23) SOFONÍAS2019-01-04T11:27:06+00:00

SOFONÍAS

‘’El gran día de Jehová está cerca. Está cerca, y hay un apresurarse muchísimo [de él]. El sonido del día de Jehová es amargo.’’ — Sofonías 1:14

Las expresiones “el día de Jehová” y “el día de la ira de Jehová” fueron utilizadas por los profetas Isaías, Ezequiel, Joel, Abdías, Amós, Malaquías, así como por los apóstoles. Esos términos aparecen siete veces solo en la breve profecía de Sofonías. A través de Sofonías, Jehová expresa su determinación de aniquilar a los malvados e infieles que adoran a falsos dioses de entre su pueblo, particularmente a los sacerdotes ocultistas de Baal. La profecía también denuncia a las naciones circundantes, como Asiria.

Sin embargo, al igual que con otras profecías, es evidente que la intención de Dios es que la profecía de Sofonías tenga un cumplimiento mucho más amplio del que tuvo con el pueblo de Judá y el mundo antiguo. Por ejemplo, Sofonías 1:18 indica que la denuncia de Jehová es global, total, completa. Ese versículo dice lo siguiente: “Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jehová; sino que por el fuego de su celo toda la tierra será devorada, porque él hará un exterminio, realmente uno terrible, de todos los habitantes de la tierra.”

De acuerdo con el principio establecido de que el juicio comienza con la casa de Dios, Sofonías 1: 4-6 habla de la característica central del día de Jehová: “Y ciertamente extenderé mi mano contra Judá y contra todos los habitantes de Jerusalén, y ciertamente cortaré de este lugar a los restantes del Baal, el nombre de los sacerdotes de los dioses extranjeros junto con los sacerdotes, y a los que están inclinándose en los techos ante el ejército de los cielos, y a los que están inclinándose, haciendo firmes juramentos a Jehová y haciendo firmes juramentos por Malcam; y a los que están retrayéndose de seguir a Jehová y a los que no han buscado a Jehová ni han inquirido de él.”

Como ya se ha indicado, y tal como los testigos de Jehová saben, la ciudad de Jerusalén no solo fue la capital del reino de Judea, sino que también fue el centro exclusivo para la adoración de Jehová Dios. El templo de Salomón se encontraba en el punto más alto del montículo en el que está situada Jerusalén. Debido a que el sagrado nombre de Jehová estaba íntimamente asociado con Jerusalén y su templo, por causa de él, Jehová se propuso castigar a aquellos que le faltaban el respeto y traían reproche sobre su nombre al adorar a dioses falsos.

Fiel a su palabra a través de Sofonías, la destrucción que Jehová causó por medio de los babilonios, terminó para siempre y de una vez por todas, la degradada adoración de Baal y Malcam. Nunca más toleraría Jehová en su templo reconstruido la presencia del asqueroso dios cananeo, Baal; o Malcam (Mólek), “la cosa repugnante de los ammonitas”.

En cuanto a cualquier aplicación moderna, la Watchtower asume que la cristiandad es el antitipo de la Jerusalén infiel. Sin embargo, ¿cómo es posible que el clero y los feligreses de la cristiandad sean culpables de hacer firmes juramentos tanto a Jehová como a Malcam? Dado que la cristiandad nunca ha abrazado el nombre o la persona de Jehová y en lugar de eso, prefiere adorar a la versión cristianizada de la mítica Trinidad babilónica, aquellos que están condenados por dejar de seguir a Jehová, debido a que se hicieron apostatas, deben ser los cristianos que en algún momento adoraron e invocaron el nombre de Jehová, como testigos de Jehová.

Pero, si eso es cierto, ¿cómo podría un testigo cristiano de Jehová rendir homenaje a los ídolos ahora inexistentes que representan a Baal o Mólek? Hablando acerca de este tema, la revista La Atalaya del 15 de febrero del 2001 publicó una serie de artículos de estudio sobre Sofonías. Al comentar sobre el versículo anteriormente citado, la Atalaya afirma lo siguiente:

“Este tal vez sea otro nombre de Mólek, el dios principal de los ammonitas. En la adoración a este dios se practicaba el sacrificio de niños… Todo esto quizá nos recuerde a la cristiandad, sumida como está en la adoración falsa y la astrología. ¡Y qué repugnante ha sido el sacrificio de millones de vidas en el altar de la guerra respaldada por el clero!’’

La comparación de la práctica diabólica del sacrificio de niños con la participación de la cristiandad en el derramamiento de sangre de las guerras no es realmente una comparación adecuada, ya que los israelitas pelearon en guerras que fueron sancionadas por Dios, a menudo contra los adoradores de Baal y Mólek y otras deidades paganas. Y, en ciertas ocasiones Jehová incluso sancionó la ejecución de mujeres y niños como personas dadas por entero a la destrucción.

Además, los soldados de guerra no son comparables a los bebés indefensos que fueron sacrificados cruelmente en el altar del dios sediento de sangre, Mólek.

Una comparación más acertada con el ritual demoníaco del sacrificio de niños es la pedofilia practicada por algunos miembros del clero de la cristiandad, particularmente los sacerdotes católicos. Aunque las víctimas de pedofilia no son literalmente sacrificadas a los demonios, como lo fueron los pobres desafortunados del pasado, es como si la inocencia de su niñez lo fuera. Teniendo en cuenta que los demonios eran originalmente ángeles justos que abandonaron su lugar de residencia en el cielo para tener relaciones sexuales con criaturas de otro tipo, el acto sexual antinatural entre un adulto y un niño imita esas perversiones demoníacas en las que alguien con más fuerza domina a alguien más débil.

Seguramente el espíritu satánico que una vez promovió el sacrificio de niños inocentes a Mólek es la misma influencia maligna detrás del flagelo de la pedofilia en tiempos modernos. El daño hecho a la víctima inocente de abuso sexual es de alguna manera más desgarrador y ciertamente más duradero que el haber sido asesinados y ofrecidos en las llamas del altar de Mólek.

Muchas víctimas de abuso sexual infantil sufren toda la vida de problemas emocionales y psicológicos. Algunas víctimas incluso se suicidan después de soportar años de angustia mental. Cuando eso sucede, el resultado es el mismo de si hubieran sido sacrificados.

Pero mientras que las iglesias de la cristiandad ciertamente tienen sus escándalos de abuso infantil, la organización Watchtower también fue seducida a tolerar el sacrificio sexual de la inocencia y la pureza de los niños pequeños a los demonios. Es probable que muchos testigos de Jehová se ofendan por tal declaración, pero es mejor que primero consideren el punto de vista de Dios.

Los israelitas fueron introducidos a la adoración de Baal incluso antes de entrar en la Tierra Prometida. Esto sucedió en las llanuras de Moab, debido a la astucia de Balaam, quien aconsejó al rey Balac que usara a las mujeres moabitas como prostitutas para seducir a los hombres israelitas, llevándolos a la inmoralidad sexual y la idolatría. Trágicamente, el plan funcionó. El relato histórico en Números 25: 1-3 dice: “Ahora bien, Israel estaba morando en Sitim. Entonces el pueblo comenzó a tener relaciones inmorales con las hijas de Moab. Y las mujeres venían llamando al pueblo a los sacrificios de sus dioses, y el pueblo empezó a comer y a inclinarse ante los dioses de ellas. De modo que Israel se apegó al Baal de Peor; y la cólera de Jehová empezó a encenderse contra Israel.’’

“LOS QUE TIENEN FIRMEMENTE ASIDA LA ENSEÑANZA DE BALAAM”

Es cierto que no se menciona el sacrificio de niños en esa ocasión en particular; sin embargo, el significado de la caída de Israel en la adoración de Baal se encuentra en el libro de Apocalipsis. Allí, la carta inspirada de Jesús a la congregación de los cristianos ungidos en Pérgamo revela que Balaam tiene una contraparte espiritual que está viva y oculta dentro de la congregación de Cristo hasta el día del Señor. En Apocalipsis 2:14, el Señor Jesús habla a la congregación, diciendo: “No obstante, tengo contra ti unas cuantas cosas: que tienes allí a los que tienen firmemente asida la enseñanza de Balaam, el cual anduvo enseñando a Balac a poner un tropiezo delante de los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a ídolos y a cometer fornicación.’’

El histórico Balaam no era un hombre ordinario, era un gran hombre. ¡En varias ocasiones conversó con el mismísimo Jehová! Por ejemplo, en Números 22:9 y 10 leemos lo siguiente: “Entonces Dios vino a Balaam y dijo: “¿Quiénes son estos hombres que están contigo?”. De modo que Balaam dijo al Dios [verdadero]…’’

Y en el versículo 20 leemos esto: “Entonces Dios vino a Balaam de noche y le dijo…’’ Y nuevamente en Números 23:16 vemos que: ‘’Posteriormente, Jehová se comunicó con Balaam y le puso una palabra en la boca y dijo: ‘Vuelve a Balac, y esto es lo que hablarás”.

Balaam fue incluso bendecido con el espíritu santo de Dios en algún momento, tal como se indica en Números 24: 2-3: “Cuando Balaam alzó los ojos y vio a Israel que residía por sus tribus, entonces el espíritu de Dios vino a estar sobre él. Por lo tanto, dio principio a su expresión proverbial y dijo: “La expresión de Balaam hijo de Beor, y la expresión del hombre físicamente capacitado con ojo ya no sellado.’’

El punto es que Balaam conocía a Jehová. Al menos sabía que Jehová no toleraría la adoración de Baal entre su pueblo. Entonces, después de no maldecir a los israelitas, Balaam aconsejó astutamente a Balac que condujera al pueblo de Dios a la infidelidad, sabiendo que Jehová se ofendería. Sin embargo, la enseñanza de Balaam no tenía la intención particular de llevar a todos los hombres israelitas a cometer fornicación. Eso no era necesario para provocar la ira de Jehová sobre la nación. En su astucia, Balaam aparentemente sabía que la ira de Jehová podía encenderse si incluso un número relativamente pequeño de hombres israelitas se involucraban en la adoración falsa siempre y cuando los líderes del pueblo toleraran pasivamente ese pecado. Eso es evidente por el hecho de que el castigo de Israel se detuvo solo después de que un sacerdote llamado Finehás tomó medidas y ejecutó a dos fornicarios en el campamento.

Así como Jesús habló de aquellos en la congregación de Pérgamo que ‘’tenían firmemente asida la enseñanza de Balaam”, los escritores cristianos, Pedro y Judas, también advirtieron a los creyentes que estuvieran en guardia contra los falsos maestros que “se han precipitado en el curso erróneo de Balaam’’. Tales hombres se esconden como “rocas debajo del agua “, su traición está oculta ante los ojos de los desprevenidos. La razón por la que representan un peligro espiritual para los cristianos es que los agentes parecidos a Balaam son ancianos y líderes de confianza que se reúnen con el pueblo de Dios. Eso es evidente por los comentarios adicionales de Judas, que los identifican como “ pastores que se apacientan a sí mismos sin temor; nubes sin agua llevadas de acá para allá por los vientos; árboles a finales del otoño, [pero] sin fruto, que han muerto dos veces, que han sido arrancados de raíz; olas bravas del mar, que lanzan como espuma sus propias causas de vergüenza; estrellas sin rumbo fijo, para las cuales la negrura de la oscuridad permanece reservada para siempre.’’

Los “pastores que se apacientan a sí mismos” son obviamente ancianos egoístas que se encuentran en las congregaciones, y hasta algunos de los líderes que se hacen llamar ‘’el esclavo fiel’. Su comparación con las “estrellas sin rumbo fijo” parece sugerir que se hacen pasar por guías espirituales, pero su “guía” es tan poco confiable como navegar siguiendo una estrella errante en el cielo.

Así como Jesús les preguntó a los fariseos el cómo pensaban que iban a escapar del juicio de Gehena, la extraña descripción que nos muestra el texto de que ellos ‘’ya han muerto dos veces’’ debe significar que su curso de traición ya ha traído sobre ellos el juicio de la muerte segunda.

Dado que ese mismo juicio también está reservado para los esclavos malvados de las parábolas de Cristo, “las enseñanzas de Balaam” deben emanar de ellos.

“TOLERAS A AQUELLA MUJER, JEZABEL”

Una famosa adoradora de Baal fue la reina Jezabel. Y Jesús, también, la menciona como una influencia maligna sobre la congregación durante el día del Señor. En Apocalipsis 2:20, el Señor Jesús se dirige a su congregación, diciendo: “No obstante, sí tengo [esto] contra ti: que toleras a aquella mujer Jezabel, que a sí misma se llama profetisa, y enseña y extravía a mis esclavos para que cometan fornicación y coman cosas sacrificadas a los ídolos.’’

Al comentar acerca del significado del versículo anterior, Betel admite que cada año, decenas de miles de testigos de Jehová son expulsados ​​de las congregaciones por practicar varias formas de inmoralidad sexual. Sin embargo, eso está en consonancia con lo que Pablo aconsejó a las congregaciones en cuanto a lo que debían hacer con los fornicarios impenitentes en medio de ellos. Entonces, no es probable que Jesús condenara a sus discípulos por tolerar ese tipo de inmoralidad. Pero, si podríamos tener en cuenta la forma en que se ha tratado a los pedófilos que abusan de los niños. ¿Puede la Watchtower presumir de haber purgado a los pedófilos malvados de la organización con el mismo entusiasmo con el que ha expulsado a decenas de miles de adultos jóvenes y adolescentes fornicarios?

Jesús continuó diciendo acerca de Jezabel lo siguiente: “Y le di tiempo para que se arrepintiera, pero ella no quiere arrepentirse de su fornicación. ¡Mira! Estoy a punto de echarla en un lecho de enfermo, y a los que cometen adulterio con ella, en gran tribulación, a menos que se arrepientan de los hechos de ella. Y a los hijos de ella los mataré con plaga mortífera, de modo que todas las congregaciones sabrán que yo soy el que escudriña los riñones y corazones, y a ustedes les daré individualmente según sus hechos.’’

Tome nota del hecho de que Jesús tolera a “Jezabel” y sus amantes hasta que ella y sus hijos son echados “en gran tribulación”, obviamente Jesús hacía referencia a la gran tribulación de la que él habló con sus apóstoles. Es evidente, entonces, que existe una influencia inmoral proveniente de Jezabel en la congregación hasta el momento en que Cristo la elimina permanentemente. Sin embargo, el punto es que Jesús no solo castiga a los fornicarios. Cristo reprende a los que “toleran a aquella mujer Jezabel” y las enseñanzas de Balaam. Debido a que tanto las facciones de Balaam como las de Jezabel dentro de las congregaciones promueven alguna forma de idolatría entre los verdaderos discípulos de Cristo, evidentemente con cierto éxito, ¿podría ser que la clase de idolatría que promueven sea la idolatría de la organización Watchtower? Considere algunos hechos relevantes.

Es un hecho ineludible que tanto de manera sutil como no tan sutil las políticas de la Watchtower han amordazado a las víctimas de pedofilia y sus familias, para no escandalizar a la organización. El razonamiento siempre ha sido que nadie debería saber acerca de esa horrible realidad para no “traer reproche sobre el nombre de Jehová”. Por lo tanto, hay una fuerte inclinación hacia quedarse callados, lo cual, obviamente, sirve a los intereses de los perpetradores de delitos contra los niños. Ahora bien, también es un hecho público que Betel desaconseja a los ancianos notificar a la congregación cuando un depredador sexual sospechoso o incluso conocido está en medio de ellos, poniendo así a más niños en riesgo de convertirse en víctimas. Incluso cuando un pedófilo es expulsado, a la congregación no se le dice la razón.

Si bien cada congregación de los testigos de Jehová se reúne semanalmente y dedica parte del tiempo de estas reuniones a las “necesidades locales” de la congregación, rara vez los ancianos aprovechan estas oportunidades para advertir a la congregación cuando un presunto pedófilo está en medio de ellos. Incuestionablemente, la fantasía de la organización de que vivimos en un paraíso espiritual es más importante de mantener que el bienestar y la seguridad de los niños.

Tales razonamientos malvados han llevado a las congregaciones a tolerar una forma de Baalismo. Al invocar el nombre de Dios y decirles a las víctimas que “esperen en Jehová” para que se haga justicia, es como si las congregaciones santificaran el sacrificio del niño abusado en la práctica demoníaca de la pedofilia. ¿No se puede decir que tales hombres están jurando lealtad a Jehová y a Mólek?

Irónicamente, el escándalo real de abuso sexual infantil no ha traído tanto reproche al nombre de Jehová, como lo ha hecho la deplorable manera en que la directiva de los testigos de Jehová ha manejado mal el problema. Sin embargo, tal vez la mayor ironía es que aquellos que han dejado de lado a las víctimas de abusos sexuales diciéndoles que “esperen en Jehová”, se encontrarán bajo el juicio de Dios cuando termine la espera.

El juicio que Jehová finalmente ejecutó contra Jerusalén estaba de acuerdo con lo que se establece en la Ley de Levítico 20: 3-5: “Y en cuanto a mí, fijaré mi rostro contra aquel hombre, y ciertamente lo cortaré de entre su pueblo, porque ha dado de su prole a Mólek con el propósito de contaminar mi lugar santo, y para profanar mi santo nombre. Y si la gente de la tierra deliberadamente escondiera sus ojos de aquel hombre cuando diera de su prole a Mólek, y no le dieran muerte, entonces yo, por mi parte, ciertamente fijaré mi rostro contra aquel hombre y contra su familia, y verdaderamente los cortaré de entre su pueblo a él y a todos los que tienen ayuntamiento inmoral junto con él al tener ayuntamiento inmoral con Mólek.’’

En los días de Sofonías, la gente deliberadamente ignoraba el sacrificio de niños que se estaba llevando a cabo en medio de ellos. El hecho de no respetar la ley hizo que el Todopoderoso Jehová actuara a favor de las víctimas inocentes. El sentido de justicia de Dios lo obligó a realizar su propio sacrificio humano aniquilando a los sacerdotes de Baal. Sofonías 1: 7-9 dice: “Guárdese silencio delante del Señor Soberano Jehová; porque el día de Jehová se acerca, porque Jehová ha preparado un sacrificio; ha santificado a sus invitados. Y en el día del sacrificio de Jehová tiene que ocurrir que yo ciertamente daré atención a los príncipes, y a los hijos del rey, y a todos los que llevan atavío extranjero. Y ciertamente daré atención a todo el que suba a la plataforma en aquel día, a los que llenan de violencia y engaño la casa de sus amos.’’

Los príncipes y los sacerdotes de Baal “que llevan atavío extranjero” deben corresponder a la facción de Balaam y Jezabel que existe dentro de la congregación durante el día del Señor. Tenga la seguridad de que Jehová también tomará medidas contra los agentes de Baal dentro de la organización de los testigos de Jehová para santificar su propio nombre, para que este no sea profanado.

LOS QUE SE APACIENTAN A SÍ MISMOS LLAMADOS A RENDIR CUENTAS

La ejecución de los juicios de Dios siempre es minuciosa. Cuando Jerusalén fue destruida, todo ocurrió como si Dios hiciera una cuidadosa búsqueda en la ciudad para erradicar y destruir a cada hombre infiel y malvado. Dios está en la posición perfecta para llevar a cabo ese juicio porque puede ver en el corazón de cada uno. En cuanto a esto, Sofonías 1:12 dice: “Y en aquel tiempo tiene que ocurrir que con lámparas escudriñaré cuidadosamente a Jerusalén, y ciertamente daré atención a los hombres que se congelan sobre sus heces [y] que dicen en su corazón: ‘Jehová no hará bien, y no hará mal’.’’

La Sociedad afirma que Jehová hará una búsqueda cuidadosa dentro de la cristiandad para encontrar y eliminar a los individuos malvados. Pero eso no tiene sentido, ni está en armonía con las Escrituras. Tal como nos enseña la propia Watchtower, el propósito de Dios ha sido sacar a las personas de la cristiandad antes de su destrucción. Por lo tanto, si la cristiandad será destruida por completo, ¿por qué necesitaría Dios hacer una búsqueda cuidadosa dentro de esas instituciones para buscar y destruir a los hombres infieles?

Por alguna extraña razón, la edición de estudio de la Traducción del Nuevo Mundo en inglés eliminó la referencia a los hombres que se congelan sobre sus heces, que el texto en hebreo literalmente declara y que la mayoría de las traducciones representan de alguna manera. ¿Qué ilustran aquellos hombres que son como las heces ocultas en el fondo de una cuba de vino? Tales representaciones sugieren que aquellos que se apacientan a sí mismos están asentados en lo profundo de la organización, como el sedimento que se hunde hasta el fondo de un vino de crianza. Es por eso que Dios está decidido a buscarlos.

Por medio de la carta de Jesús dirigida a la congregación de Tiatira, la misma congregación que toleraba la influencia de Jezabel, se llegaría a saber que Jesús “escudriña los riñones y los corazones” para determinar nuestros pensamientos internos y, en consecuencia, recompensar o castigar a cada uno. En armonía con eso, los que son descritos como apacentadores de sí mismos son tibios en sus afectos y asumen que nunca serán llamados a rendir cuentas. Lo que dicen en sus corazones: “Jehová no hará bien, y no hará mal”, revela que conocen a Jehová, al igual que Balaam, pero suponen que Dios nunca cumplirá sus promesas o amenazas de castigo.

Aun cuando tales hombres hayan prestado muchos años de servicio, incluso contribuyendo al crecimiento de la organización de Dios, cuando llegue el momento de recompensar a sus esclavos, Jehová hará que suceda lo siguiente: ‘’su riqueza tiene que llegar a ser para pillaje y sus casas para yermo desolado. Y edificarán casas, pero no las ocuparán; y plantarán viñas, pero no beberán el vino de ellas.” (Sofonías 1:13)

Son como los esclavos malvados y perezosos a quienes se les confiaron los bienes de su amo, pero que, durante el juicio final, demostrarán haber sido infieles con las riquezas espirituales que les fueron confiadas. Cristo los despojará de sus riquezas y los echará a todos a la oscuridad de afuera, ‘’allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes.’’

“TIENE QUE OCURRIR EL SONIDO DE UN ALARIDO’’

En concordancia con el juicio del llanto y el crujir de dientes impuesto sobre el esclavo infiel y malvado, Sofonías decreta la misma sentencia de angustia sobre los siervos infieles de Jehová en Jerusalén. Esto es lo que leemos en Sofonías 1: 10-11:’’ Y en aquel día —es la expresión de Jehová— tiene que ocurrir el sonido de un alarido, desde la Puerta del Pescado, y un aullar desde el segundo barrio, y un gran estallido desde las colinas. Aúllen, habitantes de Mactés, porque todas las personas que son comerciantes han sido reducidas a silencio; todos los que pesan plata han sido cortados.’’

La antigua ciudad de Jerusalén tenía doce puertas, al igual que la simbólica Nueva Jerusalén de Revelación, la cual representa al Reino de Dios glorificado después de Armagedón. ‘’El sonido de un alarido, desde la Puerta del Pescado’’ parece simbolizar la angustia de aquellos cuyo trabajo espiritual en la organización es incinerado durante el día de Jehová.

Contrariamente a la enseñanza de la Watchtower de que Cristo supuestamente limpió el templo espiritual de Dios de 1914 a 1919; con toda seguridad, el “gran día de Jehová” no ocurrirá tan tranquilamente. La verdadera purga del mal que existe dentro del templo de Dios debe ser seguramente a lo que hace referencia Sofonías 1:14 – 16, que nos dice: “El gran día de Jehová está cerca. Está cerca, y hay un apresurarse muchísimo [de él]. El sonido del día de Jehová es amargo. Allí un hombre poderoso da un grito. Ese día es día de furor, día de angustia y de zozobra, día de tempestad y de desolación, día de oscuridad y de tenebrosidad, día de nubes y de densas tinieblas, día de cuerno y de señal de alarma, contra las ciudades fortificadas y contra las elevadas torres de las esquinas.’’

Tal como Jesús predijo, el juicio de Jehová sobre su propia casa se lleva a cabo durante la conclusión del sistema de cosas, la cual estará marcada por una guerra global, entre otras cosas. Durante la confusión de la guerra, Jesús predijo que el lugar santo de Dios sería desolado. Aparentemente eso es lo que se describe en los versículos mencionados anteriormente. El día de “tempestad y de desolación … contra las ciudades fortificadas y contra las elevadas torres de las esquinas” hace referencia a la organización terrenal y visible de Jehová. Ni el oro ni la plata de la Watchtower apaciguarán la ira de Jehová.

Si todavía tiene alguna duda de que ese juicio aplica a la congregación cristiana, es bueno que nos demos cuenta de que el escritor cristiano, Santiago, emitió una advertencia similar a la que se encuentra en Sofonías. Dirigiéndose a los cristianos ungidos de las doce tribus del Israel espiritual, Santiago 5: 1-3 dice: “Vamos, ahora, ricos, lloren, aullando por las desdichas que les sobrevienen. Sus riquezas se han podrido, y sus prendas de vestir exteriores han quedado apolilladas. Su oro y plata están enmohecidos, y el moho de estos servirá como testimonio contra ustedes y comerá sus carnes. Algo semejante al fuego es lo que ustedes han acumulado en los últimos días.’’

“OH NACIÓN QUE NO PALIDECE DE VERGÜENZA’’

En Sofonías 2: 1-3, Jehová presenta ante su nación descarriada los requisitos para que las personas alcancen la salvación durante la denuncia: ‘’Recójanse, sí, hagan el recogimiento, oh nación que no palidece de vergüenza. Antes que [el] estatuto dé a luz [algo], [antes que el] día haya pasado justamente como el tamo, antes que venga sobre ustedes la cólera ardiente de Jehová, antes que venga sobre ustedes el día de la cólera de Jehová, busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra, los que han practicado Su propia decisión judicial. Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente se les oculte en el día de la cólera de Jehová.’’

La Watchtower identifica a la cristiandad como la nación que no palidece de vergüenza. Pero, si ese es el caso, ¿en qué sentido espera Dios que ellos se recojan para buscar a Jehová? De acuerdo con los versículos anteriores, la exhortación de Dios a los mansos habitantes de la “nación que no palidece de vergüenza” está dirigida a aquellos “que han practicado Su propia decisión judicial”. Eso significa que Dios reconoce que no todos los habitantes de la nación son igualmente culpables.

Otra inconsistencia indiscutible en la interpretación de la profecía por parte de la Watchtower es evidente al considerar Sofonías 3: 5, que dice: “Jehová era justo en medio de ella; él no hacía injusticia. Mañana a mañana seguía dando su propia decisión judicial. A primera luz esta no faltaba. Pero el injusto no conocía la vergüenza.’’

¿De qué manera podría residir Jehová en medio de la cristiandad, para que fielmente “mañana a mañana”, siga dando a conocer sus juicios? Hábilmente, Betel no ofrece comentarios acerca de ese versículo. Pero, claramente, la única organización en la que Dios reside para dar a conocer su consejo es la congregación de Cristo. Por lo tanto, la “nación que no palidece de vergüenza” debe ser la organización que se ha construido alrededor del Israel cristiano de Dios.

Desde el punto de vista de Jehová, su propia organización se ha convertido en una ciudad rebelde y opresiva, al igual que la antigua Jerusalén cuando era el hogar del templo de Jehová. Del mismo modo, el “injusto”, que “no conoce la vergüenza”, debe ocupar una posición encumbrada dentro de la Sociedad.

Pero, ¿tienen realmente una contraparte en la Sociedad Watchtower los jueces y sacerdotes opresivos que gobiernan la ciudad corrupta descrita en los versículos anteriores? ‘’ ¡Ay de la que se rebela y contamina, la ciudad opresiva!  No escuchó una voz; no aceptó disciplina. En Jehová no confió. A su Dios no se acercó. Sus príncipes en medio de ella eran leones rugientes. Sus jueces eran lobos nocturnos que no roían [huesos] hasta la mañana. Sus profetas eran insolentes, eran hombres de traición. Sus sacerdotes mismos profanaron lo que era santo; hicieron violencia a [la] ley.’’

Tal como se afirma en numerosos lugares de la Biblia, Dios exige mucho más de aquellos que ocupan puestos de responsabilidad dentro de la organización. Por lo tanto, es desde su exaltado punto de vista que los profetas hablaron.

Pero, ¿de qué manera los príncipes gobernantes y los jueces de los testigos de Jehová pueden ser considerados “leones rugientes” y lobos devoradores desde la perspectiva de Jehová? Bueno, como un ejemplo de su crueldad y tiranía, Betel ha instituido una política de expulsar arbitrariamente a los testigos de Jehová por ciertos delitos. Aparentemente, esta aplica en particular a aquellos que reciben una transfusión de sangre, se unen al ejército o, en el caso de las víctimas de abuso sexual, si estas se dirigen a los medios de comunicación.

En el caso de quienes toman una transfusión o se unen al ejército, la Watchtower no quiere comparecer ante gobiernos preocupados como si estuviera utilizando la coacción por amenaza de expulsión para obligar a los testigos de Jehová a cumplir. En realidad, sin embargo, la desasociación es lo mismo que la expulsión, solo que esta se lleva a cabo sin un comité judicial o el derecho de apelación. Betel afirma que cualquiera que viole ciertos principios de la fe se desvincula automáticamente y ya no es un testigo de Jehová.

La desasociación se usó en contra de una víctima de abuso en Suecia, cuyo caso fue transmitido en la televisión nacional. Aparentemente, Betel considera un acto de repudiar la fe cuando una víctima de pedofilia expone públicamente la iniquidad que se comete dentro de su congregación. Sin un comité judicial de ningún tipo ni ningún consejo o sugerencia, los ancianos simplemente expulsaron al hermano de la congregación e incluso amenazaron con llamar a la policía cuando intentaba entrar al salón del reino para asistir a una reunión pública. Con el fin de evitar parecer perseguidores despiadados de víctimas de abuso al expulsarlos, la Watchtower toma la posición de que tales individuos se han desasociado voluntariamente por un determinado curso de acción. ¡Cuán vil y traicionero es eso!

Y cuán apropiada es la denuncia de Jehová de los pastores negligentes en Ezequiel 34: 4: “A las enfermas no han fortalecido, y a la doliente no han sanado, y a la quebrada no han vendado, y a la dispersada no han traído de vuelta, y a la perdida no han procurado hallar, sino que con dureza las han tenido en sujeción, hasta con tiranía.’’

Curiosamente, una vez, Nicodemo habló ante sus colegas fariseos para defender a Jesús diciendo: “Nuestra ley no juzga a un hombre a menos que primero haya escuchado de él y sepa lo que está haciendo, ¿verdad?” Parece que Betel ha adoptado las mismas tácticas no escriturales de los fariseos al tratar con aquellos a quienes considera sus enemigos.

“SUS SACERDOTES MISMOS PROFANARON LO QUE ERA SANTO’’

Sofonías 3: 4 continúa diciendo: “Sus profetas eran insolentes, eran hombres de traición. Sus sacerdotes mismos profanaron lo que era santo; hicieron violencia a [la] ley.’’

¿De qué manera han profanado los sacerdotes modernos de Jehová lo que es santo? Una forma de hacerlo es contratando abogados no cristianos para representar a la Sociedad Watchtower. Contratar a hombres del mundo para defender la verdad y representar a los cristianos ungidos ante un tribunal de justicia, a menudo en contra de los intereses de niños abusados, es profanar lo que es santo. Otra forma en la que los “sacerdotes” de Betel han profanado lo que es santo es mediante el uso indebido de los fondos dedicados al ministerio del reino de Cristo, así como al emplear a ministros cristianos en actividades no espirituales. ¿Cómo se ha hecho eso? Principalmente a través de publicaciones y artículos de la revista ¡Despertad!

Piénselo, durante un tiempo la Watchtower utilizó el trabajo voluntario de miles de obreros para producir una publicación que tenía muy poco valor espiritual. No solo eso, sino que millones de publicadores y precursores, los cuales son ministros dedicados a publicar la verdad acerca de Dios y Cristo, estaban obligados a utilizar su tiempo, energías y recursos para distribuir millones de copias de una publicación que era similar a la Reader’s Digest. Eso no quiere decir que esa revista no haya sido informativa, es solo que la mayoría de los artículos trataban sobre cosas comunes. ¡Uno podría haber encontrado más fácilmente una receta en esta revista que un articulo basado en la Biblia!

¡Es difícil imaginar al apóstol Pablo arriesgando su vida simplemente por distribuir esta revista cuando traía artículos que trataban acerca de asuntos que no tenían ninguna relevancia espiritual! Como tal es el caso, ¿cómo puede Betel afirmar que el juicio de Jehová en Ezequiel 22:26 no aplica a ellos? “Sus sacerdotes mismos han violentado mi ley, y siguen profanando mis lugares santos. Entre la cosa santa y la común no han hecho ninguna distinción.’’

Sin duda, como una medida de reducción de costos, a partir de 2006, la revista ¡Despertad! Fue reducida de una edición bimensual a una mensual. La Sociedad incluso declaró que la edición mensual iba a estar más basada en la Biblia, lo cual es una admisión imprevista de que esta revista era de valor espiritual cuestionable. Y aunque actualmente tiene un enfoque mucho más espiritual, después de 50 años de distribuirla entre el público en el nombre de Jehová, es comprensible que Dios pueda ofenderse con sus sacerdotes por no haber hecho ninguna distinción entre lo que es santo y lo que es común.

“EL CAMBIO A UN LENGUAJE PURO”

Además, es indudable que los videntes de Betel han torcido deliberadamente las Escrituras para apoyar la falsa enseñanza de que el día de Jehová comenzó en 1914. Una característica destacada del fraude de la Watchtower tiene que ver con “el cambio a un lenguaje puro”, el cual Sofonías predijo que Dios realizaría. ¿Hablan los testigos de Jehová el “lenguaje puro” profetizado? Hablando acerca de ese tema, la Atalaya del 15 de agosto de 2008 supone que el “lenguaje puro” se puede aprender simplemente estudiando la Biblia junto con publicaciones que ayudan a entenderla. Pero como esta publicación ya ha presentado una prueba irrefutable de que la doctrina de la parusía de 1914 de Betel es una completa fantasía, ¿cómo puede ser cierto que los testigos de Jehová estén hablando el lenguaje de la verdad? La verdad es que no lo hablan. Considere lo que realmente dice la profecía de Sofonías a este respecto: ‘’Por lo tanto, manténganse en expectación de mí —es la expresión de Jehová— hasta el día en que me levante a[l] botín, porque mi decisión judicial es reunir naciones, para que yo junte reinos, a fin de derramar sobre ellos mi denunciación, toda mi cólera ardiente; porque por el fuego de mi celo toda la tierra será devorada. Porque entonces daré a pueblos el cambio a un lenguaje puro, para que todos ellos invoquen el nombre de Jehová, para servirle hombro a hombro.’’

Tenga en cuenta que el tema de la profecía de Sofonías es la venida del día de Jehová. Por lo tanto, esa es la razón por la que Dios exhorta a su pueblo a mantenerse en expectativa. Y la profecía dice claramente que el cambio a un lenguaje puro se produce el día en que Jehová se levanta para saquear a las naciones, es decir, durante el período de juicio, durante la denuncia. Es en ese ‘’entonces’’, durante la ejecución de la “decisión judicial” de Jehová, cuando se produce el cambio, al menos eso es lo que dicen las Escrituras.

Para establecer aún más la verdad con respecto a cuándo se produce el cambio, Sofonías 3: 11-13 indica que el cambio al lenguaje puro se produce como resultado del juicio ardiente de Jehová, que purga a los sacerdotes insolentes y jueces altaneros de en medio de la congregación de Dios, aquellos que, con una “lengua difícil”, son los mismos que sedujeron a los testigos de Jehová para que creyeran que Dios ya había llegado a ser rey.

Contrariamente a todo lo que Betel ha publicado, la gran purga precederá inmediatamente al hecho de que los mansos hereden la tierra.

Sofonías 3: 11-13 dice: “En aquel día no te avergonzarás debido a todos tus tratos con los cuales transgrediste contra mí, porque entonces removeré de en medio de ti a los tuyos que altivamente se alborozan; y nunca más serás altiva en mi santa montaña. Y ciertamente dejaré permanecer en medio de ti un pueblo humilde y de condición abatida, y realmente se refugiarán en el nombre de Jehová. En lo que respecta a los restantes de Israel, no harán injusticia, ni hablarán mentira, ni se hallará en su boca una lengua mañosa; porque ellos mismos se apacentarán y realmente se echarán estirados, y no habrá nadie que [los] haga temblar.”

La frase ‘’los tuyos que altivamente se alborozan’’ hace referencia a la directiva de los testigos de Jehová. Son ellos los que se altivamente han proclamado que hablan la verdad pura. Son ellos quienes astutamente tuercen la verdad para apoyar sus mentiras y quienes, con “una lengua mañosa”, han sido capaces de persuadir a millones de personas mansas confiadas de que solo ellos son los portavoces de Dios.

Y, como fariseos altaneros, tratan con crueldad a cualquiera que no les dé gloria, especialmente a las víctimas de abuso infantil.

Pero se acerca su día: el día de Jehová los sacará de sus tronos. Jehová expulsará y eliminará a los altivos e inicuos que se encuentran en medio de su pueblo, de su “santa montaña”.

El hecho de que este juicio se ejecuta sobre la Sociedad Watchtower es evidente debido a que los mansos que sobreviven a la feroz denuncia “se refugiarán en el nombre de Jehová”. En otras palabras, los sobrevivientes serán testigos de Jehová.

La verdad es que Jehová aún no ha llegado a ser rey. Su reinado finalmente se convertirá en una realidad cuando elimine los elementos desaforados de su organización y limpie a su pueblo de todas sus impurezas. Entonces, y solo entonces, Jehová dará ‘’a pueblos el cambio a un lenguaje puro’’.

Cuando se llegue a ese punto, el juicio habrá terminado y Jehová gobernará como rey sobre su pueblo, tal como podemos notar en las palabras finales de la profecía de Sofonías: “¡Gozosamente grita, oh hija de Sión! ¡Rompe en gritos de alegría, oh Israel! ¡Regocíjate y alborózate con todo el corazón, oh hija de Jerusalén! Jehová ha removido los juicios [que estaban] sobre ti. Ha apartado a tu enemigo. El rey de Israel, Jehová, está en medio de ti. No temerás más la calamidad.’’

¡Sin duda alguna, Jehová no tiene la intención de remover sus juicios sobre Babilonia la Grande o apartar a los enemigos de la religión falsa! ¡Y con la misma seguridad podemos afirmar que Jehová no va a gobernar como rey en medio de la cristiandad!

Dios removerá el juicio sobre su pueblo, pero solo después de que hayan llegado a ser humildes. Jehová “se hará silencioso en su amor”, lo cual significa que Dios no tendrá más palabras duras de denuncia.

La calamidad que Dios permitirá que aflija a su pueblo logrará su propósito. Incinerará a los infieles y altaneros que se encuentran dentro de la congregación de Dios y creará un pueblo que verdaderamente tema a Dios y confíe en él. Entonces Dios ‘’se alborozará sobre ti con regocijo.’’