicitudes de membresía y aprueba solo unas cuantas. La idea de que la ONU de manera consciente hizo una excepción con la Sociedad Watchtower deslindándola de sus responsabilidades como una ONG es simplemente una fantasía.

Esta es una declaración atribuida al señor Paul Hoeffel, director del DPI, que fue tomada del sitio Insight on the News, en la cual revela el proceso de revisión que se lleva a cabo con las ONG:

“El DPI se encuentra bajo la autoridad de la ONU, y es quien controla los archivos de esa organización. Para obtener el status de ONG la organización debe tener al menos tres años de existencia, y debe tener pruebas de que ha trabajado con la ONU de manera cooperativa. Los estados financieros de esa organización deben ser revisados por el DPI, y los ideales, objetivos, y filosofía de dicha organización no deben estar en conflicto con las políticas de la ONU, pues debemos tener mucho cuidado respecto a quien aceptamos. El beneficio de que se obtiene por ser una ONG puede verse en el acceso a todas instalaciones y conferencias de la ONU, en donde se puede obtener información acerca del área de interés de la ONG. En la actualidad aproximadamente 250 organizaciones al año solicitan una membresía para convertirse en una ONG de la ONU, y solo se aceptan de 40 a 50. Actualmente existen aproximadamente 1400 organizaciones que han sido aprobadas como ONG’s”.

El asunto no termina ahí. El DPI no solo analiza a las potenciales ONG, sino que también exige que sus asociados se acrediten cada año. El DPI da de baja a las ONG que no cumplen con sus requisitos. A continuación, presentamos una declaración de un oficial de la ONU, la cual nos muestra que las ONG son sometidas a un “riguroso” proceso de examinación, y también nos indica que las ONG que no cumplen con sus responsabilidades son dadas de baja:

“Raymond Sommereyns, presidente del Comité del DPI de las ONG y Director de la División de Divulgación del DPI, señaló que la reunión semestral le da la bienvenida a un nuevo grupo de ONG altamente calificadas para trabajar con las Naciones Unidas. “Al mismo tiempo”, dijo, “estamos examinando rigurosamente a las ONG que ya no cumplen con los criterios para asociarse con el DPI”. En febrero de 2003 estará disponible una lista de ONG disociadas.’’

Si la Sociedad Watchtower no hubiera cumplido con sus responsabilidades posiblemente hubiera sido desasociada por el DPI. Sin embargo, la Sociedad Watchtower sirvió como una ONG de la ONU de 1992 a 2001, y fue dada de baja debido a que ella misma así lo solicitó, no porque no hubiera cumplido con sus responsabilidades.

LA WATCHTOWER ACEPTÓ NUESTRAS CONDICIONES

Según el señor Paul Hoeffel, a la Sociedad Watchtower se le otorgó el status de ONG asociado porque ellos aceptaron cumplir con los requisitos que se les exigían. A continuación, se muestra un extracto de la respuesta oficial de las Naciones Unidas a las preguntas sobre el tema. Esta se publicó específicamente para los testigos de Jehová en el sitio web del DPI de las Naciones Unidas.

Recientemente la Sección de la ONG ha recibido numerosas peticiones sobre informes con respecto a la asociación de la Watchtower Bible and Tract Society of New York con el Departamento de Información Pública (DIP). Esta organización presentó una solicitud para asociarse con el DIP en 1991 y la asociación le fue concedida en 1992. Al aceptar la asociación con el DIP, la organización acordó cumplir con los criterios de la asociación, los cuales incluían el apoyo y respeto a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y un compromiso y los medios para llevar acabo eficazmente los programas de información con sus constituyentes y a un público más amplio acerca de las actividades de la ONU.

Contrariamente a las declaraciones de Betel, el proceso de registro como una ONG de la ONU implica mucho más que firmar un simple formulario. A parte de probar que el solicitante tiene los medios para llegar a un público amplio y aparte de demostrar su compromiso con los ideales políticos de la ONU, la potencial ONG debe cumplir con el procedimiento que se encuentra en la página oficial la Organización de las Naciones Unidas, el cual incluye proporcionar los siguientes documentos:

  • Un formulario de solicitud completo para Organizaciones No Gubernamentales. (Nota: Todas las respuestas deben ir escritas a máquina. Las respuestas manuscritas no serán aceptadas.;
  • Una copia de los estatutos o del reglamento de la organización;
  • Una prueba oficial de la condición de ser una organización sin ánimo de lucro, emitida por una autoridad pública, y de estar exenta de impuestos. (Nota: El documento se debe presentar con el membrete oficial y con fecha.)
  • Una copia del presupuesto anual comprobado más reciente o del estado financiero, elaborado por un contable cualificado e independiente;
  • Una prueba de estar llevando a cabo un programa de información activo relacionado con las Naciones Unidas:
    • – al menos seis muestras diferentes del material informativo más reciente de la investigación (por ejemplo, boletines informativos, publicaciones periódicas, cintas de radio o de programas televisivos, informes de conferencias, sitios Web, recortes de prensa) (Nota: El material electrónico, como sitios Web o publicaciones periódicas, debe enviarse en forma impresa).
    • – Dos cartas de recomendación de organizaciones (Naciones Unidas u otras).
    • – Referencias (véase pregunta 21 en el formulario de solicitud). ‘’

En vista de todo lo anterior, es innegable que la Watchtower tuvo que demostrar su capacidad y compromiso continuo para llevar a cabo una campaña de información en nombre de la ONU. Por eso, no podemos evitar concluir que la “explicación” y “justificación” que ella da no es más que una mentira. Dado que las ONG también deben enviar periódicamente muestras de su trabajo al DPI como prueba de su compromiso continuo con la ONU,  esto debió requerir el uso de una pluma muy sutil por parte de los redactores de la Watchtower, con el fin de no despertar las sospechas en los testigos de Jehová, quienes, como ministros de base, fueron engañados y distribuyeron de manera inconsciente literatura que elogiaba sutilmente a la ONU como una institución digna, mientras que, por otro lado, la condenaba como un fraude satánico.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN LA ONU?

Parece ser que el primer cambio de actitud detectable de la Watchtower para con la ONU se dio en 1985. En ese año la Sociedad Watchtower empezó a dirigir la atención de sus lectores a lo que se conoció como el Año Internacional de la Paz en 1986. Obviamente, los testigos de Jehová mostraron interés por el supuesto Año de la Paz; no porque creyeran en él, sino porque creían tener razones para sospechar que ese año estaba relacionado con el cumplimiento de las profecías bíblicas. Por lo tanto, en ese tiempo no había razones para sospechar ni imaginar motivos ulteriores que tal vez podría tener la organización cuando alabó los nobles, pero inútiles esfuerzos de la ONU por lograr la paz. No es necesario recordar que el “Año Mundial de la Paz” pasó sin pena ni gloria.

Sin embargo, en el año 1991; el mismo año en que la Sociedad Watchtower solicitó su membresía como una ONG de la ONU, la revista Despertad publicó un desconcertante artículo que parecía intentar dar la impresión al lector no informado que los testigos de Jehová apoyaban y compartían los objetivos políticos de la ONU. Este artículo se tituló ¿Qué Está Sucediendo en las Naciones Unidas? Y el primer párrafo nos dice:

‘’ ALGO está sucediendo en las Naciones Unidas. Están produciéndose cambios asombrosos que van a afectar el futuro de usted. Los líderes del mundo los ven con mucho optimismo.’’

¿De qué “cambios asombrosos” hablaba el artículo? El artículo menciona la forma en como las naciones del mundo comenzaron a promover a la ONU después del fin de la guerra fría con el pensamiento optimista de que finalmente podría estar a la altura de los ideales para los cuales fue creada. De hecho, de manera astuta y disimulada el artículo nos deja en la mente la idea que el fracaso de la ONU se debe más a la falta de cooperación de las naciones del mundo, que a las fallas de esa organización. El artículo también sugiere la idea de dar más poder a la ONU a fin de poder lograr sus objetivos.

Lo que brilla por su ausencia en esos tres artículos es la creencia de que las Naciones Unidas son la bestia salvaje o la cosa repugnante que causa desolación que mencionan las Escrituras. Tampoco se menciona que la ONU es un ídolo suplantador del reino de Jesús, ni mucho menos se dice que será el reino de Dios; y no la ONU, el que reemplazará a todos los gobiernos humanos. En lugar de eso, la revista Despertad alaba los “nobles objetivos” de dicha organización, y discretamente menciona la esperanza de que la ONU sea renovada, de tal manera que pueda tener éxito en sus esfuerzos por traer paz y seguridad a este agraviado mundo.

No hay duda que en ese artículo la Sociedad comienza a cambiar su punto de vista con respecto a la ONU. El párrafo diez muestra una vez más la proverbial duplicidad de la organización, de tal manera que el lector no informado se queda con la idea que los testigos de Jehová, al igual que la iglesia Bahai Faith, consideran a esa organización como el instrumento que Dios utilizará para traer paz a la tierra. Por favor, analice cuidadosamente la siguiente cita, la cual puede dar a entender al lector no informado que la Organización que las Naciones Unidas podría llegar a cumplir objetivos diferentes a aquellos que esperan los testigos de Jehová:

‘’Los testigos de Jehová creen firmemente que las Naciones Unidas van a desempeñar un papel importante en los acontecimientos mundiales en un futuro muy cercano. No hay duda de que estos cambios serán muy interesantes, y los resultados causarán un impacto duradero en nuestra vida. Le instamos a preguntar más detalles sobre este tema a los testigos de Jehová de su vecindario. La Biblia pinta un cuadro muy claro, en el que indica que las Naciones Unidas recibirán poder y autoridad en breve. Entonces harán cosas sorprendentes que le dejarán asombrado. Y le entusiasmará saber que está próxima una vía mejor que con toda certeza traerá paz y seguridad eternas.’’

Si el lector incauto siguiera el consejo de la revista y le preguntara a sus vecinos testigos de Jehová acerca de este tema, se enteraría de que los emocionantes acontecimientos que ellos esperan tiene que ver con el hecho de que las Naciones Unidas cumplirán la profecía del octavo rey que encontramos en el libro de Revelación. La Sociedad Watchtower ha escrito toneladas de artículos en donde se nos dice que las naciones le darán su poder a la ONU para convertirse en un tirano militar que iniciará una espantosa campaña de exterminio y genocidio que terminará destruyendo a todas las religiones falsas, las cuales incluyen a la cristiandad.

Sí, esos son los “emocionantes” acontecimientos que esperamos en un futuro no muy lejano. Pero, ¿Por qué la revista Despertad no los mencionó?  La publicación de este artículo solo puede comprenderse si tomamos en cuenta la necesidad que tenía ella de mostrar ejemplos que parecen apoyar los objetivos e ideales de la ONU. Esa es la razón por la cual ese artículo está escrita en una forma tan ambigua, pues da dos mensajes completamente diferentes a dos públicos completamente distintos.

En vista de tal vergonzoso e hipócrita proceder, en vez de preguntarnos qué está pasando en la ONU, tal vez deberíamos preguntarnos qué está pasando en Betel.

50 AÑOS DE ESFUERZOS FRUSTRADOS

Después de haber sido aceptada como un ONG de la ONU, los redactores de la Atalaya y Despertad publicaron varios artículos que tenían como propósito demostrar al DPI que los testigos de Jehová y la ONU comparten los mismos objetivos e ideales. Un ejemplo de cómo la Sociedad Watchtower cumplió con sus reponsabilidades para con el DPI lo vemos en un artículo que se publicó en la revista La Atalaya del 1 de octubre de 1995 como homenaje al quincuagésimo aniversario de la ONU. La siguiente cita fue tomada de ese artículo, en el cual Betel alaba a la “la cosa repugnante”:

‘’Durante cincuenta años, la Organización de las Naciones Unidas ha trabajado con empeño en conseguir paz y seguridad mundial. Puede que haya evitado una tercera guerra mundial, y no se ha repetido la aniquilación masiva de la vida humana mediante el uso de bombas nucleares. Ha suministrado alimento y medicinas a millones de niños. Ha contribuido a mejorar la higiene de muchos países facilitando, entre otras cosas, agua potable y vacunas contra enfermedades graves. Y ha proporcionado ayuda humanitaria a millones de refugiados.’’

Para una institución que dice ser políticamente neutral, ciertamente parece que la Watchtower fue parcial en su tributo a las Naciones Unidas. Pregúntese: ¿Cuándo ha conmemorado la Sociedad el nacimiento de alguna nación? ¿Por qué no, por ejemplo, celebrar el nacimiento de los Estados Unidos el 4 de julio?

¿Y por qué señalar la ayuda humanitaria proporcionada a través de las Naciones Unidas como si fuera algo único en el mundo? Como prueba de su parcialidad, según el Foro de Políticas Mundiales, los gastos totales de las Naciones Unidas para 1995 fueron de más de $ 13 mil millones. De esa cantidad, alrededor de siete mil millones de dólares figuran como “gastos voluntarios”, que presumiblemente se usaron con fines humanitarios. Sin embargo, solo en 1995, el gobierno japonés contribuyó con más de 14 mil millones de dólares al desarrollo de otras naciones, más del doble de la contribución de las Naciones Unidas. No obstante, mientras que la Watchtower elogia los generosos esfuerzos humanitarios de la ONU, esta no encomia los esfuerzos que hacen otras organizaciones o algunas naciones.

Los Cuerpos de Paz, por ejemplo, son ciertamente una organización humanitaria digna de elogio. Ha entrenado y desplegado miles de voluntarios de los Estados Unidos para ayudar a los países en vías de desarrollo. No obstante, ¿Por qué la Watchtower no ha reconocido ni una sola vez las contribuciones loables del American Peace Corp para el mejoramiento de la humanidad? Hay literalmente cientos de referencias en las revistas La Atalaya y Despertad informando al público sobre los programas de las Naciones Unidas, y ni una sola palabra elogiando a los Cuerpos de Paz. ¿Por qué? ¿Cómo puede la Watchtower afirmar ser políticamente neutral cuando se ha esforzado tanto en ensalzar las virtudes de las Naciones Unidas, alabando los esfuerzos y logros de sus innumerables agencias y programas, mientras ignora por completo otras organizaciones que hacen cosas similares?

Y eso no es todo. Aunque en sus artículos parece criticar a las Naciones Unidas por no haber podido traer paz al mundo; simultáneamente Betel se une a los simpatizantes de la ONU. ¿De qué manera? Los fundadores originales de la ONU tenían como objetivo que con el correr del tiempo esa institución reemplazara al sistema Nación-Estado con un gobierno mundial socialista no democrático.

Por ejemplo, el escritor británico H.G. Wells escribió un libro titulado la Conspiración Abierta, y en ese libro él promueve la abolición de las religiones tradicionales, así como la destrucción del sistema Nación-Estado que rige actualmente en el mundo. He aquí un extracto de ese libro:

“La organización fundamental de los estados contemporáneos sigue siendo claramente militar, y eso es exactamente lo que una organización mundial no puede ser. Las banderas, uniformes, himnos nacionales y el patriotismo son inculcados religiosamente en las iglesias y en las escuelas, y se nos enseña a presumir y estar orgullosos de nuestra nacionalidad y soberanía. Eso debe quedar en el pasado, y eso es algo que la conspiración abierta superará. Debemos arreglar este desorden”.

Siguiendo el plan estipulado en la conspiración abierta, en décadas recientes los globalistas han desatado una impresionante campaña en la que se ataca al nacionalismo como la maldición del mundo, en lo que Orwells llamaba “soberanías en conflicto”.

H.G. Wells

Con ese fin, la Watchtower ha prestado su propia credibilidad a la causa de los globalistas al reforzar bíblicamente el llamado a la abolición de la religión y del sistema Nación-Estado y la creación de un nuevo orden mundial. La similitud del “mensaje del reino” de la Watchtower y la propaganda de los globalistas facilita la falsificación. El débil eco de la conspiración abierta de H.G. Wells puede escucharse en el artículo que la Sociedad Watchtower publicó como conmemoración del 50 aniversario de la ONU. Esto fue lo que ella publicó:

‘’Por más poder que parezca tener la ONU, su labor suele verse afectada por los políticos y los medios informativos. La ONU carece de poder si no cuenta con el respaldo de sus miembros. Pero sin la aprobación de la opinión pública, muchos miembros de la ONU no la apoyan.’’

Entonces, parece ser que la Watchtower apoya el argumento de que el populismo y el nacionalismo obstinado son las verdaderas razones por las que las Naciones Unidas hasta ahora no han podido dar vida a un mundo utópico. Al parecer, la Watchtower también está de acuerdo en que las Naciones Unidas no tienen ningún poder si no cuentan con el apoyo público. Y sin que sus lectores lo supieran, la Watchtower estaba haciendo exactamente lo que se esperaba de las ONG asociadas con el DPI.
El artículo menciona que la religión falsa fomenta guerras y conflictos que afligen al mundo y también nos dice que esta llegará a su fin cuando el octavo rey la destruya, sin embargo omite por completo el hecho de que la ONU es la institución profetizada en la Biblia para lograr eso; algo que ella hacía con frecuencia antes de convertirse en una ONG de la ONU.

Es en verdad revelador el hecho de que, en el artículo mencionado, de manera muy sigilosa y discreta, la Sociedad Watchtower hizo un cambio casi imperceptible en lo relacionado al simbolismo de la bestia del capítulo 17 del libro de Revelación. Anteriormente de manera diáfana y clara la Sociedad identificaba a la ONU como a la bestia salvaje de color escarlata, sin embargo, ahora “la bestia” representa a aquellos gobiernos no identificados que se volverán contra la ramera. Como un ejemplo de la manera en que Watchtower ha adulterado sus propias enseñanzas – aparentemente para quedar bien con la ONU – leemos lo siguiente en la revista mencionada bajo el subtítulo ‘’El Futuro De La Religión’’ del artículo ‘’¿Cuándo Tendremos Un Mundo Sin Guerras?’’:

‘’A estos gobiernos se les representa como “una bestia salvaje de color escarlata”, sobre la cual se sienta cómodamente la ramera. A esta poderosa mujer inmoral se la llama “Babilonia la Grande”, un nombre que le viene de la antigua ciudad de Babilonia, la cuna de la religión idólatra. Por esa razón, hoy día la ramera representa a todas las religiones del mundo, que se han entrometido en la política mundana.’’

Tal vez lo más perturbador, se encuentra en un recuadro que encontramos en el artículo. En este se nos muestra que en el pasado la Sociedad había identificado a la ONU con la bestia salvaje de color escarlata del libro de Revelación. Sin embargo, el objetivo de esta información adicional no tiene nada que ver con el hecho de confirmar profecías bíblicas. En vez de eso, esta se muestra con el propósito descarado y ruin de justificar su apoyo a las Naciones Unidas al destacar que los testigos de Jehová deben respetar a todas las ‘’autoridades superiores’’ y ¡particularmente a las Naciones Unidas!

Parece ser que el Cuerpo Gobernante utilizó la autoridad eclesiástica que tiene sobre los hermanos, a fin de eliminar cualquier sospecha que pudiera suscitarse respecto a lo correcto y apropiado de tener una buena y amistosa relación con la ONU. Bajo el subtítulo: “Como Ven Los Cristianos Las Naciones Unidas” a los testigos se les dijo lo siguiente:

‘’ La profecía bíblica suele utilizar la figura de bestias salvajes como símbolo de los gobiernos humanos. Por esa razón, desde hace décadas la revista La Atalaya ha identificado a las bestias salvajes de los capítulos 13 a 17 de Revelación con los gobiernos del mundo de hoy día, lo cual incluye a la ONU, representada en el capítulo 17 de Revelación como una bestia de color escarlata que tiene siete cabezas y diez cuernos.

No obstante, este simbolismo bíblico no justifica ningún tipo de falta de respeto a los gobiernos ni a sus funcionarios… Los testigos de Jehová consideran a la Organización de las Naciones Unidas como a los demás organismos estatales del mundo. Reconocen que la ONU sigue existiendo por permiso de Dios. En armonía con lo que dice la Biblia, los testigos de Jehová dan el debido respeto y obedecen a todos los gobiernos, siempre y cuando tal obediencia no exija que pequen contra Dios.’’

Aunque esto sea así, los esfuerzos deliberados de Sociedad al aplaudir los logros de la ONU y hacer publicidad de su multitud de programas y agencias van mucho más allá de mostrar simple respeto por esa institución. El estar en sujeción a las autoridades no significa hacer propaganda a favor de ellos ¿O sí?

EL AÑO INTERNACIONAL DE…

Hay otros ejemplos que dan evidencia de que la Watchtower buscó diligentemente cooperar con el DPI. Por ejemplo, Betel parecía especialmente interesado en hacer mención de las declaraciones anuales especiales de la ONU. Por lo tanto, en cumplimiento de su obligación de informar al público sobre una amplia gama de temas relacionados con las Naciones Unidas, el 22 de julio de 1999, la revista ¡Despertad! Presentó una serie de artículos sobre las personas de edad avanzada y ‘’casualmente’’ este resultó ser el año nombrado por la ONU para prestar más atención a las personas mayores. No nos sorprende entonces, que la revista ¡Despertad! Haya publicado el siguiente anuncio:

“Habiendo cumplido los 60 años […], ahora formo parte de las estadísticas que cité antes”, dijo recientemente el secretario general de la ONU, Kofi Annan, en la inauguración del Año Internacional de las Personas de Edad… A fin de ayudar a los organismos normativos a afrontar los problemas que plantea esta “revolución demográfica” y a apreciar mejor “el valor de los ancianos en la sociedad”, la Asamblea General de la ONU decidió en 1992 designar 1999 Año Internacional de las Personas de Edad.’’

Al hablar sobre problemas familiares en su número del 15 de septiembre de 1995, la revista La Atalaya convenientemente atrajo la atención hacia el hecho de que el año anterior fue ‘’El Año Internacional De La Familia’’:

‘’ LAS Naciones Unidas trataron de centrar la atención mundial en la familia. ¿Cómo? Declarando 1994 el “Año internacional de la familia”. Los líderes mundiales, sociólogos y consejeros familiares se apresuraron a expresar su pesar por el aumento de los nacimientos ilegítimos y el vertiginoso incremento de los divorcios, pero han sido lentos en presentar soluciones factibles y realistas a tales problemas.’’

Por otro lado, el año 1995 resultó ser ‘’El Año De La Tolerancia’’ y siendo responsables con su deber hacia las Naciones Unidas, la revista La Atalaya dijo lo siguiente en su número del 1 de octubre:

‘’ En armonía con su declaración, las Naciones Unidas han declarado 1995 el Año de la Tolerancia. Sin embargo, siendo realistas, ¿será posible lograr la paz y la seguridad en un mundo dividido por la religión?’’

Igualmente, el año 1998 fue el ‘’Año Internacional Del Océano’’, lo cual fue mencionado dos veces en la revista ¡Despertad! De ese año. Esta misma revista, en su número del 8 de junio de 1998, también informó a sus lectores que las Naciones Unidas habían declarado a la década de 1997 al 2006 como la ‘’Década de la Erradicación de la Pobreza’’.

La revista La Atalaya en su número del 1 de enero del 2001 anunció con retraso que el año 2000 había sido declarado como “El Año Internacional de la Cultura de la Paz”. El año 2001 fue designado por las Naciones Unidas como el “Año Internacional de los Voluntarios”. Así que, solo unos meses antes de que la Watchtower fuera expuesta y obligada a disolver apresuradamente su membresía como una ONG, la revista ¡Despertad! Del 22 de julio habló acerca del voluntariado. Si bien no es sorprendente que en esta revista se promocione el trabajo voluntario de los testigos de Jehová en todo el mundo, ¡Despertad! También dio al “Año Internacional de los Voluntarios” de las Naciones Unidas publicidad:

‘’ La ONU espera que, como resultado del AIV 2001, dichas organizaciones reciban más peticiones de sus servicios, más afiliados y más fondos e instalaciones para hacer frente a las crecientes necesidades de la sociedad. Hay 123 gobiernos que respaldan los objetivos de esta resolución de la ONU.’’

Sin embargo, la Sociedad Watchtower no solo nos mantenía al día respecto a las actividades actuales de la ONU, sino que también nos recordó los logros e iniciativas que esa organización llevó a cabo en el pasado. Por ejemplo, la ONU declaró al año 1979 como el Año Internacional del Niño, por eso se nos ocurre sospechar que tal vez la edición del 8 de diciembre del año 2000 de la revista ¡Despertad! estuvo entre las pruebas que ellos enviaron al DPI de su continuo apoyo a la agenda global de la ONU. Ese tema en particular de la revista ¡Despertad! Estuvo dedicado a alabar a la UNICEF y hacer propaganda al ‘’Año Internacional Del Niño’’. El artículo titulado ‘’La Constante Búsqueda de Soluciones’’ comienza aprobando entusiásticamente a la UNICEF:

‘’ DESDE su mismo nacimiento, la Organización de las Naciones Unidas se ha preocupado por los niños y sus problemas. A finales de 1946 creó el Fondo Internacional de las Naciones Unidas de Socorro a la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) como medida provisional para cuidar de los niños en las zonas devastadas por la guerra… Las necesidades de los niños recibieron mayor atención en 1959, cuando las Naciones Unidas adoptaron la Declaración sobre los Derechos del Niño… Por ello, en reconocimiento de que seguía existiendo la necesidad de resolver los problemas de la infancia y en armonía con los objetivos expresados, las Naciones Unidas declararon 1979 como el Año Internacional del Niño. Grupos gubernamentales, civiles, religiosos y caritativos de todo el mundo reaccionaron con presteza en busca de soluciones.’’

Sin embargo, no todo el mundo comparte la opinión tan optimista de Betel respecto a la preocupación de la ONU por los niños, y por muy buena razón. Por ejemplo, un ex oficial de la ONU de nombre Denis Halliday se refirió a las sanciones aprobadas por la ONU contra Iraq como una forma de genocidio; genocidio que tal vez le costó la vida a más de un millón de niños. Contrariamente a las afirmaciones en apoyo de su socio y aliado político, parece ser que la UNICEF no tenía ningún interés en resolver la agobiante situación de los niños iraquíes. Obviamente, el artículo concluye de forma tradicional, y nos dice que solo el reino de Dios pondrá fin a tanto sufrimiento.

Sin embargo, lo interesante del caso es el desmedido enfoque que ellos ponen al mencionar los constantes esfuerzos de la ONU para resolver los problemas de la niñez.

Con el simple hecho de hacer eso, el artículo degrada y adultera el verdadero mensaje del evangelio, al aplaudir y exaltar de forma cínica y descarada que la ONU y el reino de Dios comparten los mismos ideales y objetivos. El artículo ‘’ Por Fin, La Solución’’ concluye de una forma muy ambigua, desvergonzada y extraña diciendo:

‘’ Bajo el Reino de Dios, los seres humanos podrán dar a sus hijos una crianza equilibrada. Los pequeños crecerán en un ambiente de paz y fraternidad universal, como se expone en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Nunca más será necesario un año internacional del niño ni una convención sobre los derechos del niño.’’

Tal vez el ejemplo más claro del descarado apoyo hacia la ONU por parte de la Sociedad Watchtower se dio en la edición del 22 de noviembre de 1998 de la revista ¡Despertad! Parece ser que de forma voluntaria ella hizo esto en conmemoración del quincuagésimo aniversario de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, al publicar un artículo de diez páginas que mencionaba ese evento.

Aunque la mayoría de los hermanos no le dieron ninguna importancia a esto, la Oficina del Alto Comisionado Para los Derechos Humanos sí lo hizo, al igual que lo hizo Betel. El sitio de internet del comisionado promovió su quincuagésimo aniversario al publicar las “más de 50 ideas para conmemorar la firma de la declaración de los derechos humanos”.  Ese sitio sugiere formas de celebrar tal declaración a gobiernos, escuelas, grupos juveniles, y obviamente a las ONG.

  • Esfuércese por redefinir su vida diaria y su trabajo en términos relacionados con los derechos humanos.
  • Eduque a los miembros de su comunidad haciéndoles ver la relación que existe entre una organización y los derechos humanos.
  • Distribuya información y material educativo como posters, folletos, volantes, calendarios que muestren eventos o reuniones que traten el tema de los derechos humanos.

Es evidente que la Sociedad Watchtower tuvo en cuenta al menos dos de estas sugerencias. No hay duda que la Sociedad hizo un esfuerzo por distribuir ese tipo de información, incluyendo fotografías provistas por la ONU, a fin de “educar” a sus adeptos y a la comunidad acerca de las “actividades” de las Naciones Unidas relacionadas con los derechos humanos. De hecho, la revista Despertad publicó los enunciados de la Declaración Universal de los Derechos Humanos como si se tratara de los Diez Mandamientos.

Eso es muy comprensible si tomamos en cuenta que un año antes la Sociedad Watchtower se registró con el DPI como una ONG interesada en temas relacionados con los derechos humanos. Como en muchos otros artículos comprometedores, la Sociedad Watchtower hace gala de su astucia y duplicidad. Ella hace una trivial referencia a Jehová Dios a fin de evitar cualquier tipo de sospecha, mientras que deja en la mente del lector no informado la idea que el reino de Cristo tiene algún tipo de relación o conexión abstracta con las Naciones Unidas. El artículo acerca de los derechos humanos concluye con una referencia formulaica a la solución propuesta por Dios:

‘’La Biblia nos muestra que el Creador, además de ser la fuente de las facultades que subyacen tras los derechos humanos, también lo es del gobierno mundial que garantiza su cumplimiento. Este gobierno celestial es invisible, pero real. De hecho, millones de personas, tal vez sin ser conscientes de ello, piden este gobierno mundial cuando repiten las siguientes palabras de la oración generalmente conocida como el padrenuestro: ‘Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra.’’

La revista ¡Despertad! no informa al lector que el reino de Dios no hace parte del establecimiento político actual. Tampoco menciona el hecho de que Dios pretende eliminar los abusos a los derechos humanos y la guerra destruyendo todas las instituciones políticas terrenales, incluyendo a las Naciones Unidas. En cambio, el lector se queda con cierta noción vaga de la Nueva Era que nos dice que Dios es la fuente de los esfuerzos humanos para establecer un gobierno mundial.

UNA MIRADA DESDE EL PISO 29

En una descarada violación de su neutralidad cristiana, Betel fue demasiado lejos al enviar a un representante de la Watchtower a la sede de la ONU con el propósito de entrevistar a un funcionario de esa institución para la edición especial del quincuagésimo aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos. De manera ruin, vil y descarada, sabiendo que los testigos de Jehová no estaban al tanto de su afiliación como ONG, la Watchtower aparentemente hizo alarde de su aventura espiritual adultera al divulgar el hecho de que el acto ilícito se produjo en el piso 29 de la sede de la ONU. El artículo que se encuentra en la revista ¡Despertad!  Titulado “Entrevista en el piso 29”, está precedido por los siguientes comentarios que aparecen en la página seis:

‘’ CUANDO se sale del ascensor en el piso 29 del edificio de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York, un letrerito azul indica cómo llegar a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDR). Esta dependencia actúa en representación de la oficina central de la OACDR, con sede en Ginebra (Suiza), que constituye el foco de las actividades de la ONU en materia de derechos humanos. Mary Robinson, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, dirige la oficina central, en Ginebra, mientras que Elsa Stamatopoulou, oriunda de Grecia, está al frente de la oficina de Nueva York. Hace unos meses, la señora Stamatopoulou recibió amablemente a un redactor de ¡Despertad! para hablar sobre lo que se ha hecho en favor de los derechos humanos en los pasados cinco decenios.’’

El artículo no menciona que, como representante de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, la razón por la que la Sra. Stamatopoulou “recibió amablemente a un redactor de ¡Despertad!’’ en su oficina de Nueva York se debe a que la Sociedad Watchtower era una ONG de derechos humanos activa en ese momento. Y como ya hemos visto, las ONG están en asociación con las Naciones Unidas y, por lo tanto, se les otorga un mayor acceso a las instalaciones de la ONU. Si la Sociedad Watchtower no hubiera sido una ONG acreditada en ese momento, el redactor de la revista ¡Despertad! probablemente ni siquiera hubiera podido acceder al piso 29 de la torre de las Naciones Unidas. (Esto también indica que Betel sabía que su estatus como una ONG asociada les proporcionaba mucho más que el simple acceso a la biblioteca).

La entrevista con la Sra. Stamatopoulou también es esclarecedora. Cuando se le pregunta acerca de lo que ve en el futuro, ella responde:

‘’ El desarrollo de una cultura mundial de derechos humanos. Me refiero a que mediante la educación debemos lograr que la gente sea más consciente de los derechos humanos. Es un objetivo muy difícil, desde luego, porque implica un cambio de mentalidad. Por eso hace diez años la ONU efectuó una campaña pública de información para educar a la gente sobre sus derechos y a los países sobre sus deberes. Además, la ONU ha proclamado el período 1995-2004 como el “Decenio para la educación en la esfera de los derechos humanos.”

La Sra. Stamatopoulou reiteró que el objetivo de las Naciones Unidas es “educar a la gente”, particularmente en lo que respecta a los derechos humanos. Y aunque no menciona específicamente el papel vital que desempeñan las ONG en ese sentido – o quizás los redactores del artículo no quisieron mencionar sus comentarios al respecto – nos queda muy claro que la Watchtower cumplió con su responsabilidad como ONG al informar y educar con orgullo a sus lectores sobre cuestiones acerca de los derechos humanos.

Sin embargo, para poner las cosas en perspectiva, en cuanto a lo inapropiado del artículo de celebración del quincuagésimo aniversario de la firma de la Declaración, y también de lo indecoroso de la entrevista personal con un funcionario de las Naciones Unidas en sus entrañas, podemos preguntarnos por qué Betel jamás ha planeado alguna entrevista con algún senador o congresista en vísperas del aniversario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, o alguna celebración similar. El que ella hiciera eso sería ofensivo para los testigos de Jehová; sin embargo, a ella no le importó el hecho que esa entrevista pudiera considerarse como una violación a su política de neutralidad.

Haciendo honor al espíritu de la “Década Para la Educación Sobre los Derechos Humanos” unos pocos meses después de conmemorar la celebración del quincuagésimo aniversario de tal acontecimiento, el 8 de enero de 1999, la revista ¡Despertad! publicó otros artículos, solo que, en esta ocasión de manera muy clara y evidente, la revista exhortaba a la ONU a proteger los derechos de los testigos de Jehová. Es aún más ofensivo que el segmento que habla acerca de los derechos humanos concluya declarando de manera infame que la llamada Regla de Oro de Jesús fue la inspiración para “algunos de los valores” en una declaración propuesta por la ONU.

Parece ser que muchos de los artículos de la revista ¡Despertad! que discutían problemas sociales, así como problemas de salud y ambientales solo mencionan de manera casual la solución de la Biblia a tales problemas, casi como una idea de último momento. Parece que había muy pocos problemas sobre los cuales hablar que no se usaran para citar a algún funcionario de la ONU.

Aparte de los artículos publicados que anunciaban el mensaje de la ONU, la sección “Observando el Mundo” también estaba repleta de información acerca de agencias relacionadas con la ONU. En promedio, la revista ¡Despertad! hacía referencia a la ONU y/o sus agencias y/o programas al menos una vez.

Es verdad que la gran mayoría de estas menciones no son ofensivas, pero recordemos que el propósito de las ONG es diseminar información acerca de la ONU sin importar la breve y trivial forma como eso se lleve a cabo.

Si usted usara el CDROM y buscara la revista ¡Despertad! Entre los años 1991 – 2001 se daría cuenta de que la expresión “Naciones Unidas” aparece en una cantidad un poco mayor al término “Reino de Dios”. Por supuesto, existen formas de mencionar a la ONU sin llamarla por su nombre, usando el sinnúmero de acrónimos que representan a sus agencias como UNICEF, OMS, FAO, etc. Lo cual relega al reino de Jehová a segundo lugar en esta revista.

UNA MISIÓN A ÁFRICA

Los hermanos no deberían ser tan ingenuos e ignorar el hecho que la Sociedad Watchtower logró tener cierto poder e influencia política dentro de la ONU después de haberse asociado como una ONG. Supuestamente esto se hizo con el objeto de brindar apoyo a los testigos de Jehová que atravesaban por situaciones muy difíciles en varios países del mundo. Parece ser que su membresía como ONG fue recompensada en cierta medida por la ONU. Un ejemplo de esto se ve en la mención de una noticia que apareció en cierto país africano, en la edición del 22 de julio de 2001 de la revista ¡Despertad!:

‘’ Un periódico de la República Democrática del Congo alabó la ayuda humanitaria de los testigos de Jehová refiriéndose a ella como “práctica, no superficial”. Los oficiales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) han manifestado su apoyo también. A una funcionaria de ACNUR en la República Democrática del Congo le agradó tanto el orden con que los Testigos llevaban a cabo su labor de socorro, que puso su vehículo a la disposición de los voluntarios.’’

Es difícil determinar hasta qué grado la Sociedad Watchtower ha recibido ayuda directa de la ONU. Sin embargo, parece ser que esa ayuda tuvo que ver mucho más que con el uso de un simple auto. En un esfuerzo por determinar el grado al que llegaron los tratos entre la alianza ONU-Watchtower, el autor de este comentario investigó casi una docena de ONGs subsidiarias en varios países de Europa.

Por ejemplo, antes de obtener su membresía como ONG en 1992, en 1990 una ONG llamada Aid Afrique fue establecida en Francia. ¿Cuál era su propósito? El periódico The Zambia Daily Mail del 17 de junio de 1999, bajo el título “Oficiales de una ONG Francesa Se Únen Para Ayudar A Refugiados En El Congo” nos dice lo siguiente:

“Dos oficiales de Aid Afrique son esperados en el país a fin de ayudar en el apoyo humanitario a miles de refugiados que han huido de la guerra en el Congo… las provisiones humanitarias han sido donadas por congregaciones de los testigos de Jehová en Bélgica, Francia y Suiza. Aid Afrique es una organización de ayuda humanitaria fundada en Francia en 1990 con el objetivo de ofrecer alivio y socorro a zonas marginadas de África. A través de los esfuerzos del UNHCR en Tanzania, la organización distribuyó más de 20 toneladas de alimentos y medicinas en la región de Kigoma. En 1997, Aid Afrique gastó 820000 dólares en ayuda en la antigua república de Zaire.’’

El periódico de Zambia revela que fue solamente gracias a la cooperación del UNHCR que la ONG Aid Afrique pudo lograr sus objetivos humanitarios. Ahora bien, si la prensa pública informó acerca de estos esfuerzos conjuntos con agencias de la ONU, ¿Por qué la Sociedad Watchtower no mencionó nada al respecto? Si la relación con la ONU era diáfana y respetable, ¿Por qué no hacerla pública; tal y como lo han hecho con tantos y tantos programas de la ONU? Tal vez la razón por la cual ONG subsidiarias como Aid Afrique fueron establecidas consistía en que se quería evitar que la conocida “Marca” Watchtower apareciera en este tipo de noticias.

De manera interesante, hace algunos años ciertos testigos de Jehová publicaron un folleto titulado “Misión A África’’ y detallaron las actividades que realizó la ONG Aid Afrique. Esto es lo que leemos en las páginas 9 y 10:

“Nuestras actividades se dificultaron debido a los problemas particulares de la región. Las distancias eran muy grandes y las líneas de comunicación casi inexistentes. La mejor forma de viajar, si no era la única, era por avión. Con frecuencia usamos los aviones del Alto Comisionado de la ONU Para Refugiados. Los trámites administrativos también nos ayudaron.’’

No estamos poniendo en duda los buenos y nobles esfuerzos de estos testigos a fin de proveer ayuda de emergencia para sus hermanos ya que ciertamente ayudar a otros hace parte del deber cristiano. Sin embargo, nos preguntamos: ¿A qué precio? ¿En verdad vale la pena tratar con el diablo a fin de salvar una vida? Los hermanos de Malawi no creían eso. Ellos se negaron a comprar una tarjeta de afiliación política de 25 centavos, a pesar del hecho que eso resultó en una campaña de exterminio contra ellos.

El uso de los aviones de la ONU es un privilegio del que no muchos gozan, y no hay duda que la Sociedad vio esa clase de beneficios antes de registrarse como una ONG. De igual manera, el previo establecimiento del ONG Aid Afrique se hizo a fin de trabajar de forma más efectiva con la ONU. Es obvio que la alianza con la ONU es más profunda de lo que el Cuerpo Gobernante quiere hacernos creer. Sí, la Sociedad Watchtower está más envuelta en política de lo que sospechamos.

En octubre del año 2000, el periódico portugués Publico, entrevistó al superintendente de sucursal de la Sociedad Watchtower en Portugal. Aunque negando que se había transgredido en la postura neutral de la institución, en un momento de candidez el hermano Candeias admitió que la razón por la que la Sociedad Watchtower había cultivado relaciones con la ONU fue por conveniencia política, a fin de proveer ayuda humanitaria a los testigos de Jehová. Él dijo: “Sin el apoyo de la ONU, no sería posible distribuir ayuda humanitaria’’.

Al superintendente de Portugal aparentemente también se le asignó redactar un artículo que apareció en la revista ¡Despertad! del 22 de agosto de 1997, relacionado con la OSCE cuyas siglas significan: Organización Para la Seguridad de Europa. La razón por la que el corresponsal en Portugal trató el tema fue porque la OSCE tuvo una importante reunión en Lisboa en diciembre de 1996. Evidentemente el hermano Candeias asistió personalmente a esa conferencia; y esa es la razón por la que el artículo termina de una forma tan extraña, al mencionar cosas relacionadas con el clima de ese día, así como con un comentario trillado acerca del reino de Dios:

‘’ Al concluir esta cumbre, el radiante sol vespertino parecía crear un ambiente de optimismo general, a pesar de los comentarios que hizo la prensa respecto a los resultados imprecisos de dicha reunión. Prescindiendo de si la OSCE logrará sus objetivos o no, los que aman la paz pueden tener la certeza de que pronto el Reino de Dios traerá verdadera paz y seguridad por todo el mundo.’’

Aunque el artículo contiene un reporte muy superficial de lo que sucedió en la cumbre, la revista ¡Despertad! no reportó que muchos ONG’s asistieron a la mencionada cumbre. Sin embargo, el sitio de internet de la OSCE contiene un detallado registro de lo que sucedió ese día, y hasta revela que varios ONG’s tuvieron participación en ella. Lo más probable es que al representante de ¡Despertad! se le haya permitido asistir a esta cumbre de tan alto nivel debido a su condición como representante de una ONG europea; en este caso, la “Asociación de Testigos de Jehová”.

No es sorprendente, entonces, que el superintendente posteriormente admitiera cándidamente la motivación política detrás de la asociación de la Watchtower con la ONU, ya que aparentemente se le había asignado observar e informar personalmente acerca de los acontecimientos de una cumbre política de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

No hay duda que la reunión de la OSCE no ha sido la única conferencia política a la que los testigos de Jehová han asistido. Por ejemplo, en octubre del año 2000, la Organización de los Balcanes Para los Derechos Humanos publicó una petición de numerosos ONG’s. Entre ellos había uno llamado “Centro Administrativo Para los Testigos de Jehová en Rusia”.

Pero, ¿Qué es el Centro Administrativo Para los Testigos de Jehová en Rusia? Ese centro es una organización no gubernamental para representar a los testigos de Jehová. Aunque es verdad que no es una ONG en la forma en la que lo era la Sociedad Watchtower con respecto al DPI, evidentemente cumple un propósito similar. La petición de la OSCE que los testigos de Jehová en Rusia firmaron decía:

‘’A lo largo de los años, las ONG’s aprobadas han valorado todas las reuniones de Dimensión Humana en sus diferentes formatos, las cuales son muy útiles tanto para gobiernos como para ONG’s a fin de promover los derechos humanos en los estados participantes. Por esa razón, ellos han participado activamente con reportes e intervenciones que han sido alentadores para otros ONG’s, a fin de exhortarlos a hacer lo mismo.”

La petición verifica que la ONG rusa subsidiaria, que representa a la Watchtower y a los testigos de Jehová, participó voluntariamente con muchas otras ONG, incluida la Iglesia de la Cienciología, para crear conciencia acerca de derechos humanos en los estados participantes. Al firmar la petición, el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová en Rusia admite haber “alentado activamente a otras ONG” a tomar para sí la causa de los derechos humanos. A esto debemos sumar las pruebas existentes que la madre organización en Brooklyn usó sus recursos a fin de crear conciencia con respecto a los derechos humanos.

Pero, ¿Qué es exactamente la OSCE? La OSCE es la organización más grande del mundo especializada en seguridad intergubernamental, y su existencia está fundamentada en la Carta de las Naciones Unidas. Aunque no dispone de personal militar, la OSCE está autorizada para usar los recursos militares de la OTAN y de la ONU. Parece ser que la OSCE es simplemente una extensión regional de la ONU.

Por lo tanto, aunque la Sociedad Watchtower haya disuelto sus vínculos secretos con la ONU; aun así, ella todavía está muy involucrada con una subsidiaria de las Naciones Unidas. De hecho, existen numerosas ONG’s que la Sociedad Watchtower ha establecido a fin de representar a los testigos de Jehová ante los gobiernos del mundo. Una búsqueda en los archivos de la OSCE revela que existen más de 150 peticiones enviadas por los testigos de Jehová y varias ONG que los representan.

Por ejemplo, en mayo de 1999, la Comisión de las Naciones Unidas Para los Derechos Humanos tuvo su conferencia anual en Ginebra. Entre las muchas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que estuvieron presentes se encontraron tres ONG’s representando a los testigos de Jehová. Estas fueron: La Asociación de Testigos de Jehová, los Testigos de Jehová en Rusia, y Asociación Europea de Testigos de Jehová para la Protección de la Libertad Religiosa.

Otras ONG son: “Consistoire National des Temoins de Jehovah”, una ONG francesa; “Unión de los Testigos de Jehová” y “Representación de la Sociedad Watchtower Bible and Tract Society de Pennsylvania” las cuales son ONG’s que funcionan en el país de Georgia. Y, por último: “Watch Tower Bible & Tract Society, Polonia”.

Las actividades políticas de la Sociedad Watchtower como ONG no se limitan a Europa. En 1999 el gobierno australiano tuvo una seria de audiencias con varias ONG’s representantes de numerosas religiones, a fin de avanzar en la cooperación y los derechos humanos. La lista oficial cita a Donald Maclean, director de la sucursal de Australia y a Vincent Toole, asesor jurídico de la Sociedad Watchtower, como personas que asistieron a esas reuniones. El registro del Comité Oficial Hansard está disponible en línea.

LA AMISTAD CON EL MUNDO ES ENEMISTAD CON DIOS

En vista de los hechos presentados aquí en cuanto a los criterios para las ONG publicados por la propia ONU, y la abundante evidencia de que la Watchtower fue muy asidua en el cumplimiento de su obligación como una ONG asociada, así como la prueba corroborativa de la participación directa de funcionarios de la Watchtower en numerosas conferencias políticas, incluida la asociación con otras ONG religiosas en la firma de una petición que instó a otras organizaciones a ser más activas en la promoción y concientización de los derechos humanos  y no del reino de Dios, queda al descubierto la hipocresía y el engaño de esta organización.

Independientemente de los nobles motivos que hayan existido para hacer eso, ¿Justifica la ayuda humanitaria o los intereses teocráticos el hacer amistad con el mundo? ¿Dónde queda el temor y la confianza en Dios? Si esa institución es en verdad “la organización visible de Jehová” como tanto pregona, entonces la duplicidad, la prostitución, y la fornicación espiritual de ella con sus extraños amantes no puede ser minimizada. De una forma clara y diáfana, el apóstol Santiago nos dice: ‘’ Adúlteras, ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo está constituyéndose enemigo de Dios.’’

Pero, ¿Son en realidad las actividades de la Sociedad Watchtower como una ONG tan graves como afirmamos? Sí, sí lo son; es decir, si usamos las mismas normas que ella aplica a otros. Por ejemplo, esto es lo que ella publicó en la Atalaya del 1 de marzo de 1978 en lo relacionado con el apoyo que la cristiandad da a la ONU:

‘’Entre las “obras” de la cristiandad ha estado el apoyar proyectos hechos por los hombres para alcanzar la paz, mientras que Jesús enseñó a los cristianos verdaderos a orar por el reino de Dios como el instrumento que ha de traer paz a esta Tierra.’’

Como hemos demostrado hasta ahora, todas las ONG’s asociadas con la ONU son obligadas a apoyar y promover campañas de información a favor de las Naciones Unidas. Por lo tanto, de manera indirecta, todos los testigos de Jehová que participaron en esa campaña son culpables de haber apoyado esos proyectos hechos por el hombre. De manera irónica, al condenar a la cristiandad la Sociedad Watchtower también se condena a sí misma en la Atalaya del 1 de noviembre de 1972 en su número en inglés:

“Lógicamente, al pertenecer a la ONU, la cristiandad ha corrompido su nombre y no hay excusa para ello”

Ahora bien, si la cristiandad ha corrompido su nombre al identificarse dentro de la ONU como organización cristiana, ¡Cuánto más inexcusable es la alianza política de la Sociedad Watchtower con esa institución! Al menos la cristiandad actúa de manera abierta y clara en su apoyo hacia la ONU, mientras que la Sociedad Watchtower es culpable de crasa y grotesca hipocresía. La Sociedad Watchtower se ha comportado como la adúltera que se mueve en las sombras y que cuando es descubierta miente descaradamente. Es verdad que estas son palabras muy fuertes. Pero, ¿Es válido y correcto acusar a esa institución de idolatría, prostitución, y adulterio espiritual? Nuevamente, si usamos las palabras de esa institución como base para dictar un juicio, la respuesta es sí. A continuación, se muestra un extracto del capítulo 13 libro Las Naciones Tendrán Que Saber, en el cual la Sociedad condena a la cristiandad:

‘’La amigabilidad perpetua que ha mostrado la cristiandad a los políticos, y las fuerzas militares y los explotadores de los negocios en gran escala de este mundo es escándalo público… Las sectas religiosas de la cristiandad también han cometido adulterio espiritual “con sus ídolos estercolizos.” Una de las cosas más recientes y más grandes que ha idolatrado ella es la “imagen” de la simbólica bestia salvaje de la política mundial, a saber, las Naciones Unidas, a la cual pertenecen la mayoría de las naciones que afirman ser cristianas.’’

Nuevamente, si la “amigabilidad perpetua” de la cristiandad con los políticos es un “escándalo público”. ¡Cuánto más reprensible es el amorío ilícito y secreto de la Watchtower con esa organización; especialmente si consideramos el hecho que ella muestra a los testigos de Jehová como un pueblo puro y santo muy alejado de las contaminaciones mundanas! Sí, es bueno preguntarnos, ¿De qué forma la cristiandad ha idolatrado a la ONU de una manera que la Sociedad Watchtower no lo haya hecho?

Aunque es verdad que la Sociedad Watchtower no ha blasfemado al considerar a la Liga de Naciones, o las Naciones Unidas como la manifestación del reino de Dios en la tierra, tal como la cristiandad lo ha hecho, aun así, si las Naciones Unidas son realmente la “cosa repugnante” de la profecía, como creen los testigos de Jehová, ¿no es la publicidad y los elogios de la Watchtower ha muchas de las cosas que hace el glorificar a un “ídolo estercolizo”, tal como lo expresó Jehová?

Es un hecho que la Sociedad Watchtower de manera voluntaria se convirtió en un aliado político de una agencia del mundo de Satanás, y hay evidencias que demuestran eso. Sí, esas evidencias corroboran que ella de manera consciente y voluntaria cumplió con las responsabilidades que le correspondían como su aliada. Y no solo eso.  En sus esfuerzos por lograr ese cometido, ella ha usado para fines inicuos, sucios y traicioneros recursos humanos y materiales dedicados al servicio de Jehová Dios.

Desde el punto de vista de Dios, las acciones de esa organización equivalen a prostitución espiritual, idolatría, y apostasía. No hay duda que hay consecuencias muy graves e inevitables por tanta perversidad.

En la edición del 15 de septiembre de 1951, la revista La Atalaya en inglés presumió que la Sociedad Watchtower se negaba a entrar en alianzas políticas con la abominable Liga de Naciones o con las Naciones Unidas.

¡Cuánto han cambiado las cosas!

Por eso, no es debe sorprendernos la desilusión de Dios debido a la increíble y deplorable hipocresía de su pueblo que se muestra en Isaías 1:21: ‘’¡Oh, ¡cómo ha llegado a ser una prostituta la población fiel!’’

En vista del hecho de que la Sociedad Watchtower practica las mismas cosas que ella ha condenado en la cristiandad, podemos entender mejor el por qué Jehová Dios expresa lo siguiente en Ezequiel 7:27: “Según su camino actuaré para con ellos, y con sus juicios los juzgaré; y tendrán que saber que yo soy Jehová.’’