22) OSEAS2019-01-02T22:53:25+00:00

OSEAS

‘’Quién es sabio, para que entienda estas cosas? ¿Discreto, para que las sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos son los que andarán en ellos; pero los transgresores son los que tropezarán en ellos.’’ — Oseas 14:9

La infidelidad marital es un problema muy común, aún entre los testigos de Jehová. El adulterio es un asunto que con frecuencia se trata en absurdas novelas y películas, así como en canciones de amor. Hay gente que cree que, exceptuando la muerte de un ser querido, probablemente no hay nada más devastador para un cónyuge que el saber que ha sido víctima de infidelidad y traición marital.

Podríamos pensar que el dolor asociado con la infidelidad marital se limita a la experiencia humana. Sin embargo, por medio del profeta Oseas Dios nos hace saber sus sentimientos en términos humanos para que lo comprendamos mejor. Esto nos permite entender de mejor manera el dolor que siente Dios al ver la infidelidad de alguien a quien Él ama mucho.

Pero, ¿Quién podría romper el corazón de Jehová?, ¿Cómo pretende Jehová solucionar este problema que tanto lo aflige?, ¿Podría haber algún tipo de solución para este distanciamiento?, y, ¿De qué forma lo afecta a usted personalmente este extraordinario caso de infidelidad marital? Estas preguntas serán respondidas basándonos en el libro de Oseas.

De manera irónica, en la Asamblea de Distrito de los testigos de Jehová del año 2004 “Andemos con Dios”, se presentó un simposio basado en el libro de Oseas. Aunque se dio un comentario histórico acerca de él, desafortunadamente no recibimos ninguna iluminación nueva respecto a este libro. La Sociedad Watchtower; de manera trágica, ignora y tergiversa el verdadero mensaje que encierra la profecía de Oseas.

Es por eso que Jehová nos hace la siguiente pregunta retórica al final del libro: “¿Quién es sabio para que entienda estas cosas?, ¿Quién es discreto para que las sepa?”

En el versículo de apertura de Oseas, Jehová le ordena a su profeta lo siguiente: “Ve, tómate una esposa de fornicación e hijos de fornicación, porque por fornicación la tierra positivamente se vuelve de seguir a Jehová”.

Por medio de esta ilustración, el Gran Comunicador, Jehová Dios, nos hace conocer la situación y el problema que existe con su pueblo para que podamos entender fácilmente sus sentimientos. Al comparar a la nación de Israel a una esposa adúltera, y al mostrarse a sí mismo como el cónyuge inocente, entendemos fácilmente el mensaje que nos quiere transmitir.

Como ya se demostró en la explicación de la profecía de Miqueas, solo Dios está calificado para juzgar si su pueblo lo está honrando de todo corazón. La opinión humana no tiene relación con el juicio de Dios. Al ser un Dios celoso que exige y con razón merece devoción exclusiva, Jehová rechaza la devoción a medias o los afectos divididos de sus adoradores. Jehová confiesa su amor por los “hijos de Israel”, pero son ellos quienes, como una esposa adúltera, traicionan su amor al adorar a otros dioses. Por lo tanto, Jehová dice lo siguiente: “No te regocijes, oh Israel. No actúes con gozo como los pueblos. Pues por fornicación te has ido de al lado de tu Dios. Has amado dádivas de alquiler en todas las eras de grano.’’ (Oseas 9: 1)

Aunque los testigos de Jehová son conscientes de que, a través de los profetas, Dios compara a la descarada nación de Israel con una esposa adúltera, debido a que practicaron diversas formas de idolatría y forjaron alianzas infieles con las naciones vecinas, Betel siempre aplica tales comparaciones a la cristiandad moderna. Sin embargo, ¿es esa realmente la forma en que la profecía estaba destinada a ser entendida? Y si así fuera, ¿por qué Jehová confiesa repetidamente su amor por la nación y los llama “mi pueblo”, incluso instándolos a volver a él?

Tras un examen más detenido, tal como se presenta aquí, llegamos a la conclusión de que la profecía de Oseas está dirigida indiscutiblemente a la congregación cristiana genuina. Si tal no fuera el caso, ¿por qué Pablo cita parcialmente el siguiente versículo del primer capítulo de Oseas y lo aplica a la congregación ungida de Israel? “Y el número de los hijos de Israel tiene que llegar a ser como los granos de la arena del mar que no pueden ser medidos ni numerados. Y tiene que ocurrir que, en el lugar en que solía decírseles: ‘Ustedes no son mi pueblo’, se les dirá: ‘Los hijos del Dios vivo”.

No obstante, al llegar a esa conclusión, surgen otras preguntas como las siguientes: ¿cómo es posible que los hijos de Dios sean realmente los que han roto el corazón de Jehová por sus actos de infidelidad? De hecho, ¿Cómo podemos comparar la religión que practican los testigos de Jehová con la idolatría aberrante y grotesca que practicaban los judíos adoradores de Baal?

La idolatría se presenta de muchísimas maneras. Considere, por ejemplo, la definición de esta que nos da el libro Perspicacia:

‘’Un ídolo es una imagen, una representación de algo o un símbolo, material o imaginario, que es objeto de devoción fervorosa. En términos generales, la idolatría es la veneración, amor, culto o adoración de un ídolo. Normalmente está relacionada con un poder superior, real o supuesto, tanto si se le atribuye una existencia animada (humano, animal o, incluso, una organización) como si se trata de algo inanimado (una fuerza u objeto inanimado de la naturaleza). La idolatría suele ir acompañada de algún tipo de ceremonia o rito.’’

De acuerdo a los estándares de la Sociedad, hacer de una organización un “objeto de devoción fervorosa’’ constituye idolatría. ¿Podría eso también incluir lo que comúnmente se conoce como la “organización visible de Jehová”?

Es un hecho innegable que la Watchtower ha jugado un papel muy importante en iluminar a los testigos de Jehová con respecto a muchas verdades bíblicas vitales y ocultas durante mucho tiempo acerca de la naturaleza de Dios y su propósito universal. Pero, al hacerlo, también es indiscutible que la organización ha adquirido una importancia desmedida en los corazones y las mentes de los testigos de Jehová. Es evidente de muchas maneras que los testigos de Jehová van más allá del simple hecho de apreciar a la Sociedad y al menos desde la perspectiva de Dios, ellos reverencian y homenajean indebidamente a la organización, a expensas de Jehová.

Por supuesto, la idolatría no implica necesariamente que el idólatra ya no adore a Dios. Simplemente significa que una medida del honor y del afecto que se deben al Creador están mal dirigidos hacia alguien o algo más. Pero dado que Jehová es un Dios celoso, Él no acepta compartir su adoración con nadie ni con nada. Si la organización no se ha convertido en un ídolo, ¿por qué en todos los voluminosos escritos de Betel ellos nunca, ni siquiera una vez, han advertido a los testigos de Jehová acerca de no darle una importancia excesiva a la Sociedad?

Conociendo la tendencia humana fuertemente atrincherada hacia la idolatría, ¿no es una responsabilidad solemne de la Watchtower asegurarse de que ella no reciba ni siquiera inadvertidamente los honores que legítimamente le pertenecen a Dios, al igual que el ángel que se negó a recibir la adoración de Juan?

En varias ocasiones, los apóstoles impidieron que las personas les otorgaran honores divinos.

¿Por qué Betel no ha tratado igualmente de desalentar a los testigos de Jehová de otorgar un honor indebido a la organización? Sin duda alguna, la Sociedad no es mayor que el ángel que advirtió severamente al apóstol Juan que no lo adorara, ¿verdad? ¿Por qué, entonces, Betel nunca ha mostrado la misma humildad ante Dios? Si la organización no se ha convertido en un ídolo, ¿por qué la Watchtower nunca ha reconocido ninguna infracción o error grave de su parte? ¿Es porque la Betel no puede hacer nada malo, o es porque la directiva no quiere manchar la imagen gloriosa que la organización tiene ante los ojos de los testigos de Jehová? Si el aura de santidad de la organización tiene que ser tan celosamente guardado y mantenido, ¿No constituye eso idolatría?

“EL BECERRO IDOLATRICO DE BET-AVEN’’

Después de que Jehová dividió el reino de Israel en dos, el rey Jeroboam del reino del norte puso dos becerros de oro en Betel y Guilgal para impedir que los israelitas fueran a Jerusalén para adorar. Los ídolos eran simplemente una cuestión de conveniencia para que los adoradores israelitas no tuvieran que viajar al templo de Jerusalén para adorar a Jehová. Debido a que Betel se convirtió en un centro de adoración falsa, Jehová cambió el nombre de la ciudad por Bet-aven, que significa: “Casa de nocividad”. Oseas 10: 5 nos dice lo siguiente al respecto: “Por el becerro [idolátrico] de Bet-aven los residentes de Samaria se asustarán; porque por él su pueblo ciertamente estará de duelo, así como sus sacerdotes de dioses extranjeros [que] solían estar gozosos por él, a causa de su gloria, porque se habrá ido al destierro lejos de él.’’

De manera irónica, la central mundial de la Sociedad Watchtower también lleva el mismo nombre: Betel, que significa Casa de Dios, y aunque muchos testigos seguramente protestarán, la central de Wallkill de Betel se ha convertido en la Bet-aven de los tiempos modernos ante los ojos de Dios. A través de los años, la llamada “Organización Visible de Jehová” se ha transformado en una versión muy sofisticada del becerro idolátrico. Aunque no hay una adoración abierta a ningún apéndice físico de la Watchtower, tal como “el becerro idolátrico de Bet-aven’’, la organización promueve una forma conveniente de adoración y una lealtad organizacional que podría considerarse idolatría.

Considere algunos hechos con respecto al lugar injustificado de honor que Betel ocupa en las mentes y los corazones de los testigos de Jehová de hoy: Desde sus humildes inicios en la sala de una casa particular, la Sociedad Watchtower se ha convertido en una entidad internacional extremadamente exitosa. Es una de las casas editoriales más grandes del mundo. Recientemente, en un periodo de gran expansión, la Sociedad fue considerada como una de las compañías constructoras más grandes del mundo. La Sociedad Watchtower aparece en la lista de las corporaciones más rentables de la ciudad de Nueva York, ocupando el lugar número 37, con ingresos de casi un millardo de dólares durante el año 2001. Eso es algo muy notable si recordamos que la ciudad de Nueva York es el hogar de las corporaciones más ricas del mundo.

No hay duda de que Betel tiene mucho dinero invertido en bienes raíces, como lo revela su inesperada ganancia de mil millones de dólares por la venta del Betel de Brooklyn.

Hay documentos ampliamente difundidos en Internet que nos muestran que la Sociedad es incluso una parte interesada mayoritaria en Rand Cam Corporation, una compañía con contratos militares. Aparentemente, a la Sociedad Watchtower también se le relaciona con el rubro de la renta de automóviles, para así poder; de una manera rentable, deshacerse de los autos que han sido usados por los superintendentes viajantes.

La Watchtower Inc. goza de todo el prestigio de una corporación mundana exitosa.

No solo eso, al parecer, Betel desea incrementar sus riquezas jugando con los grandes apostadores del mundo de los fondos de cobertura, hecho evidenciado por la presencia de la Sociedad en la lista de asistentes a la conferencia anual organizada por Hedge Fund Intelligence. Cabe señalar que la estrategia básica de los fondos de cobertura es utilizar el dinero prestado para aprovechar las apuestas que uno hace. Lo más probable es que Betel esté aprendiendo a como ganar en ese gran juego de apuestas.

La actitud de Efraín, registrada en Oseas 12: 8, parece estarse repitiendo hoy en Betel: ‘’Realmente, me he hecho rico; he hallado cosas valiosas para mí. En lo que respecta a todo mi afán, no hallarán, de parte mía, error que sea pecado.’’

Aunque en los últimos años, la Sociedad ha estado reduciendo las instalaciones físicas en todo el mundo, las cuales incluyen cerca de 89 sucursales y numerosas imprentas, así como docenas de grandes salones de asamblea y decenas de miles de salones del reino, en particular, la sede de la Watchtower Bible and Tract Society en el Betel de Brooklyn, el lujoso Stanley Assembly Hall y el complejo de Patterson y Wallkill se han convertido en los santuarios y mecas  de muchos feligreses que sueñan con visitarlos al menos una vez en su vida por medio de los llamados “Bethel Tours”.

Cuán verdaderas son las palabras de Jehová en Oseas 10: 1, que nos dicen: “Israel es una vid que degenera. Sigue produciendo fruto para sí mismo. En proporción con la abundancia de su fruto ha multiplicado [sus] altares. En proporción con lo bueno de su tierra, erigieron buenas columnas’’.

Los miembros del Cuerpo Gobernante y otros altos oficiales de la Sociedad Watchtower viven muy cómodamente y son considerados por los testigos de Jehová como príncipes y reyes y se les otorgan generosos viáticos y presentes donde quiera que ellos viajen. De hecho, a través de Oseas, Jehová hace la misma observación acerca de su pueblo, al decir: “Ellos mismos han establecido reyes, pero no debido a mí. Han establecido príncipes, pero yo no [lo] supe. Con su plata y su oro se han hecho ídolos, con el fin de que sean cortados.’’ (Oseas 8: 4)

Como un ejemplo de cómo el “Bet-aven” moderno ha convertido la adoración de los testigos de Jehová en una cuestión de conveniencia, considere algunos de los siguientes comentarios tomados de la revista la Atalaya del 1 de junio de 1967, bajo el artículo titulado “Siga Adelante Con la Organización de Jehová”. Allí leemos:

“Podemos creer que el estudio requiere gran esfuerzo e investigación. Pero en la organización de Jehová no es necesario gastar mucho tiempo, y energía en la investigación, pues hay hermanos en la organización que son asignados a hacer esto para ayudar a aquellos que no tienen tiempo para hacerlo. La revista La Atalaya, así como otras publicaciones de la Sociedad le pueden ser de gran ayuda. ¿No tiene tiempo para estudiar lo suficiente? Siga esta sugerencia: Con frecuencia la mejor y más benéfica forma de estudiar es leyendo una nueva edición de La Atalaya o Despertad, o algún nuevo libro con la dicha de conocer nuevas verdades o un punto de vista nuevo.”

Estudiar la Palabra de Dios es parte de nuestra adoración. Pero, en lugar de comprar el tiempo oportuno para hacerlo, tal como el apóstol Pablo aconsejó a los cristianos del primer siglo, utilizando nuestras propias energías mentales y los poderes de la razón dados por Dios para investigar las cosas profundas de Su Palabra, la Watchtower afirma de manera descarada haber realizado convenientemente todas las investigaciones necesarias para que no tengamos que investigar la Biblia por nosotros mismos.

Gradualmente, la Atalaya ha superado la autoridad de la Biblia en las mentes y los corazones de los testigos de Jehová. Eso puede ser demostrado por el hecho de que muchos sienten que todo lo que tienen que hacer para obtener la aprobación de Jehová es estudiar la Atalaya, la ¡Despertad! y otras publicaciones. Así como el Talmud judío llegó a tener gradualmente más autoridad que las Escrituras, de la misma manera, la revista la Atalaya es a menudo citada por los Testigos de Jehová como si fuera un texto sagrado o la máxima autoridad.

El hecho de que la Atalaya tenga más autoridad sobre los testigos de Jehová que la misma Biblia, queda demostrado cuando hay una contradicción entre las dos. Debido a que la Sociedad afirma ser la única y verdadera interprete de la palabra de Dios, cualquier testigo que se atreva a señalar errores en las enseñanzas de la Watchtower se verá obligado a retractarse, a guardar silencio o a enfrentar la expulsión de la congregación. De esa manera, Jehová y su Palabra son relegados a un segundo plano; mientras que el llamado “esclavo” y la revista La Atalaya, son elevados al lugar más prominente de adoración. También a este respecto, el becerro idolátrico de Bet-aven tenía la intención de hacer que el conocimiento de Dios fuera más conveniente: “De su [ídolo] de madera mi propio pueblo sigue inquiriendo, y su propio bastón [de mano] sigue informándoles; debido a que el espíritu mismo de fornicación ha hecho que se vayan vagando, y por fornicación salen de debajo de su Dios.’’ (Oseas 4: 12a)

De acuerdo con la enciclopedia Perspicacia citada anteriormente:

“La idolatría suele ir acompañada de algún tipo de ceremonia o rito.’’ ¿Aplica eso a la adoración a los testigos de Jehová?

Indiscutiblemente, lo que conocemos como el “arreglo teocrático” se ha convertido en un simple ritual. Tome como un ejemplo el estudio semanal de la revista La Atalaya. Durante más de medio siglo, todas las semanas los testigos de Jehová han seguido un ritual coreográfico muy rígido para discutir un artículo seleccionado por la Sociedad. Betel realmente se enorgullece del hecho de que todas las congregaciones alrededor del mundo deben estudiar el mismo material simultáneamente, en el nombre de la uniformidad organizativa. Como parte del ritual, se espera que todos “estudien” el material incluso antes de asistir a la reunión, y la mayoría de los testigos de Jehová subrayan las respuestas de antemano, generalmente con un resaltador de color. Durante la reunión, se leen uno, dos o tres párrafos a la vez y luego se hacen preguntas escritas previamente. Se espera que la audiencia responda brevemente las preguntas del material basándose en el párrafo. Otras reuniones siguen un formato similar. Es cierto que se lee la Biblia y se discute, pero solo como parte del Estudio de la Atalaya. En general, el enfoque está en La Atalaya, no en la Biblia.

Ciertamente, las primeras congregaciones cristianas no estaban cargadas con el espíritu asfixiante de la adoración organizacional que la Watchtower ha impuesto sobre los testigos de Jehová. El único consejo de Pablo a la congregación corintia acerca de sus reuniones fue que no todos debían hablar al mismo tiempo, y que se debían tener intérpretes cuando alguien hablaba en lenguas. Cada congregación funcionaba en gran medida de manera autónoma; aunque Cristo era la cabeza de todas. No existe una base bíblica para el “arreglo teocrático” rígido impuesto en las reuniones de los testigos de Jehová. Tampoco hay ningún precedente establecido por la sociedad cristiana primitiva para que los cristianos participen en grandes proyectos de construcción de centros de adoración, como lo han hecho los testigos de Jehová de la actualidad. A este respecto, se puede decir lo siguiente del Israel espiritual: “E Israel empezó a olvidar a su Hacedor y a edificar templos; y Judá, por su parte, multiplicó las ciudades fortificadas’’. (Oseas 8:14)

Pero, ¿Sirven verdaderamente los testigos de Jehová a la Sociedad Watchtower? Según el artículo “Sigamos Adelante Con la Organización de Jehová” la respuesta es no. El párrafo 9 nos dice:

 “Por lo tanto, el seguir con la organización no es una decisión tomada fríamente. Es un asunto para acercarnos más a Jehová al perfeccionar nuestra obediencia al buscar y recibir el espíritu de Jehová. Estamos dedicados a Él, no a la organización.”

Sin embargo, ese artículo en particular fue escrito en 1967. ¿Ha cambiado algo desde entonces? Sí, algo ha cambiado profundamente desde entonces, al menos en la relación que los testigos de Jehová recientemente dedicados tienen con la Watchtower. En 1985, la Sociedad cambió los votos de bautismo para incluir la frase:

“¿Entiende usted que su dedicación y bautismo lo identifica como un testigo de Jehová en asociación con la organización dirigida por el espíritu de Dios?”

Anteriormente a 1985 a los recién bautizados sólo se les preguntaba si se habían arrepentido de sus pecados y si aceptaban a Cristo como su salvador y redentor y si juraban de corazón hacer la voluntad de Jehová. Desde 1985 la Sociedad, de la manera más insidiosa posible, se ha agregado a este solemne juramento y por lo tanto da a entender que esta dedicación también la incluye a ella.

Pero, ¿quién le da a la Watchtower el derecho a insertarse en el lugar reservado exclusivamente en las Escrituras para Jehová, Jesucristo y el espíritu santo? ¿Es un asunto tan trivial ante el cielo que las personas que desean dedicarse a Jehová y a Jesús también deben declarar públicamente que también pertenecen a la organización? Saque sus propias conclusiones. Sin embargo, debe notarse que incluso el apóstol Pablo, quien ha sido posiblemente el testigo más prominente de Jehová en toda la era cristiana, no tuvo presuntuosamente honores tan altos como los que la Sociedad se ha dado a sí misma.

Aparentemente, la misma tendencia hacia la idolatría organizacional también existía en la congregación de Corinto. Algunos discípulos decían pertenecer a Pablo, otros a Cefas y otros a Apolo. Es por eso que el apóstol Pablo les escribió una carta rechazando cualquier tipo de veneración hacia él. Él les dijo: “El Cristo existe dividido. Pablo no fue fijado en un madero por ustedes, ¿Verdad?, ¿O fueron ustedes bautizados en el nombre de Pablo? Agradecido estoy que no bauticé a ninguno de ustedes, sino a Crispo y a Gayo, para que nadie diga que fueron bautizados en mi nombre.”

Aunque gustosamente el apóstol Pablo se deslindó de que alguno de los Corintios hubiera sido “bautizado en el nombre de Pablo”, ¿Por qué los testigos son forzados por la Sociedad Watchtower a bautizarse “En asociación con la organización dirigida por el espíritu de Dios?, ¿Es que acaso esto no significa “ser bautizados en el nombre de la Sociedad Watchtower”?, ¿Olvidamos acaso que la congregación Cristiana original también estaba dirigida por el espíritu de Dios?, ¿Por qué, entonces, ni Jesucristo ni Pablo ordenaron a los nuevos discípulos bautizarse y dedicarse en nombre de la congregación Cristiana?

Otra forma en la que la organización se ha insertado en el ministerio de los testigos de Jehová es en el asunto de informar sobre las “actividades del servicio del campo” todos los meses. Si los testigos de Jehová están verdaderamente dedicados a Dios y no a una organización, ¿por qué todos deben escribir un informe detallado de sus actividades en el ministerio cada mes? Si Cristo es el líder de la congregación, seguramente está al tanto de la magnitud de la actividad de cada cristiano. ¿Por qué, entonces, se debe informar a la congregación y al cuartel general de Betel de cada hora y cada visita ministerial que realizan los testigos de Jehová en su servicio a Dios? Sin duda alguna, eso no existía en el siglo primero.

El apóstol Pablo describió a Satanás como un ser capaz de transformarse en un ángel de luz. En otras palabras, Satanás puede convencer a los cristianos de que lo malo es bueno sin que detecten su engaño. Es por eso que Pablo expresó su profunda preocupación por el hecho de que algunos de los corintios pudieran ser seducidos por el engaño de Satanás. Pablo sabía muy bien que Satanás ejercía una poderosa influencia a través de los apóstoles superfinos en la congregación, quienes, como Satanás, también se transformaban en ministros de justicia.

La preocupación de Betel con el crecimiento numérico y las horas de predicación tiene una extraña similitud con el desastroso censo del rey David, que las Escrituras revelan que fue el resultado de una tentación de Satanás hacia el rey. “Y Satanás procedió a levantarse contra Israel y a incitar a David a numerar a Israel.” (I Crónicas 21: 1).

“YO ERA UNA EXHORTACIÓN A TODOS ELLOS’’

Si bien los demonios eran, sin duda, los espíritus invisibles que instigaban la adoración del becerro de Bet-aven en los días de Israel, eran los reyes de Israel y los sacerdotes de Dios, los líderes de la nación, quienes conducían al pueblo de Jehová a la apostasía y la trampa de la idolatría. Por eso Dios les dijo: “Oigan esto, oh sacerdotes, y presten atención, oh casa de Israel, y ustedes, oh casa del rey, presten oído, porque con ustedes tiene que ver el juicio; porque una trampa es lo que han llegado a ser a Mizpá y como una red extendida sobre Tabor. Y en obra de degüello los que apostatan han bajado profundamente, y yo era una exhortación a todos ellos.’’ (Oseas 5: 1-2)

En vista de sus éxitos pasados ​​al conducir a los siervos de Dios a la idolatría, nadie debería pensar que el Diablo se opone de manera alguna a la idolatría de la organización en tiempos modernos. Sin duda alguna, los demonios promueven cualquier cosa que menoscabe la gloria de Jehová, ¡incluida la adoración insidiosamente sutil de la “organización visible” de Jehová!

Satanás el diablo es sin duda el promotor más ardiente de la Organización Watchtower; ¡Disfrazando inteligentemente tal idolatría organizacional como adoración pura! Y una posible trampa para todos los testigos de Jehová durante el juicio, tal como se describe en Oseas 5: 1-2. ¡Verdaderamente el enemigo puede hacerse pasar por un ángel de luz!

Que cada testigo cristiano de Jehová llegue a conocer con la ayuda del Espíritu de Dios  el significado de Oseas 4:15, donde encontramos una advertencia severa por parte de Dios dada a los fieles para que no unan  la adoración del becerro de Bet-aven con su servicio sagrado a Jehová:” Aunque estás cometiendo fornicación, oh Israel, que Judá no se haga culpable, y no vengan ustedes a Guilgal, ni suban a Bet-aven ni juren: ‘¡Tan ciertamente como que vive Jehová!’’.

Pero, ¿cómo podemos saber que la profecía de Oseas aplica hoy a los testigos de Jehová y a la Watchtower? Si bien la profecía de Oseas se cumplió en tiempos antiguos, los asuntos relevantes entre Jehová y su pueblo no han cambiado. Los que adoran a Jehová hoy enfrentan los mismos desafíos que los israelitas. Por esa razón, el mensaje de Oseas es tan vital hoy como cuando fue escrito hace siglos. De hecho, el libro de Oseas conecta a la perfección el culto primitivo practicado por Israel con el tiempo de la venida de Cristo. Leemos lo siguiente en Oseas 3: 4-5: “Es porque por muchos días los hijos de Israel morarán sin rey y sin príncipe y sin sacrificio y sin columna y sin efod y terafim. Después los hijos de Israel volverán y ciertamente buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y ciertamente vendrán retemblando a Jehová y a su bondad en la parte final de los días.’’

Al igual que Miqueas y Jeremías, a Oseas también se le asigna su cumplimiento durante “la parte final de los días “. Al ver que la profecía predice que los hijos de Israel ‘’vendrán retemblando a Jehová y a su bondad’’ durante ese breve período, eso nos indica que el Israel espiritual aún debe ser separado de Jehová debido a la caída de algunos de sus sacerdotes ungidos, llevando así a la organización a la apostasía.

A través de Oseas, Jehová declara que el propósito de las palabras de los profetas es corregir y disciplinar a su pueblo. En Oseas 6: 5-7, Dios dice: ‘’Por eso tendré que talar[los] por los profetas; tendré que matarlos por los dichos de mi boca. Y los juicios sobre ti serán como la luz que sale.  Porque en bondad amorosa me he deleitado, y no en sacrificio; y en el conocimiento de Dios más bien que en holocaustos. Pero ellos mismos, como el hombre terrestre, han traspasado [el] pacto. Allí es donde han tratado traidoramente conmigo.’’

Las palabras de Dios a través de los profetas hebreos tienen la intención de cincelar y dar forma a su pueblo y matar, mediante el juicio, la tendencia a rebelarse contra él. Ningún otro pueblo, aparte de los israelitas y sus sacerdotes, pudo romper el pacto de Dios por la sencilla razón de que ningún otro pueblo estaba en un pacto con Jehová. Lo mismo ocurre hoy en día. Las palabras de los profetas también están dirigidas a la congregación de cristianos ungidos, quienes, como los antiguos israelitas, también hacen un pacto con Dios.

Para subrayar este punto, Jesús también dice que emprenderá una guerra de palabras contra los cristianos ungidos que no se arrepienten de su idolatría, al afirmar en Apocalipsis 2:16: “Por lo tanto, arrepiéntete. Si no lo haces, voy a ti pronto, y guerrearé contra ellos con la espada larga de mi boca.”. ¿Debería suponerse que Jesús está llamando a la cristiandad al arrepentimiento? ¿O podría ser más bien que los sacrificios y los holocaustos de Oseas 6: 6 están relacionados con la adoración ritualista de los testigos de Jehová? ¿Podría ser que Dios no esté tan complacido con los millones de horas que los testigos de Jehová se jactan de sacrificarse en la predicación, por haber descuidado asuntos más importantes?

Claramente, para violar un pacto, un pueblo debe estar primero en uno. Solo los cristianos ungidos (el Israel espiritual) están en un pacto con Dios a través de su Mediador: Jesucristo (David, su rey). Eso significa que los que han traicionado a Jehová son los testigos de Jehová. Pero, ¿de qué manera han tratado los testigos traidoramente a Jehová al romper su pacto con él? Oseas destaca dos áreas específicas en las que el pueblo de Dios “han bajado a lo profundo respecto a causar ruina.’’

“COMO EN LOS DIAS DE GUIBEAH”

Oseas 9: 9 dice de manera completa lo siguiente: “Han bajado a lo profundo respecto a causar ruina, como en los días de Guibeah. Él recordará el error de ellos; dará atención a sus pecados.’’

“Los días de Guibeah” tienen que ver con un grave pecado que tuvo lugar durante el tiempo de los jueces. El relato del capítulo 19 de Jueces nos habla acerca de unos degenerados sexuales “buenos para nada” que querían violar a un hombre que estaba pasando la noche como huésped en una casa de Guibeah. En lugar de ello, la concubina de ese hombre fue víctima de una violación en grupo y fue ultrajada hasta la muerte. Indignado por tal atrocidad, el hombre cortó el cuerpo de la mujer muerta en doce partes y envió un pedazo a cada una de las doce tribus. El resultado fue que todas las tribus de Israel se sorprendieron por la depravación del crimen y vinieron contra la tribu de Benjamín y exigieron que les entregaran a los hombres culpables de Guibeah para que fueran ejecutados de acuerdo con la Ley.

Sin embargo, el relato histórico dice: ‘’Y los hijos de Benjamín no quisieron escuchar la voz de sus hermanos, los hijos de Israel.’’ Como consecuencia de la insensata negativa de la tribu de Benjamín a hacer justicia, estalló la guerra; y como resultado, la ciudad de Guibeah fue incendiada y la tribu de Benjamín fue casi completamente cortada de la existencia. Sin embargo, debe notarse que Jehová sancionó la guerra contra Benjamín.

Algo similar al horrible crimen sexual de Guibeah ha ocurrido entre los testigos de Jehová en la actualidad, solo que a una escala mucho mayor. Como ya se ha mostrado, en los últimos años, miles de casos de abuso infantil llevados a cabo por testigos han salido a la luz pública. Y tal como fue el caso en el crimen sexual original en Guibeah, el escandaloso problema de pedofilia de la Watchtower continúa siendo ampliamente publicitado.

[Nota del autor: debe señalarse que el crimen sexual de Guibeah no fue el motivo de la guerra civil, ni tampoco fue la razón por la que Jehová llamó la atención sobre el error de Guibeah siglos más tarde. Si los benjaminitas hubieran entregado a los hombres culpables de ese horrible delito y estos hubieran sido ejecutados, por más impactante que parezca, puede que ni siquiera eso hubiera sido mencionado en la Biblia. El verdadero pecado de Guibeah fue la negativa obstinada de los benjaminitas a permitir que se llevara a cabo la justicia.]

Al actuar de la manera de los benjaminitas, Betel y los testigos de Jehová se han hundido profundamente en la ruina al negarse obstinadamente a hacer justicia ante los ojos de Dios en nombre de los muchos miles de hijos de los testigos de Jehová que han sido victimizados por pedófilos y violadores. en las congregaciones.

¿Qué tan profundo ha bajado Betel respecto a causar ruina? Considere algunos hechos: La Sociedad mantiene una base de datos secreta con los nombres de más de 20 mil pedófilos. Y al igual que los benjaminitas, la organización ha hecho todo lo posible por evitar que los abusadores de niños enfrenten las consecuencias de sus crímenes.

Durante el verano de 2015, la Comisión Real de Australia realizó “audiencias públicas formales para examinar las pruebas sobre el abuso sexual infantil y cómo las instituciones respondieron a las denuncias de abuso”. ¿Cuáles fueron sus conclusiones? En el Australian News se reveló que, en promedio, hay de tres a cuatro denuncias de abuso sexual infantil cada mes y durante los últimos 50 años nunca se ha informado ni un solo caso a las autoridades australianas, a pesar de que más de 500 de los acusados ​​confesaron lo que hicieron, lo cual significa que, a sabiendas, la organización ocultó a los hombres que habían cometido delitos contra niños de la ley.

Pero lamentablemente lo que sucedió en Australia no es un caso aislado. El no informar y no cooperar con la policía es la política universal de la Watchtower. A los ancianos se les dice que denuncien los crímenes contra niños solo si la ley lo exige. De lo contrario, según ellos, lo mejor es guardar silencio. Por lo tanto, las congregaciones, y a menudo ni siquiera los padres de familia, son advertidos cuando un presunto pedófilo está en medio de ellos. En algunos casos, se les dijo a las víctimas que no llamaran a la policía para denunciar los delitos cometidos en su contra y se les amenazaba con expulsarlas si lo hacían.

E incluso cuando los abusadores son expulsados, a menudo se les reincorpora y la congregación nunca es advertida de la naturaleza de su pecado, lo que pone en riesgo a más niños.

Como consecuencia de ese código de silencio, la Sociedad es directamente responsable de dar a los abusadores un lugar seguro para llevar a cabo sus depravadas y repugnantes fantasías en contra de los inocentes corderitos de Jehová. Teniendo en cuenta que el pecado de Guibeah involucró solo a un grupo relativamente pequeño de pervertidos que no servían para nada y solo una víctima, podemos llegar a imaginar la gran indignación e ira de Jehová debido a la gran irresponsabilidad y actitud inicua que la Watchtower ha desplegado al no proteger a los niños.

Uno de los portavoces de la Watchtower afirma que la Sociedad ha publicado mucha información para ayudar a los padres a proteger a sus hijos de los pedófilos. Es cierto que la literatura de la organización contiene varios artículos acerca del tema de la prevención del abuso infantil. Sin embargo, la mayoría de los artículos no tratan directamente el problema de la pedofilia entre los testigos de Jehová; ni advierten específicamente a los padres sobre los peligros que se existen dentro de las congregaciones. El artículo de la Atalaya del 1 enero de 1997 titulado “Aborrezcamos lo que es inicuo” aborda específicamente los casos en que un testigo de Jehová comete un acto de abuso infantil, pero el artículo no reconoce de manera clara que la víctima también podría ser un niño en la congregación.

Los departamentos de Relaciones Públicas y Jurídicas de la Watchtower obviamente tienen la intención de cultivar la impresión engañosa de que los perpetradores del abuso infantil no son testigos de Jehová; o si lo son, entonces sus víctimas no lo son. Como un ejemplo de ese hecho, la revista ¡Despertad! del 8 de abril de 1999 contiene un artículo titulado “¿Quién protegerá a los niños?’’ el cual dice lo siguiente:

“Piense en la angustia de los padres que terminan descubriendo, cuando ya no hay remedio, que sus hijos han sido víctimas de abusos por parte de sacerdotes, maestros o hasta familiares cercanos en quienes confiaban. En vista del papel que desempeña la religión, sería prudente que usted, como padre o madre, se preguntara: ‘¿Tolera o encubre mi Iglesia el abuso de menores? ¿Se atiene a elevados principios morales?’. Con este tipo de reflexión podrá tomar buenas decisiones para proteger a sus hijos.’’

Teniendo en cuenta que la revista ¡Despertad! está escrita principalmente para los testigos de Jehová, es muy poco probable que los hijos de los testigos de Jehová sean abusados sexualmente por sacerdotes. Y como Betel bien sabe, muchos de los miles de niños que han sido abusados sexualmente dentro de las congregaciones han sido violados por testigos; y sí, algunos de los perpetradores han sido ancianos y servidores ministeriales de confianza y, por lo demás, hermanos respetados en la congregación.

Si Betel está realmente interesado en ayudar a los padres de los testigos de Jehová a proteger a sus hijos de los depredadores pedófilos, ¿por qué no lo hace la revista ¡Despertad!? ¿Advierte el artículo a los padres que estén en guardia contra dejar a sus hijos en manos de hermanos de confianza en las congregaciones? Ciertamente, eso sería lo más honesto y responsable: ver que la Watchtower es plenamente consciente de que miles de pedófilos se esconden dentro de las congregaciones de los testigos de Jehová. Y en lugar de plantear la pregunta ‘’ ¿Tolera o encubre mi Iglesia el abuso de menores?“, ¿Por qué mejor no plantea una pregunta mucho más relevante: “¿Mi cuerpo local de ancianos tolera o encubre el abuso infantil?”

La hipocresía de la Watchtower es espantosa, y debe ser la razón por la cual Jehová declara lo siguiente en Oseas 10: 2: “El corazón de ellos se ha hecho hipócrita; ahora se les hallará culpables. Hay uno que quebrará sus altares; él despojará con violencia sus columnas.’’

“¡POR ESO FLORECEN LOS PLEITOS COMO MALA YERBA EN EL CAMPO!”

Mientras que los abogados de la Watchtower y los hombres encargados de las relaciones públicas les dicen a los padres que confían en el hecho de que la Watchtower siempre ha hecho todo lo posible para proteger a los niños de ser víctimas de pedófilos, numerosas víctimas de abuso insisten en lo contrario. Es aún más desconcertante e impresionante que Dios también afirma lo contrario. Curiosamente, Oseas 10: 4 dice lo siguiente: ‘’ Hablan solo por hablar; juran en falso y hacen tratos; ¡por eso florecen los pleitos como la mala yerba en el campo!’’ (Nueva Versión Internacional).

La profecía de Oseas se ha cumplido con gran exactitud pues actualmente numerosas demandas contra las congregaciones de los testigos de Jehová y la Sociedad están apareciendo como mala hierba en un campo arado, principalmente debido a la terca negativa de “Bet-aven” de hacer lo correcto. Qué apropiado, también, es que Jehová compare a su organización con una vaca tonta y obstinada, diciendo en Oseas 4:16: ” Porque, como una vaca terca, Israel se ha hecho terca.’’ De igual manera en Oseas 9:15 se nos dice lo siguiente: “Toda su maldad estuvo en Guilgal, porque allí tuve que odiarlos. Debido al mal de sus tratos los expulsaré de mi propia casa. Ciertamente no continuaré amándolos. Todos sus príncipes están actuando con terquedad.’’

Los asesores legales de la Watchtower insisten obstinadamente ante los tribunales de los Estados Unidos que los ancianos de los testigos de Jehová no tienen la responsabilidad comunitaria de informar acerca de presuntos abusadores a las autoridades. Y no solo eso, los abogados de la Watchtower incluso argumentan que los ancianos no tienen la responsabilidad en la congregación de proteger a sus miembros de los abusadores. Si los tribunales están de acuerdo con ese argumento legal o no es irrelevante, porque, ciertamente, en el esquema universal de las cosas en las que la Sociedad ha estado involucrada son algo relativamente trivial. Sin embargo, ¿qué defensa presentarán los abogados de Betel ante la Corte Suprema del Cielo cuando sean llamados a rendir cuentas por los miles de niños inocentes bajo su supervisión que han sido violados y seducidos?

Los testigos de Jehová pueden asumir que tienen conocimiento de Dios. Pero, ¿el simple hecho de saber el nombre de Dios y que Él y Jesús no constituyen dos tercios de una trinidad significa necesariamente que una persona tiene conocimiento de Él? No, en lo absoluto. El conocimiento de Dios implica mucho más que eso. El verdadero conocimiento de Jehová implica aceptar y practicar sus caminos imitando sus tratos. Como Dios se declara protector de los oprimidos y exige a los jueces de su pueblo que aboguen por encima de todo el caso legal de los huérfanos y las viudas, es evidente, pues, por lo que se ve reflejado en la insensible falta de respeto por parte de la Sociedad por el bienestar de los niños, que la evaluación de Jehová acerca de la situación es absolutamente correcta: no hay conocimiento de Dios en la tierra. Manifiestamente, si los abogados y los hombres principales de Betel realmente conocieran a Jehová, ¿provocarían tontamente que el Todopoderoso se indignara?

Como consecuencia de sus pecados, los profetas institucionales de Betel y la venerada madre organizacional, junto con todos aquellos a quienes Jehová reconoce actualmente como su pueblo, serán silenciados durante el juicio venidero, tal como Oseas 4: 5-6 predice: “Y ciertamente tropezarás durante el día, y hasta un profeta tendrá que tropezar contigo, como de noche. Y ciertamente impondré silencio a tu madre. Mi pueblo ciertamente será reducido a silencio, porque no hay conocimiento. Porque el conocimiento es lo que tú mismo has rechazado, yo también te rechazaré de servirme como sacerdote; y [porque] sigues olvidando la ley de tu Dios, yo me olvidaré de tus hijos, aun yo.’’

Pero la idolatría organizacional y la injusticia no son la medida completa del pecado de Bet-aven. Aún hay más.

‘’A ASIRIA HAN IDO’’

Jehová en muchas ocasiones ha rescatado a su pueblo de poderosas naciones enemigas. La ejecución de los juicios de Jehová contra el Egipto del Faraón durante el Éxodo permanece hasta hoy como un testimonio del poder de Dios y el celo que tiene por su pueblo. Jehová les recordó este hecho en Oseas 13: 4: “Pero yo soy Jehová tu Dios desde la tierra de Egipto, y no había Dios, aparte de mí, que conocieras; y no había salvador sino yo.’’

Sin embargo, a la larga, Israel ya no confiaba en que su Dios lo protegiera, por lo que buscó hacer alianzas políticas con sus enemigos, imaginando tontamente que al hacer la “paz” con ellos obtendría seguridad. Qué deplorable falta de fe se demostró cuando los reyes de Israel forjaron alianzas con el imperio asirio ascendente y buscaron el favor de Egipto. “Y Efraín resulta ser como una paloma simple sin corazón. A Egipto han clamado; a Asiria han ido.’’ (Oseas 7:11)

Curiosamente, el que Oseas 11: 1 diga: “Cuando Israel era muchacho, entonces lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo”, también se relaciona con el establecimiento del cristianismo. El escritor de uno de los libros de la Biblia, Mateo, notó específicamente que la profecía de Oseas se cumplió cuando Jesús, el Hijo de Dios, también fue llamado a salir de Egipto después de que a María y José se les pidió que huyeran con el niño para escapar de la furia infanticida de Herodes. Entonces, es evidente que la referencia de Jehová a “cuando Israel era un muchacho” aplica al establecimiento del Israel espiritual. Y así como la nación literal de Israel en un tiempo confió en Dios, pero luego se desvió, el Israel espiritual también seguiría el mismo camino de degeneración, para que todas las cosas no estén como deberían estarlo al momento de la inspección de Dios. De hecho, la directiva de la Sociedad Watchtower ha seguido el mismo patrón de infidelidad, presunción y desobediencia en tiempos modernos.

Hay muchas razones para creer que Jehová ha bendecido el trabajo de los testigos de Jehová y los ha liberado de muchos enemigos religiosos y políticos poderosos, tal como lo hizo con el Israel de la antigüedad. El humilde comienzo de los Estudiantes Internacionales de la Biblia fue un renacimiento moderno del cristianismo primitivo, similar al Pentecostés. Los desgarradores relatos de los testigos de Jehová en la Alemania nazi y Rusia, por ejemplo, así como las experiencias de muchas otras tierras, incluyendo Malawi, son verdaderamente inspiradoras y son una evidencia del apoyo y cuidado personal de Jehová. Los Anuarios y otras publicaciones de los testigos de Jehová tienen literalmente miles de experiencias que nos demuestran que el Todopoderoso ha bendecido a su pueblo en asuntos grandes y pequeños.

A pesar de todo lo que Dios ha hecho a favor de su pueblo en tiempos modernos, en 1992, la Watchtower firmó una alianza política con la ONU y acordó ‘’cumplir con los criterios de la asociación, los cuales incluían el apoyo y respeto a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y un compromiso y los medios para llevar acabo eficazmente los programas de información con sus constituyentes y a un público más amplio acerca de las actividades de la ONU.’’ En resumen: la Watchtower se convirtió en una defensora de la agenda global de las Naciones Unidas. Esto, a pesar del hecho de que los testigos de Jehová creen que la ONU es la “cosa repugnante” de la que habló Jesús.

Eso hace que la asociación hipócrita y doble cara de la Sociedad con las Naciones Unidas sea un acto repugnante y vergonzoso de desafuero según los estándares de Dios.  La opinión de Jehová acerca de ese hecho no es diferente a la que tenía cuando los israelitas se dedicaron voluntariamente al culto repugnante de Baal o hicieron alianzas con las naciones circundantes.

Cuan cierto es lo siguiente acerca del Israel espiritual moderno: “Ellos mismos entraron a Baal de Peor, y procedieron a dedicarse a la cosa vergonzosa, y se hicieron repugnantes como [la cosa de] su amor.’’  (Oseas 9:10)

La Watchtower es consciente de que los requisitos de la amistad de Jehová no son negociables. El Reino de Cristo no es parte de este mundo y si algún cristiano quiere ser amigo del mundo, inevitablemente se convierte en un enemigo de Dios. Es por eso que los testigos de Jehová evitan escrupulosamente involucrarse en la política e incluso están dispuestos a morir en lugar de comprometer su integridad cristiana al violar el pacto de Cristo que requiere que los cristianos no sean parte del sistema religioso o político del Diablo. Los límites de la participación en el mundo están muy bien definidos.

Sin embargo, a pesar de ese conocimiento, el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová, el cual representa a la congregación ungida del Israel espiritual en todo el mundo, se vio comprometido al firmar un pacto de asociación con la contraparte moderna del rey de Asiria.

Es como si la organización hubiera movido traidora e ilegalmente los límites espirituales que tiene con el mundo, saliendo de su camino para apaciguar a un enemigo, tal como lo describió el profeta de Jehová: ” Los príncipes de Judá han llegado a ser justamente como los que echan atrás un lindero. Sobre ellos derramaré mi furor justamente como si fuera agua. Efraín está oprimido, aplastado en justicia, porque había asumido el andar en pos de su adversario.” (Oseas 5: 10-11)

La asociación de la Watchtower como una ONG con las Naciones Unidas equivale a lo que la Biblia llama un pacto o un acuerdo solemne. Cuán aplicables son las siguientes palabras del profeta Oseas al pueblo de Dios hoy: “Efraín está alimentándose de viento y corriendo tras el viento del este todo el día. La mentira y el despojo violento son lo que multiplica. Y un pacto con Asiria celebran, y a Egipto se lleva aceite mismo.” (Oseas 12: 1)

Aunque la Watchtower disolvió su asociación con la ONU en 2001, la organización todavía está muy involucrada con la OSCE. Y dada la tendencia de Betel hacia la infidelidad y el comprometerse con instituciones mundanas, es muy probable que lo haga de nuevo en el futuro, incluso de manera más atroz, cuando se enfrente a la amenaza de su propia extinción.

“COMO UNA OSA QUE HA PERDIDO SUS CACHORROS’’

¿Cómo se propone Jehová en última instancia arreglar el lamentable estado en el que su pueblo se ha hundido profundamente para restablecer su relación con ellos? En Oseas 13: 7-9, Dios responde: “Y llegaré a ser para ellos como un león joven. Como un leopardo junto a[l] camino seguiré buscando. Los encontraré como una osa que ha perdido sus cachorros, y rasgaré la envoltura de su corazón. Y los devoraré allí como un león; una bestia salvaje del campo misma los despedazará. Ciertamente te reducirá a ruinas, oh Israel, porque fue contra mí, contra tu ayudante.’’

Una osa que ha sido separada de sus cachorros es probablemente uno de los animales más temibles de la tierra. No hay manera en que una osa privada de sus crías pueda ser calmada o apaciguada. Si bien la Watchtower puede inclinarse a asumir que el encuentro desagradable descrito en el capítulo 13 de Oseas no aplica a los cristianos genuinos, el contexto sugiere lo contrario. Es evidente que el propósito de Dios al rasgar la envoltura de nuestros corazones, es disciplinar y restaurar, es decir, cambiarnos. El encuentro de Dios con su pueblo como un león, un leopardo y una feroz osa que ha perdido a sus cachorros, tiene una relación directa con el trabajo final del propósito de Jehová de producir un reino de sacerdotes fieles de entre la humanidad pecadora.

¿Cómo se podría determinar que eso es verdad? Porque Oseas 13:14 continúa diciendo: “De la mano del Seol los redimiré; de la muerte los recobraré. ¿Dónde están tus aguijones, oh Muerte? ¿Dónde está tu poder destructor, oh Seol? La compasión misma estará oculta de mis ojos.’’

En el capítulo 15 de 1 Corintios, Pablo citó directamente de Oseas 13:14 y aplicó ese texto a la resurrección de los santos cuando sonara la última trompeta. Por lo tanto, el medio por el cual Jehová repara la relación con su nación espiritual semejante a una esposa es por medio de la resurrección. Esa redención es posible gracias a la muerte y resurrección de Jesucristo. En otras palabras, la profecía de Oseas predice que Dios destruirá su organización terrenal y creará una organización celestial nueva, incorruptible, compuesta de 144 mil redimidos de entre humanidad.

Los versículos anteriores, Oseas 13: 12-13, proporcionan un contraste muy interesante. Esos dos versículos dicen: “El error de Efraín está envuelto, su pecado está atesorado. Los dolores de parto de una mujer que da a luz son lo que le vendrá. Es un hijo no sabio, pues que en sazón no se queda quieto al [momento de] romper en salida los hijos [desde la matriz].”.

¿Cómo es que, por un lado, Jehová compara los sufrimientos de su nación descarriada a una mujer que da a luz a sus hijos, y en el versículo siguiente, Dios dice que los redimirá de la muerte? ¿Cómo se relacionan el nacimiento y la muerte del pueblo de Dios?

Isaías arroja luz sobre estas cuestiones. Isaías 26: 16-19 también se relaciona con el nacimiento y la muerte, al decir: “Oh Jehová, durante angustia ellos han dirigido su atención a ti; han derramado un susurro [de oración] cuando tuvieron de ti disciplina. Tal como una mujer en preñez se acerca a dar a luz, está con dolores, clama en tus dolores de parto, así nos hemos puesto nosotros a causa de ti, oh Jehová. Hemos llegado a estar en preñez, hemos tenido dolores de parto; por decirlo así, hemos dado a luz viento. Ninguna salvación verdadera logramos en cuanto a la tierra, y ningún habitante procede a caer [en nacimiento] para la tierra productiva. “Tus muertos vivirán. Cadáver mío… se levantarán. ¡Despierten y clamen gozosamente, residentes del polvo! Porque tu rocío es como el rocío de malvas, y la tierra misma dejará que hasta los que están impotentes en la muerte caigan [en nacimiento].’’

Hay dos entidades conversando en la profecía. Por inspiración, Isaías registra una conversación entre los ungidos y Jehová que tendrá lugar durante la angustia de la tribulación. En ese momento, el pueblo de Dios dirigirá su atención hacia Él, cuando esté sujeto a su disciplina. Sin embargo, es evidente en el contexto que la profecía no se cumplió en 1919, como afirma la Watchtower. Eso es evidente por el hecho de que el siguiente versículo de Isaías dice lo siguiente: ‘’Anda, pueblo mío, entra en tus cuartos interiores, y cierra tus puertas tras de ti. Escóndete por solo un momento hasta que pase la denunciación.’’

Entonces, el contexto indica que el tiempo de disciplina para el pueblo de Dios es un preludio inmediato a la ejecución de los juicios de Jehová en Armagedón. Siendo ese el caso, ¿cuál es el significado del texto citado anteriormente?

Por medio de representaciones altamente simbólicas, la profecía de Isaías retrata la situación angustiosa por la que pasará congregación de Cristo, la cual hará parecer como si todo estuviera perdido. Será como si una mujer en trabajo de parto simplemente no pudiera dar a luz al niño. ¡Qué angustioso!

Así es como será para los hijos del Reino cuando lleguen a su fin terrenal, cuando ejerzan todo su poder para hacer la voluntad de Dios como organización. Es entonces cuando Jehová responderá diciendo: ‘’Tus muertos vivirán. Cadáver mío… se levantarán.’’

La resurrección que Dios está describiendo no es la resurrección terrenal de los muertos, ya que ocurre antes de que los impíos sean destruidos. Los descritos por Jehová como “cadáver mío” no pueden ser otros más que el cuerpo de Cristo en el momento en el que comienza la resurrección celestial. Durante la hora más oscura, cuando el Israel de Dios se enfrente a la aniquilación, el espíritu vivificante de Jehová se convertirá en un rocío refrescante que da vida; llevando a la vida inmortal a los apóstoles y santos, que permanecerán dormidos en el polvo de la tierra hasta ese momento. Por medio de un milagro por parte del Dios Todopoderoso, el Reino finalmente dará a luz a sus hijos, cuando aquellos impotentes en la muerte cobren vida. El espíritu de Jehová también actuará sobre los santos vivos, transformándolos y preparándolos para su muerte y consecuente nacimiento en el reino celestial.

En última instancia, a pesar de que los elegidos nacen de nuevo, todavía están en una condición de muerte y deben ser resucitados para renacer completamente como hijos del Dios vivo. Ese es el cumplimiento final de Oseas 1:10, que dice: “Y tiene que ocurrir que, en el lugar en que solía decírseles: ‘Ustedes no son mi pueblo’, se les dirá: ‘Los hijos del Dios vivo’’.

El capítulo 12 de Apocalipsis simboliza de manera similar el pacto de Dios, semejante a una mujer, que da a luz al Reino y, posteriormente, se ve obligada a huir al desierto durante un tiempo de prueba y amarga persecución.

Oseas usa el mismo simbolismo que Apocalipsis, y dice en Oseas 2:14: “Por lo tanto, aquí voy a prevalecer sobre ella, y ciertamente haré que entre en el desierto, y ciertamente hablaré a su corazón.’’

Después de expresar su ira e indignación hacia su organización adúltera, debido a su amor y compasión, Jehová les ruega que regresen a él, diciendo en las primeras palabras del capítulo 14 de Oseas: “Vuelve, sí, oh Israel, a Jehová tu Dios, porque has tropezado en tu error. Tomen con ustedes palabras y vuelvan a Jehová. Díganle todos: ‘Dígnate perdonar el error; y acepta lo que es bueno, y ciertamente ofreceremos en cambio los toros jóvenes de nuestros labios.’’

A pesar de la infidelidad de su pueblo, Jehová todavía está dispuesto a ofrecer misericordia y buscar la reconciliación con su organización semejante a una esposa separada. ¡Qué alentador es eso para los testigos de Jehová! A pesar de la hipocresía, la idolatría, la apostasía, el adulterio espiritual y la terquedad absoluta de sus líderes, Jehová está dispuesto a perdonar si su pueblo se arrepiente de manera humilde y regresa a Jehová con palabras que impliquen pedir su favor.

¡Qué maravilloso saber, también, que Jehová seguirá cumpliendo su propósito en relación con su Reino, a pesar de la locura y el error de su pueblo!

Las palabras finales de Oseas son verdaderamente conmovedoras y se hacen eco de la profecía de Isaías al comparar el espíritu refrescante y vivificante de Jehová con el rocío: “Sanaré la infidelidad de ellos. Los amaré de [mi] propio albedrío, porque mi cólera se ha vuelto de él. Llegaré a ser como el rocío a Israel. Florecerá como el lirio, y echará sus raíces como el Líbano.’’ (Oseas 14: 4-5)