4) EL JUICIO2018-10-29T15:22:05+00:00

EL JUICIO

‘’La humanidad ha entrado en un período de juicio… El juicio de las organizaciones que afirman ser cristianas ha tenido lugar desde que principiaron “los últimos días” con la matanza de la I Guerra Mundial.’’ —La Atalaya, 1 de abril de 1996-

Unos pocos meses después de haber sido sumergido en las aguas del rio Jordán por Juan el Bautista, Jesús emprendió su primer viaje como el Mesías a Jerusalén. Cuando llegó durante la fiesta de la Pascua, Jesús entró al patio del templo, echó de allí a los comerciantes, volteó las mesas de los cambistas y les dijo: “¡Dejen de hacer de la casa de mi Padre una casa de mercancías!”.

En su último viaje a Jerusalén, también durante la fiesta de la Pascua, que finalmente llevó a su arresto, juicio y muerte, una vez más Jesús echó a los comerciantes y cambistas de la casa de su Padre. Justo antes de hacer eso, Jesús anunció la destrucción de Jerusalén y su templo, lo cual dejó muy sorprendidos a sus discípulos.  La razón por la cual se llevaría a cabo este hecho quedó clara cuando Jesús dijo sobre la ciudad santa: ‘’no discerniste el tiempo en el que se te inspeccionaba’’. Una de las funciones de Jesús como el Mesías nombrado por Dios incluía ser el inspector de la casa de su Padre, y debido a la gran falta de fe por parte de los judíos, la mayoría no pasó la inspección.

Sin embargo, un nuevo templo iba a ser construido. No, no era un templo hecho de piedras y madera. Esta vez iba a ser edificado un templo espiritual. Jesús ya había hablado de este nuevo ‘’templo’’ justo después de haber echado por primera vez a los cambistas y comerciantes de la casa de su Padre; cuando los judíos pidieron ver una señal por parte de él que demostrará la autoridad que Jehová le había dado, Jesús les respondió: ‘’Derriben este templo y en tres días lo levantaré’’.

Los judíos, por supuesto, pensaron que Jesús hablaba en sentido literal del templo de Herodes, por lo cual respondieron: “Este templo fue edificado en cuarenta y seis años, ¿y tú en tres días lo levantarás?”. Pero el apóstol Juan, quien probablemente estuvo presente mientras el Mesías y los judíos tenían esta conversación, más tarde aclaró lo que realmente había querido decir Jesús. En Juan 2:21 – 22 leemos: ‘’Pero él hablaba acerca del templo de su cuerpo. Sin embargo, cuando fue levantado de entre los muertos, sus discípulos recordaron que él solía decir esto; y creyeron la Escritura y el dicho que Jesús dijo.’’

Tal como los testigos de Jehová saben, Jesús no hablaba en términos literales cuando mencionó ‘’el templo de su cuerpo’’. Jesús se refería al hecho de que la forma tradicional de adoración que giraba alrededor del templo de Jerusalén se haría obsoleta. Después de su resurrección, Jesús mismo se convertiría en la figura central de una nueva forma de adoración. Esencialmente, él sería el templo, o al menos la piedra angular de una gran organización espiritual similar a un templo.

El apóstol Pedro asemejó la congregación espiritual de Cristo a un templo literal hecho de piedras cuando escribió 1 Pedro 2:4 – 6, diciendo: ‘’ Llegando a él como a una piedra viva, rechazada, es verdad, por los hombres, pero escogida, preciosa, para con Dios, ustedes mismos también como piedras vivas están siendo edificados en casa espiritual para el propósito de un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo.  Porque está contenido en la Escritura: “¡Miren!, voy a colocar en Sión una piedra, escogida, una piedra angular de fundamento, preciosa; y nadie que ejerza fe en ella sufrirá desilusión de manera alguna.’’

El apóstol Pablo utilizó exactamente la misma analogía en Efesios 2:22 – 24, cuando dijo: ‘’y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento.  En unión con él, el edificio entero, unido armoniosamente, va creciendo para [ser] un templo santo para Jehová.  En unión con él, ustedes, también, están siendo edificados juntamente para [ser] lugar donde habite Dios por espíritu.’’

Tal como el templo en Jerusalén estuvo bajo la inspección del Altísimo, Dios también inspeccionaría su templo espiritual durante la conclusión del sistema de cosas. De hecho, el apóstol Pedro indicó que todas las piedras prospectivas que hacen parte del templo espiritual están bajo constante escrutinio por parte de Dios. Es por eso que él escribió lo siguiente en 1 Pedro 4:17: ‘’Porque es el tiempo señalado para que el juicio comience con la casa de Dios. Ahora bien, si comienza primero con nosotros, ¿cuál será el fin de los que no son obedientes a las buenas nuevas de Dios?’’

De acuerdo con el contexto de la carta de Pedro, las persecuciones, sufrimientos y dificultades que todos los cristianos experimentan hacen parte del perfeccionamiento y refinamiento que Dios ha deseado para los miembros de su templo espiritual. Jehová describe la forma en la que trata a sus hijos en Oseas 6:5, cuando dice: ‘’Por eso tendré que talar[los] por los profetas; tendré que matarlos por los dichos de mi boca. Y los juicios sobre ti serán como la luz que sale.’’

Sin embargo, aunque el juicio sobre la casa de Dios es un proceso constante que comenzó en el siglo primero y continúa hasta la actualidad, las Escrituras anuncian un periodo de juicio final que coincidirá con la conclusión del sistema de cosas. Por consiguiente, en su segunda carta, el apóstol Pedro escribió acerca de un futuro día de inspección, diciendo: ‘’Mantengan excelente su conducta entre las naciones, para que, en la cosa de que hablan contra ustedes como [de] malhechores, ellos, como resultado de las obras excelentes de ustedes, de las cuales son testigos oculares, glorifiquen a Dios en el día para la inspección [por él].’’ Lógicamente, el futuro ‘’día para la inspección por él’’ es un preludio inmediato al hecho que Jehová se convierta en rey en todo el sentido de la palabra.

Según el artículo de la Watchtower citado al principio de este capítulo, Jehová llegó a ser rey supuestamente en 1914 y poco después comenzó el juicio, no solo de la casa de Dios sino también de aquellas organizaciones que afirman falsamente ser cristianas. Además, la Watchtower no afirma que se juzgó únicamente a la casa de Dios, sino a toda Babilonia la grande en el periodo 1918 – 1919, lo cual, por supuesto, incluye a religiones no cristianas también. En un artículo de la Atalaya del 1 de diciembre de 1992,  la Watchtower afirmó: ‘’Para 1919 era obvio que Jehová… había condenado a la [cristiandad] a la destrucción junto con el resto de Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa.’’

Negando su propia enseñanza, en realidad la Watchtower no hace ninguna distinción entre el juicio de Jehová sobre su propia casa y el que Él hace con las religiones mundanas. La creencia de la Watchtower de que para el año 1919, Jehová había juzgado a todas las religiones falsas se basa en la premisa del hecho de que algunos miembros prominentes del clero aclamaron en ese tiempo a la Sociedad de Naciones como ‘’la expresión política del reino de Dios sobre la Tierra’’.

Pero, ¿es razonable pensar que el juicio de Dios empezó en 1918 – 1919? Es más, ¿es eso cierto? Más bien, deberíamos primero saber que sucede cuando Jesús viene a inspeccionar la casa de su Padre, así será mucho más fácil comprobar si ese acontecimiento ya ha tenido lugar o no.

La profecía de Malaquías describe la venida del mensajero de Jehová en términos simbólicos fáciles de entender. Malaquías 3:1 – 4 nos dice: “¡Miren!, envío mi mensajero, y él tiene que despejar un camino delante de mí. Y súbitamente vendrá a Su templo el Señor [verdadero], a quien ustedes buscan, y el mensajero del pacto en quien se deleitan. ¡Miren! Ciertamente vendrá”, ha dicho Jehová de los ejércitos. “Pero ¿quién estará soportando el día de su venida, y quién será el que se mantendrá en pie cuando él aparezca? Porque él será como el fuego de un refinador y como la lejía de los lavanderos.  Y tendrá que sentarse como refinador y limpiador de plata y tendrá que limpiar a los hijos de Leví; y tendrá que clarificarlos como oro y como plata, y ellos ciertamente llegarán a ser para Jehová personas que presenten una ofrenda de dádiva en justicia. Y la ofrenda de dádiva de Judá y de Jerusalén realmente será agradable a Jehová, como en los días de mucho tiempo atrás y como en los años de la antigüedad.’’

La venida del ‘’mensajero del pacto’’ es un evento muy significativo en la realización del propósito de Dios. El predicho ‘’mensajero’’ no puede ser otro que el Señor Jesús, ya que él es el mensajero y mediador del nuevo pacto con los cristianos ungidos. Su venida como un lavandero y refinador no hace referencia a su venida a la tierra hace casi 2000 años.

Tal como el versículo de arriba nos indica, la venida del mensajero es para ‘’juicio’’. Sin embargo, la fase inicial del juicio no es el juicio de la humanidad en general, como lo indica la Atalaya del 1 de abril de 1996. La profecía va dirigida a los ‘’hijos de Levi’’, es decir que quienes serán limpiados pertenecen a la congregación ungida de Cristo. Ellos son asemejados a los ‘’hijos de Leví’’ – los sacerdotes levitas – ya que ellos servirán como sacerdotes en el reino de Dios. Así que, en respuesta la pregunta que nos hicimos anteriormente de que ocurriría cuando Jesús viniera a inspeccionar la casa de Dios, podemos afirmar que Cristo llevará a cabo una limpieza y refinación completa de su congregación.

Extrañamente, la Watchtower afirma que la profecía de Malaquías ya se cumplió. En el año 2000, en la página 33 del libro Las Profecías de Isaías:

Una Luz Para Toda La Humanidad la Watchtower hizo el siguiente comentario acerca de la profecía de Malaquías: ‘’ Apunta al tiempo en que Jehová Dios visitaría el templo espiritual acompañado de su “mensajero del pacto”, Jesucristo, lo que al parecer ocurrió al final de la I Guerra Mundial. Jehová inspeccionó y efectuó una criba de cuantos afirmaban ser cristianos, separando a los verdaderos de los falsos.’’

¿Al parecer Jesús vino durante la Primera Guerra Mundial a limpiar a su pueblo? ¿Qué evidencias tiene la Watchtower para hacer semejante afirmación? El mismo comentario, en página 34, nos responde:

‘’En 1919, el pueblo de Jehová del día moderno salió de un período de prueba. Se vio liberado de la esclavitud espiritual a Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa. La distinción entre ese resto ungido fiel y el clero apóstata de la cristiandad se hizo patente.’’

Es verdad que la venida del mensajero del pacto tiene que ver con la limpieza y refinación del pueblo de Dios de sus propios errores e inmundicias. Pero si Jesús vino como el predicho refinador durante la Primera Guerra Mundial, entonces ahora mismo deberíamos tener una organización libre de toda clase de corrupción moral y espiritual, ¿verdad?

Además, surge otra pregunta: ¿es cierto lo que la Watchtower afirma que hay una distinción patente entre el ‘’resto ungido fiel y el clero apóstata de la cristiandad’’?

Por ejemplo, por décadas la Watchtower ha denunciado fuertemente al clero de la cristiandad por apoyar políticamente a la Organización de las Naciones Unidas. Sin embargo, como se menciona en el capítulo ‘’Dos Amantes Muy Extraños’’, la sociedad Watchtower también se vió envuelta en una relación política secreta con las Naciones Unidas al servir como un organismo no gubernamental de esta entidad durante 10 años. Ya que la Watchtower afirma ser la portavoz del remanente ungido, la única diferencia discernible entre la Watchtower y el clero con respecto a este asunto sería que muchas de las iglesias de la cristiandad han apoyado abiertamente a la ONU, mientras que la Watchtower lo ha hecho secreta e hipócritamente.

Además, tomemos, por ejemplo, el asunto del adulterio dentro de la organización:  la profecía de Malaquías nos dice que el mensajero del pacto llegaría a ser un testigo veloz en contra de los adúlteros. Esto armoniza con lo que nos dice Hebreos 13:4: ‘’Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros.’’ Así que, si Cristo llego a ser un ‘’testigo veloz’’ en contra de los adúlteros en 1918, ¿cómo es posible que actualmente la organización tenga una cantidad alarmante de este tipo de personas? Incluso la misma Watchtower admite que decenas de miles de testigos de Jehová son expulsados todos los años por inmoralidad sexual. Muchos otros llevan una doble vida y nunca se les descubre. Así que, ¿de que manera ha sido Jesús un mensajero veloz en contra de ellos?

El que haya fornicación y adulterio en medio de la organización ya es algo muy grave, pero es aún más grave y terrible el hecho que, en años recientes, miles de niños que pertenecen a diferentes congregaciones han sido abusados sexualmente por pedófilos depravados que hacen parte de los testigos de Jehová. Es aún peor el hecho de que muchas de las victimas y sus abogados culpan a las políticas de la Watchtower, las cuales protegen a los pedófilos de ser desenmascarados.

Increíblemente, mientras que el departamento de relaciones públicas de la Watchtower minimiza estos crímenes en contra de niños al afirmar que el problema de pedofilia dentro de la organización no es peor que el que se encuentra en otras denominaciones religiosas, la Watchtower afirma descaradamente ser la organización ‘’limpia’’ de Jehová que ha sido separada de la impía cristiandad.

Sin embargo, los testigos de Jehová razonables deberían preguntarse porque el Señor Jesús es un refinador y limpiador tan ineficiente de la casa espiritual de su Padre. Por supuesto, la alternativa ante tales afirmaciones tan blasfemas es reconocer que Jesús aún no ha llegado con la lejía limpiadora de un lavandero.

¿Qué significa lo que menciona el versículo cuando dice: ‘’ y tendrá que sentarse como refinador y limpiador de plata… y tendrá que clarificarlos como oro y como plata’’? En todas las otras profecías, Jehová usa la misma analogía para indicar como refina a su pueblo de todas sus impurezas semejantes a escoria espumajosa. Por ejemplo, Isaías 1:25 – 28 nos dice: ‘’Y de veras volveré mi mano sobre ti, y eliminaré por fundición tu escoria espumajosa como con lejía, y ciertamente quitaré todos tus desperdicios. Y ciertamente traeré de vuelta otra vez jueces para ti como al principio, y consejeros para ti como al comienzo. Después de esto se te llamará Ciudad de Justicia, Población Fiel. Con equidad Sión misma será redimida, y los de ella que vuelven, con justicia.  Y el ruidoso estrellarse de los sublevadores y el de los pecadores será al mismo tiempo, y los que dejan a Jehová se desharán.’’

‘’ELIMINARÉ POR FUNDICIÓN TU ESCORIA ESPUMAJOSA CON LEJÍA’’

El libro Perspicacia nos dice que la lejía también era usada en la fundición de metales. Cuando se refinaba la plata, para separarla de otros metales menos preciosos como el estaño y el cobre, a veces el refinador echaba lejía dentro de la olla fundidora para concentrar los metales derretidos que flotaban en la superficie. Este material era extraído como escoria espumajosa dejando atrás plata pura fundida.

Fiel a su forma de interpretar, la Watchtower aplica esta parte de las profecías al periodo 1918 – 1919. Pero esta comparación no supera una prueba de escrutinio. La deficiencia más obvia de las interpretaciones de la Watchtower queda al descubierto cuando tenemos en cuenta que Jehová originalmente refinó a su pueblo cuando permitió que los ejércitos babilonios trajeran completa destrucción sobre el rebelde reino de Judea. Aquellos que se rebelaron contra Jehová fueron simplemente destruidos. Fueron eliminados como escoria espumajosa. Solo se le permitió que un resto arrepentido y refinado volviera, reconstruyera y habitara de nuevo Jerusalén.

Pero, ¿cómo se puede comparar eso a lo que sucedió en 1918? En realidad, no hay ni siquiera un punto de comparación. Si bien es cierto que los Estudiantes Internacionales de la Biblia atravesaron un periodo tumultuoso en ese tiempo; aun así, la breve encarcelación de ocho funcionarios de la Watchtower no se compara en lo absoluto a los desastres que Jehová trajo sobre los judíos dos veces en la antigüedad. Lo cierto es que ningún Estudiante de la Biblia perdió la vida cuando se llevó a cabo supuestamente la purga ardiente de Jehová. Y si el gran juicio de Dios ocurrió en 1918, ¿cómo es posible que los rebeldes y apóstatas aún no han llegado a su fin tal como lo describe la profecía?

Jehová también uso la misma ilustración en Ezequiel, donde leemos: “Hijo del hombre, para mí los de la casa de Israel han llegado a ser como escoria espumajosa. Todos ellos son cobre y estaño y hierro y plomo en medio de un horno. Mucha escoria espumajosa —[la de] plata— han llegado a ser.” Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Porque todos ustedes han llegado a ser como mucha escoria espumajosa, por lo tanto, aquí voy a juntarlos en medio de Jerusalén. Como al juntar plata y cobre y hierro y plomo y estaño en medio de un horno, para soplar sobre ellos con fuego para que haya una licuación, así [los] juntaré en mi cólera y en mi furia, y ciertamente soplaré y haré que ustedes se licuen. Y ciertamente los reuniré y soplaré sobre ustedes con el fuego de mi furor, y tendrán que licuarse en medio de ella. Como en la licuación de plata en medio de un horno, así ustedes serán licuados en medio de ella; y tendrán que saber que yo mismo, Jehová, he derramado mi furia sobre ustedes.’’

Como una muestra más de su inconsistencia interpretativa, la Watchtower aplica la profecía de la ‘’escoria espumajosa’’ de Isaías a los sucesos relacionados con los Estudiantes de la Biblia que tuvieron lugar en 1918, pero aplican la profecía de Ezequiel a la destrucción de la cristiandad durante la gran tribulación. Sin embargo, ninguna de esas interpretaciones está en armonía con la Escrituras.

El apóstol Pablo también escribió acerca de un día de pruebas de fuego que vendría sobre la congregación de Cristo y consumiría todos lo que fuera de calidad inferior: ‘’Ahora bien, si alguien edifica sobre el fundamento oro, plata, piedras preciosas, maderas, heno, rastrojo,  la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, por cuanto será revelada por medio de fuego; y el fuego mismo probará qué clase de obra es la de cada uno. Si la obra de alguien, obra que él ha edificado encima, permanece, él recibirá galardón; si la obra de alguien es quemada por completo, él sufrirá pérdida, pero él mismo será salvado; sin embargo, si así es, [será] como a través de fuego.’’ (1 Corintios 3: 12 – 15)

Las inspiradas palabras del apóstol coinciden con lo que menciona la profecía de Ezequiel. Por lo tanto, es evidente que todos los cristianos que estén vivos durante la inspección del Señor Jesús serán ‘’licuados’’ en el alto horno de la ardiente cólera de Jehová. Ambas ilustraciones nos muestran que solo los metales preciosos quedarán después de que el ardiente juicio haya terminado. Sin duda, el tan apreciado dogma de 1914 de la Watchtower será incinerado como mero rastrojo durante el día de fuego.

¡Seguramente ningún testigo de Jehová es tan irrazonable como para afirmar que el día de fuego ya ha tenido lugar! En realidad, no hay nada durante la historia del cristianismo que se pueda comparar a lo que mencionan las profecías. Razonablemente podemos concluir entonces que la desolación y consecuente restauración de la antitípica Jerusalén aún no han ocurrido. Sin duda, la cosa repugnante que causa desolación será una pieza clave en el cumplimiento moderno de estas profecías.

Volviendo a la profecía de Malaquías, considere la pregunta retórica que plantea el profeta: ‘’¿quién estará soportando el día de su venida, y quién será el que se mantendrá en pie cuando él aparezca?’’ Jesús hizo eco de esas palabras cuando habló de las pruebas asociadas con su segunda venida. Por ejemplo, al advertir a sus discípulos de la severidad de la gran tribulación Jesús dijo lo siguiente en Lucas 21:35, 36: ‘’Porque vendrá sobre todos los que moran sobre la haz de toda la tierra. Manténganse despiertos, pues, en todo tiempo haciendo ruego para que logren escapar de todas estas cosas que están destinadas a suceder, y estar en pie delante del Hijo del hombre.’’

Ni siquiera la misma Watchtower enseña que la gran tribulación ha ocurrido ya ‘’sobre la haz de toda la tierra’’, tal como Jesús predijo. Siendo ese el caso, nos queda por ver quién tendrá éxito en ‘’estar en pie delante del Hijo del Hombre’’. Y si existe esta relación entre las dos profecías, ¿por qué afirma la Watchtower que la profecía de Malaquías se cumplió cuando un puñado de Estudiantes de la Biblia estuvieron supuestamente delante del trono de juicio de Cristo en 1918?

Además, en Lucas 18:8, Jesús planteó una pregunta similar a la encontrada en Malaquías, allí leemos: ‘’cuando llegue el Hijo del hombre, ¿verdaderamente hallará la fe sobre la tierra?’’.

En la edición del 2010 se mostró información que refutaba la creencia de que el esclavo fiel y discreto había sido nombrado sobre los bienes del amo en 1919. Sin embargo, la Watchtower cambió su interpretación y ahora se enseña que este nombramiento tendrá lugar en el futuro. Siendo ese el caso, la información que aparecía bajo el subtitulo ‘’¿Quién es el esclavo fiel y discreto?’’ ha sido eliminada de esta edición.